Pancho Dotto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Luis Francisco Dotto
Nacimiento 26 de septiembre de 1955,
Bandera de Argentina Paraná, Provincia de Entre Ríos, Argentina
Nacionalidad argentina
Ocupación Empresario
[editar datos en Wikidata]

Luis Francisco Dotto, más conocido cómo Pancho Dotto, es el dueño y fundador de Dotto Models, una de las agencias de modelos emblemáticas de la Argentina.

Hijo de Mario Dotto y Teresa Melinger, nació en Ramallo el 26 de septiembre de 1955, descendiente de italianos por parte de su padre y de alemanes del Volga por parte de su madre. Dejó su casa a los 14 años. Emprendedor nato y visionario de la moda, inició su carrera artística siendo modelo. Paralelamente, vendía yucca como plantas de decoración en Buenos Aires, lo que le permitió juntar algo de dinero para abrir un restaurante. Pero el negocio gastronómico fracasó.

A los 29 años lo llamaron para trabajar en un comercial que terminó en un conflicto por dinero, peleó para solucionar los problemas y finalmente lo escucharon. Otros modelos empezaron a pedirle que peleara por ellos y allí comenzó su vocación como manager.

Fue entonces cuando se le ocurrió incursionar en el negocio que ya conocía de sobra: las agencias de modelos. Durante los cinco primeros años no ganó gran cosa. Viajaba a las provincias argentinas a buscar niñas con potencial. A sus primeras apuestas les arrendó un departamento en Buenos Aires y las comenzó a manejar. De ahí salieron Araceli González, Valeria Mazza, Daniela Urzi, Carolina "Pampita" Ardohain, Inés Rivero, Yamila Díaz Rahi, Cintia Garrido, Bárbara Durand, Liz Solari y Carolina Pelleriti entre otras.

En 1999, la agencia Dotto Models celebró sus 15 años con el primer desfile de transmisión online en el mundo. El evento se hizo en Miami en conjunto con El Sitio.

En el año 2004 volvió a incursionar con los restaurantes. Instaló Dotto Café en el Hotel Esturión de Montoya de Punta del Este (Uruguay) -donde sus 15 años de historia con ese balneario se ven reflejados en fotos y cuadros-, y aprovechó de rebautizar su playa como Dotto Beach.

En 2014 su agencia iniciada en 1984, y que aún sigue siendo referente en el mundo de la moda, cumplirá 30 años.

Historia[editar]

Las modelos se elegían por apellido, dirección y simpatía. Cuando Luis Francisco Dotto decidió armar su agencia de modelos cambió todas las reglas. Fue Dotto el primero que, en la Argentina, concibió esta actividad desde el profesionalismo y no como un hobbie. Dueño de “un ojo clínico” incomparable, Dotto hizo triunfar a chicas que nadie pensaba que podrían pararse delante de una cámara. Esta “visión” se impuso (y se sigue imponiendo) tanto en nuestro país como en el exterior.

Hoy su empresa tiene clientes directos en todas partes del mundo. Basta mencionar algunas de sus tops más conocidas para confirmar por qué hoy Dotto Models es “la” agencia de modelos de la República Argentina: Valeria Mazza, Araceli González, Bárbara Durand, Carola del Bianco, Natalia Amen, Soledad Solaro, Florencia Gómez Córdoba, Liz Solari, Yésica Toscanini, Debora de Corral, Carolina Peleritti y Estefanía Pigazzi, por nombrar sólo algunas.

Mercado[editar]

El universo fashion mueve cifras astronómicas en todo el mundo. Hoy, no hay quien no lo considere un imperio inagotable. Las agencias de modelos forman parte de ese imperio: toda marca se promociona a través de campañas publicitarias y desfiles. En este esquema, las modelos son fundamentales. En las últimas décadas, estas diosas han ocupado un lugar indiscutido no sólo en la escena social. Su facturación revela -a las claras- la importancia crucial dentro de la actividad económica de este siglo. En la Argentina, el cachet de las modelos top es muy variable: depende de la negociación con cada cliente en particular. Dotto Models es considerada una agencia cara, pero con excelentes resultados. Por eso los clientes no dudan en renovar sus contratos.

Logros[editar]

Durante más de dos décadas Dotto Models fue imponiendo una personal manera de trabajar: los 365 días del año. Algo impensado a mediados de los ‘80, cuando todos descansaban en verano. En 1988, a cuatro años de inaugurar la agencia en BuenosAires, su creador, LuisFrancisco “Pancho” Dotto, tomó otro riesgo: inauguró una sede en Punta del Este, Uruguay, vislumbrando que esa ciudad se convertiría en un centro turístico internacional. No se equivocó. Convencido de que Punta del Este era una vidriera inigualable para sus modelos, el manager creó en 1995 Dotto Beach y en 2001 Dotto Café. En 1993, instauró una revolucionaria manera de descubrir caras nuevas de la moda: los scoutings. Con ellos recorrió todas las provincias argentinas. Para confirmar el éxito de la metodología, basta decir que el primero lo ganó Dolores Barreiro. Hasta el momento van 12 scoutings ininterrumpidos; nueve de ellos, realizados junto con la revista Para Ti, el semanario de moda más prestigioso del país. Son -en promedio- unas 10.000 postulantes por edición. Una convocatoria sin precedentes, que no para de dar frutos. De ese semillero también salieron Roxana Zarecki (Mejor Pasarela 1993), Natalia Forchino (ganadora 1994), Mariela Pra (Mejor Pasarela 1999) y Costanza Aristimuño (ganadora 2003).

Producto[editar]

Crear una top no es tarea sencilla. Todo comienza cuando la agencia Dotto Models detecta a las chicas. Cada vez que la agencia se instala en una provincia en el marco de un scouting, postulantes de todos los pueblos vecinos hacen largas filas por conseguir que Pancho Dotto las evalúe. Pero convertirlas en súper modelos no es simple. Además de contar con características físicas y estéticas muy estrictas, ellas deben tener un firme deseo de progresar. Deben potenciar al máximo la posibilidad de convertirse en estrellas.

Dos ejemplos: Katya Fuks vendía combustible en una estación de servicio y Carolina Pampita Ardohain trabajaba para un local de ropa. Una vez que ingresaron al staff de Dotto Models, sus vidas cambiaron completamente. Ni qué decir de aquellas que lograron conocer Buenos Aires y hasta se subieron por primera vez a un avión.

Con todas, la empresa hizo (y sigue haciendo) un trabajo artesanal tanto en la construcción de una personalidad como en el pulido de la estética. Así lo hizo con Valeria Mazza durante los primeros siete años de su carrera. La agencia la hizo triunfar en su país y luego abrió su carrera internacional tanto en Japón como en Milán y en los Estados Unidos. El concepto es: todas las modelos que tienen condiciones para integrar el staff de Dotto Models tienen también condiciones para convertirse en Dolores Barreiro. Todo depende de su actitud.

Promoción[editar]

La fuerza del nombre Dotto es tan potente que ya se convirtió en todo un ícono. Desde hace dos décadas, donde hay un evento de moda, su sello está representado de una u otra forma. La humorista Maitena Burundarena, que dibuja para el diario La Nación y para El País, de España, le dedicó una viñeta original: “Antes tenías que encontrar tu vocación, ahora sólo tenés que lograr que te descubra Pancho Dotto”, aseguraba una adolescente con picardía.

Enlaces externos[editar]