Palacio de las Vacas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Palacio de las Vacas es un antiguo palacete construido a finales del siglo XIX que se encuentra en la calle de San Felipe, el centro histórico de Guadalajara, Jalisco, México, residencia de Segundo Díaz, primo de Porfirio Díaz, presidente de México por treinta años. Cuenta con veinticuatro habitaciones y cuatro jardines de estilo morisco, con más de trescientos metros cuadrados de pintura mural de Xavier Guerrero, líder del movimiento muralista de México, asociado con Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco.

Historia[editar]

Dicha construcción comenzó a edificarse a finales del siglo XIX, concluyendo en 1910 antes del inicio de la Revolución Mexicana, como residencia de la familia de Segundo Díaz, su esposa e hijas, siendo este primo hermano de Porfirio Díaz, aún presidente del país para ese entonces.

La finca original llegaba hasta la calle posterior de Reforma hasta que luego, el propietario decidió vender la parte de atrás de su propiedad y la parte principal, pasando a manos de Miguel Díaz, hermano de Segundo. Miguel decidió aprovechar el espacio para distintos fines, primeramente convirtiendo la finca en una lechería, llegando a tener vacas dentro de esta en sus patios, los vecinos de la finca maravillados por el hecho de que las vacas vivían en tan insólito palacio, llegaron a darle el famoso nombre como ahora se le conoce, ‘’Palacio de las vacas’’

A partir de este hecho, unos años después, cambiando de función, paso a ser escuela de señoritas, primaria, secundaria, tapicería, carpintería, teatro y hasta se dice que llegó a ser burdel. En los últimos tiempos, su Antepenúltima propietaria, a mitad del siglo XX intentó destruir la edificación, llegando a colocar cemento en los bajantes, con el propósito de hacer colapsar los techos, lo cual por cierto, daño totalmente los frescos en los techos de la segunda planta de la finca. Al no lograr su cometido vendió la casa a Alexandria Muir, una estadounidense, la cual nunca radico en esta, quedando de nuevo en el abandono.

A finales de los 90’s Muir puso a la venta este inmueble, pasando a manos de su dueño actual John A. Davis, siendo este también estadounidense, compró la casa que había admirado desde hacía tres años, desde que por primera vez la vio. Vendió todos sus bienes en Estados Unidos mudándose a Guadalajara, compró el Palacio de las Vacas con el fin de rescatarla.

Arquitectura[editar]

El Edificio de estilo ecléctico, estilo arquitectónico muy utilizado a finales del siglo XIX en México, tiene matices de arquitectura morisca y arquitectura Europea. Originalmente su extensión llegaba hasta la calle Reforma, y se construyeron 24 habitaciones, dos comedores, una capilla propia, 4 patios y diez baños.

Como parte de este, cuenta con murales del artista plástico Xavier Guerrero (discípulo de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros ) al cual se le encargo embellecer muros y techos de la residencia con 80 murales, con una extensión de 300 m2 en total tardando 11 años en finalizarlos, Estos cuentan con una gran influencia francesa del Art Noveau y abarcan distintas temáticas como lo son las escenas mitológicas (cargados de erotismo), escenas religiosas , escenas sociales contemporáneas a la época, escenas de paisajes del estado y algunas escenas del viaje familiar que llegaron a hacer a Europa la familia de Segundo Díaz.

Estado actual[editar]

A finales del siglo XX la casa se encontraba en un desalentador estado de abandono, hasta que el estadounidense, John Davis, quedando maravillado con la casa, adquirió la finca e invirtiéndole gran capital para su restauración y mantenimiento.

A pesar de los esfuerzos de John Davis por salvar el palacio, los murales siguen en gran peligro, por la amenaza de la humedad, el sol, y de los autobuses que transitan frente al edificio, afectando la estabilidad de estos.

Existen varias propuestas para su rescate aunque actualmente no se ha consolidado en si alguna, a pesar de eso se ha apoyado con la difusión de esta, y hasta ahora lo único que ha podido lograr es que la Secretaría de Turismo autorizara recorridos turísticos con el fin de informar y concientizar a la sociedad sobre la importancia del cuidado al patrimonio histórico de la ciudad.


Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]