Párpado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Párpados
Latín [TA]: palpebrae
TA A15.2.07.024
Arteria Arteria lagrimal, arterias palpebrales mediales
Enlaces externos
Gray pág.1025
MeSH Eyelids
FMA 54437 75178, 54437

El párpado es un pliegue de piel par (superior e inferior) y músculo-mucoso móvil que cubre a los ojos. Está compuesto por la membrana conjuntiva palpebral, en contacto con el globo ocular; el tarso (el “esqueleto” del ojo), una capa de notable espesor, pero flexible; el músculo orbicular, que le da su movilidad, y la piel exterior.[1]​ Su función es la protección del ojo y la humectación del mismo mediante las secreciones lagrimales. Por otra parte, el reflejo del parpadeo protege al ojo de cuerpos extraños.

Etimología[editar]

La palabra párpado viene del supuesto término latín vulgar palpetrum, proveniente del latín palpebra, de donde viene pálpebra. Está compuesta por el verbo palpare, "palpar" o "palpitar", y el sufijo brum-bra equivalente a fero, que indica "llevar" (al igual que vértebra o cerebro).[2]

Anatomía[editar]

En el interior del tarso se encuentran las glándulas de Meibomio, de forma alargada, que ocupan toda la altura del párpado. Hay entre 30 y 40 de estas glándulas en el párpado superior. Secretan una sustancia grasa que sirve para lubricar el deslizamiento del párpado. En el párpado también hay glándulas de Zeiss (sebáceas) y glándulas de Moll (sudoríparas), aunque son diferentes de las que aparecen en el resto del cuerpo.[cita requerida]

Además, entre la conjuntiva y el tarso existen las glándulas lagrimales de Krause y Wolfring, y en el borde libre de cada párpado se encuentran dos o tres filas de pelos pequeños, las pestañas, cada una con sus respectivas glándulas ciliar, sudorípara y sebácea.[cita requerida]

Patologías[editar]

  • La inflamación de estas glándulas puede producir:
Orzuelo
  1. Orzuelo: infección de alguna glándula de Zeiss o de alguna glándula de Moll; se presenta como un edema del párpado, con hinchazón y purulencia.[3]
  2. Chalazión: es el resultado de la inflamación crónica de una glándula de Meibomio, que provoca la retención de la secreción sebácea.[4]
  • Son frecuentes, y en general poco graves, las mioquimias palpebrales, contracciones leves de la fibra muscular del párpado, que producen un pequeño pero incómodo temblor.[5]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Rohen, Johannes W.; Yokochi, Chihiro; Lütjen-Drecoll, Ellie (2002). Atlas de anatomía humana (5a. edición). Mediterráneo. p. 140. ISBN 84-8174-646-0. 
  2. «Etimología de párpado».  Diccionario etimológico [1]
  3. Tango (9 de febrero de 2014). «Protuberancia en el párpado». NIH. Consultado el 9 de octubre de 2015. 
  4. «Chalazión». AAPOS. Consultado el 9 de octubre de 2015. 
  5. Rodríguez-Ponga, Alfonso (29 de noviembre de 2011). «El parpadeo involuntario del párpado». ERSARP. Archivado desde el original el 11 de enero de 2012.