Palacio de los Vargas (Casa de Campo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Palacio de los Vargas
Palacio de Vargas - Casa de Campo, 2015.jpg
El palacio después de su reforma de 2014 y 2015
Información general
Tipo palacio
Uso(s) residencial, administrativo (en la actualidad sin uso)
Estilo Barroco clasicista
Parte de Casa de Campo
Localización Madrid (España)
Coordenadas 40°25′09″N 3°43′25″O / 40.41914444, -3.72351111Coordenadas: 40°25′09″N 3°43′25″O / 40.41914444, -3.72351111
Inicio 1519
Propietario Ayuntamiento de Madrid
Diseño y construcción
Contratista Casa de Vargas

El Palacio de los Vargas, o Palacio de la Casa de Campo, es un edificio de origen renacentista situado en Madrid (España),[1]​ vinculado históricamente a la monarquía española y en la actualidad propiedad municipal. Alrededor del mismo se constituyó en el siglo XVI el Real Sitio de la Casa de Campo, un conjunto de bosques, huertas y jardines, convertido en parque público en el año 1931, recién proclamada la Segunda República. Está ubicado en las riberas del Manzanares, junto a la Puerta del Río y el Puente del Rey, en las proximidades de la Huerta de la Partida.

El conjunto se encuentra protegido desde 2010, dentro de la declaración de la Casa de Campo como Bien de Interés Cultural, aprobada por la Comunidad de Madrid.[2]​ En ella se contempla que la casa-palacio tendrá, junto con la Galería de las Grutas, "un uso característico cultural y/o museológico, ligado preferentemente a hechos o actividades relacionados con el Sitio Histórico".[3]

Toponimia[editar]

Su nombre hace referencia a la familia de los Vargas, a la que se debió su construcción. Este linaje, uno de los más influyentes del Madrid antiguo, poseía otras residencias en la capital, como la Casa de Iván de Vargas, el palacio existente en la plaza de la Paja y el actual Museo de San Isidro.

Otro topónimo utilizado es el de Casa de Campo, en alusión a su funcionalidad, ya que fue concebido como una villa de recreo, siguiendo modelos renacentistas italianos. Hoy día este nombre se aplica a la totalidad del parque que se extiende a sus pies.

Historia[editar]

Según Fray Lorenzo de San Nicolás (1573-1669), el palacio fue edificado en 1519,[4]​ cuando la Casa de Vargas estaba encabezada por Francisco de Vargas y Medina. Es probable que su autor fuera Antonio de Madrid,[5]​ un alarife y carpintero conocido como Maestre Antonio, que trabajó en el Real Alcázar y en Santo Domingo el Real, dos edificios madrileños desaparecidos en los siglos XVIII y XIX, respectivamente.

Fragmento de Vista de Madrid, de Anton Van der Wyngaerde (1562), Biblioteca Nacional de Austria (Viena). Puede verse el Palacio de los Vargas en la parte inferior izquierda.

En el palacio pasó algunas temporadas el emperador Carlos I, invitado por los Vargas, y en él pudo estar confinado el rey Francisco I de Francia durante su cautiverio en Madrid (1525-1526), al menos mientras duraron las obras de reparación de las dependencias que tenía asignadas en el Real Alcázar. A su vuelta a París, el monarca francés ordenó construir una residencia en el Bois de Boulogne, probablemente inspirada en los modelos arquitectónicos de la Casa de Campo madrileña, que terminaría siendo conocida como el Castillo de Madrid.[6]

Paisaje de la Casa de Campo, de Félix Castello (1634). Museo de Historia de Madrid.

En 1552, Felipe II comenzó un proceso de anexiones territoriales en torno al palacio, que se completó en 1562 con la compra del edificio a Fadrique de Vargas, nieto de Francisco de Vargas, y que culminó posteriormente con la constitución del Real Sitio. Aunque el rey apenas intervino sobre la residencia, sí que ordenó modificar su entorno más inmediato, con la creación de jardines, grutas de ornato y estanques, entre otros elementos paisajísticos, dentro de un proyecto encomendado a Juan Bautista de Toledo.[7]

El palacio mantuvo su fisonomía renacentista hasta 1767, cuando Carlos III le encargó a Francesco Sabatini que procediera a su remodelación. El arquitecto italiano eliminó gran parte de las logias de su primer diseño y optó por el revoco, en lugar del ladrillo de influencia toledana original, confiriéndole un severo aire clasicista.[8]

La Casa del Campo près de Madrid, de Louis Albert Guislain Bacler d'Albe (entre 1811 y 1822). El palacio aparece con la apariencia que le dio Sabatini en el siglo XVIII. En primer término la estatua ecuestre de Felipe III, de Pietro Tacca, que hoy día preside la Plaza Mayor de Madrid.

En 1808 el rey José Bonaparte eligió el Palacio de los Vargas como residencia, probablemente porque reunía mayores condiciones de seguridad que el Palacio Real, dada su ubicación recóndita y alejada del núcleo urbano.

El 20 de abril de 1931, seis días después de proclamarse la Segunda República, el Estado incautó los bienes de Alfonso XIII y cedió al Ayuntamiento de Madrid el Real Sitio de la Casa de Campo, que lo convirtió en parque público.[9]​ El palacio pasaba así a ser propiedad municipal.

Durante la Guerra Civil (1936-1939) la Casa de Campo fue escenario de varios frentes de batalla, pero, a diferencia de otros inmuebles del parque, el Palacio de los Vargas no sufrió daños de consideración.

En 1967 el arquitecto Manuel Herrero de Palacios reformó el edificio. Sustituyó el revoco de Sabatini por enfoscado, al tiempo que añadió un frontón en la fachada principal, a modo de remate. Entre 2014 y 2015 el Ayuntamiento de Madrid llevó a cabo una nueva intervención, que supuso la supresión de los elementos incorporados por Herrero de Palacios, con la intención de devolverle al palacio su apariencia dieciochesca.[10]

En la primera década del siglo XXI el palacio fue sede del Instituto Municipal de Deportes de Madrid, que permaneció en sus dependencias hasta 2008.[10]​ En 2016 el Ayuntamiento gobernado por Manuela Carmena planteó que el inmueble fuera sede de una «Biblioteca de Gastronomía y Nutrición» y de un «Instituto de Estudios sobre el Hambre en el Mundo»,[11]​ mas la propuesta fue rechazada por la Comisión Local de Patrimonio Histórico.[12][13]

Descripción[editar]

Aspecto del palacio, según la reforma de Manuel Herrero de Palacios.
Fachada posterior del palacio, una vez reformado en 2014 y 2015, cuando se intentó recuperar la apariencia que el edificio tenía en el siglo XVIII.

El Palacio de los Vargas fue concebido como una villa suburbana, con una clara función de recreo. De ahí su ubicación en lo que entonces eran las afueras de Madrid, dentro de un paraje forestal, junto a las riberas del río Manzanares y del arroyo Meaques.

Como puede apreciarse en el cuadro Paisaje de la Casa de Campo, de Félix Castello (1634), el edificio original fue diseñado con tres volúmenes, los dos laterales de planta cuadrangular, de mayor altura y en disposición saliente con respecto al central, que era rectangular. Esta configuración flanqueada avala la influencia italiana de su trazado.

La finalidad recreativa de la residencia se comprueba en la existencia de una doble galería porticada en todos los frentes, destinada a facilitar la contemplación del entorno. La logia superior estaba formada por arcos de medio punto y la inferior por arcos rebajados, en los dos casos sostenidos por columnas muy finas, en cuyos capiteles estaban labradas las armas de los Vargas.

El palacio no era completamente simétrico. No solo los cuerpos laterales presentaban una distribución de arcos y vanos diferente, sino que tenían cubiertas distintas, pese a ser ambas escalonadas y a cuatro aguas.

Aunque Sabatini respetó la planta primitiva, introdujo importantes cambios sobre el alzado, como se ha señalado anteriormente. Además de suprimir gran parte de las logias, limitándolas la la planta baja y a la fachada posterior y a los lados, corrigió la asimetría de los volúmenes laterales, unificando sus cubiertas y vanos. El aspecto actual del palacio es el que le imprimió el arquitecto italiano, una vez que fueron recuperadas sus aportaciones durante la reforma llevada a cabo en la segunda década del siglo XXI.

Importancia artística[editar]

La importancia artística del Palacio de los Vargas radica en ser una de las escasas casas de campo que se construyeron en España en el siglo XVI;[14]​ en su posible influencia sobre otros edificios renacentistas, caso del parisino Castillo de Madrid; y en el carácter pionero de la intervención paisajística de Juan Bautista de Toledo, que significó la introducción de modelos renacentistas italianos en la jardinería española.[15]

Asimismo, el conjunto ha albergado importantes obras de arte, como el cuadro El carro de heno, de El Bosco, que se conserva actualmente en el Museo del Prado;[16]​ la estatua ecuestre de Felipe III, de Pietro Tacca, hoy día instalada en la Plaza Mayor de Madrid; o la Fuente del Águila.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Pedro Montoliú Camps (2002), Madrid, villa y corte: calles y plazas, volumen II, página 102.
  2. Pedro Blasco,La Comunidad declara a la Casa de Campo Bien de Interés Cultural, El Mundo, Madrid, 15 de julio de 2010
  3. Decreto 39/2010, de 15 de julio, del Consejo de Gobierno, por el que se declara Bien de Interés Cultural, en la categoría de Sitio Histórico, la Casa de Campo de Madrid, Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, número 275, Comunidad de Madrid, Madrid, 2010
  4. Fray Lorenzo de San Nicolás (1663), Arte y uso de la arquitectura, edición de 1796, copia digital de la Junta de Castilla y León, Valladolid, 2009/10
  5. Fernando Marías, De Madrid à Paris: François Ier et la Casa de Campo, Revue de l’Art, número 91, París, 1991
  6. José Luis Sancho, Casa de Campo, Enciclopedia del Museo del Prado
  7. Carmen Ariza Muñoz, Jardines que la Comunidad de Madrid ha perdido, Espacio, Tiempo y Forma, Serie VII, Historia del Arte, Madrid 2001
  8. José Luis Fernández, Ángel Bahamonde, Paloma Barreiro y Jacobo Ruiz del Castillo, La Casa de Campo, más de un millón años de historia, Lunwerg Editores, Madrid, 2003
  9. Luis Miguel Aparisi, La Casa de Campo, de bosque real a parque madrileño, Ediciones Amberley, Madrid, 2009
  10. a b Rafael Fraguas, Recobrar a Sabatini, El País, 2014
  11. Serrato, Fran (11 de julio de 2016). «Carmena abrirá el Instituto del Hambre en el Mundo en la Casa de Campo». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  12. Sánchez, Esther (26 de mayo de 2018). «Patrimonio rechaza que el Palacio de los Vargas sea un centro gastronómico». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  13. «Patrimonio pide un museo y no una biblioteca gastronómica en Casa de Vargas». elmundo.es. 27 de mayo de 2018. Consultado el 17 de noviembre de 2018. 
  14. Pedro Navascués, Carmen Ariza y Beatriz Tejero, La Casa del Campo, capítulo de Agricultura de los jardines, de Gregorio de los Ríos. Ediciones Amberley, Madrid, 2009
  15. Alberto Sanz Hernando, El jardín clásico en España, Universidad Politécnica, Madrid, 2006
  16. Íñigo G. Bango, El carro de heno, Enciclopedia del Museo del Prado.

Enlaces externos[editar]