Pabellones Güell

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pabellones de la finca Güell
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Pavellons Güell01.jpg
Declaración 24 de julio 1969
Figura de protección Monumento
Código RI-51-0003822
Coordenadas 41°23′22″N 2°07′09″E / 41.38932216, 2.11927101Coordenadas: 41°23′22″N 2°07′09″E / 41.38932216, 2.11927101
Ubicación Av. de Pedralbes 7, Barcelona, Flag of Spain.svg España
Construcción 1883-1887
Estilos predominantes Modernista
[editar datos en Wikidata]

Los pabellones de la Finca Güell (o, sencillamente, pabellones Güell) son una serie de edificaciones situadas en el barrio de Pedralbes, en Barcelona, obra del arquitecto modernista Antoni Gaudí, construidos entre 1883 y 1887.

Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí (1883-1888), periodo en que el arquitecto realiza una serie de obras de marcado gusto oriental, inspiradas en el arte del Próximo y Lejano Oriente (India, Persia, Japón), así como en el arte islámico hispánico, principalmente el mudéjar y nazarí. Gaudí emplea con gran profusión la decoración en azulejo cerámico, así como los arcos mitrales, cartelas de ladrillo visto y remates en forma de templete o cúpula.[1]

Historia y descripción[editar]

Gaudí recibió el encargo de parte de su gran mecenas, el conde Eusebi Güell. Éste había conocido la obra de Gaudí en la Exposición Universal de París de 1878, fecha en la que empezó una larga amistad y un gran número de encargos como el Palacio Güell, las Bodegas Güell, los Pabellones Güell de Pedralbes, el Parque Güell y la Cripta de la Colonia Güell en Santa Coloma de Cervelló.

Reja de entrada a los Pabellones.

Güell tenía una finca en Les Corts de Sarrià, unión de dos terrenos conocidos como Can Feliu y Can Cuyàs de la Riera.[2] El arquitecto Joan Martorell, uno de los maestros de Gaudí, había construido un palacete de aire caribeño, derribado en 1919, en cuyo lugar se construyó el Palacio Real de Pedralbes. Gaudí recibió el encargo de reformar la casa y construir un muro de cerca y los pabellones de portería.[3] En la casa construyó unas escaleras monumentales, un mirador, un templete y un picadero al aire libre, todo ello destruido en 1919 para la construcción del Palacio Real. En el resto de la finca, construyó el muro de cerca, la portería, las caballerizas y el picadero, que son los elementos que aún se conservan.[4]

Templete de los Pabellones.

Gaudí hizo un proyecto de aire oriental, que recuerda en ocasiones al arte mudéjar.[5] Realizó el muro de mampostería con varias puertas, destacando la principal con una reja de hierro en forma de dragón, con ojos de cristal, obra del herrero Joan Oñós. Dicha figura representaría a Ladón, el dragón guardián del Jardín de las Hespérides, vencido por Hércules en su undécimo trabajo -episodio que narra Jacint Verdaguer en su poema La Atlántida, dedicado a Antonio López y López, primer marqués de Comillas, que era el suegro de Eusebi Güell, donde podemos percibir el posible origen de la figura de entrada a los pabellones-. Encima del dragón hay un naranjo hecho de antimonio, alusivo también a las Hespérides. La forma del dragón corresponde a la posición de las estrellas de la constelación de la Serpiente, en la que fue convertido Ladón como castigo por el robo de las naranjas.[6] Según diversos testimonios, originalmente este dragón era polícromo, y tenía un mecanismo para articular sus garras.[7]

Las otras tres puertas de acceso a la finca perdieron funcionalidad con la apertura de la avenida Diagonal: una de ellas se encuentra todavía frente al cementerio de Les Corts, aunque su reja de hierro se trasladó a la Casa-Museo Gaudí del Parque Güell; otra fue restaurada en 1982 por la Universidad de Barcelona y situada junto al Instituto de Geología Francesc Almera; y la tercera fue demolida al construir la Facultad de Farmacia, pero reconstruida en 1957 junto a este edificio.[8]

Maqueta de los pabellones, en Catalunya en Miniatura.

Los pabellones constan de caballeriza, picadero y portería: la caballeriza es de base rectangular, cubierta con una serie de bóvedas tabicadas sustentadas en arcos catenarios; el picadero es de base cuadrada, con una cúpula de perfil hiperboloidal, rematada por una linterna; la portería consta de tres pequeñas edificaciones, la central de planta poligonal y cúpula hiperbólica, y otras dos más pequeñas de planta cúbica. Las tres están rematadas por unos ventiladores en forma de chimeneas, recubiertas de cerámica.[9] La obra está realizada con ladrillo visto de diversas tonalidades entre el rojo y el amarillo, y recubierta de cristal de colores; en ciertas secciones utilizó también bloques prefabricados de cemento.[10]

Puerta este de la finca Güell, junto a la Facultad de Farmacia.

Gaudí también se encargó parcialmente del diseño de los jardines de la finca, construyendo dos fuentes y una pérgola, y plantando diversos tipos de plantas mediterráneas (pinos, eucaliptos, palmeras, cipreses y magnolias).[10] Todavía subsiste la Fuente de Hércules junto al Palacio Real de Pedralbes, restaurada en 1983; contiene un busto del héroe mitológico griego, sobre una pila con el escudo de Cataluña y un caño con forma de dragón chino.[11]

En 1969 los Pabellones Güell fueron declarados Monumento Histórico-Artístico de Carácter Nacional.[12] Entre 1968 y 2008 fueron sede de la Real Cátedra Gaudí, perteneciente a la Universidad Politécnica de Cataluña. Igualmente, en sus terrenos se situó el Jardín Botánico de la Facultad de Biología. En 2015 se abrieron los Pabellones al público, después de una restauración de los mismos.[13]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]