Overhaul

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Overhaul

Las aeronaves necesitan de un servicio de mantenimiento preventivo y correctivo realizado por individuos capaces de desmontar las partes de estos vehículos.

Cada componente debe ser inspeccionado regularmente en búsqueda de señales de desgaste o avería. Aunque un defecto no sea peligroso, puede reducir la eficacia, algo que en términos logísticos seguramente resulte muy caro.

El mantenimiento (Overhaul) es una compleja tarea que abarca el trabajo en las estructuras, interiores, sistemas y aviónica. Los elementos que componen la aeronave se montan y se desmontan, ateniéndose a un procedimiento de revisiones que siguen normativas nacionales e internacionales y tomando como variable fundamental la cantidad de horas de vuelo.[1]

Algunas revisiones son tan importantes que requieren del completo desmantelamiento del avión, de modo que sea posible ver el estado y funcionamiento de los elementos de fijación, las uniones de las planchas del fuselaje y también de las alas.

Tipos de mantenimiento[editar]

Existen dos tipos de mantenimiento:

No programado: se realiza cuando se detecta un desperfecto que debe solucionarse.

Programado: incluye una revisión sistemática y estricta en cuanto al cumplimiento de las certificaciones de aeronavegabilidad, con el objetivo de volver a adquirir el nivel suficiente de confianza para volar.

Con las instrucciones del avión siempre a mano, se puede trabajar y garantizar que todas las piezas procedan como corresponde. Esta documentación es suministrada por los fabricantes, pero complementada con el material facilitado por las compañías aéreas.

Mantenimiento programado[editar]

En rasgos generales, el mantenimiento programado de una aeronave se divide en tres grupos:

  • De Tránsito: es un examen que se realiza previo a cada vuelo, verificando el estado general del vehículo: deterioros superficiales y estructurales en las ruedas, el aceite, los registros, el panel de acceso, entre otros.
  • Diaria: es una revisión que suele realizarse antes de volar, como primera medida de que todo esté en orden. Se evalúa el estado general del avión, aunque en ella también corresponde el planeamiento de acciones correctivas si se encontraran desperfectos.
  • Revisión S: se aplica al cumplir las 100 horas de vuelo. Aquí entran factores externos como la seguridad alrededor del avión. Se refaccionan desperfectos y también se incluye un service al vehículo. Además se comprueban la cantidad de fluidos disponibles.

Overhaul programado[editar]

En el Overhaul programado, se circunscribe el denominado mantenimiento menor, el cual también se divide en tres grupos:

Revisión A: Abarca una inspección general de los sistemas, los componentes y la estructura para verificar la integridad del avión tanto por dentro, como por fuera.

Revisión B: Es más profunda que la revisión A. Revisa la seguridad de los sistemas, los componentes y la estructura. También incluye el service y la corrección de aquellos elementos que sean necesarios.

Revisión C: Constituye por consiguiente, un grado mayor de complejidad que la revisión B. Es una inspección extensa e intensiva que se distribuye por las diversas áreas y zonas (internas – externas) del avión. Se incluyen los sistemas, las instalaciones así como la estructura visible.

Una vez que se comprueba el correcto estado técnico –y operativo- de los componentes, es que podemos decir que la reparación está completa, que el avión se encuentra “overhauleado”. Esta comprende la sustitución de todas las piezas que indiquen los estándares de seguridad, aunque al momento de la revisión se encuentren en buen estado. Todos los repuestos deben ser nuevos y originales, dando como resultado cambios en los motores, trenes de aterrizaje y elementos técnicos. La sustitución también se efectúa en los sistemas eléctricos e hidráulicos.

Una vez que el Overhaul culmina, es necesario probar el funcionamiento de los nuevos elementos, refuerzos y ensamble de estas piezas. Los controles se realizan tanto en tierra, como en el aire, donde se destaca el vuelo de pruebas. En este, el avión pasa por determinados ensayos (situaciones límites) que verifican cada uno de los dispositivos.

Se suelen detener uno a uno los motores, se re-enciende la aeronave, hay virajes pronunciados, reducciones de velocidad y pérdidas de sustentación. Se estudia principalmente el poder de recuperación del avión frente a estas situaciones, la respuesta de los motores, los trenes de aterrizaje, los flaps, los móviles y la navegación automatizada.

Si todos ellos funcionan correctamente, entonces, podemos considerar que el avión está “como nuevo”, es decir, con cero horas de vuelo.

Referencias[editar]

  1. «Aerocore Chile». Archivado desde el original el 8 de abril de 2015. Consultado el 20 de abril de 2015.