Papel de arroz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Papel de arroz en distintas presentaciones.

Papel de arroz es un término usado para referirse al papel hecho con partes de la planta del arroz, como la paja de arroz o la harina de arroz. Sin embargo, el término se aplica al papel hecho con otras plantas, o que contiene otras plantas, como cáñamo, bambú y morera.

Origen y proceso de fabricación[editar]

En Europa, alrededor de los 1900, una sustancia parecida al papel fue originalmente conocida como papel de arroz debido a la errada noción de que estaba fabricado a partir de partes del arroz. De hecho, esta sustancia, consistía de la médula de un pequeño árbol Tetrapanax papyrifer, la planta del papel de arroz (endémico de Taiwán, pero también es cultivado ampliamente en el este de Asia). Dicha planta crecía en los pantanos boscosos de Taiwán, y también es cultivada como planta ornamental. Para producir el papel, las ramas se hierven y se limpian de la corteza. El núcleo cilíndrico de la médula se hace rodar en una superficie dura y plana y contra un cuchillo, el cual lo corta en hojas pequeñas de una fina textura parecida al marfil.

Usos[editar]

Teñido en varios colores, este papel es usado para la preparación de flores artificiales, mientras que las hojas blancas, sin teñir, son usadas para dibujos con acuarela. Debido a su textura, este papel no es conveniente para escribir.

Metáfora[editar]

Mauricio Percara, periodista argentino que trabaja en Radio China Internacional, culmina su artículo "Viviendo China: Fantasmas de papel de arroz" explicando la verdadera naturaleza del papel de arroz y su relación con la cultura china: [1]

Enlaces externos[editar]

  • China es un país hermoso, con gente amable y siempre dispuesta a ayudar, con un idioma complicado pero no intratable y con una vida matutina estimuladora. Así como el papel de arroz que envuelve a los tanghulus (糖葫芦) de frutas caramelizadas son esos fantasmas que rondan nuestra mente antes de animarnos a adentrarnos a la cultura de China, esos mismos espectros que desaparecen tras encontrarnos con las bondades de un pueblo ansioso por recibir visitas y compartir miles de años de aprendizaje. Y es en ese momento en que descubrimos que ese papel de arroz es tan fino y delicado, tan suave e inconsistente, que no está hecho a base de arroz sino de plantas y que es comestible y una pócima para el alma.