Parque de la Ciudadela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Parque de la Ciudadela
Bien de Interés Cultural
Patrimonio Histórico de España
Gran Cascada1.JPG
Cascada del Parque de la Ciudadela
Declaración 21 de diciembre de 1951
Figura de protección Jardín histórico
Código RI-52-0000030[1]
Coordenadas 41°23′17.20″N 02°11′15.06″E / 41.3881111, 2.1875167


Coordenadas: 41°23′17.20″N 02°11′15.06″E / 41.3881111, 2.1875167
Ubicación Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera, (Barcelona)
Barcelona y su parque, película de 1911 dirigida por Segundo de Chomón.

El Parque de la Ciudadela (en catalán Parc de la Ciutadella) fue durante muchos años el único parque de la ciudad de Barcelona. Fue construido en los antiguos terrenos de la fortaleza de la ciudad (de ahí su nombre Ciudadela), a imagen y semejanza del Jardín del Luxemburgo de París.

Está situado en el barrio de Ciutat Vella, en el triángulo comprendido entre la Estación de Francia, el Arco de Triunfo y la Villa Olímpica, entre el paseo Pujades, el paseo Picasso y la calle Wellington. Dispone de diez accesos y tiene una extensión de 17,42 hectáreas, sin contar el Zoo de Barcelona.

En el parque se ubica el antiguo Arsenal de la Ciudadela, sede actual del Parlamento de Cataluña.

Orígenes[editar]

Plano de Barcelona de 1806 con la Ciudadela integrada dentro de las murallas.

Ocupa los terrenos de la Ciudadela construida por Felipe V para dominar la ciudad tras la Guerra de Sucesión Española, en el siglo XVIII.

El 11 de septiembre de 1714, tras un asedio de más de 13 meses, Barcelona caía en poder del ejército del rey Felipe V, que para mantener la ciudad bajo un firme control construyó esta ciudadela o fortaleza, la más grande de Europa por entonces, con forma de estrella, de donde toma su nombre actual el parque y el barrio de la Ciutadella circundante.

La Ciudadela fue parte integrante de un conjunto militar para dominar plenamente la ciudad de Barcelona, en el que, junto a la Ciudadela propiamente dicha, se construyó el Castillo de Montjuïc, en la montaña homónima que domina Barcelona desde la altura. La construcción de la Ciudadela se encargó al ingeniero militar de origen flamenco Joris Prosper Van Verboom, realizándose entre 1716 y 1718.

Para su construcción fue necesario derribar parte del Barrio de la Ribera, que no sería trasladado a la Barceloneta hasta tres décadas más tarde. Se derribaron 1.200 casas, así como los conventos de San Agustín y Santa Clara, y se desvió el Rec Comtal. En total se desalojó a unas 4.500 personas, que no recibieron indemnización alguna y fueron abandonadas a su suerte.

Derribo de la Ciudadela[editar]

Convertida en un odiado símbolo del gobierno central por parte de la población de Barcelona, la Junta de Vigilancia lo mandó derribar en 1841, aunque dos años después, durante la Regencia de María Cristina de Borbón, ésta lo restauró dado que todavía no estaba totalmente destruido. Fue el General Prim el que decretó su donación a la ciudad.

Finalmente, debido a la Revolución de 1868, se procedió a la demolición de la Ciudadela, comenzando con el derribo de la torre de San Juan, prisión militar situada en la plaza de armas de la Ciudadela. De la fortaleza original quedaron sólo la capilla (actual Parroquia Castrense), el palacio del gobernador (actualmente un instituto de educación secundaria, el IES Verdaguer) y el arsenal, actual sede del Parlamento de Cataluña.

La Exposición Universal de 1888[editar]

El Castillo de los Tres Dragones, actual Museo de Zoología, obra de Lluís Domènech i Montaner.

Con motivo de la Exposición Universal de 1888, el alcalde Francesc Rius i Taulet encargó la urbanización del parque a Josep Fontserè, en los terrenos de la Ciudadela derribada, en plena apertura de Barcelona al mundo internacional. Fontserè proyectó unos amplios jardines para esparcimiento de los ciudadanos, bajo el lema «los jardines son a las ciudades lo que los pulmones al cuerpo humano». Se inspiró en jardines europeos como los de William Rent en Inglaterra, André Le Nôtre en Francia, o las villas de recreo de Roma y Florencia, y junto con la zona verde proyectó una plaza central y un paseo de circunvalación, así como una fuente monumental y diversos elementos ornamentales, dos lagos y una zona de bosque, además de diversos edificios auxiliares e infraestructuras, como el Mercado del Born, un matadero, un puente de hierro sobre las líneas de ferrocarril y varias casetas de servicios.[2]

Fontserè contó con la colaboración del joven Antoni Gaudí, que intervino en el proyecto de la Cascada Monumental, uno de los puntos neurálgicos del parque. Gaudí realizó el proyecto hidráulico y diseñó una gruta artificial debajo de la Cascada. El monumento destaca por su profusión escultórica, en la que intervinieron varios de los mejores escultores del momento: destaca el grupo escultórico de hierro forjado La Cuadriga de la Aurora, de Rossend Nobas, así como El nacimiento de Venus, de Venanci Vallmitjana; el frontón es obra de Francesc Pagès i Serratosa. Otras esculturas son: Anfítrite, de Josep Gamot; Neptuno y Leda, de Manel Fuxà; y Dánae, de Joan Flotats. Asimismo, Rafael Atché realizó los cuatro grifos que expulsan agua por la boca, en la parte inferior del monumento.

Varios de los edificios construidos para la Exposición se han conservado: el restaurante (conocido como Castillo de los Tres Dragones y actual Museo de Zoología), obra de Lluís Domènech i Montaner, de estilo neogótico pero con unas innovadoras soluciones estructurales que apuntaban ya al modernismo, especialmente por la utilización del hierro y el ladrillo visto; el Hibernáculo, obra de Josep Amargós, realizado en hierro y vidrio siguiendo el ejemplo del Crystal Palace de la Exposición de Londres de 1851; el Museo Martorell de Geología, de Antoni Rovira i Trias; y el Umbráculo, de Josep Fontserè.

El parque[editar]

1 Cascada monumental
2 Kiosco de música
3 El Mamut
4 Lago artificial
5 A los voluntarios catalanes
6 Parlamento de Cataluna
7 Desconsuelo
8 IES Verdaguer
9 Iglesia de la ciudadela
10 Estatua equestre al General Prim
11 Entrada del parque zoológico
12 La dama del paraguas
13 Umbráculo
14 Museo de geología
15 Hivernáculo
16 Castillo de tres dragones

Actualmente el Parque de la Ciudadela es uno de los más extensos de Barcelona. Dentro de su recinto se sitúa el Zoo de Barcelona, así como diversas edificaciones que perviven de la antigua fortaleza (la capilla, el palacio del gobernador y el arsenal) y de la Exposición de 1888 (Umbráculo, Hivernáculo, Museo de Geología y Museo de Zoología).

El parque destaca por su gran extensión ajardinada, con amplias arboledas y zonas para pasear, así como el lago y la Cascada. El lago es uno de los centros neurálgicos del parque, con varios islotes y gran profusión de plantas exóticas y animales acuáticos; se puede navegar en él con barcas de remos. Junto a la Cascada figura el Jardín Romántico, con una gran variedad de especies vegetales. En la antigua plaza de armas hay un estanque ovalado con la célebre escultura Desconsuelo, obra de Josep Llimona.

Jalonan el parque diversas esculturas más, como el Monumento al general Prim, obra de Lluís Puiggener, derribada y fundida durante la Guerra Civil, y recreada de nuevo por Frederic Marès en 1940; el Monumento a Bonaventura Carles Aribau, de Manel Fuxà; el busto de Marià Aguiló, de Eusebi Arnau; A los Voluntarios Catalanes, de Josep Clarà; el busto de Lleó Fontoba, de Pablo Gargallo; los bustos de Milà i Fontanals, Víctor Balaguer y Joaquim Vayreda, de Manel Fuxà; La cigüeña y la zorra, de Eduard B. Alentorn; el Monumento a Walt Disney, de Núria Tortras; el Monumento al Centenario de la Exposición, de Antoni Clavé; el Mamut, de Miquel Dalmau, etc. El recinto del zoo alberga la célebre escultura Dama del paraguas, obra de Joan Roig i Solé, considerada tradicionalmente como uno de los símbolos de la ciudad.

Vegetación[editar]

El parque de la Ciudadela tiene más de un centenar de especies, muchas de ellas plantadas en el siglo XIX, por lo que es uno de los parques más antiguos de la ciudad. Son abundantes el tilo (Tilia X europaea, Tilia tomentosa y Tilia X euchlora), la magnolia (Magnolia grandiflora), el álamo (Populus alba y Populus alba "Pyramidalis") y el plátano (Platanus X hispanica), que se encuentran junto a otras especies como el almez (Celtis australis), la paulownia (Paulownia tormentosa), el árbol de los escudos (Ginkgo biloba), la acacia (Robinia pseudoacacia), la acacia de Constantinopla (Albizia julibrissin), el ciprés (Cupressus macrocarpa y Cupressus sempervirens), el pino australiano (Casuarina cunnighamiana), el naranjo de Luisiana (Maclura pomifera), la bellasombra (Phytolacca dioica), el castaño de Indias (Aesculus hippocastanum), el ciprés calvo (Taxodium distichum), la palmera de Canarias (Phoenix canariensis), la palmera datilera (Phoenix dactylifera), la palmera azul (Brahea armata), la yuca (Yucca elephatipes), el laurel (Laurus nobilis), el taray (Tamarix gallica), la adelfa (Nerium oleander), el azahar de la China (Pittosporum tobira) y el huso japonés (Euonymus japonicus).[3]

Vista del lago.
Vista del lago.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ministerio de Cultura, Patrimonio Histórico
  2. Garrut, 1976, p. 10.
  3. «El Parc de la Ciutadella» (en catalán). Consultado el 12-09-2012.

Bibliografía[editar]

  • Garrut, Josep Maria (1976) (en catalán). L'Exposició Universal de Barcelona de 1888. Barcelona: Ajuntament de Barcelona, Delegació de Cultura. ISBN 84-500-1498-0. 
  • Roig, Josep L. (1995). Historia de Barcelona. Barcelona: Primera Plana S.A.. ISBN 84-8130-039-X. 

Enlaces externos[editar]