Partida doble

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


La partida doble es la base y el principio universal de la contabilidad moderna. Consiste en realizar una doble anotación es decir una cuenta que entra en el debe y otra que sale por el haber.

Esto quiere decir que cualquier asiento contable en la suma de los débitos debe ser igual a la suma de los créditos. Este principio fue introducido por su creador el matemático fray Luca Paccioli.

El sistema de partida doble es el método o sistema de registro de las operaciones más usado en la contabilidad. Cada operación se registra dos veces, una en el debe y la otra en el haber, con el fin de establecer una conexión entre los diversos elementos patrimoniales. La anotación que involucra las dos partidas (debe y haber) se denomina asiento contable. Este sistema se asemeja a una balanza en equilibrio, ya que, dentro de un asiento contable, la suma de los conceptos del debe y del haber siempre tienen que ser iguales.

Ante los modernos sistemas de procesamiento de datos, se sostiene la conveniencia de separar los conceptos activo, pasivo y resultado en sendas columnas, para convertir el diario en un soporte con calidad informática.[1]

Historia[editar]

En el año 6000 antes de Cristo existieron elementos necesarios para considerar la existencia de actividades contables, por un lado la escritura, por otro los números y desde luego elementos económicos indispensables, como ser el concepto de propiedad y la aceptación general de una unidad de medida de valor.

Entre los años 5400 a 3200 antes de Cristo, se originaron los primeros vestigios de organización bancaria, situada en el Templo Rojo de Babilonia donde se recibían depósitos y ofrendas que se presentaban con intereses.

Hacia el año 3623 antes de Cristo, en Egipto, los faraones tenían escribanos que por órdenes superiores, anotaban las entradas y los gastos del soberano debidamente ordenados.

Por el año 2100 antes de Cristo, Hammurabi, que reinaba en Babilonia, realiza la célebre codificación que lleva su nombre y en ella se menciona la práctica contable.

Por el año 594 antes de Cristo, la legislación de Salomón, establece jurídicamente que el consejo nombrase por sorteo entre sus miembros, diez legistas, para construir el “Tribunal de Cuentas”, destinado a encomendar a funcionarios, diversos servicios administrativos que debían rendir cuentas anualmente.

Para el año 500 antes de Cristo, en Grecia, había leyes que imponían a los comerciantes la obligación de llevar determinados libros, con la finalidad de anotar las operaciones realizadas.

Entre los años 356 al 323 antes de Cristo, período de apogeo del imperio de Alejandro Magno, el mercado de bienes creció de tal manera hasta cubrir la península Báltica, Egipto y una gran parte del Asia Menor (india), originando ejercitar un adecuado control sobre las operaciones por medio de anotaciones.[2]

Principios y métodos de los asientos contables[editar]

Este método para registrar operaciones se basa en una serie de principios que fueron desarrollados por Fray Luca Bartolomeo y que mostramos a continuación:

  • El que recibe es el deudor y el que entrega es el acreedor. De esta forma, lo que tenemos es porque se lo debemos a alguien, incluidos nosotros mismos.
  • El equilibrio patrimonial exige que todo lo que entre debe ser igual a lo que sale.
  • Los recursos siempre proceden de algún sitio. El deudor (que debe) existe porque hay un acreedor (que tiene).
  • Las cuentas tienen que poder anularse de la misma forma en que se crean. De esta forma, si un valor entra por una, debe salir por la misma.

El reflejo práctico de este método son los libros diario y mayor, así como el balance compuesto de un activo y un pasivo. De esta forma, el asiento contable es la forma de anotar operaciones en el diario y tiene un debe (a la izquierda) y un haber (a la derecha). Toda anotación en un lado tiene una contrapartida en el otro. El mayor, con el mismo formato, recoge las operaciones en una misma cuenta.

Asiento compuesto[editar]

Se presenta cuando en el registro se afectan más de 2 cuentas que pueden ser una deudora y dos más cuentas acreedoras, o 2 más cuentas deudoras y una acreedora.

Ejemplo: venta mercancía por $820.000, se reciben 200.000 de contado y el saldo a crédito.

Procedimientos para registrar las operaciones mercantiles[editar]

El proceso es para registrar correctamente una operación mercantil es el siguiente:

·        Identificar las cuentas que se afectan según el tipo de transacción.

·        Determinar las cuentas que se debitan y las que se acreditan.

Ejemplo:

Ventas de mercancías al contado por $1.500.000: ¿Qué se vende? Mercancía = 4135 comercio x mayor x menor. ¿Cómo se vende? Al contado = 1105 caja

Referencias[editar]

  1. García, Jaime Andrés Correa (2005). «DE LA PARTIDA DOBLE AL ANÁLISIS FINANCIERO». Contaduría Universidad de Antioquia (46): 169-194. ISSN 2590-4604. Consultado el 27 de octubre de 2020. 
  2. «HISTORIA DE LA CONTABILIDAD - Promonegocios.net». www.promonegocios.net. Consultado el 27 de octubre de 2020.