Optimización de la tasa de conversión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La optimización de la tasa de conversión o CRO (del inglés, conversion rate optimization), es una disciplina del marketing digital orientada a mejorar el porcentaje de visitantes de una página web que se convierten en clientes[1]​ o, de forma más general, que realizan cualquier acción deseada en dicha web.[2]

Historia[editar]

La optimización de la tasa de conversión en línea (o simplemente la optimización web) surgió de la necesidad de los comercios electrónicos de mejorar el rendimiento de sus páginas webs después de la burbuja de las puntocom. A principios de la década de 2000, el crecimiento de la competencia, la mejora de las herramientas de análisis de sitios web y la importancia de la usabilidad, provocó que los especialistas en marketing empezarán a revisar sus estrategias y a mejorar la experiencia de usuario de sus webs.

En 2004, las nuevas herramientas permitieron experimentar con el diseño de la web y los contenidos para determinar qué diseños, textos, ofertas e imágenes tenían un mejor rendimiento. Esta forma de optimización se aceleró en 2007 con la introducción de Google Website Optimizer.[3]​ Hoy, la optimización y la conversión son aspectos clave de muchas campañas de marketing digital. Una investigación realizada entre especialistas en marketing en 2014, mostró, por ejemplo, que el 59% de los encuestados pensaba que el CRO era "crucial para su estrategia general de marketing digital".[4]

Esta optimización comparte muchos principios con el marketing directo: hace hincapié en el seguimiento ("tracking"), el testeo y la mejora continua. El marketing directo se popularizó a principios del siglo XX y fue promovido por grupos industriales como la Direct Marketing Association (1917).[5]

Importancia del CRO en los negocios online[editar]

Actualmente la competencia en el mercado digital es feroz en todos los sectores y antes de lanzar un negocio online es imprescindible trabajar todas estas áreas[6]

  1. Prototipado y selección de todos los elementos que estarán presentes en la web
  2. Elección de tecnología
  3. Diseño
  4. Experiencia de usuario (UX)
  5. Analítica digital
  6. Captación de tráfico online orgánico (SEO)
  7. Captación de tráfico pagado mediante campañas de publicidad online (SEM)

La metodología de mejora de tasas de conversión (CRO) permite cohesionar todos estos campos mediante la aplicación de estas técnicas:

  • Uso de buenas prácticas, persuasión, estándares y recomendaciones de diseño orientado a la conversión.
  • Test A/B para mejora continua de conversión
  • Personalización web para adaptarla al usuario

Incluir CRO y estas técnicas como parte de la estrategia digital permite incrementar la tasa de éxito de los negocios digitales, mejorando la transformación de visitantes en clientes y leads.

Su aplicación es fundamental para conseguir negocios digitales estables, duraderos y con un retorno de la inversión apropiado a largo plazo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Kahled, Saleh and Shukairy, Ayat (2011). Conversion Optimization: The Art and Science of Converting Prospects into Customers, p. 2. O'Reilly Media, Sebastopol. ISBN 978-1-449-37756-4.
  2. Ash, Tim and Page, Rich and Ginty, Maura (2012). Landing Page Optimization, p. 13. Wiley & Sons, Indianapolis. ISBN 9780470610121.
  3. Page, Rich (2012). Website Optimization: An Hour a Day, Wiley & Sons, Indianapolis. ISBN 978-1-118-19651-9.
  4. Conversion Rate Optimization Report 2014. London: Econsultancy. 2014. Consultado el 2 de diciembre de 2014. 
  5. DMA. «About the Direct Marketing Association». Consultado el 11 de enero de 2018. 
  6. Tayar López, Ricardo (2018). CRO, diseño y desarrollo de negocios digitales: guía práctica para definir y mejorar su conversión. Anaya Multimecia. ISBN 9788441539570. Consultado el 28 de marzo de 2018.