Partido Reformista Social Cristiano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Partido Reformista Social Cristiano
Presidente Federico Antún Batlle
Portavoz parlamentario Ramón Rogelio Genao
Fundación 21 de junio de 1963
Ideología política Democracia cristiana,
Liberalismo económico,
Conservadurismo liberal
Conservadurismo social,
Posición en el espectro Centro-derecha
Derecha
Partidos creadores Partido Revolucionario Dominicano Auténtico
Partido Acción Social
Miembro de Bloque Progresista (Con el Partido de la Liberación Dominicana y otros partidos minoritarios)
Sede Santo Domingo, República Dominicana Bandera de la República Dominicana
País República Dominicana
Afiliación internacional Internacional Demócrata de Centro,
Unión Internacional Demócrata
Afiliación regional Unión de Partidos Latinoamericanos,
Organización Demócrata Cristiana de América,
Grupo parlamentario en el Parlacen: Alianza Democrática
Escaños en el Senado [1]
2 / 32
Escaños en la Cámara de Diputados [1]
9 / 178
Alcaldías [1]
4 / 155
Delegados ante el PARLACEN [1]
1 / 20
Sitio web www.prsc.com.do/
[editar datos en Wikidata]

El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) de la República Dominicana es un partido político dominicano, fundado por el doctor Joaquín Balaguer quien fuera su Presidente hasta el año 2002, tiene una línea de derecha y orientación conservadora. Es la tercera fuerza política importante del país de acuerdo a su participación en los procesos electorales de ese país.

Historia[editar]

Entre los documentos estudiados se desprende que el Partido Reformista fue el fruto de la fusión de los Partidos Acción Social, Agrario Campesino y Partido Revolucionario Dominicano Auténtico (PRDA), según fue aprobado el 21 de julio de 1963, al celebrarse la primera asamblea constitutiva del Partido Reformista (PR).

En esta asamblea se conformó el directorio nacional provisional, cuya presidencia recayó en el doctor Joaquín Balaguer, identificando la organización con los colores verde y amarillo, y el lema de Justicia Social, Libertad y Orden.El Partido Reformista (PR) solicitó formalmente su reconocimiento ante la Junta Central Electoral el 14 de febrero de 1964, y el reconocimiento se efectuó dos meses más tarde, exactamente el 20 de abril de 1964.

Aunque oficialmente se fundó en 1964, es sólo después de la Revolución de Abril de 1965 que el partido logra estructurarse bajo el liderazgo del Dr. Balaguer. Fue reconocido por la JCE el día 20 de abril de 1964, después que el licenciado Francisco Augusto Lora y el Dr.Delfín Pérez elevaron una solicitud en ese sentido, al organismo electoral.Tras la guerra patria de 1965, el Partido Reformista obtuvo el triunfo electoral en junio de 1966, venciendo al profesor Juan Bosch y al PRD, eligiendo como presidente al Dr. Balaguer, que se mantuvo en el poder hasta 1978 cuando fue desplazado por el PRD por 8 años. Recuperó, el poder en 1986.

A partir de los comicios de 1994, el PRSC ha pasado a ser la tercera fuerza política, después de constituir la primera desde 1966 hasta 1978, cuando paso a un segundo lugar y haber readquirido el primer rango a partir de las elecciones de 1986.Ya desde los comicios de 1996, el PRSC había comenzado a descender de la posición de primacía que tenía, cuando en la primera vuelta electoral, llevando al Lic. Peynado como candidato a la presidencia, solo obtuvo, junto a sus aliados, la suma de 435,055 votos. Debido a este descenso fue descartado para participar en la segunda vuelta.

Procesos Electorales[editar]

Pese al repunte logrado en las pasadas elecciones, el  Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) está aún lejos de alcanzar o superar las votaciones  con las recurrentes  candidaturas de  Joaquín Balaguer. El PRSC, que fue aliado al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), obtuvo 78,816 votos más que en las elecciones presidenciales de 2008. En esa ocasión logró una votación de 187,645 y ahora en el 2012 obtuvo 266,461 sufragios.Históricos. 

El PRSC inició su participación electoral en 1966. En ese entonces se denominaba solo  Partido Reformista (PR). Balaguer derrotó a Juan Bosch, al lograr una votación de 775,885 sufragios contra   525,230. Como vicepresidente de la República fue electo Francisco Augusto Lora.En  1970, de nuevo Balaguer se alzó con la “victoria” luego de que la principal fuerza opositora,  el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) se abstuviera de participar en las elecciones, por la represión del Gobierno.Balaguer y el candidato vicepresidencial Carlos Rafael Goico Morales obtuvieron 653,565 votos.

El candidato con la votación más cercana fue  Elías Wessin, del Partido Quisqueyano Demócrata (PQD), que obtuvo 168,751 sufragios.Para las elecciones de 1974 nueva vez Balaguer obtiene la Presidencia de la República, pues en la víspera de las elecciones  el PRD decidió abstenerse otra vez, con el  alegato de que no había garantías de una competencia igualitaria, debido a la violencia contra los opositores.Luis Homero Lajara Burgos y el Partido Demócrata Popular (PDP) acudieron a las elecciones como forma de “legitimar” la competencia. Balaguer logró 994,276 votos y Lajara 170,693. Derrota. La primera derrota de Balaguer sucedió en las elecciones de 1978, cuando el PRD y un conjunto de organizaciones agrupadas bajo el “Acuerdo de Santo Domingo” enfrentó decididamente la nueva  intención  de reelegirse del caudillo.Los resultados fueron 854,868 para el PRD y 698,163 para el PRSC. El PLD, que participó por primera vez en elecciones, obtuvo 18,375.Para 1982, Balaguer volvió a presentarse como candidato y aunque no  triunfó, logró una votación de 669,176 frente al ganador PRD que alcanzó 854,868.Vuelta al poder. 

En  1986, Balaguer retoma el poder al lograr una votación de  781,902, gracias en parte a  problemas  internos del PRD, que  obtuvo 747,924 votos. La diferencia fue de  33,978 sufragios.En  1990, Balaguer  obtiene nueva vez el triunfo. Saca 669,073 votos en medio de denuncias de fraude contra el Partido de la Liberación Dominicana que alcanzó 647,369 para una diferencia de apenas 21,704 votos.Nunca más. 

En  1994, Balaguer y el PRSC obtienen su mayor votación con 1,263,341 sufragios. Sin embargo, se pudo comprobar un fraude electoral que degeneró en  una crisis nacional que llevó a que se redujera a dos años su mandato y se convocara a elecciones para el   1996.Por primera vez Balaguer no acude a elecciones.  Jacinto Peynado se presenta como el candidato del PRSC y con él las votaciones de ese partido bajaron a 435,505. Se atribuyó a que Balaguer no lo apoyó. En el  2000 vuelve Balaguer a competir y pierde al caer en  el tercer lugar   con 785,926 votos.En el 2004, Eduardo Estrella es el nuevo candidato del PRSC, pero no logra repuntar a  esa organización, logrando 312,496 votos.

1966[editar]

En las elecciones de 1966 participaron numerosos observadores internacionales y reporteros de prensa de varios países americanos. La misión de los observadores internacionales era atraer la atención de los medios de comunicación, principalmente en los Estados Unidos, donde se le daría garantía a la población de que las elecciones dominicanas se realizarían en plena libertad y que sus resultados reflejarían la voluntad de los electores. Sin embargo, varios periodistas extranjeros que vinieron a cubrir las incidencias de la campaña, escribieron reportajes muy críticos, reveladores de las acciones fraudulentas ejecutadas antes de las votaciones.

Uno de esos reporteros fue el canadiense Norman Gall, quien pudo comprobar la presencia en el país de más de 300 cubanos anti castristas, conocidos por sus habilidades en fraudes electorales desde los tiempos del dictador Fulgencio Batista. Casi todos entraron al país ilegalmente, entre ellos Santiago Rey Perna y Miguel Suárez Fernández.Todas las técnicas del fraude electoral aplicadas por Batista contra Ramón Grau San Martín en las elecciones cubanas de 1940, fueron rigurosamente seguidas en las elecciones dominicanas de 1966.

La intimidación militar contra los votantes en las zonas rurales y urbanas, el uso de lugares de votación fantasma, la sustitución de urnas después de cerrada la votación y la votación múltiple a través de la falsificación masiva de la tarjeta de identificación de los votantes serían algunas de las prácticas fraudulentas aplicadas por los asesores de Batista que Gall pudo comprobar fueron seguidas también en las elecciones dominicanas.

La JCE, dirigida por Ángel Liz, estableció que los dominicanos podían votar en cualquier lugar del país, no sólo en su mesa de votación. Se comprobó el control y trasiego de urnas de votación, la falsificación masiva de la tarjeta de votación, la intensa represión contra los seguidores del PRD "y una serie de prácticas de campaña mendaz, entre ellas, la distribución desde aviones de la Fuerza Aérea de montajes fotográficos que mostraban a Bosch abrazando a Fidel Castro".

En realidad, no existían condiciones mínimas para que Bosch y su partido participaran en las elecciones, organizadas por un gobierno débil y complaciente con las fuerzas sociales responsables del golpe militar de 1963. De alguna manera, Bosch sería convencido por sus amigos internacionales para que no retirara su candidatura. Para lograr ese objetivo, los asesores del Presidente Johnson recomendaron hacer contacto con Rómulo Betancourt, de Venezuela, José Figueres, de Costa Rica, Luis Muñoz Marín, de Puerto Rico y Norman Thomas, Presidente del Partido Socialista de Estados Unidos, para persuadir a Bosch de que participara en los comicios, a pesar de la ocupación y la intensa represión desatada contra sus seguidos en todos los rincones del país.

El mismo embajador Bunker y la embajada estadounidense en Santo Domingo establecieron comunicación con Bosch, tratando de evidenciar un tratamiento equilibrado, cuando en realidad su candidatura era vista como el instrumento necesario para legalizar el ascenso de Balaguer al poder.Las elecciones se realizaron en un ambiente tenso. El Partido Reformista, que postuló el binomio Balaguer-Lora, participó aliado al Partido Liberal Evolucionista, la Unión Cívica Nacional Revolucionaria, Partido Demócrata Cristiano y Partido Progresista Demócrata Cristiano. El PRD, con Bosch y Guzmán, participó aliado al PRSC, mientras que el binomio Bonnelly-Fernández Simó fue sustentado por Vanguardia Revolucionaria Dominicana, Partido Nacionalista Revolucionario Democrático, Unión Cívica Nacional y Acción Revolucionaria. El Movimiento Revolucionario 14 de Junio, después que Bosch rechazó su apoyo, decidió participar con candidaturas propias a nivel congresual y municipal.

El Partido Socialista Popular y el Movimiento Popular Dominicano se abstuvieron de participar en las elecciones.De un total de 1,815,429 inscritos en el padrón electoral, distribuidos en 3,421 mesas de votación,

Partido Reformista y sus aliados obtuvieron 759,887 votos, para un 56.4 por ciento;

PRD-PRSC sumó 525,230 votos, para un 38.9 por ciento.

UCN, VRD, PAR y el PNRD obtuvieron 39,535 votos, para un 2.9 por ciento.

Movimiento Revolucionario 14 de de Junio obtuvo 4,839 sufragios, para un 0.3 por ciento. La alianza encabezada por el PR obtuvo 47 diputados y 22 senadores, en tanto la del PRD sacó 27 diputados y 5 senadores. Balaguer ganó las elecciones con una diferencia superior a los 250 mil votos y quedó con el control de las dos cámaras legislativas. El PR ganó también en 64 municipios y el PRD en 13, de un total de 77 municipios.

1970[editar]

En 1970, el Partido Revolucionario Dominicano decidió no participar en las elecciones de mayo de ese año. Entonces el Presidente Joaquín Balaguer buscaba su primera reelección, en un juego político que le permitió tomar la decisión a último momento.El panorama que precedió a las elecciones presidenciales, congresionales y municipales del  1970 fue  muy convulso en términos políticos, y de excesos contra la población.Las luchas internas en los dos principales partidos de entonces, el Reformista  (PR), y el Revolucionario Dominicano (PRD), dejaron  al interior de ambos   disidencias y abstención; y hacia afuera,  mucha represión.

El rechazo en amplios sectores a los aprestos reeleccionistas del presidente Joaquín Balaguer marcaron la pauta  para  una  enconada campaña electoral  en la que incluso tomó partido,  dividida, la Iglesia Católica, según publicaciones de la época.  En el PR Balaguer   vio enfrentada sus aspiraciones  a lo interno por la candidatura presidencial    del  vicepresidente Francisco Augusto Lora, y a lo externo,  a la presión de los grupos de oposición que pedían su salida del poder.En el otro escenario estaban  en disputa Juan Bosch y Peña Gómez, presidente y secretario general, respectivamente, del PRD, y otros dirigentes, entre los que se destacaba  Jottin Cury, por una propuesta que, desde su autoexilio en Europa, hiciera el primero  para que el  partido blanco  se abstuviera de participar en los comicios y adoptara  una  línea política denominada “Dictadura con respaldo Popular”, en procura de instaurar un gobierno de izquierda en el país.Asambleas deciden. La disyuntiva de ambas organizaciones políticas fue decidida por sus respectivas   Convenciones de Delegados, celebradas los días  15 (PR) y 27 (PRD) de febrero.

Los  reformistas, divididos, aprobaron la candidatura de Balaguer aún sin éste   decidir si se repostularía; mientras que los perredeístas acogieron, con enmiendas, las propuestas de Bosch, y decidieron abstenerse  por considerar que en el país no habían condiciones para celebrar comicios “libres y transparentes”.En medio de su indecisión, Balaguer creó el Movimiento Nacional de la Juventud (MNJ), presidido por Víctor Gómez Bergés, para en caso de una eventual ruptura con el PR, tener un partido que sustente sus aspiraciones reeleccionistas.

En procura de su objetivo y ante la resistencia de Lora, que le reclamaba cumplir con su promesa de respaldar sus aspiraciones a la Presidencia, Balaguer hizo una “purga” en el PR y expulsó a importantes dirigentes que le adversaban  en la Capital y en Santiago, y forzó así la renuncia del vicepresidente de la República.El “sacrificio”. Despejado el camino dentro del PR, no así hacia fuera, el 25 de marzo Balaguer pronunció un discurso a la nación en el que dijo que aceptaría su repostulación como un “sacrificio”, porque “no es bueno cambiar de caballo cuando se está vadeando un río”, pero la condicionó a que fuera sancionada por un plebiscito nacional expontáneo “de proporciones extraordinarias”, o de lo contrario “mi nombre no aparecerá en ninguna boleta electoral en los próximos comicios”, reseñó el Listín Diario de la fecha.

La respuesta del Movimiento de Integración Democrática Antireeleccionista (Mida),   Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC), Movimiento de Conciliación Nacional (MCN) , PRD, Unión Cívica Nacional (UCN),  y ASD, fue un documento emplazándolo a renunciar en cinco días.Ambiente electorero. La situación imperante en ese momento es descrita por la Revista !Ahora!  así:  “Nuestro país ha entrado ya  en el llamado período electoral  en medio de una situación ominosa, caracterizada por el recrudecimiento de los desmanes antidemocráticos y de las muertes y desapariciones de opositores al gobierno, lo cual no presagia nada bueno en lo que se refiere a las libertades ciudadanas y, por consiguiente, a la limpieza democrática de los comicios”.  En   su discurso ante el Congreso Nacional el 27 de febrero,   posterior  a la cancelación de   346   miembros de la Policía,  Balaguer dijo que esa institución   había sido invadida “por un gran número de delincuentes comunes”, a quienes atribuyó   “muchos de los hechos criminales que han causado mayor consternación a la ciudadanía”,  cita la Revista ¡Ahora! en su edición del 30 de marzo. Proclama y campaña. El  7 de marzo, la Junta Central Electoral (JCE), presidida por Manuel Joaquín Castillo,   anunció la Proclama que dejó abierto oficialmente el período electoral y dio un plazo hasta el 31  del mismo mes  para que los partidos interesados presentaran sus propuestas de candidaturas para los comicios del  16 de mayo.

A partir de ese momento y hasta el 17 de abril   se produjeron  una serie de hechos deleznables, entre los que  destacan la destrucción, con una bomba,  del vehículo del periodista Juan Bolívar Díaz, director del noticiero “Noti-Tiempo”; el asalto  al local del principal sindicato de choferes y el cierre de  la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), por parte de la Policía; la muerte   a tiros de  4 personas y heridas a otras 6, entre una multitud que recibió a Bosch a su regreso desde el exterior, donde estaba desde 1966; y el secuestro del Agregado Militar de los Estados Unidos en el país, Donald Joseph Crowley, por  un  “Comando Unificado Antireeleccionista de Militares y Civiles” que  exigía   la liberación de 21 presos políticos, entre ellos  el secretario general del Movimiento Popular Dominicano (MPD), Maximiliano Gómez (El Moreno).La Iglesia reacciona.  

El rumbo que tomaron las cosas motivó que   47 de 215 sacerdotes de la Arquidiócesis de Santo domingo emitieran un documento  en el que denunciaron el “estado de violencia y de excitación política”,   y se comprometían a “no hablar, ni escribir, ni aconsejar con respecto al derecho que tienen los ciudadanos a expresar su posición política en las próximas elecciones…”, publicó la Revista !Ahora!Firman pacto.  Estos sucesos y la intervención de la embajada norteamericana para rescatar al coronel Crowley forzaron a Balaguer  a firmar un pacto con la oposición y a designar el 16 de abril  como presidente de la República interino, al presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Manuel Ramón Ruiz Tejada.

El   presidente de la JCE anunció que todos los partidos, incluidos los que se abstendrían,  tenían derecho a celebrar manifestaciones, y Balaguer  objetó      al PRD. El  15 de marzo, no obstante,  el PRD realizó en la Capital  una “gigantesca manifestación anti-reeleccionista”, dice una crónica del Listín Diario, en la que Peña Gómez negó que   se propusieran  ir a los comicios aliado  con otros partidos.Balaguer se reelige. El 16 de mayo corrieron por  la Presidencia de la República        Balaguer-Carlos R. Goico Morales(PR-MNJ);    Elías Wessin-Arturo Muniz   M. (PQD);  Alfonso Moreno M. -Rogelio Delgado Bogaert (PRSC);  Jaime M. Fernández-Sócrates Barinas C.   (MCN),   y   Lora – Elías Brache Pellice(MIDA). Balaguer fue reelecto con 707,136 votos.

RESULTADOS ELECTORALES 1970

PR 653,565

MNJ (aliado-PR) 53,571

PQD 168,751

PRSC 63,697

MCN 45,861

1974[editar]

El jueves 16 de mayo de 1974 el presidente Joaquín Balaguer logró su segunda reelección  al triunfar frente a Luis Homero Lajara Burgos, del MDP. El principal contendor de Balaguer en esas elecciones había sido el candidato del Acuerdo de Santiago, Antonio Guzmán, quien se retiró  el día anterior porque afirmaba que la JCE no garantizaba un proceso transparente. El lluvioso jueves 16 de mayo de 1974 “triunfó” la segunda reelección presidencial de Jaoquín Balaguer, luego que en la víspera, Antonio Guzmán, candidato del Acuerdo de Santiago y su principal contendor, se retirara  por la represión policíaco-militar y las medidas adoptadas por la Junta Central Electoral  (JCE) que no garantizaban un proceso transparente.

El contexto electoral de entonces se caracterizó por una amplia represión en casi todo el país, una  huelga de hambre de presos políticos de 12 días, protestas y ocupación de templos católicos en apoyo a los reclusos y una gran tensión social.No obstante que  Guzmán  se retiró del certamen el 15 de mayo,  Luis Homero Lajara Burgos se presentó como candidato por el Partido Demócrata Popular (MDP), lo  que “legitimó” el triunfo   de Balaguer. La JCE había advertido que con la  participación de  un solo candidato las elecciones eran válidas.Lajara Burgos, un contralmirante retirado de la Marina de Guerra, había sido miembro del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Balaguer mantuvo en vilo a la población, ya que fue la noche del 29 de marzo, en una  comparecencia televisada que anunció su intención de repostularse, variando así su promesa hecha en  1970. Su alegato  fue que “en la oposición no había ninguna  opción que asegurara una transformación dentro del orden y la ley, ya que un país pobre en pleno inicio de su desarrollo no puede darse el lujo de emprender las reformas requeridas por los nuevos tiempos en forma violenta y trastornadora”.

La campaña.  A partir del anuncio,  Balaguer  recorrió el país prometiendo transformaciones sociales,  profundizar la reforma agraria y destacando sus obras en infraestructura, la estabilidad económica, la seguridad y el empleo. El Acuerdo de Santiago  basó su campaña en el lema  del cambio y la libertad. También sus candidatos se desplazaron por las provincias, donde  en varias ocasiones fueron víctimas de represión.Ángel María Bidó, en su libro “44 años de elecciones democráticas, 1962-2006”,  destaca que frente a las grandes demostraciones de masas efectuadas por la oposición, Balaguer aceleró la represión al extremo de que envió soldados con la bandera roja en los fusiles para amedrentar al pueblo.Partidos y candidatos.  Para las elecciones de 1974 había  diez  partidos legalmente reconocidos.

Estos eran el  Partido Reformista (PR) y Movimiento Nacional de Juventud (MNJ) que postularon las candidaturas presidencial y vicepresidencial de Joaquín Balaguer y Carlos Rafael Goico Morales; el Acuerdo de Santiago aglutinó a los partidos Revolucionario Dominicano (PRD),  Quisqueyano Demócrata (PQD), Revolucionario Social Cristiano (PRSC), Movimiento Popular Dominicano (MPD) y una facción de la Unión Cívica Nacional (UCN). Esas organizaciones  postularon a Silvestre Antonio Guzmán y el general (r) Elías Wessin y Wessin.Además estaban el Movimiento de Integración Democrática  (MIDA) y Grupo Independiente Amiama Tió (GIAT) que llevaron  a Francisco Augusto Lora y Luis Amiama Tió; el Movimiento de Conciliación Nacional (MCN), con Jaime Manuel Fernández  y Milcíades Herrera; el Partido Democráta Popular (PDP) con  Luis Homero Lajara Burgos y Héctor Barón Goico.

La JCE no admitió las candidaturas presentadas por una facción de la UCN compuesta por Pedro Guillermo Delmonte Urraca y Julio César Espaillat, bajo el alegato de  que en la convención que los nominó no participó la mayoría de los miembros del Comité Central Ejecutivo de la UCN.El partido Acción Revolucionaria y algunos movimientos independientes presentaron candidaturas a  municipales en Santo Domingo, Bonao y Santiago.Bloque dignidad.  Otro grupo  de movimientos,  no reconocidos hasta ese momento, conformaron el “Bloque de la Dignidad”, encabezado por Juan Bosch y  el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y otros  de la llamada “izquierda revolucionaria”.

Sin embargo, no participaron en el proceso electoral.  Bosch había renunciado de la presidencia del PRD ante el aumento de las diferencias con su secretario general, José Francisco Peña Gómez, a partir  del desembarco por playa Caracoles   del coronel  Francisco Alberto Caamaño Deñó el 2 de febrero  1973, con el objetivo de derrocar a Balaguer.La JCE y sus medidas.  Las elecciones  de 1974  tuvieron  como novedad la aplicación del Registro Electoral, aprobado por ley a finales de 1970. Sin embargo, disposiciones  adoptadas por la JCE empañaron la transparencia de las elecciones.

El   10 de mayo, la JCE  dispuso que se  votara en cualquiera de las mesas electorales del municipio  en que estaba inscrito el votante,  autorizó extender  las  votaciones hasta las 7:00 de la noche  y  mantener  las mesas abiertas mientras hubiera electores.Estas medidas fueron objetadas por  el Acuerdo  de Santiago, que demandó de la  JCE  las garantías del ejercicio del voto sin terror  ni atropello, así como  la  imparcialidad  y apoliticidad de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.La JCE accedió en algunas peticiones. Redujo el horario de las votaciones  hasta las 6:00 de la tarde  y  determinó que los  votantes desprovistos del cintillo del Registro Electoral votaran  en boletas observadas.A Guzmán, a  Peña Gómez y a otros líderes del Acuerdo de Santiago no les complacieron esas concesiones de la JCE y consideraron que el ambiente de represión no era  propicio para competir con Balaguer.

Sostenían  que  aún saliendo victoriosos en la contienda, Balaguer y los altos mandos militares no entregarían el poder, lo que provocaría un derramamiento de sangre.Fue entonces que  la  noche del 15 de mayo  decidieron abstenerse de participar  en las elecciones y  ordenaron a sus seguidores abstenerse de votar. Ya previamente  el MCN,  el MIDA y el GIAT habían decidido abstenerse.Cabe destacar que el candidato vicepresidencial del Acuerdo,  Wessin y Wessin, se encontraba en el exilio en España, donde fue deportado luego de ser  acusado de conspiración. La JCE consideró  que podría regresar al país, pero las autoridades  lo impidieron.Mediación.  Previo al retiro del Acuerdo, un grupo de ciudadanos independientes encabezados por monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito, Pedro Troncoso Sánchez y  Rafael Herrera, entonces director del periódico Listín Diario,  medió entre el Gobierno y la oposición para evitar el retiro de esta.

Luego de varias reuniones no se logró resultado, porque el Acuerdo de Santiago pedía la posposición de las elecciones y Balaguer  argumentó que se violentaría la Constitución.Votaciones   y resultados.    Los dominicanos inscritos para votar en mayo de 1974 eran 2,006,323. La JCE instaló 5,472 mesas electorales, de las cuales  1,261 estarían en el Distrito Nacional. El día de las votaciones hubo intensos aguaceros y el proceso para votar fue  lento.

Los resultados de  la votación fueron:  942,276  votos  por Balaguer y  170,693 por Lajara Burgos. La abstención fue de    45%.El Congreso  quedó integrado por 27 senadores y 86 diputados  del PR y su aliado el MNJ. El PDP obtuvo tres diputados. A nivel  municipal la votación fue más reducida con  1,050,959 votos. Todas las 78 sindicaturas  las obtuvo la coalición PR-MNJ más 440 regidores. Aunque el Acuerdo de Santiago impugnó los resultados, la iniciativa no prosperó y Balaguer se juramentó ante la Asamblea Nacional el 16 de agosto de 1974 para un tercer período consecutivo.

Antecedentes

Desprendimiento 22 de noviembre  1973 Juan Bosch  renuncia del PRD y el 15 diciembre  funda  el PLD.

Acuerdo11 de abril del 1974 Se formaliza el   Acuerdo de Santiago.

Accidente10 de mayoSe precipita en Villa Altagracia el helicóptero en el que viajaba Balaguer desde Puerto Plata a la Capital.

Ocupantes salen ilesos.Prensa14 de mayo Cierran Radio Mil y Comercial y detienen periodistas y locutores.

El día decisivo 16 de mayoSe celebran elecciones con alta abstención y lentitud.

Impugnación 22  de mayo El Acuerdo impugna los resultados  y pide anular elecciones, lo cual es rechazado por la JCE.

Concreta16 de agostoBalaguer se juramenta ante Asamblea Nacional para un tercer cuatrienio.

1978[editar]

Como trapacería encaminada a desconocer la voluntad popular, el  “fallo histórico” que emitió la JCE  luego del “juntazo” y el “gacetazo”, manchó las elecciones del 1978, ganadas por el PRD.Como trapacería encaminada a desconocer la voluntad popular, el  “fallo histórico” que emitió la Junta Central Electoral (JCE)  luego del “juntazo” y el “gacetazo”, manchó las elecciones del 1978, de las que el candidato presidencial ganador, Silvestre Antonio Guzmán Fernández, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), recibió un poder mutilado.

Para muchos analistas e historiadores este dictamen fue el resultado de una negociación de aposento que, mediante maniobras, truchimanerías y represión impuso el entonces presidente Joaquín Balaguer, a la sazón candidato presidencial del Partido Reformista (PR), para que la JCE le adjudicara cuatro senadurías y una diputación que no ganó.Autores como Sandino Grullón, en su libro Historia electoral dominicana, y Ángela Peña, en Campaña y crisis electorales,  atribuyen la actitud del líder reformista a un interés de controlar el Senado para evitar que los responsables de  actos de corrupción durante su gobierno de los 12 años pudieran ser juzgados por el Congreso.

Partidos y candidatos.  Los candidatos presidenciales y vicepresidenciales de las agrupaciones políticas  participantes fueron Antonio Guzmán y Jacobo Majluta, del PRD; Joaquín Balaguer-Carlos Goico Morales, del PR; Juan Bosch-Rafael Alburquerque, PLD; Narciso Isa Conde-Pericles Franco, PCD; Elías Wessin-Rafael Rosario Galán, PQD; Jaime Manuel Fernández-Milciades Herrera Báez, MCN; Francisco Augusto Lora-Manuel Enrique Tavárez Espaillat, Mida; Luis Homero Lajara Burgos- Rafael Isidro  Portorreal, PDP, y Alfonso Lockward-Héctor Livio Peña López, PRSC (Partido Revolucionario Social Cristiano).

Alianzas.  El PRD o “partido del jacho prendío” participó junto a la Alianza Social Demócrata (ASD) en el denominado Acuerdo de Santiago, y el Movimiento Nacional de la Juventud (MSJ) se fusionó al PR o “partido del gallo colorao”.Mientras, el Movimiento de Integridad Democrática (Mida), el Partido Quisqueyano Demócrata (PQD) y el movimiento de Conciliación Nacional (MCN) formaron una coalición denominada Oposición Unida, que  llevó como candidato presidencial a Francisco Augusto Lora y a Manuel Enrique Tavárez Espaillat, a la vicepresidenciaEn estas elecciones, Balaguer, casi ciego, buscaba su tercera reelección como el “Candidato de la paz”, apoyado en su programa de viviendas y otras construcciones y su alegada justicia social, aunque su fuerte estaba, según analistas del proceso, en una maquinaria militar que reprimía a los opositores reales o sospechosos.

De hecho, las cárceles estaban llenas de presos políticos, que Balaguer consideraba “políticos presos”, y el aparato militar y policial se mantenía activo para reprimir cualquier protesta estudiantil o de partidos de izquierda, de cuyos miembros no pocos cayeron abatidos a tiros.Por su lado, el PRD y su candidato Antonio Guzmán, con el lema de “El cambio”, tras su no participación en los comicios del 1970 y su retiro, como Acuerdo de Santiago, en los del 1974, a causa de la represión, habían decidido, como pregonaba su secretario general,  José Francisco Peña Gómez, que esta vez las huestes del  partido del “buey que más jala” sacarían a Balaguer del poder con una “montaña de votos blancos” que absorbería cualquier fraude.

El Juntazo.  La crisis política del 1978 se inició el mismo 16 de mayo en la noche con la citada irrupción militar, que el pueblo denominó como “el juntazo”, al centro de cómputos de la JCE, cuando el escrutinio del 25 por ciento de los sufragios situaba al PRD por encima del PR.Al detenerse el conteo, creció la tensión y el partido colorado recusó al presidente de la JCE,  Manuel Joaquín Castillo, y reclamó elecciones complementarias en 11 municipios alegando que el proceso estaba viciado por el fraude.

El Gacetazo.  A la recusación del licenciado Castillo siguió el “Gacetazo”, denunciado por los juristas Rafael F. Bonelly,  Jottin Cury y Ramón Tapia Espinal, quienes revelaron la alteración de una ley mediante la cual se modificaba la Ley Electoral para facultar a la Junta para que celebrara las elecciones complementarias que demandaban los reformistas. Fallo Histórico. Al acoger la impugnación del PR sobre alegados trastrueques, exclusiones e inclusiones ilegales en el padrón electoral, la JCE, presidida de manera provisoria por Hugo Vargas Suberví, e integrada por Luis Augusto González Vega y Danilo Santana, adjudicó  al partido colorado, mediante resolución del siete de julio, las senadurías de María Trinidad Sánchez, Bahoruco, El Seibo y La Altagracia, que había ganado el Acuerdo de Santiago.Esta decisión, ilegal para muchos, fue bautizada por la población como el “fallo histórico”.

“Patriótico” o “monstruoso”.  

Mientras Balaguer consideró el fallo de la JCE como “un acto patriótico”, Guzmán lo calificó de  “monstruoso”, pero llamó al pueblo a mantener la calma y a esperar  el resultado de una instancia legal que buscaría revertir el dictamen, pero esa acción nunca fue encaminadaEditoriales de medios de prensa y opiniones de analistas planteaban que la JCE había decidido, mediante una resolución insólita, suplantar la voluntad popular expresada en las urnas.Ya el PRD se proponía realizar una Jornada Cívica en contra de la decisión de la JCE que le quitaba las cuatro senadurías, pero la actividad fue suspendida por recomendación de la Iglesia y personalidades que le advirtieron sobre una crisis mayor que lo habría dejado fuera del poder.

Resultados. Fueron emitidos 1,655,707 votos válidos distribuidos a razón de 855,765 del PRD; 698,163 del PR;  18,375 del PLD, y el resto para las citadas fórmulas electorales minoritarias. El país contaba entonces  con unos 4.5 millones de habitantes, según se deduce al proyectar el censo del 1970, cuando había 4,009,458 personas, y  el del 1981, que registró una población de   5.545,741.

Presión  internacional fue decisiva.

En gran medida los resultados traumáticos y perjudiciales para la alianza triunfante fueron acordados, según  analistas e historiadores de entonces,  por el propio PRD, a regañadientes; el presidente Joaquín Balaguer y su partido y la comunidad internacional en procura de una salida a la crisis y evitar un golpe de Estado militar.Desde el primer momento, es decir, a partir del “juntazo” o irrupción militar en la JCE el mismo 16 de mayo, los presidentes de los Estados Unidos, Jimmy Carter, y de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, así como  delegados de otras naciones y de la Organización de Estados Americanos (OEA), presionaron a Balaguer para que aceptara la derrota y evitara así  una profundización de la crisis.TraumáticasLas opiniones recogidas en medios de prensa de la época, así como el cotejo con los procesos comiciales posteriores, concluyen en que las del 1978 han sido las elecciones más traumáticas de la historia electoral dominicana.

Resultados de las elecciones de 1978

PARTIDOS              

 PRD 855,765

ASD (ALIADA)   11,147 

PR 698,163

UCN (ALIADA)   13,715

PLD 18,375

MCN, MIDA PQD  27,095

1982[editar]

Las tensiones políticas  aparecieron  antes de la elección de los candidatos presidenciales, por las luchas internas entre facciones que se disputaban cuotas de poder  en el PRD y el PR. El 29 de diciembre de 1981 el PRD escogió  al binomio Jorge Blanco-Manuel Fernández Mármol como candidatos a la Presidencia y  Vicepresidencia,  quedando  derrotados el vicepresidente Jacobo Majluta y Vicente Sánchez Baret.Ese proceso estuvo matizado por las luchas  entre las tendencias de  Jorge Blanco, Guzmán, Majluta, José Francisco Peña Gómez y  Pedro Franco Badía.No  estaban sólo en juego las candidaturas a la presidencia, sino también  los cargos legislativos  y municipales. Había tanta tirantez que  Jorge Blanco expresó en enero del 82 que antes del 16 de mayo el PRD cerrará todas sus grietas. En el PR no estaba en discusión la candidatura a la Presidencia porque  Balaguer era el  líder hegemónico.

En la incidentada asamblea de delegados realizada el 27 de marzo del 82   él obtuvo 298 votos de los 318 que  se emitieron.La crisis estaba en otro escenario, en el de los aspirantes a la Vicepresidencia: Fernando Álvarez Bogaert –quien resultó ganador-, Ramón Emilio Jiménez y Víctor Gómez Bergés. Lo que estaba en juego  era la sucesión del trono en  manos de Balaguer. En esa asamblea el PR se adhirió al  socialcristianismo, y llevó candidaturas comunes con el Partido Reformista Social Cristiano y con el Movimiento de Acción Social Cristiana.Esas dos organizaciones objetaron la candidatura vicepresidencial,  alegando que en sus acuerdos no quedó establecido el apoyo a Álvarez Bogaert. Por tal razón presentaron el binomio Balaguer-Francisco Augusto Lora, que fue apoyado por el Partido Nacional de Veteranos y Civiles y el Partido Acción Nacional.El candidato a la Vicepresidencia del PR impugnó ese binomio ante la Junta Central Electoral (JCE), institución que declaró nulas las convenciones realizadas por esos partidos.Pero las rebatiñas entre los dirigentes reformistas llegaron a tal grado que Balaguer anunció en abril que no se presentaría a los comicios, lo cual desestimó días más tarde.

Novedades de la campaña.   El grupo Avanzada Electoral era dirigido por José Michelén, pero también formaban parte Enmanuel Esquea Guerrero, Antonio Rosario, José Antonio Fernández Caminero, José García Ramírez y Bernardo Defilló. Esta organización, que nació del Sector Externo que en 1980 promovió la precandidatura de Jorge Blanco, tenía como objetivo captar adeptos en segmentos no vinculados al PRD pero a los que les simpatizaba la figura del candidato perredeísta.La Avanzada  operaba con un equipo de organización y de actos públicos, y con una comisión técnica. En estos  estaba sustentada la plataforma política que tenía células en todo el país, y por cuyo trabajo se movilizaban miles de personas en los recorridos que hacía el candidato del PRD.Jorge Blanco no escatimó esfuerzos para visitar cada rincón del país –siempre en compañía de su esposa Asela Mera-, ni para hacer contacto con dominicanos residentes en Estados Unidos, Puerto Rico y Venezuela.

Las encuestas.  Otra novedad del  proceso electoral del 82 fue el uso de las encuestas para medir la preferencia de los electores. Los resultados de las encuestas realizadas por la firma internacional Penn and Schoen y el Centro de Investigación y Mercadeo Social (Cedemers), provocaron la ira de Balaguer y Bosch, porque sus tendencias marcaban el triunfo de Jorge Blanco. La  Penn and Schoen, representada por Bernardo Vega, publicó sus datos el 14 de mayo, dando un 47% a Jorge Blanco, un 25% a Balaguer, y un 14% a Bosch. En la Cedemers la inclinación era casi la misma: el PRD recibió 47.33% de preferencia; el PR 24.29%, y el PLD 15.23%.El PLD reaccionó expresando que “Las elecciones se ganan con el pueblo y el pueblo lo tienen Juan Bosch y el PLD. Vota contra la corrupción, vota morao entero”. El PR no se quedó atrás: “Las falsas encuestas no decidirán tu suerte electoral. No te dejes engañar. Para reconstruir tu país logrando trabajo, comida y bienestar, vota colorao entero”. La respuesta del PRD fue esta: “Pasado mañana, cuando mayo cumpla 16 días, Salvador será el voto de las mayorías”.

El espionaje.  En las últimas semanas del proceso electoral se denunció la interceptación  telefónica en contra del presidente Guzmán, del jefe de la Policía, mayor general José Paulino Reyes, de Bosch, Balaguer, y de los  empresarios Donald Reid Cabral y  Guaroa Liranzo.  De esos hechos se  responsabilizó al odontólogo Frank Cabral Calcagno, quien el 31 de mayo se entregó a la Policía  en compañía de una comisión integrada por los periodistas Aníbal de Castro, Virgilio Alcántara y  Rafael Herrera, y de monseñor Juan Félix Pepén, según relata Ángela Peña en su libro “Campaña y crisis electorales”.Según    Víctor Grimaldi, entonces dirigente del PLD, “Los escándalos relacionados con el espionaje telefónico en las campañas electorales se iniciaron en 1982, y tuvieron como primera víctima al candidato del PLD.“En esa campaña  el PLD denunció el espionaje telefónico a que fue sometido su líder por encargo de la Avanzada Electoral que apoyaba al candidato del PRD. El jefe de la Policía, general Paulino Reyes, apresó a  Frank Cabral, pero el caso no fue llevado a los tribunales”, dijo  Grimaldi.¿Plan para un  fraude?  Felipe Neris Cabrera, autor del libro “Elecciones y fraudes electorales dominicanos” plantea en esa obra  que la JCE se hizo cómplice del PR para intentar  cambiar la voluntad popular.El PR  denunció el  supuesto dislocamiento del padrón y que 600,000 nuevos votantes no habían sido inscritos en el Registro electoral. Según esa  versión, ese partido  encontró eco en la JCE porque el presidente de ese organismo,  Manuel García Lizardo, fue  designado  por voluntad de Balaguer “a través de una mayoría senatorial que el PR usurpó a raíz de las elecciones de 1978 y del denominado Fallo Histórico”.Según su planteamiento, el fraude pudo evitarse porque el PRD actuó a tiempo por la asesoría de sus técnicos. “El siete  de mayo de 1982, la JCE emitió la Resolución 23-82, complaciendo en parte la solicitud del PR en cuanto a que se permitiera el voto observado para las personas que no aparecieran en las listas de votantes, dejando una brecha para la consumación del fraude en curso. “Fue entonces cuando el PRD elevó enérgicamente ante el Tribunal Electoral su instacia de fecha 10 de mayo de 1982, en base a la cual dicho tribunal tuvo que dictar la Resolución 24-82, modificando la 23-82, lo que cerró la posibilidad del fraude”.Los votantes y los resultados.  El registro electoral de ese año tenía inscritos a 2,601,68 personas, de las que votaron  1,830,730. De esos votos válidos emitidos, el PRD  obtuvo 854,868, por lo que ganó los comicios; el PR consiguió  669,176 votos, y el PLD  179,849.

Composición JCE JCE estaba presidida por Manuel García Lizardo e integrada por Julio Genaro Campillo Pérez y Vinicio Cuello. Los dos primeros fueron escogidos como parte del denominado “Fallo Histórico” de 1978, mediante el cual se hicieron concesiones -otorgando cuotas de poder en el Senado- para que Balaguer aceptara el resultado de las elecciones de ese año, las cuales perdió.   Los resultados de ese año, que dieron el triunfo al PRD, fueron impugnados por el PR a través de Mario Read Vitini.

“El Granadazo”El 18 de junio, en medio del proceso de impugnación interpuesto ante la JCE por el PR, que se negaba a reconocer el resultado de las elecciones, explotó una bomba en la sede del organismo que dejó un saldo de cinco muertos y más de 15  heridos. Primero se dijo que se trató  de un atentado contra el senador del PRD,  Vicente Sánchez Baret. La comisión que investigó el caso determinó “que la explosión se debió al estallido de una granada tipo M26A1, que se le cayó a un miembro de la escolta de Sánchez Baret y que los principales sospechosos eran Chiche de León, Juan B. Tineo y Jaime Villanueva. La bomba salió  del grupo que acompañaba al citado legislador”.

1986[editar]

Para las elecciones de  1986, el Gobierno de Jorge Blanco, quien en 1982  encontró el país en una crítica situación económica,  finalizando su período  entró en decadencia  tras  firmar  con el Fondo Monetario Internacional (FMI) e implementar una política de austeridad que generó más descontento en la población, ya  frustrada por el incumplimiento de las promesas de mejoría que le habían hecho los dos gobiernos del PRD. Esa inconformidad llegó a su “clímax” en abril del 1984, y se puso de manifiesto con una “poblada” donde hubo decenas de muertos, aun sin cuantificar. Con ese fardo a cuestas, más las denuncias de corrupción gubernamental; su enfrentamiento Gobierno-Congreso, donde era mayoría, y envuelto en   la peor crisis interna, llegó el PRD a los comicios del 16 de mayo del 1986.

El “Concordazo”.  Fue  el comienzo de la premonición de  José Francisco Peña Gómez cuando pronunció aquella famosa frase  de que “Sólo el PRD vence al PRD”.La Convención del 24 de noviembre de 1985   para elegir la candidatura presidencial que se disputaban Majluta y  Peña Gómez,  quienes  a lo interno del PRD formaron los grupos de apoyo “La Estructura” y el “Bloque Institucional”,  adicional a la tendencia “Jorgeblanquista”  que objetaba a Majluta en retaliación por la oposición que desde la presidencia del Senado le hizo al Gobierno, terminó como “la fiesta de los monos”.En medio del conteo de los votos, un centro  instalado por el PRD en el Hotel Dominican Concorde de esta Capital, se armó una trifulca que obligó a suspender el  cómputo y en la que resultó una persona muerta y varias heridas. A ese  incidente se le llamó “El Concordazo”.

Fue  después de un mes que  Jorge Blanco, Pena Gómez y Majluta firmaron el “Pacto la Unión”, en el que se reconoció la victoria de Majluta,  a Peña Gómez se le ofreció la candidatura  vicepresidencial y la rechazó para asumir la dirección del PRD, con Hatuey Decamps como secretario general.Campaña  feroz y denigrante.  Completadas las candidaturas  de los tres partidos mayoritarios, por el PRD,  Majluta- Nicolás Vargas;  PRSC, Balaguer-Carlos Morales Troncoso, y PLD, Bosch-José Joaquín Bido Medina,  se inicio una de las campanas electorales más agresivas, denigrantes y represivas  de los últimos 30 anos. “!Cuiden la cartera que Jacobo se la lleva!”; “!Juan Bosch ni mató ni robó porque el tiempo no le dio!”; y “! Balaguer ta ciego y Juan Bó   ta loco” , eran parte de las consignas que se vociferaban durante la campana.

Todo eso mantenía caldeado  el ambiente electoral,  por lo que fue necesario   ordenar el retiro de alguna publicidad televisiva; hubo  amenazas de muerte contra periodistas y productores de televisión,  y se suspendieron los programas “Cuarto Poder”, de Miguel A. Hernández, y “Hablemos Claro”, del diputado perredeista Miguel Ángel Velázquez Mainardi.Desarme de militancia. Los constantes enfrentamientos entre  manifestantes, principalmente perredeístas y reformistas, en marchas, caravanas y bandereos, hicieron que la Junta Central Electoral (JCE), presidida por Caonabo Fernández Naranjo, dipusiera  el desarme de la militancia de ambos partidos.

Balaguer protestó la medida diciendo que sólo se estaba desarmando a los reformistas, con lo cual advirtió, el Gobierno estaba  creando “una situación explosiva” que podría llevar al país a la frustración del proceso democrático. El 3 de mayo  las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional emitieron un comunicado advirtiendo  a quienes traten de vulnerar el orden legalmente establecido, y  más tarde allanaron la residencia del ex general Luis Ney Tejada Álvarez, presidente del PNVC, donde incautaron un arsenal de pertrechos militares, según una crónica de la Revista Ahora! Asi las cosas, Jorge Blanco,   Balaguer y   Majluta  firmaron un pacto para evitar la violencia entre sus correligionarios.

Bosch no lo hizo alegando que el PLD no era culpable de esas agresiones, y acusó  al PRD y al PRSC de orquestar un fraude electoral.Consignas y promesas.  Mientras todo eso ocurría, Maljuta, Balaguer y Bosch recorrían el país haciendo promesas. “Con Jacobo ganamos todos”. Así se promovía el candidato del PRD, acusado por opositores  de corrupto.  Prometía enfocar su gobierno  en el fortalecimiento de las instituciones democráticas, y reformar el sistema tributario simplificando los impuestos, entre otras cosas.“Balaguer prometió y dio”, era la consigna de los reformistas, a quienes sus opositores le enrostraban los crímenes cometidos durante los 12 años. Balaguer prometía hacer un gobierno de conciliación nacional y  garantizar y respetar los puestos de los empleados públicos. “Juan Bosch, un presidente que ni mató ni robó” era el slogan de los peledeistas,   en alusión a Majluta y Balaguer. Bosch prometía gobernar con el sector privado, no afectar los intereses norteamericanos en el país, y bajar los precios de los combustibles.Las encuestas.  El 2 de mayo la Gallup, sucursal de España, publicó en un diario nacional un muestreo donde Balaguer  figuraba con el 39.27% de las preferencias. Otro dado a conocer en la misma fecha por la firma Penn and Shoen, de Nueva York, daba a Majluta  un 40%; a Balaguer  32%, y a Bosch un 18%.

El 14 de mayo, dos días antes de las elecciones, se publicaron dos encuestas: una de la Gallup Internacional, en la que de 1,013 electores consultados,  el   40.10% favorecía al PRSC;  29.05% al PRD;  26.40% al PLD; y la  otra realizada por la firma Servicios Técnicos Asociados, que de una muestra de 3,000 electores, le daba a Majluta 40.2%,;  Balaguer  26.1%; y a  Bosch 18.1%;   según datos de la obra  “Historia  de las Elecciones en la República Dominicana”, de Sandino Grullón.Día de las elecciones.  El 16 de mayo  fue viernes. La JCE abrió 6,024 colegios electorales a nivel nacional para un total de   3 millones 039 mil 347 ciudadanos inscritos en el padrón.

Los partidos concurrentes  fueron  PRD, PRSC, PLD,    Demócrata Nacional (PDN),  Comunista Dominicano (PCD), Nacional de Veteranos y Civiles (PNVC), Popular Cristiano (PPC), Fuerza Nacional Progresista (FNP), Quisqueyano Demócrata (PQDC), Unidad Democrática (UD); , Movimiento de Conciliación Nacional (MCN),  Partido de  Acción Cristiana (PAC), Bloque Institucional (BIS) y La Estructura. Los últimos fueron aliados a los 3 primeros.    Cómputos y objeciones a JCE generan crisis electoralDebido  al descrédito en que había caído la JCE en procesos anteriores, Balaguer solicitó a Jorge Blanco nombrar una comisión que supervisara  los comicios. El  12 de mayo se creó la Comisión de Asesores Electorales, presidida por los monseñores Nicolás de Jesús López Rodríguez y Agripino Nuñez Collado; José Miguel Bonetti, Rafael Herrera, Alejandro Grullón, Nicolás Pichardo, Luis   Taveras, Rafael Calventi, y Frank Moya Pons, como secretario.

Cómputo electoralEn la madrugada del  17  la JCE emitió su primer boletín con  unos 278,000 votos de 833 mesas electorales  que daban una ventaja a Majluta  de apenas 45 votos. En el boletín 22, con 5,420 (89.5%) mesas computadas,  25,901 votos nulos y 75,851 observados,  el  PRSC y sus aliados  acumulaban  781,902 votos, y  el   PRD y aliados  747,924, para una diferencia de  33,978 sufragios a favor del PRSC. Los votos del  PLD totalizaban   345,745 ; FNP 5,882; PDN, 1,078, y el PCD 4,000, y el conteo  se hizo lento. En esas circunstancias, el PRSC se declaró ganador. Majluta y el PRD protestaron y pidieron a las Juntas Electorales asegurar los votos nulos y observados que en total sumaban 101,752,  y que según él, decidirían el ganador de los comicios. Argumentando que fueron engañados, recusaron al presidente de la JCE  y al suplente Rubén Suro;  ambos fueron sustituidos por sus respectivos Suplentes, Ponciano Rondón Sánchez y  Generoso Fernández Molina.

Diversos sectores demandaban respeto a la voluntad popular; en las calles se reforzó la  vigilancia militar , y en medio de la crisis  Majluta se reunió con Balaguer y acordaron designar nuevos miembros en la JCE.Se convocó al Senado de urgencia y no decidieron nada; la Comisión  Asesores amenazó con no volver a la  JCE hasta que no quitaran a  Rondón Sánchez, a quien  se le prohibió utilizar la cadena de transmisión  “La Voz de la Junta”, le pidió la intervención del presidente Jorge Blanco, y los recusados fueron reintegrados.El conteo reinició y  el boletín 26, faltando  77 mesas,  dio una ventaja a Balaguer de 43,226 votos. Habían  28,545  observados y  84,210 nulos, según el boletín.

Majluta cede “Si no hay una solución ante el problema de la JCE que permita que se establezca la verdad en cuanto a la voluntad popular… estoy dispuesto a declarar al doctor Balaguer ganador de las elecciones, porque no voy a permitir que se pierda la institucionalidad de la nación”, declaró Majluta antes de  ir donde Balaguer y reconocer el triunfo del PRSC.

1990[editar]

Para finales de 1989 se inició la campaña para las elecciones de 1990.El descrédito de los gobiernos del PRD, además de las continuas luchas internas lo llevaron a una nueva y mayor crisis política que provocó la salida de Jacobo Majluta de sus filas. El PLD salió beneficiado de la crisis del PRD, habia logrado una gran popularidad y era previsible que el debate se daría entre ese partido y el PRSC. Todas las encuestas otorgaban el triunfo a Juan Bosch.

Las elecciones se llevaron a cabo bajo denuncias de irregularidades como la compra de cédulas electorales por parte del partido de gobierno asi como la asistencia de militares y policías a las urnas de votación.El dia 18 de mayo de 1990, el candidato del PLD, Juan Bosch, denunció que se había cometido un fraude electoral. En un comunicado publicado, la conferencia del episcopado Dominicano, manifestó: “La Nación entera pide a los partidos políticos el respeto sagrado a lo establecido por la ley hasta la culminación del proceso electoral” Y Agrego, “El Saber ganar y el saber perder es lo que manifiesta la verdadera grandeza y autenticidad de cualquier persona que acepte participar en una contienda”.

En realidad el PLD no fue capaz de demostrar el fraude que se habia cometido en su contra, la respuesta popular ante la situación no fue aguerrida, quizás debido a la naturaleza elitista del PLD. En esta ocasión Balaguer logro permanecer en el poder una vez más.Aún así el nuevo gobierno tuvo que enfrentar:Cuestionamiento de amplios sectores sociales y políticos a la legitimidad de las eleccionesDeterioro de la situación económica y descontento generalizado de la población.Devaluación del peso en un 50%.Estas condiciones determinaron seriamente el escenario político para las elecciones de 1994.

Resultados verdaderos de las Elecciones del 90

PLD Partido de la liberación Dominicana 653,278 Aliado: UD 317

PRD Partido Revolucionario Dominicano 444,086 Aliados: BS 2,794 PTS 2,519

PRSC Partido Reformista Social Cristiano 647,626 Aliados: 3,339 PQD 23,730 PNVC 2,952 PDI 418

PRI Partido Revolucionario independiente 135,649

Otros: 178,815

1994[editar]

Al igual que en 1990 las tres candidaturas principales eran:Prof Juan Bosch (PLD) José Francisco Peña Gomez (PRD), Dr. Joaquín Balaguer(PRSC).El PRD había obtenido mayor cantidad de votos que el PRI y había un documento que especificaba que el que lograra mayor votos entre los partidos se quedaría con el PRDEl PRD ahora estaba unificado Peña ,su candidato, inició reformas en el comité Ejecutivo Nacional, los comités municipales y zonales del PRD.

LA CAMPAÑA

El PLD llevó el slogan; “El cambio verdadero VA”, postuló al profesor Juan Bosch, para la presidencia de la republica junto con el joven Leonel Fernández. El PLD hizo una alianza con la FNP, nominando al Dr. Marino Vinicio Castillo, como candidato a senador por el Distrito Nacional. También respaldó al PLD el Dr. José Rafael Abinader con su partido Alianza Social Democrática.El slogan del PRSC, fue “Balaguer era un Camino conocido”,. El PRSC nuevamente postulaba a su único líder, el Dr. Joaquín Balaguer, acompañado del joven empresario Jacinto Peynado.

Una convergencia de Partidos respaldaban al binomio Balaguer-Peynado, Estos fueron: PQD, PLD, PNVC, PDI entre otros.El PRSC llevó como candidato a senador por el DN al productor de televisión Yaqui Núñez.El PRI llevo al Lic. Jacobo Majluta y a José Francisco Hernández. El Movimiento Independiente de Unidad y Cambio (MIUCA), nominó a Antonio Reynoso y a Ramón Vargas Mera.El PRD logró reunir un contingente de fuerzas políticas bajo la denominación de acuerdo de Santo Domingo, en el cual participaban los partidos concertación democrática, PPC, PTD, PUD y el Bloque Institucional Social Demócrata.El Acuerdo de Santo Domingo postulo al Dr. José Francisco Peña Gómez como candidato presidencial, y al Lic. Fernando Bogaert, como candidato vicepresidencial.

Las aspiraciones a ese puesto que tenían Hipólito Mejia, José Ant. Najri y Eduardo Mejia fueron sacrificadas.Peña recorrió el país, palmo a palmo, campo por campo, llevando su mensaje del gobierno compartido y donde quiera se escuchó “Peña, no es Juan Bó', Si ganó, ganó, ganó”. Los perredeístas querían significar que si ellos ganaban las elecciones había que entregarle el poder, porque no iban a permitir que Balaguer se quedara con él como sucedió cuando Bosch ganó las elecciones.“Si Peña no gana ahora, nos vamos toditos en yola”, era el grito de las personas que estaban pasando calamidades, y al buscar mejores horizontes, mucho parecían en la fauces de los tiburones, al tratar de cruzar el canal de la mona, para llegar a Puerto Rico, con fines de establecerse en los EE.UU.“Peña ataca, que el hambre nos mata”. El líder de ébano, Peña, logro penetrar en la conciencia de las grandes masas desposeídas.

El PROCESO

Las elecciones dominicanas tuvieron lugar el 16 de mayo de 1994. Desde 1992 funcionaba la Junta Central Electoral (JCE) como máximo organismo decisorioEn ese escenario, las irregularidades denunciadas fueron:-Lento proceso de inscripción y reinscripción de votantes. Se denunciaron casos de doble inscripción y diversos vicios en el padrón de electores.-El sistema informático de registro electoral fallaba (se "caía") constántemente.-El presidente del JCE prohibió el ingreso de consultores internacionales a las salas de computadoras en las que se imprimían las listas de votación y las actas de cómputo de votos, lo que provocó múltiples suspicacias.-Exclusión, inclusión y suplantación ("dislocamiento" lo llamó la OEA) de potenciales votantes de partidos de oposición.

De acuerdo a la Misión de Observación de la OEA, entre 28.672 y 53.000 ciudadanos fueron afectados.Crisis Post - ElectoralAnte lo expuesto, el PRD con José Francisco Pena Gómez como candidato presidencial, solicita la anulación de los comicios y nuevas elecciones.El PRD, para hacer efectivo su pedido, acude al JCE y a la Junta Nacional de Distrito (JND). Esta última declaró nulas las elecciones, pero la resolución es luego revocada por el JCE.El 2 de agosto, a casi 3 meses de celebrados los comicios, la JCE declara ganador a Joaquín Balaguer.Dado el rechazo nacional e internacional a esta decisión, Joaquín Balaguer se ve obligado a dialogar con José Francisco Pena Gómez del PRD y ambos deciden una salida política a la crisis, convocando a nuevas elecciones y a una Asamblea Constituyente, antes del 16 de agosto.En este caso, la movilización popular logró voltear un resultado opuesto a la voluntad consagrada en las urnas.

Todos los observadores internacionales coincidieron en definir las anomalías del proceso como un fraude, y la libertad de prensa fue esencial para que los propios dominicanos echaran a andar la maquinaria del cambio.Se produjeron varios encuentros entre Balaguer y Peña Gómez auspiciados por la OEA, su embajador John Graham, y la Iglesia Católica, representada por Agripino Nuñez Collado.En estos encuentros Balaguer propuso un Pacto por la Democracia donde planteó la reducción de su mandato a dos años para luego entregarle el poder a José Francisco Peña Gómez.

Esa propuesta fue rechazada po el candidato del PRD. Ante esta situación Balaguer aceptó reducir su período a 18 meses y cedió a la celebración de elecciones presidenciales el 18 de noviembre de 1995.Mediante un trastrueque de documentos se firmó un "Pacto por la Democracia" diferente al acordado por las dos figuras. Dicho pacto determinó los siguientes puntos:Convocaba a elecciones presidenciales el 16 de mayo de 1996 y no el 16 de noviembre de 1995.Estableció el sistema de doble vuelta exigiendo 50% de los votos para el triunfo.Se prohibió la reelección presidencial consecutiva.

RESULTADOS ELECCIONES DE 1994

PLD Partido de la Liberación Dominicana y Aliados 395,653

PRD Partido Revolucionario Dominicano y Aliados 1,253,179

PRSC Partido Reformista Social Cristiano y Aliados 1,275,460

1996[editar]

Candidatos: Leonel Fernández y Jaime David de Jesús Fernández Mirabal (PLD), José Francisco Peña Gomez y Fernando Alvarez Bogaert (PRD) , Jacinto Peynado, Carlos Morales Troncoso (PRSC).Campaña 1996El acuerdo de Santo Domingo, que conjuntamente con el PRD, respaldó la formula Peña-Bogaert, estaba integrado por los siguientes partidos, PPC, UD, BIS, PTD, BIS, PQD, PNVC.El PLD tenía problemas con su candidato presidencial el profesor Juan Bosch, afectado lentamente por el mal de Alzheimer y de arteriosclerosis.

El Doctor Fernandez Reyna ganó abrumadoramente la nominación presidencial, u la conversión del PLD Eligio al doctor Jaime Mirabal, como Vicepresidente. El PRCS tenia como Presidente a Jacinto Peynado y como Vice Carlos Morales. PRD Presidente Peña Gómez.Mientras que la campaña electoral de Peña se esmeraba en el Gobierno compartido, en el presidente que invertiría en la gente, la de Leonel Fernández de aferraba a combatir la corrupción, declarando que los dirigentes del PRD antes delegar al Gobierno proclamaron “Manos Limpias” y terminaron con ellas enlodadas. En Cambio, Peynado se empecinaba en criticar las acciones de los funcionarios que estaban en el Entorno del Presidente Balaguer.

El Candidato del PRD, en su propuesta básica, presentó: “Primero la Gente” Cuyo eslogan se circunscribía a ocuparse de la persona humana como eje del desarrollo; el crecimiento económico con equidad y justicia social. En el proyecto nacional: El gobierno compartido, con la participación activa de la sociedad civil; y la democratización y modernización del estado.La propuesta básica del PLD tenia como divisa: “Servir al partido para servir al pueblo” y “El Nuevo Camino”, Con la forme intención de ocuparse del desarrollo democrática, sustentable y socialmente justo. El proyecto nacional: la transformación del país y una amplia reforma política.En cambio, la propuesta del PRSC, fue “Dominicanos al 2000” empeñado en el desarrollo humano. La mejor distribución de la riqueza, el crecimiento y la reducción de la pobreza, En el proyecto nacional: construcción de una sociedad mas integrada y justa y un Estado renovado que impulse una sociedad mas integrada.


El PROCESO 1996

Estas elecciones resultaron siendo las primeras limpias de la década. Con una renovada Junta Central Electoral, los medios de comunicación, los observadores nacionales y extranjeros, el proceso pudo llevarse a cabo sin grandes inconvenientes.

Primera vuelta


PRSC 435,504 15%

PRD 1,192,211 41.1%

PLD 1,130,523 38.9%


2000[editar]

Según el embajador de los EE.UU. en la República Dominicana, Charles Manatt, estas elecciones fueron perfiladas “como las más pacíficas y transparentes en los últimos 40 años"Los principales candidatos fueron:

Danilo Medina y Amílcar Romero- PLD Hipólito Mejía y Milagros Ortiz Bosch- PRD Joaquín Balaguer- PRSC Ramón Almanzar- PNA José González Espinosa- PTDM anuel Salazar- MIUCA

El resultado de los comicios del 2000 abrió una nueva etapa a la República Dominicana al liquidar definitivamente el mito balaguerista, frustrando el último intento de regreso del gran caudillo de la historia nacional (Joaquín Balaguer) y golpeando duramente los arrebatos que han caracterizado la acción política y gubernamental en el país.

El agrónomo Hipólito Mejía, el candidato más atractivo y representativo del promedio de los dominicanos, fue beneficiario de una avalancha de votos que puso fin a una prolongada e insulsa campaña electoral, economizando la agonía y los gastos de una segunda vuelta que no cambiaría las preferencias expresadas a lo largo de casi un año.

Para el partido del gobierno, que cayó nuevamente al tercer lugar como fuerza política, el balance no podía haber sido peor después de una gestión con numerosos reconocimientos, pero con grandes insatisfacciones que fueron sistemáticamente diagnosticadas y puestas de manifiesto en los comicios de hace dos años, cuya respuesta fue de prepotencias y arrebatos.

Adios a Balaguer

De los comicios de este 16 de mayo emerge un presidente fuera de serie, con rasgos de sencillez, espontaneidad y franqueza que rompe la tradición política. Hipólito Mejía fue el gran subestimado de la campaña, aunque todas las encuestas, aún las fabricadas, le mantuvieron en primer lugar y algunas al borde de la mayoría absoluta. 

La propaganda oficial llegó a presentarlo como retrasado mental y burro, en uno de sus más graves errores de bulto. El presidente electo es lo más parecido al promedio de los dominicanos, con sus virtudes y deficiencias, respaldado por la más fuerte y antigua organización política. Y se hizo acompañar de Milagros Ortiz Bosch -ahora primera mujer electa vicepresidenta en el país-, enaltecida por las encuestas de los últimos años con la mejor imagen entre los políticos dominicanos.Mejía arrancó bien desde el principio, cuando ganó la convención de su partido con tres cuartas partes de los votos. El y Milagros eran con mucho la mejor oferta del PRD, por lo menos de acuerdo a las encuestas.

No pasó lo mismo en el principal adversario (del Partido de la Liberación Dominicana), quien obtuvo la candidatura con una precaria mayoría, cuestionada desde dentro de su propio partido, y mucho más desde fuera, donde las encuestas otorgaban dobles simpatías electorales al vicepresidente Jaime David Fernández.

El estilo de político que es Hipólito Mejía, quien no ha vivido de esa actividad, y niega persistentemente los parámetros de comportamiento del político profesional, con una imagen de honestidad y valentía, está llamado a iniciar una nueva etapa que deje atrás los contra-valores tradicionales, sobre todo a la luz del final de la era de Balaguer, y del tropiezo sufrido por los intentos de reproducirlo desde el PLD.

Estas elecciones deberían poner fin al mito balaguerista del eterno regreso, de la resurrección política. El gran caudillo concluye su carrera con menos de un cuarto del electorado y está llamado a ser relevado definitivamente por un liderazgo que dentro de su partido representa nuevas expresiones de la lucha política.

 Este relego de Balaguer al tercer lugar en la votación es crucial para su desmitificación. Si en su tiempo hubiese tenido que enfrentarse a la necesidad de la mayoría absoluta, y con elecciones tan transparentes como estas, posiblemente Balaguer no hubiera sido presidente más de una vez. Así lo avalan sus porcentajes obtenidos: 41 por ciento en 1986, 35 por ciento en 1990 y el descarado fraude electoral de 1994. Y ni hablar de las imposiciones de los años setenta. 

Para el avance de los dominicanos y dominicanas a una cultura democrática, es importante que Balaguer termine su mandato con el rechazo del electorado, sin darle una nueva oportunidad de inclinar la balanza y decidir quién será el próximo presidente, como hace 4 años. Así los métodos autoritarios, las políticas de inversión, y los arrebatos que lo caracterizaron y que fueron reproducidos en parte desde el PLD y su gobierno, quedan en el descrédito. Ya no son sinónimo del éxito político y de permanencia en el poder. 

RESULTADOS 2000

PRD Y ALIADOS 1,593,231 49.87%

PLD Y ALIADOS 796,923 24.94%

PRSC 785,926 24.60%

PRN 3,278 0.10%

PTD6,138 0.19%

LA ALTERNATIVA 5,961 0.19%

UNIDO 3,359 0.11%

TOTAL3,194,816

Insignias[editar]

  • Nombre: Partido Reformista Social Cristiano
  • Siglas: PRSC
  • Símbolo: Un Gallo y el Machete Verde
  • Color: Rojo (colorao)
  • Lema: Ni injusticias, ni privilegios.
  • Fundador: Doctor Joaquín Balaguer Ricardo

Divisiones[editar]

  • 1969, El 27 de junio, el Dr. Balaguer en un acto político del partido en el palacio nacional decidió asumir el control absoluto del partido reformistas desplazando a Augusto Lora de la Presidencia del mismo, Lora con un grupo de dirigente fundó el MIDA, Movimiento de Integración Democrática
  • 1994, El partido ha tenido varios desprendimientos, siendo el mayor el que se produjo cuando el Lic. Fernando Álvarez Bogaert pasó a formar parte del partido Unión Democrática,
  • 2006, Amilcar Romero fundo el Partido Reformista Popular (PPR)
  • 2007, El Ing. Eduardo Estrella después de haber perdido la candidatura presidencial frente a su compañero de Partido Amable Aristy Castro, decide en el mes de Julio, separarse del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d [1]