Papel higiénico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Papel higiénico.

El papel higiénico (denominado también rollo higiénico, papel de baño, papel sanitario, papel toilette, papel palpo o confort) es un tipo de papel fino que se usa para la limpieza anal y genital tras el acto de la defecación o la micción. Puede estar perfumado o no. Su formato más común es el de rollo de papel, pero también es posible encontrarlo en paquetes. Se suele vender en mercados, supermercados y farmacias en paquetes de varias unidades. El papel suele estar diseñado para que se descomponga en contacto con el agua, al contrario de las toallas de papel para las manos. En algunos casos se elaboran papeles especiales para no dañar o atascar los pozos sépticos.

Historia[editar]

Papeles de madera del periodo Nara (710 al 784) en Japón. Los modernos rollos de papel que hay en el fondo son una comparación de tamaño.

El papel higiénico o un material con similares funciones ya era conocido en China desde el segundo siglo a. C.,[1][2]​ cuando el papel fue inventado por Cai Lun aunque existen ciertas pruebas que mencionan su uso ya en el siglo VI a. C. en China.[2]​ En 589 d.C. el oficial académico Yan Zhitui (531–591) escribía sobre el papel higiénico:

"El papel sobre el que están escritas anotaciones o comentarios sobre los Cinco Clásicos así como sus dichos, ese papel me cuidaré mucho de emplearlo en propósitos del cuarto de baño".[2]

Durante los comienzos del siglo XIV (Dinastía Yuan), se tiene constancia de que en la ciudad de Zhejiang había una producción anual de papel higiénico por una cantidad de diez millones de paquetes de 1.000 a 10.000 hojas de papel higiénico cada uno.[2]​ A inicios de la Dinastía Ming (1368-1644 d. C.), se registraron en 1393 que 720.000 hojas de papel higiénico eran para el uso general de la corte imperial en la capital Pekín.[2]​ A partir de los registros de la Oficina Imperial de Suministros (Si Bao Chao), de ese mismo año, existen datos documentados del uso que hacía la familia imperial del emperador Hongwu, donde se consumían 15.000 hojas especiales de tejido suave-papel higiénico, y cada hoja de papel higiénico fue incluso perfumado.[2]

En otros lugares los ricos se limpiaban con paños de lana, lino, cáñamo, y los menos ricos con la mano y agua, trapos viejos, virutas, hojas, hierba, paja, piedras, arena, musgo, nieve, cáscaras de plantas, helechos, pieles de frutas, conchas o corazones de maíz, según el país, las condiciones climáticas y costumbres sociales. En la antigua Roma se practicó el hábito de la limpieza que hoy se asocia con el uso del papel: Una esponja amarrada a un palo y sumergida en un balde de agua salada que estaba a disposición en los baños públicos. Los usuarios compartían la herramienta, con la que se "refrescaban". Varias fuentes talmúdicas recogen la práctica judía antigua de limpiarse con pequeñas piedras, guardadas y llevadas en una bolsa especial, y también el uso de heno y los bordes lisos de trozos de cerámica rota. En el siglo IX, las personas en Occidente solían limpiarse con hojas de lechuga y agua.

La generalización de las publicaciones impresas en el siglo XVII y su auge desde el siglo XVIII condujo al uso en la cultura occidental de los periódicos viejos y ediciones baratas para tal uso. Lord Chesterfield, en una carta a su hijo en 1747, habla de un hombre que compró:

"una edición común de Horacio, de la que arrancó gradualmente un par de páginas, las llevó consigo a ese lugar necesario, las leyó primero y luego las envió como sacrificio a Cloacina; así ganó bastante tiempo (...)."

El estadounidense Joseph Gayetty es reconocido como el inventor del moderno papel higiénico disponible comercialmente. El artículo de Gayetty se introdujo en 1857 y se mantuvo a la venta hasta la década de 1920. Se vendía como "papel medicinal" en paquetes de hojas planas con el nombre del inventor en una marca de agua. Los primeros llevaban aloe vera como lubricante y se recomendaban para las hemorroides. El primer anuncio lo presentaba como "la mayor necesidad de la época" y advertía sobre el peligro de usar papel con tóxica tinta en partes sensibles del cuerpo. No fue un gran éxito, de todos modos, dado que el público no veía la necesidad de pagar por algo que podía obtener gratis de catálogos y periódicos.

El gran impulso lo realizaron los hermanos Clarence e Irvin Scott, cuando en 1890 comercializaron su papel higiénico en rollos, una nueva forma pronto definitiva. Sus principales clientes eran hospitales y hoteles, porque el público general seguía resistiéndose debido a la moral victoriana, en la cual la alusión a funciones corporales era tabú. Para evitar identificarse con el acto de ir al baño, los Scott, al contrario que Gayetty, no imprimieron su nombre en el producto. Procurando eludir cualquier asociación negativa, lo llamaron Charmin y su logotipo fue una bella joven, asociando suavidad y feminidad. Su éxito fue tal, que incluso le permitió décadas más tarde sobrevivir a la Gran Depresión. Después, renombrado Scottex la dama delicada sería sustituída sucesivamente por un bebé mofletudo, un osito y un perrito.[3]

El papel higiénico húmedo, llamado "toallitas húmedas" se comercializó por primera vez en Reino Unido en la década de 1990, promocionándose como un mejor método de limpieza que el papel higiénico seco tradicional y aunque se presentó como un producto desechable, su creciente popularización mundial produjo acumulaciones en los sistemas de alcantarillado y consecuentes obstrucciones. Para 2016, muchos municipios habían comenzado campañas de educación para aconsejar a los ciudadanos que no tiraran las toallitas húmedas por el inodoro.[4]

Estadísticas[editar]

En Suecia se utiliza una gran cantidad de papel higiénico en comparación con el resto de Europa. El consumo de papel higiénico en Suecia es de unos 15 kg por persona al año, y en Europa es de aproximadamente 8 kg/ año. En Estados Unidos cada persona 22 kg/ año. Calculado sobre toda la población mundial, el consumo es de 4 kg por persona/ año[5]​ Según el diario "PPM Express" en 2010, Rusia produjo 2.120,63 (109% de 2010/2009) millones de rollos de papel higiénico nominales, lo cual es un poco menos de 15 rollos por persona por año.[6]

Papel higiénico actual[editar]

Las ventajas del papel higiénico son su facilidad de uso, que es bastante absorbente, y se puede tirar de la cadena tras su uso en la mayoría de países en los que el papel higiénico es común. La mayoría de los sistemas de alcantarillado, incluidos los tanques sépticos, puede aceptar papel higiénico junto con excrementos humanos. En muchos casos, se utiliza una lata o cubo de la basura junto al retrete para tirar el papel, si la fontanería o sistema séptico no pueden hacer frente con papel higiénico.

El papel higiénico está disponible en varios tipos, una variedad de colores, decoraciones y texturas, para hacer un guiño a la preferencia personal. A veces se elabora a partir de reciclaje de papel; sin embargo, grandes cantidades de pulpa virgen de árboles se sigue utilizando en la fabricación de este producto.[7]​ Hoy día se encuentran disponibles algunos tipos de papel reciclado más acordes con las ideas ecologistas, lo que reduce la polución causada tanto por las aguas fecales como por el empleo de materiales empleados por la industria papelera (por ejemplo, el cloro que se emplea para blanquear el papel).

Fabricación[editar]

Para la elaboración del papel higiénico se utiliza fibra de origen vegetal.

Tamaños de hoja[editar]

Portarrollos[editar]

Papel higiénico en portarrollos.

Un portarrollos es un utensilio para sostener el rollo de papel y ayudar a desenrollarlo fácilmente.

Referencias[editar]

  1. Needham, Volume 5, Part 1, 122.
  2. a b c d e f Needham, Volume 5, Part 1, 123.
  3. «¿Quién inventó el rollo de papel higiénico?». 
  4. «Are Wet Wipes Wrecking the World's Sewers?». 14 de octubre de 2016. 
  5. Artículo en sueco sobre toallas de papel en GP. Visto: 13 de mayo de 2010.
  6. Fabricación de papel y cartón en Rusia, kt / / PPM Express. - 2011. - № 4 (440). C. 2.
  7. "Kimberly-Clark 2005 Sustainability Report page 28"
  8. Kuhn M, International standard paper sizes, quoting a New Jersey Specification No. 7572-01 (mayo de 1997), sección 2.3.
  9. Kuhn, M.
  10. Andrex Toilet Tissue package labelling, 2007.
  11. Andrex Toilet ibdm. 2009.

Bibliografía[editar]

  • Needham, Joseph (1986). Science and Civilization in China: Volume 5, Chemistry and Chemical Technology, Part 1, Paper and Printing. Taipei: Caves Books, Ltd.
  • De Beaumont, Sally; Amoret Tanner, Maurice Rickards (2000). Encyclopedia of Ephemera. UK: Routledge. pp. 190-191. ISBN 0415926483. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]