Oxígeno líquido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El oxígeno líquido nombre antiguo, dioxígeno líquido, nombre actual (también denominado LOx, LOX o Lox en la industria aeroespacial, submarina y del gas) es la forma líquida del dioxígeno. Tiene un color azul pálido y es fuertemente paramagnético. La densidad del dioxígeno líquido es de 1,141 g/cm³ (1141 kg/m³) y es criogénico. Su punto de congelación es 50,9 K (-222,65 °C); el punto de ebullición es 90,122 K (-182,96 °C) a 101,325 kPa (760 mm Hg). En el comercio, el dioxígeno líquido está clasificado como un gas industrial y ha sido extensamente usado con propósitos industriales y médicos. El dioxígeno líquido se obtiene del dioxígeno natural que se encuentra en el aire mediante destilación fraccionada compuesta. El dioxígeno líquido tiene una relación de compresión de 843:9, y por esto actualmente se usa en aviones comerciales y militares.

Propiedades físicas[editar]

El oxigeno líquido tiene un color azul pálido y es fuertemente para magnético; puede ser suspendido entre los polos de un potente imán de herradura. El oxígeno líquido tiene una relación de expansión de 1:861 bajo 1 atmósfera estándar (100 kPa) y 20 °C (68 °F), y debido a esto, se utiliza en algunos aviones comerciales y militares como fuente de oxígeno para respirar.

Debido a su naturaleza criogénica, el oxígeno líquido puede causar que los materiales que toca se vuelvan extremadamente frágiles. El oxígeno líquido es también un agente oxidante muy potente: materiales orgánicos se queman rápida y enérgicamente en oxígeno líquido. Además, si se remojan en oxígeno líquido, algunos materiales como ladrillos de carbón, negro de humo, e tc, pueden detonar de forma impredecible ante fuentes de ignición tales como llamas, chispas o el impacto de los golpes de luz. Productos petroleoquímicos, incluyendo el asfalto, a menudo exhiben este comportamiento.

Historia[editar]

En 1845 Michael Faraday ya había conseguido licuar la mayoría de los gases que entonces se conocían. Seis gases, sin embargo, resistieron todo intento de licuefacción[1]​ y eran conocidos en la época como "gases permanentes". Eran dioxígeno, dihidrógeno, dinitrógeno, monóxido de carbono, metano y óxido nítrico.

En 1877, Louis Paul Cailletet (1832-1913), en Francia, y Raoul Pictet (1846-1929), en Suiza, lograron producir las primeras gotas de aire líquido.

La primera cantidad líquida de dioxígeno líquido medible fue producida por los profesores polacos Zygmunt Florenty Wróblewski y Karol Olszewski (Universidad Jaguelónica de Cracovia) el 5 de abril 1883.

Kerolox[editar]

Entre las muchas aplicaciones del dioxígeno líquido se encuentra su uso como comburente para la propulsión de cohetes espaciales, habitualmente utilizando RP-1 como combustible, en la combinación que se ha venido a denominar Kerolox.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Cryogenics. Scienceclarified.com. Consultado el 22 de febrero de 2012.

Enlaces externos[editar]