Participación ciudadana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

"El término participación social o ciudadana puede ser conceptualizada desde diferentes perspectivas teóricas, así puede referirse a los modos de fundamentar la legitimidad y el consenso de una determinada población, por ejemplo participación democrática o también puede referirse a los modos de luchar contra las condiciones de desigualdad social y para cuya superación se necesita impulsar la participación."[1]​ En la mayoría de las definiciones de participación ciudadana, existen elementos en común: una mediación entre sociedad y gobierno para que los distintos sujetos sociales intervengan, con base es sus diversos intereses y valores, los cuales influyen en políticas públicas y en las estructuras de gobierno, fundamentándose en el reclamo del derecho a la intervención en los asuntos que les competen.[2]

La participación ciudadana es un conjunto de mecanismos para que la población acceda a las decisiones del gobierno de manera independiente sin necesidad de formar parte de la administración pública o de un partido político. Se debe de tomar en cuenta que la participación ciudadana no solo se refleja a través del voto, sino que existen múltiples maneras de tomar parte en asuntos públicos. Ejemplos de esto pueden ser acciones como expresión, deliberación, creación de espacios de organización y disposición de recursos por medio de los cuales los ciudadanos se involucran en la elaboración y decisión de temas que son de su interés. La participación puede ser social, comunitaria, política y ciudadana.[3]

  • La participación social es la asociación de individuos para el logro de determinados objetivos.[4]
  • La participación comunitaria se instala en el campo de las actividades asistenciales propias del mundo de lo no estatal.[5]
  • La participación política se refiere a los ciudadanos que son parte de las organizaciones de representación social y de las instituciones del sistema político.
  • La participación ciudadana es aquella donde la sociedad tiene relación directa con el Estado[6]​; relación que pone en juego el carácter público de la actividad estatal[7]​; se manifiesta a través de las ONG las cuales pugnan (lucha o enfrentamiento especialmente de tipo ideológico) por ciertos temas sociales, sin sustituir en las funciones del gobierno sino evaluando, cuestionando o apoyando las decisiones tomadas (véase:lobby). También puede proponerse a través de la discusión de temas de importancia de los ciudadanos en foros organizados o por otras vías para llegar a un consenso.

[8]​La diferencia entre participación ciudadana y la comunitaria y social es que a pesar de que las dos últimas hablen de un tipo de interacción especial entre la sociedad y el estado, sus objetivos tienen un enfoque en el plano social. En el caso de la participación ciudadana esta se origina y despliega en el plano social y estatal.

En la actualidad, se busca fomentar cada vez a las nuevas generaciones a que participen, ya que la participación de los ciudadanos, ya sea social, política, comunitaria o ciudadana es de suma importancia debido a que de esta forma se establece el tipo de sociedad y de convivencia que existirá entre los ciudadanos. Ademas de esto, mediante la participación, se pueden lograr cambios significativos a favor de todos los ciudadanos.[9]

Actualmente la mayoría de la población joven no desea involucrarse en el la participación electoral pues no creen que las instituciones sean de confianza. Resultados de un estudio en el estado de México mostraron que alrededor del 60% de la juventud mexiquense piensa que vale la pena ir a votar, en tanto que el restante se concentró en opciones “no vale la pena ir a votar” (25%), “depende” (8.5%), situándose el porcentaje restante en “no sabe” y “no contestó”. [10]

Sin embargo, para promover un buen ejercicio de participación ciudadana es importante incluir a la población infantil, debido a que esta fomenta valores de convivencia y dialogo libre al entorno donde se desarrolla, promoviendo valores de equidad, respeto y tolerancia en la sociedad adulta. De esta forma, se convierte en un habito que debe desarrollarse a lo largo de nuestra vida para contribuir a la acción social. Por ejemplo: En los últimos años Chile ha incentivado la participación infantil desde procesos participativos utilizados como insumo para el diseño de la Política Nacional de Infancia [11]

Últimamente, organismos estatales forman consejos ciudadanos para la administración o evaluación de las políticas públicas, formados de ciudadanos interesados y expertos independientes.

En la teoría democrática contemporánea la participación ciudadana tiene la función de moderar o influir en el ejercicio del poder político desde la estructura del Estado mediante la expresión de preferencias y demandas de los diversos sectores de la sociedad.[12][13]

El objetivo de la participación ciudadana es lograr una sociedad más democrática, incluyente y representativa de los ciudadanos. También es importante asegurar la participación de la sociedad para garantizar procesos justos y efectivos de transparencia y rendición de cuentas. El desacuerdo con las decisiones o procesos democráticos puede llevar a una búsqueda de nuevas formas de participación, lo cual crea un ambiente más representativo de la sociedad. [14]

La participación ciudadana se asocia con mecanismos de democracia directa, por ejemplo iniciativa de ley, referéndum, plebiscito, consulta pública, revocación del mandato,[15]​ así como la integración de consejos ciudadanos en organismos públicos para el diseño o reorientación de políticas públicas. La participación política en cambio se relaciona con el involucramiento de los ciudadanos en las estructuras formales de acceso y control de las posiciones de poder del Estado (partidos políticos, elecciones, integración del poder legislativo, contienda por el poder ejecutivo). La diferencia fundamental entre participación ciudadana y participación política es que la primera busca influir en la toma de decisiones públicas, mientras que la segunda busca los mecanismos de acceso al control del Estado.

Es importante conocer un poco más a fondo algunos de los mecanismos que son aceptados por la ley anteriormente mencionados.

  • Iniciativa de ley o iniciativa popular.- La facultad con la que cuenta la ciudadanía para presentar al poder legislativo propuestas, que tienen como propósito la abrogación, adición o regulación de una ley en particular
  • Referéndum.- Es una consulta realizada a través de una votación en donde se busca la aprobación o rechazo de textos legales, reglamentarios o constitucionales. De igual manera los votantes pueden ser convocados a fin de aprobar, modificar, adicionar o rechazar alguna propuesta de ley.[16]
  • Plebiscito.- Se define como una consulta directa a los ciudadanos en materia política de gran importancia, ya sea aceptar o rechazar una propuesta que debido a la legitimidad que se necesita es necesario consultar al pueblo.

Algunos autores consideran que las condiciones para la participación ciudadana son:[17][18]

  1. El respeto al Estado de Derecho
  2. Acceso a mecanismos institucionales
  3. Acceso a información
  4. Confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas
  5. Interés por parte de las instituciones públicas y gubernamentales hacia la población.

Los instrumentos de participación ciudadana contribuyen a la democracia por medio de los efectos esperados de:[15]

  1. Mejorar la relación entre gobernantes y gobernados.
  2. Fortalecer el sistema democrático representativo y participativo.
  3. Garantizar derechos políticos y humanos.
  4. Legitimar decisiones gubernamentales.
  5. Consolidar la gobernanza, es decir, lograr que gobierno y sociedad actúen en conjunto.


La participación de ciudadanos en las decisiones públicas de forma individual o colectiva, (ej. por medio de organizaciones de la sociedad civil) no puede reclamar la representación legítima de la totalidad de los ciudadanos de una comunidad política, solamente "la de ciertos intereses materiales, programáticos, o ideológicos de los actores participantes, quienes sólo pueden apelar a una representación simbólica de causas o intereses generales al intervenir en la esfera pública".[19]

Cuando no se encuentran mecanismos institucionales que permitan la interacción entre demandas ciudadanas y la toma de decisiones por parte del Estado los actores políticos pueden generar un problema de legitimidad desde la perspectiva de los actores civiles o ciudadanos, pues no cuentan con certidumbre o canales adecuados en la interacción con las formas de decisión del poder político formal.

Es muy importante establecer metas y valores a un grupo cuando se realiza una participación ciudadana de forma colectiva. De lo contrario se estaría ejerciendo una participación ciudadana negativa. Si los valores del grupo son democráticos, orientados políticamente de forma correcta y tolerantes hacia los demás entonces los miembros del grupo aprenderán valores democráticamente correctos y se volverán activos políticamente como beneficio para el grupo. Sin embargo si el grupo adopta una postura antidemocrática haciendo a un lado la política y siendo intolerante hacia las demás personas probablemente este grupo será desacoplado del sistema político.[20]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «La Participación Ciudadana: Definición y Tipos de Participación». 
  2. Canto Chac, Manuel (2011). «Participación ciudadana en las políticas públicas». Biblioteca básica de administración pública. 
  3. Espinosa, Mario (abril de 2009). «La participación ciudadana como una relación socio–estatal acotada por la concepción de democracia y ciudadanía». Ciudadanía y representación. Consultado el 28 de marzo de 2018. 
  4. Camou, Antonio. «12». Los desafíos de la gobernabilidad. p. 302. 
  5. Camou, Antonio. «12». Los desafíos de la gobernabilidad. p. 302. 
  6. Serrano Rodríguez, Azucena (abril de 2015). «La participación ciudadana en México». Estudios Políticos. Consultado el 13 de febrero de 2018. 
  7. Camou, Antonio. «12». Los desafíos de la gobernabilidad. p. 302. 
  8. Espinosa, Mario (abril de 2009). «La participación ciudadana como una relación socio–estatal acotada por la concepción de democracia y ciudadanía». Ciudadanía y representación. Consultado el 28 de marzo de 2018. 
  9. Agudelo Ramírez, Alexandra (14 de febrero de 2017). «Participación ciudadana y prácticas políticas de jóvenes en la cotidianidad». Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud. Consultado el 13 de febrero de 2017. 
  10. Vázquez-Ceballos (2011). «La participación ciudadana juvenil como un recurso externo al gobierno». Revista Latinoamericana En Ciencias Sociales. doi:9(1), 45-59. |doi= incorrecto (ayuda). Consultado el 13/04/18. 
  11. Díaz, D.,Contreras N., Bozo N. (2018). Participación infantil como aproximación a la democracia: desafíos de la experiencia chilena. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 16 (1), 101-113.
  12. Serrano Rodríguez, Azucena (1 de abril de 2015). «La participación ciudadana en México». Estudios políticos (México) (34): 93-116. ISSN 0185-1616. Consultado el 25 de marzo de 2017. 
  13. «LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA DEMOCRACIA». Consultado el 27 de octubre de 2017. 
  14. Frutos García, Ruth (2015). «INDICADORES MEDIÁTICOS: HERRAMIENTAS PARA LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA Y EL ACCESO A LA INFORMACIÓN». Vivat Academia. 
  15. a b «Los instrumentos de participación ciudadana». Instrumentos de participación ciudadana, requisitos de procedencia y desarrollo. agosto de 2012. Consultado el 25 de marzo de 2017. 
  16. Sánchez-Mejorada Fernández, Ma. Cristina (Abril 2009). «Los retos de la participación ciudadana en la ciudad de México.». Medio Ambiente y Urbanización, Volume 70, Number 1, April 2009, pp. 99-122(24). Consultado el 13 de abril del 2018. 
  17. Fundación Centro Histórico. (2017). Participación ciudadana, el reto para una democracia incluyente y plural. Fundación Centro Histórico. Recuperado de: http://fundacioncentrohistorico.com.mx/participacion-ciudadana-el-reto-para-una-democracia-incluyente-y-plural/
  18. Vazquez-Ceballos, C. (2011). La participación ciudadana juvenil como un recurso externo al gobierno*. Revista Latinoamericana De Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 9(1), 45-59. Retrieved from http://0-search.proquest.com.millenium.itesm.mx/docview/899
  19. Olvera, Alberto J. (2006). «Precisiones conceptuales». Notas sobre la Participación Ciudadana desde la óptica de las Organizaciones de la Sociedad Civil. Consultado el 25 de marzo de 2017. 
  20. Theiss-Morse, E., & Hibbing, J. R. (2005). Citizenship and civic engagement . Annual Review of Political Science . PALO ALTO : ANNUAL REVIEWS . https://doi.org/10.1146/annurev.polisci.8.082103.104829

Enlaces externos[editar]