Panta rei

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para la escultura de la Plaza del Siglo, en Málaga, ver Panta rei (Escultura)

Panta rei (Πάντα ῥεῖ; "Τodo fluye" en griego clásico) es un concepto atribuido al filosófico presocrático Heráclito por Platón, que esquematiza su supuesta opinión de que todo está en cambio continuamente.

Fuentes e interpretaciones[editar]

Platón, en el Crátilo (402a y 440c) da una caracterización general sobre la doctrina del flujo perpetuo, que vincula el apotegma con otra famosa cita "En el mismo río no nos bañamos dos veces." En varias ocasiones el filósofo ateniense atribuye el pensamiento a Heráclito, de una manera más o menos vaga y junto a otros autores (v. Teeteto 152e y 180c-d).

Aristóteles indica que Platón fue impulsado a concebir la teoría de las Formas como ideas inmutables, para poder concebir un objeto de conocimiento estable, habiéndose persuadido junto a los heraclíteos -entre los que se encontraba Crátilo, maestro de Sócrates- de que todas las cosas sensibles fluyen constantemente y por lo tanto no puede haber verdadero conocimiento de ellas (Metafísica, I, 6, 987a y XIII, 4, 1078b) También indica que Heráclito concibió que todo, excepto una sola cosa, fluye y se encuentra sometido a la generación (Sobre el cielo, III, 1, 298b).

Es importante notar que en estas fuentes no aparece literalmente la frase Πάντα ῥεῖ. Sólo un autor tardío, Simplicio de Cilicia (Física, 1313, 11) se la atribuye a Heráclito tal como se la conoce y se la enuncia posteriormente.[1]

Recientemente, y sobre la base de la diferencia de estas fuentes, se ha generado controversia sobre la atribución de la doctrina del flujo perpetuo. Autores como W. K. C. Guthrie y Gregory Vlastos consideran que este pensamiento es enteramente compatible con la doctrina heraclítea de la identidad de los contrarios, y que es un concepto fundamental dentro de la concepción del pensador efesio.[2][3]​ mientras que G. S. Kirk sostiene que es improbable que Heráclito sostuviera que una piedra o un caldero de bronce estaban sometidos a cambios continuos, y que contradijera abiertamente el dato aportado por los sentidos, en una etapa del pensamiento en el que Parménides no había aún negado su veracidad.

En esta discusión se encuentra en disputa la autoría del fragmento 12 de la recopilación de Hermann Diels, trasmitida por Ario Didimo, (DK 22 B 12: "Aguas distintas fluyen sobre los que entran en los mismos ríos. Se esparce (...) y se junta (...) se reúne y se separa (...) se acerca y se va.") que para Kirk es una cita auténticamente heraclítea, y que significa que tras los cambios subyace una unidad que depende del equilibrio y la medida;[4]​ pero Guthrie rechaza esta cita y prefiere la versión platónica, que está vinculada a una expresión de Crátilo y la escuela heraclítea contemporánea de Platón, que conocemos también a través de Aristóteles (Metafísica, 1010a13) y otros autores antiguos de la talla de Plutarco.[5]​ Para Eggers Lan, la cita platónica realizada de memoria y por lo tanto poco fiable, generó los malentendidos posteriores.[6]

Referencias[editar]

  1. Guthrie, Historia de la filosofía griega I, p. 423, n. 96.
  2. Guthrie, Historia de la filosofía griega I, p. 423ss., especialmente n. 99.
  3. Vlastos, AJP 76, 1955, 338ss.
  4. Kirk, Los filósofos presocráticos, p. 284ss
  5. Guthrie, Historia de la filosofía griega I, p. 460ss
  6. Eggers Lan, Los filósofos Presocráticos I, p. 326ss.

Bibliografía[editar]