Masturbación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Onanismo»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La masturbación es la estimulación sexual de los propios genitales para la excitación sexual u otro placer sexual, generalmente hasta el punto del orgasmo.[1][2][3]​ La estimulación puede involucrar manos, dedos, objetos cotidianos, juguetes sexuales como vibradores o combinaciones de estos.[1][2]​ La masturbación mutua es la masturbación con una pareja sexual,[3][4]​ y puede incluir la estimulación manual de los genitales de la pareja (dedos o una paja), o usarse como una forma de sexo sin penetración.[5]

Una mujer masturbándose estimulando su vulva - Mujer sentada con los muslos abiertos de Gustav Klimt (1916)
Un hombre masturbándose estimulando su pene

La masturbación es frecuente en ambos sexos y a cualquier edad. Se han atribuido varios beneficios médicos y psicológicos a una actitud saludable hacia la actividad sexual en general y la masturbación en particular. No se conoce una relación causal entre la masturbación y cualquier forma de trastorno mental o físico.[6][7]​ En el mundo occidental, la masturbación en privado o en pareja generalmente se considera una parte normal y saludable del disfrute sexual.

La masturbación se ha representado en el arte desde tiempos prehistóricos, y se menciona y se discute en escritos muy tempranos. En los siglos XVIII y XIX, algunos teólogos y médicos europeos lo describieron como "atroz", "deplorable" y "espantoso", pero durante el siglo XX estos tabúes en general disminuyeron. Ha habido un aumento en la discusión y la representación de la masturbación en el arte, la música popular, la televisión, el cine y la literatura. Hoy, las religiones varían en sus puntos de vista sobre la masturbación; algunos lo ven como una práctica espiritualmente perjudicial, algunos lo ven como no espiritualmente perjudicial, y otros lo ven como una situación. El estatus legal de la masturbación también ha variado a lo largo de la historia y la masturbación en público es ilegal en la mayoría de los países.[8]​ La masturbación animal se ha observado en muchas especies, tanto en la naturaleza como en cautiverio.[9][10][11]

Etimología

La palabra inglesa masturbación se introdujo en el siglo XVIII, basada en el verbo latino masturbari, junto con el onanismo ligeramente anterior. El verbo latino masturbari es de origen incierto. Las derivaciones sugeridas incluyen una palabra no certificada para pene, *mazdo, afín al griego mézea μέζεα, "genitales", o alternativamente una corrupción de un *manusturpare ("contaminar con la mano") no comprobado, por asociación con turbare "molestar".[12][13]

Terminología

Si bien la masturbación es la palabra formal para esta práctica, muchas otras expresiones son de uso común. Términos como jugar con uno mismo, darse placer a uno mismo y jerga como paja,[14]masturbarse,[15]​ y follar son comunes. El auto-abuso y la auto-contaminación eran comunes en los primeros tiempos modernos y todavía se encuentran en los diccionarios modernos. Existe una gran variedad de otros eufemismos y disfemismos que describen la masturbación. Para obtener una lista de términos, consulte la entrada para masturbación en Wikcionario.

Técnicas

Masturbación general

Dos vibradores en una tienda para adultos

La masturbación implica tocar, presionar, frotar o masajear el área genital de una persona, ya sea con los dedos o contra un objeto como una almohada; introducir los dedos o un objeto en la vagina o el ano; y estimular el pene o la vulva con un vibrador eléctrico, que también se puede insertar en la vagina o el ano. También puede implicar tocar, frotar o pellizcar los pezones u otras zonas erógenas mientras se masturba. Ambos sexos a veces aplican lubricantes para reducir la fricción.

Leer o ver pornografía, fantasías sexuales u otros estímulos eróticos puede provocar un deseo de liberación sexual, como la masturbación.

Algunas personas obtienen placer sexual insertando objetos, como sonidos uretrales, en la uretra (el conducto a través del cual fluye la orina y, en los hombres, el semen),[16]​ una práctica conocida como juego uretral o "sondeo".[17]​ A veces se utilizan otros objetos como bolígrafos y termómetros, aunque esta práctica puede provocar lesiones o infecciones.[18]​ Algunas personas se masturban usando máquinas que simulan el coito.

Los hombres y las mujeres pueden masturbarse hasta que estén cerca del orgasmo, detenerse por un momento para reducir la excitación y luego reanudar la masturbación. Pueden repetir este ciclo varias veces. Esta acumulación de "parar y seguir", conocida como "bordear", puede lograr orgasmos aún más fuertes.[19]​ En raras ocasiones, las personas abandonan la estimulación justo antes del orgasmo para retener la energía elevada que normalmente desciende después del orgasmo.[20]

Masturbación masculina

Las posiciones comunes incluyen acostarse boca arriba o boca abajo, sentarse, ponerse en cuclillas, arrodillarse o pararse.

La técnica de masturbación más común entre los hombres es sujetar el pene con un puño suelto y luego mover la mano hacia arriba y hacia abajo por el eje. Este tipo de estimulación suele ser todo lo que se requiere para alcanzar el orgasmo y la eyaculación. La velocidad del movimiento de la mano varía durante la sesión de masturbación.

Las técnicas de masturbación masculina pueden diferir entre los hombres que han sido circuncidados y los que no. Algunas técnicas que pueden funcionar para un individuo pueden resultar difíciles o incómodas para otro. Para los hombres que no han sido circuncidados, la estimulación del pene generalmente proviene del "bombeo" del prepucio, mediante el cual el prepucio se sostiene y se desliza hacia arriba y hacia abajo sobre el glande, que, según la longitud del prepucio, está total o parcialmente cubierto y luego descubierto con un movimiento rápido. El prepucio exterior se desliza suavemente sobre el prepucio interior. El glande en sí puede ensancharse y alargarse a medida que continúa la estimulación, volviéndose de color ligeramente más oscuro, mientras que la acción de deslizamiento del prepucio reduce la fricción. Esta técnica también puede ser utilizada por algunos hombres circuncidados que tienen suficiente exceso de piel restante de su circuncisión.

Francisco, rey consorte de España (derecha) masturbándose mientras su esposa, Isabel II, mantiene relaciones sexuales con Carlos Marfori, su ministro de Ultramar. Caricatura satírica, 1868

Para los varones circuncidados, en los que el glande está mayor o completamente descubierto, esta técnica crea un contacto más directo entre la mano y el glande. Para evitar la fricción, la irritación y el dolor de esta fricción resultante, algunos pueden preferir usar un lubricante personal, crema de masturbación o saliva.

La piel del eje también se puede deslizar hacia adelante y hacia atrás con solo el dedo índice y el pulgar envueltos alrededor del pene. Una variación de esto es colocar los dedos y el pulgar sobre el pene como si estuviera tocando una flauta, y luego moverlos hacia adelante y hacia atrás. Acostado boca abajo sobre una superficie cómoda, como un colchón o una almohada, se puede frotar el pene contra él. Esta técnica puede incluir el uso de un simulacro o vagina artificial.

El masaje de próstata es otra técnica utilizada para la estimulación sexual, a menudo para alcanzar el orgasmo. La próstata a veces se conoce como el "punto G masculino" o el punto P.[21]​ Algunos hombres pueden alcanzar el orgasmo mediante la estimulación de la glándula prostática, estimulándola con un dedo bien lubricado o un consolador insertado a través del ano hasta el recto, y los hombres que informan de la sensación de estimulación de la próstata a menudo dan descripciones similares a los relatos de las mujeres sobre la estimulación del punto G.[22][23]​ La estimulación de la próstata puede producir orgasmos más intensos que la estimulación del pene. Estimular la próstata desde el exterior, mediante la presión sobre el perineo, también puede ser placentero.

La masturbación anal sin estimulación de la próstata, con los dedos o de otro modo, es también otra técnica que algunos hombres disfrutan. Dado que los músculos del ano se contraen durante el orgasmo, la presencia de un objeto que mantenga abierto el esfínter puede fortalecer la sensación de las contracciones e intensificar el orgasmo.[24]​ La práctica puede ser placentera debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas en el área anal y debido a la estimulación adicional que se obtiene al estirar los músculos del esfínter anal mientras se inserta el dedo. Es aconsejable un lubricante personal de buena calidad tanto para aumentar la sensación placentera como para facilitar la inserción. Algunas personas prefieren simplemente estimular el anillo exterior del ano, mientras que otras lo seguirán insertando uno o más dedos.

Hay muchas otras variaciones en las técnicas de masturbación masculina. Los hombres también pueden frotar o masajear el glande, el borde del glande y el delta frenular. Algunos hombres colocan ambas manos directamente sobre su pene durante la masturbación, mientras que otros pueden usar su mano libre para acariciar sus testículos, pezones u otras partes de su cuerpo. Los pezones son zonas erógenas y la estimulación vigorosa de ellos durante la masturbación generalmente hace que el pene se ponga erecto más rápidamente de lo que lo haría de otra manera. Algunos pueden mantener la mano estacionaria mientras la bombean con empujes pélvicos para simular los movimientos de las relaciones sexuales. Algunos pueden acostarse boca abajo y frotar sus genitales contra la sábana u otra superficie, una técnica llamada masturbación boca abajo.[25]​ En un baño o ducha, un hombre puede dirigir el agua a través de un cabezal de ducha de mano a su frenillo, testículos o perineo. Otros también pueden usar vibradores y otros dispositivos sexuales más comúnmente asociados con la masturbación femenina.

Una técnica de control de la eyaculación algo controvertida consiste en ejercer presión sobre el perineo, aproximadamente a la mitad entre el escroto y el ano, justo antes de eyacular. Sin embargo, esto puede redirigir el semen hacia la vejiga (lo que se conoce como eyaculación retrógrada).

Masturbación femenina

La masturbación femenina implica acariciar o frotar la vulva de una mujer, especialmente su clítoris, con el dedo índice o medio, o con ambos. A veces, se pueden insertar uno o más dedos en la vagina para acariciar su pared frontal donde puede estar ubicado el punto G.[26]​ Las ayudas para la masturbación, como un vibrador, un consolador o bolas chinas, también se pueden utilizar para estimular la vagina y el clítoris. Muchas mujeres acarician sus senos o estimulan un pezón con la mano libre y algunas también disfrutan de la estimulación anal. A veces se usa lubricante personal durante la masturbación, especialmente cuando se trata de penetración, pero esto no es universal y muchas mujeres encuentran suficiente su lubricación natural.

Al igual que los hombres, las posiciones comunes para la masturbación femenina incluyen acostarse boca arriba o boca abajo, sentarse, ponerse en cuclillas, arrodillarse o pararse. En un baño o ducha, una mujer puede dirigir el agua a través de un cabezal de ducha de mano a su clítoris, vulva o perineo. Acostado boca abajo uno puede usar las manos, uno puede sentarse a horcajadas sobre una almohada, la esquina o el borde de la cama, la pierna de un compañero o alguna ropa arrugada y "jorobar" la vulva y el clítoris contra ella. De pie, se puede usar una silla, la esquina de un mueble o incluso una lavadora para estimular el clítoris a través de los labios y la ropa. Algunos se masturban solo aplicando presión sobre el clítoris sin contacto directo, por ejemplo, presionando la palma o la palma de la mano contra la ropa interior u otra ropa. En la década de 1920, Havelock Ellis informó que las costureras de principios de siglo que usaban máquinas de coser a pedal podían alcanzar el orgasmo sentándose cerca del borde de sus sillas.[27]

Las mujeres pueden estimularse sexualmente cruzando las piernas con fuerza y ​​apretando los músculos de las piernas, creando presión sobre los genitales. Potencialmente, esto se puede hacer en público sin que los observadores se den cuenta. Los pensamientos, fantasías y recuerdos de instancias anteriores de excitación y orgasmo pueden producir excitación sexual. Algunas mujeres pueden tener un orgasmo espontáneamente solo por la fuerza de la voluntad, aunque esto puede no calificar estrictamente como masturbación, ya que no se trata de un estímulo físico.[28][29]

Los terapeutas sexuales a veces recomendarán que las pacientes se tomen un tiempo para masturbarse hasta el orgasmo, por ejemplo, para ayudar a mejorar la salud y las relaciones sexuales, para ayudar a determinar qué es lo que les agrada eróticamente y porque la masturbación mutua puede conducir a relaciones sexuales más satisfactorias y mayor intimidad.

Masturbación mutua

La obra de arte de 1925 de Gerda Wegener "Les delassements d'Eros" ("Las Recreaciones de Eros"), que representa la actividad sexual de dos mujeres

La masturbación mutua involucra a dos o más personas que se estimulan sexualmente, generalmente con las manos. Puede ser practicado por personas de cualquier orientación sexual y puede formar parte de otra actividad sexual. Puede usarse como juego previo o como una alternativa a la penetración sexual. Cuando se usa como una alternativa a la penetración pene-vaginal, el objetivo puede ser preservar la virginidad o evitar el riesgo de embarazo.[30][31]

La masturbación mutua se puede practicar en parejas o en grupos con o sin tocar a otra persona, por ejemplo:

  • Masturbación mutua sin contacto: dos personas masturbándose en presencia de la otra pero sin tocarse.
  • Póngase en contacto con la masturbación mutua: una persona que toca a otra para masturbarse. La otra persona puede hacer lo mismo durante o después.
  • Grupo sin contacto: más de dos personas masturbándose en presencia de la otra en un grupo, pero sin tocarse.
  • Grupo de contacto: más de dos personas tocándose físicamente para masturbarse en grupo.
  • Juegos previos de masturbación mutua: la estimulación manual de los genitales del otro donde la sesión eventualmente conduce a la relación sexual.[32]

Frecuencia, edad y sexo

La frecuencia de la masturbación está determinada por muchos factores, por ejemplo, la resistencia a la tensión sexual, los niveles de hormonas que influyen en la excitación sexual, los hábitos sexuales, las influencias de los compañeros, la salud y la actitud hacia la masturbación formada por la cultura; E. Heiby y J. Becker examinaron este último.[33]​ Las causas médicas también se han asociado con la masturbación.[34][35][36]

Diferentes estudios han encontrado que la masturbación es frecuente en humanos. Los estudios de Alfred C. Kinsey de la década de 1950 sobre la población de Estados Unidos han demostrado que el 92% de los hombres y el 62% de las mujeres se han masturbado durante su vida. Se han encontrado resultados similares en una encuesta de probabilidad nacional británica de 2007. Se encontró que, entre las personas de 16 a 44 años, el 95% de los hombres y el 71% de las mujeres se masturban en algún momento de sus vidas. El 73% de los hombres y el 37% de las mujeres informaron haberse masturbado en las cuatro semanas anteriores a la entrevista, mientras que el 53% de los hombres y el 18% de las mujeres informaron haberse masturbado en los siete días anteriores.[37]

El Manual Merck dice que el 97% de los hombres y el 80% de las mujeres se han masturbado y que, en general, los hombres se masturban más que las mujeres.[38]

La masturbación se considera normal cuando la realizan los niños,[39][7][40]​ incluso en la primera infancia. En 2009, el Sheffield NHS Health Trust publicó un panfleto llamado "Pleasure" que discutía los beneficios para la salud de la masturbación. Esto se hizo en respuesta a los datos y la experiencia de otros estados miembros de la UE para reducir el embarazo adolescente y las ITS (ETS) y promover hábitos saludables.

En el libro Human Sexuality: Diversity in Contemporary America, de Strong, Devault y Sayad, los autores señalan: "Un bebé puede reír en su cuna mientras juega con su pene erecto". "Las niñas a veces mueven sus cuerpos rítmicamente, casi violentamente, pareciendo experimentar un orgasmo". Los ginecólogos italianos Giorgio Giorgi y Marco Siccardi observaron mediante ultrasonido a un feto femenino que posiblemente se masturbaba y tenía lo que parecía ser un orgasmo.[41]

La creencia popular afirma que las personas de ambos sexos que no mantienen relaciones sexualmente activas tienden a masturbarse con más frecuencia que las que sí lo están; sin embargo, la mayor parte del tiempo esto no es cierto, ya que la masturbación sola o en pareja suele ser una característica de una relación. Contrariamente a esta creencia, varios estudios revelan una correlación positiva entre la frecuencia de la masturbación y la frecuencia de las relaciones sexuales. Un estudio ha informado una tasa significativamente más alta de masturbación en hombres y mujeres homosexuales que estaban en una relación.[42][43][44]

Coon y Mitterer declararon: "Aproximadamente el 70 por ciento de las mujeres y los hombres casados ​​se masturban al menos ocasionalmente".[45][46]

Utilidad evolutiva

La masturbación femenina altera las condiciones de la vagina, el cuello uterino y el útero, de manera que puede alterar las posibilidades de concepción a partir del coito, según el momento de la masturbación. El orgasmo de una mujer entre un minuto antes y 45 minutos después de la inseminación favorece las posibilidades de que ese espermatozoide llegue a su óvulo. Si, por ejemplo, ha tenido relaciones sexuales con más de un hombre, ese orgasmo puede aumentar la probabilidad de embarazo de uno de ellos.[47][48]​ La masturbación femenina también puede brindar protección contra las infecciones del cuello uterino al aumentar la acidez del moco cervical y sacar los desechos del cuello uterino.[48]

En los machos, la masturbación expulsa los espermatozoides viejos con baja motilidad del tracto genital masculino. La siguiente eyaculación contiene más esperma fresco, que tiene mayores posibilidades de lograr la concepción durante el coito. Si más de un hombre tiene relaciones sexuales con una mujer, los espermatozoides con mayor movilidad competirán con mayor eficacia.[49][50][51]

Efectos en la salud

Beneficios

La Asociación Médica Estadounidense declaró la masturbación como normal por consenso en 1972.[52]​ No agota la energía del cuerpo[53]​ ni produce eyaculación precoz.[54]​ El consenso médico es que la masturbación es un hábito médicamente saludable y psicológicamente normal.[55][56][57][58][59][60][61][62]​ Según el Manual de diagnóstico y terapia de Merck, "se considera anormal solo cuando inhibe el comportamiento orientado a la pareja, se realiza en público o es lo suficientemente compulsivo como para causar angustia".[63]

La masturbación en solitario es una actividad sexual que está prácticamente libre de riesgo de infecciones de transmisión sexual.[64]​ Con dos o más participantes, el riesgo de infección de transmisión sexual, aunque no se elimina, sigue siendo menor que con la mayoría de las formas de sexo con penetración. El apoyo a tal punto de vista y para hacer de la masturbación parte del plan de estudios de educación sexual estadounidense, llevó al despido de la Cirujana General de Estados Unidos Joycelyn Elders durante la administración Clinton.

La masturbación entre los adolescentes contribuye a que desarrollen un sentido de dominio sobre los impulsos sexuales y tiene un papel en el desarrollo físico y emocional de los prepúberes y púberes.[65]

Los terapeutas sexuales a veces recomiendan que las pacientes se tomen un tiempo para masturbarse hasta el orgasmo; por ejemplo, para ayudar a mejorar la salud y las relaciones sexuales, para ayudar a determinar qué les agrada eróticamente y porque la masturbación mutua puede conducir a relaciones sexuales más satisfactorias y mayor intimidad.[66][67]Enciclopedia Británica respalda el uso de la masturbación dentro de la terapia sexual.[68]​ Britannica también llama "mitos" a las ideas de que la masturbación sería un comportamiento poco saludable o inmaduro.[69]

La masturbación mutua permite a las parejas de una pareja revelar el "mapa de [sus] centros de placer", y aprender cómo les gusta que los toquen. Cuando el coito es inconveniente o poco práctico, la masturbación mutua brinda a las parejas la oportunidad de obtener la liberación sexual con la frecuencia que deseen.

En muchos círculos de salud mental se sostiene que la masturbación puede aliviar la depresión y conducir a un mayor sentido de autoestima.[70]​ Cuando uno de los miembros de una relación quiere más sexo que el otro, la masturbación puede proporcionar un efecto de equilibrio y promover una relación más armoniosa.[71]

En 2003, un equipo de investigación australiano dirigido por Graham Giles de The Cancer Council Australia[72]​ encontró que los hombres que se masturbaban con frecuencia tenían una menor probabilidad de desarrollar cáncer de próstata, aunque no pudieron demostrar una causalidad directa. Un estudio de 2008 concluyó que la eyaculación frecuente entre las edades de 20 y 40 se correlacionó con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata, mientras que se encontró que la eyaculación frecuente en la sexta década de la vida se correlacionó con un riesgo más bajo.[73]

Un estudio publicado en 1997 encontró una asociación inversa entre la muerte por enfermedad coronaria y la frecuencia del orgasmo, incluso teniendo en cuenta el riesgo de que la isquemia de miocardio y el infarto de miocardio puedan desencadenarse por la actividad sexual.

La asociación entre la frecuencia del orgasmo y la mortalidad por todas las causas también se examinó utilizando el punto medio de cada categoría de respuesta registrada como número de orgasmos por año. La razón de posibilidades ajustada por edad para un aumento de 100 orgasmos por año fue de 0.64 (0.44 a 0.95).

Es decir, apareció una diferencia en la mortalidad entre dos sujetos cuando uno eyaculó alrededor de dos veces por semana más que el otro. Suponiendo un promedio amplio de entre tres y cinco eyaculaciones por semana para hombres sanos, esto significaría de cinco a siete eyaculaciones por semana. Esto es consistente con un artículo de 2003 que encontró que la fuerza de estas correlaciones aumentaba con el aumento de la frecuencia de la eyaculación.[74]

Un estudio de 2008 en la Universidad Médica de Tabriz encontró que la eyaculación reduce los vasos sanguíneos nasales inflamados, liberando las vías respiratorias para una respiración normal. El mecanismo es a través de la estimulación del sistema nervioso simpático y es de larga duración. El autor del estudio sugiere: "Se puede hacer [de] vez en cuando para aliviar la congestión y el paciente puede ajustar el número de relaciones sexuales o masturbaciones según la gravedad de los síntomas".[75]

El clímax sexual deja al individuo en un estado relajado y contento, seguido frecuentemente por somnolencia y sueño.[76][77][78]

Algunos profesionales consideran la masturbación equivalente a un ejercicio cardiovascular.[79]​ Aunque la investigación sigue siendo escasa, quienes padecen trastornos cardiovasculares, en particular los que se recuperan de un infarto, deben retomar la actividad física de forma gradual y con la frecuencia y rigor que su estado físico les permita. Esta limitación puede servir como estímulo para continuar con las sesiones de fisioterapia para ayudar a mejorar la resistencia. En general, el sexo aumenta ligeramente el consumo de energía.[80][81]

Riesgos

Aquellos que insertan objetos como ayuda para la masturbación corren el riesgo de que se atasquen (por ejemplo, como cuerpos extraños en el recto). Hombres y mujeres pueden ser víctimas de este problema. Una mujer ingresó en un hospital alemán con dos lápices en la vejiga, tras perforarse la uretra después de insertárselos durante la masturbación.[82]

Un hombre cuyo pene sufre un traumatismo directo durante el coito o la masturbación puede, en raras ocasiones, sufrir una fractura de pene[83][84][85]​ o desarrollar la enfermedad de La Peyronie.[86]​ La fimosis es "un prepucio contraído (que) puede causar problemas al doler cuando se intenta tirar del prepucio hacia atrás".[87]​ En estos casos, cualquier manipulación energética del pene puede resultar problemática.

Un pequeño porcentaje de hombres tiene síndrome de enfermedad posorgásmica (SEPO), que puede causar dolor muscular intenso en todo el cuerpo y otros síntomas inmediatamente después de la eyaculación, ya sea debido a la masturbación o al sexo en pareja. Los síntomas duran hasta una semana.[88][89][90]​ Algunos médicos especulan que la frecuencia de SEPO "en la población puede ser mayor de lo que se ha informado en la literatura académica",[91]​ y que muchos casos no están diagnosticados.[92]

La masturbación compulsiva y otros comportamientos compulsivos pueden ser signos de un problema emocional, que tal vez deba abordar un especialista en salud mental.[93]​ Como ocurre con cualquier "hábito nervioso", es más útil considerar las causas de la conducta compulsiva que tratar de reprimir la masturbación.[94]

Los bebés y los niños pequeños jugarán con sus genitales de la misma manera que juegan con los oídos o los dedos de los pies. Si tal juego se vuelve absorbente, puede ser necesario buscar una causa subyacente de esto, como que el niño esté tenso y necesite consuelo, o que otros puedan reaccionar de forma exagerada y así reforzar el hábito. Puede ser causado por un tracto urinario de bajo grado o una candidiasis. El niño puede estar sobreestimulado y necesitar ser calmado, o subestimulado y aburrido.

Junto con muchos otros factores, como pruebas médicas, conocimiento sexual inadecuado para la edad, juego sexual y comportamiento precoz o seductor, la masturbación excesiva puede ser un indicador de abuso sexual.[95][96]

Cultura popular

  • Hay muchas palabras que aluden en español a la masturbación masculina, al tiempo que escasean las que se refieren a la femenina. La más extendida es "paja", en general "hacerse una paja", que puede referirse a ambas aunque es más corriente para la masturbación masculina. Otras son "gallarda", "chaqueta", "gayola" o "manola". Todas ellas se consideran vulgares.
  • Los postura de la Iglesia católica sobre la masturbación fueron la inspiración para la canción Todo esperma es sagrado en la película de los Monty Python: El sentido de la vida.
  • En el tema "Yo quiero ser muy promiscuo", del cantautor madrileño Ismael Serrano, el artista pone en boca de su protagonista la afirmación de que "quiere ser muy promiscuo, [...] porque está un poco harto del pecadillo de Onán". El mismo autor en el tema "Canción del amor propio" canta: "...y allá voy, menudo soy, me dedico un arrechucho, sin riesgos, sin contemplaciones, dudo que nada me satisfaga mejor que un servidor".

Véase también

Bibliografía

  • Jesús Ramos (2002), Un encuentro con el placer. La masturbación femenina, Madrid: Espasa - Calpe. ISBN 84-670-0279-4

Referencias

  1. a b Robinson, Jennifer (4 March 2010). «Masturbation – Is Masturbation Normal or Harmful? Who Masturbates? Why Do People Masturbate?». WebMD. Consultado el 17 August 2011. 
  2. a b The Psychology of Human Sexuality. John Wiley & Sons. 2017. p. 402. ISBN 978-1119164708. «Masturbation refers to all solo forms of self-stimulation focusing on the genitals. Masturbation practices vary widely depending upon the individual's body and personal preferences. For instance, masturbation among women may involve manipulation of the clitoris and labia, stimulation of the breasts, or vaginal penetration with a sex toy. [...] Among men, masturbation most frequently involves using one or both hands to stimulate the penis. Of course, men sometimes utilize sex toys too (e.g., masturbation sleeves, butt-plugs, etc.).»  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  3. a b The SAGE Encyclopedia of Psychology and Gender. SAGE. 2017. p. 1123. ISBN 978-1483384276. «Masturbation is the act of touching or otherwise stimulating one's own body, particularly one's genitals, for the purpose of sexual pleasure and/or orgasm. The term is most commonly used to describe solitary masturbation, in which people provide themselves with sexual stimulation while they are physically alone. Mutual masturbation is when two or more people manually stimulate their own body or each other's bodies.»  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  4. Sexuality Education Theory And Practice. Jones & Bartlett Publishers. 2013. p. 151. ISBN 978-1449649289.  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  5. Nursing & Health Survival Guide: Health Promotion. Routledge. 2014. p. 52. ISBN 978-1317906179.  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  6. Coleman, Eli (2012). Bockting, Walter O.; Coleman, Eli, eds. Masturbation as a Means of Achieving Sexual Health. New York: Routledge, Taylor & Francis Group. p. 7. ISBN 978-0-7890-2047-5. OCLC 50913590. Archivado desde el original el 2015-07-22. «Despite the scientific evidence indicating that masturbation is generally a normal variant of sexual expression and that it does not seem to have a causal relationship with sexual pathology, negative attitudes about masturbation persist and it remains stigmatized.»  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |orig-year= ignorado (ayuda)
  7. a b Messer, Drew C.; Walker, C. Eugene (6 December 2012) [2003]. «Masturbation». En Ollendick, Thomas H.; Schroeder, Carolyn S., eds. Encyclopedia of Clinical Child and Pediatric Psychology. Boston, MA: Springer Science & Business Media. p. 359. ISBN 978-1-4615-0107-7. OCLC 913623298.  Note: Messer's and Walker's article cannot be protected by copyright.
  8. Hallikeri, Vinay R.; Gouda, Hareesh S.; Aramani, Sunil C.; Vijaykumar, A.G.; Ajaykumar, T.S. (July–December 2010). «MASTURBATION—AN OVERVIEW». Journal of Forensic Medicine and Toxicology 27 (2): 46-49. ISSN 0971-1929. Archivado desde el original el 21 August 2016. «Today, masturbatory act is considered as a healthy practice when done in private and an offence if done in the public in most of the countries.»  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  9. Poiani, Aldo (19 August 2010). Animal Homosexuality: A Biosocial Perspective. Cambridge University Press. pp. 232-235, 394. ISBN 978-1-139-49038-2. 
  10. «Breeding Soundness Examination of the Stallion». Petplace.com. 2014-12-10. Archivado desde el original el 5 September 2011. Consultado el 29 May 2011.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  11. Bagemihl, Bruce (1999). Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity. St. Martin's Press. ISBN 978-0-312-19239-6. Consultado el 21 October 2015. (requiere registro). «(masturbate OR masturbation).» 
  12. Dally, Peter (1975). The Fantasy Factor. George Weidenfeld and Nicolson Limited. p. 135. ISBN 978-0-297-76945-3. 
  13. OED, s.v. masturbation(requiere suscripción)
  14. Darby, Robert (1 September 2004). «A Post-Modernist Theory of Wanking: Solitary Sex: A Cultural History of Masturbation. By Thomas Laqueur (New York: Zone Books, 2003. 501pp.)». Journal of Social History (Oxford University Press (OUP)) 38 (1): 205-210. ISSN 0022-4529. doi:10.1353/jsh.2004.0083. 
  15. Shamans Sex Beasts and Abuse: Mother-Son Relationships in Popular and Cult Cinema. Charles Jason Lee. Film International, May 2005
  16. «Go Ask Alice!: "Cock-stuffing"». goaskalice.columbia.edu. 18 February 2005. Archivado desde el original el 19 February 2005. Consultado el 12 October 2019.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  17. Various authors (21 April 2006). «Urethral Sound». Body Modification Ezine. Consultado el 29 July 2006. 
  18. McPartlin, Daniel; Klausner, Adam P.; Berry, Tristan T.; Mulcahy, Maurice (9 September 2005). «Case report: A foreign body in the urethra». International Journal of Surgery Case Reports 4 (11): 1052-4. PMC 3825963. PMID 24055017. doi:10.1016/j.ijscr.2013.07.017. 
  19. «Sex Editorials». 16 March 2004. Archivado desde el original el 1 January 2012. Consultado el 15 January 2012.  Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda) "The Stop-And-Go Masturbation Technique for Men and Women"
  20. Woods, Margo. «Masturbation, Tantra and Self-love». Consultado el 27 August 2014. 
  21. Saleh, Naveed (16 October 2014). «Hitting the P-Spot». Psychology Today. Consultado el 26 April 2020. 
  22. Rosenthal, Martha (2012). Human Sexuality: From Cells to Society. Cengage Learning. pp. 133-135. ISBN 978-0618755714. Consultado el May 18, 2014. 
  23. Ladas, AK; Whipple, B; Perry, JD (1982). The G spot and other discoveries about human sexuality. New York: Holt, Rinehart, and Winston. ISBN 978-0440130406. 
  24. Sinclair Intimacy Institute. «Discovery: Health». Archivado desde el original el 2002-06-13.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  25. Kinsey Confidential. «Prone masturbation a threat?». Indiana Daily Student. Consultado el 30 March 2017. 
  26. Keesling, Barbara (November 1999). «Beyond Orgasmatron». Psychology Today. Consultado el 29 July 2006. 
  27. Ellis, Havelock (1927), Studies in the Psychology of Sex (3rd edition), Volume I,; Auto-Eroticism: A Study of the Spontaneous Manifestations of the Sexual Impulse; section I; "The Sewing-machine and the Bicycle:" quotes one Pouillet as saying "it is a well-recognized fact that to work a sewing-machine with the body in a certain position produces sexual excitement leading to the orgasm. The occurrence of the orgasm is indicated to the observer by the machine being worked for a few seconds with uncontrollable rapidity. This sound is said to be frequently heard in large French workrooms, and it is part of the duty of the superintendents of the rooms to make the girls sit properly."
  28. Koedt, Anne (1970). «The Myth of the Vaginal Orgasm». Chicago Women's Liberation Union. Consultado el 18 November 2010. 
  29. «The Kinsey Institute - Kinsey Study Data [Research Program]». kinseyinstitute.org. 6 March 2011. Archivado desde el original el 6 March 2011. Consultado el 11 October 2019.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  30. See here [1] and pages 47–49 for views on what constitutes virginity loss and therefore sexual intercourse or other sexual activity; source discusses how gay and lesbian individuals define virginity loss, and how the majority of researchers and heterosexuals define virginity loss/"technical virginity" by whether or not a person has engaged in penile-vaginal sex. Laura M. Carpenter (2005). Virginity Lost: An Intimate Portrait of First Sexual Experiences. NYU Press. pp. 295 pages. ISBN 978-0-8147-1652-6. Consultado el 9 October 2011. 
  31. Bryan Strong; Christine DeVault; Theodore F. Cohen (2010). The Marriage and Family Experience: Intimate Relationship in a Changing Society. Cengage Learning. p. 186. ISBN 978-0-534-62425-5. Consultado el 8 October 2011. «Most people agree that we maintain virginity as long as we refrain from sexual (vaginal) intercourse. ...But occasionally we hear people speak of 'technical virginity' … Other research, especially research looking into virginity loss, reports that 35% of virgins, defined as people who have never engaged in vaginal intercourse, have nonetheless engaged in one or more other forms of heterosexual activity (e.g. oral sex, anal sex, or mutual masturbation). … Data indicate that 'a very significant proportion of teens ha[ve] had experience with oral sex, even if they haven't had sexual intercourse, and may think of themselves as virgins'.» 
  32. «Mutual Masturbation». 12 June 2006. Archivado desde el original el 22 May 2016. Consultado el 7 August 2010.  Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda) — A biographical collection of data for a sociological repository on the topic of mutual masturbating to study changes on the activity over time.
  33. Heiby, Elaine; Becker, James D. (April 1980). «Effect of filmed modeling on the self-reported frequency of masturbation». Arch. Sex. Behav. 9 (2): 115-21. PMID 7396686. doi:10.1007/BF01542263. 
  34. De Alwis, AC; Senaratne, AM; De Silva, SM; Rodrigo, VS (September 2006). «Bladder calculus presenting as excessive masturbation». Ceylon Med. J. 51 (3): 121-2. PMID 17315592. doi:10.4038/cmj.v51i3.1258.  Parámetro desconocido |doi-access= ignorado (ayuda)
  35. Ozmen, Mine; Erdogan, Ayten; Duvenci, Sirin; Ozyurt, Emin; Ozkara, Cigdem (2004). «Excessive masturbation after epilepsy surgery». Epilepsy & Behavior 5 (1): 133-136. ISSN 1525-5050. PMID 14751219. doi:10.1016/j.yebeh.2003.10.009. 
  36. Lopez-Meza, Elmer; Corona-Vasquez, Teresa; Ruano-Calderon, Luis A.; Ramirez-Bermudez, Jesus (2005). «Severe impulsiveness as the primary manifestation of multiple sclerosis in a young female». Psychiatry and Clinical Neurosciences 59 (6): 739-742. ISSN 1323-1316. PMID 16401253. doi:10.1111/j.1440-1819.2005.01446.x. 
  37. Gerressu, Makeda; Mercer, Catherine H.; Graham, Cynthia A.; Wellings, Kaye; Johnson, Anne M. (2007-02-27). «Prevalence of Masturbation and Associated Factors in a British National Probability Survey». Archives of Sexual Behavior 37 (2): 266-278. ISSN 0004-0002. PMID 17333329. doi:10.1007/s10508-006-9123-6. 
  38. Brown, MD, George R. «Overview of Sexuality». Merck Manuals Consumer Version. Consultado el 26 July 2015. 
  39. Slap, MD, Gail B.; Cataldo, RN, Ed.D., Laura Jean (7 June 2011). «Masturbation». En Longe, Jacqueline L., ed. The Gale Encyclopedia of Children's Health: Infancy Through Adolescence 4 (Second edición). Detroit, Mich.: Cengage Gale. p. 1404. ISBN 978-1-4144-8641-3. OCLC 712621295. 
  40. Hansen, J.K.; Balslev, T. (November 2009) [2008]. «Hand activities in infantile masturbation: a video analysis of 13 cases». European Journal of Paediatric Neurology 13 (6): 508-10. ISSN 1090-3798. PMID 19010071. doi:10.1016/j.ejpn.2008.10.007. «Infantile masturbation is considered a variant of normal behaviour.» 
  41. Giorgi, Giorgio; Siccardi, Marco (September 1996). «Ultrasonographic observation of a female fetus' sexual behavior in utero». Am. J. Obstet. Gynecol. 175 (3 Pt 1): 753. PMID 8828451. doi:10.1053/ob.1996.v175.aob17503a10. 
  42. Heilborn, Maria Luiza; Cabral, Cristiane S. (2006). «Sexual practices in youth: analysis of lifetime sexual trajectory and last sexual intercourse». Cadernos de Saúde Pública 22 (7): 1471-1481. ISSN 0102-311X. PMID 16791346. doi:10.1590/s0102-311x2006000700011.  Parámetro desconocido |doi-access= ignorado (ayuda)
  43. Menon, Anuradha; McAllister-Williams, R. Hamish; Watson, Stuart (2005-10-04). «Increased libido associated with quetiapine». Journal of Psychopharmacology 20 (1): 125-127. ISSN 0269-8811. PMID 16354735. doi:10.1177/0269881106059732. 
  44. Burleson, Mary H; Trevathan, Wenda R; Gregory, W.Larry (2002). «Sexual behavior in lesbian and heterosexual women: relations with menstrual cycle phase and partner availability». Psychoneuroendocrinology 27 (4): 489-503. ISSN 0306-4530. PMID 11912001. doi:10.1016/s0306-4530(01)00066-x. 
  45. Coon, Dennis; Mitterer, John O. (1 January 2014). Psychology: Modules for Active Learning. Cengage Learning. p. 406. ISBN 978-1-305-16173-3. 
  46. Coon, Dennis; Mitterer, John O.; Martini, Tanya S. (5 December 2016). Psychology: Modules for Active Learning. Cengage Learning. p. 407. ISBN 978-1-337-51708-9. 
  47. Baker, Robin (June 1996). Sperm Wars: The Science of Sex. Diane Books Publishing Company. ISBN 978-0-7881-6004-2. 
  48. a b Baker, Robin R.; Bellis, Mark A. (November 1993). «Human sperm competition: Ejaculate manipulation by females and a function for the female orgasm». Animal Behaviour 46 (5): 87, 23p. doi:10.1006/anbe.1993.1272. 
  49. Thomsen, Ruth (October 2000). Sperm Competition and the Function of Masturbation in Japanese Macaques (Text.PhDThesis). Ludwig-Maximilians-Universität München. 
  50. Baker, Robin R.; Bellis, Mark A. (November 1993). «Human sperm competition: Ejaculate adjustment by males and the function of masturbation». Animal Behaviour 46 (5): 861, 25p. doi:10.1006/anbe.1993.1271. 
  51. Shackelford, Todd K.; Goetz, Aaron T. (February 2007). «Adaptation to Sperm Competition in Humans». Current Directions in Psychological Science 16 (1): 47-50. doi:10.1111/j.1467-8721.2007.00473.x. 
  52. Planned Parenthood Federation of America (March 2003). «Masturbation: From myth to sexual health». Contemporary Sexuality 37 (3): v. ISSN 1094-5725. OCLC 37229308. «Finally, the American medical community pronounced masturbation as normal in 1972 American Medical Association publication, Human Sexuality (Rowan, 2000).» 
  53. McKinley Health Center (2 April 2008). «Masturbation: Questions and Answers». University of Illinois at Urbana-Champaign. Archivado desde el original el 28 December 2015. Consultado el 9 June 2017.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |df= ignorado (ayuda)
  54. Strassberg, Donald S.; Mackaronis, Julia E.; Perelman, Michael A. (2015). «Sexual dysfunctions». En Blaney, Paul H.; Krueger, Robert F.; Millon, Theodore, eds. Oxford textbook of psychopathology (Third edición). NY: Oxford University Press. pp. 441-442. ISBN 978-0-19-981177-9. OCLC 879552995. 
  55. Porter, Robert S.; Kaplan, Justin L., eds. (2011). «Chapter 165. Sexuality and Sexual Disorders». The Merck Manual of Diagnosis & Therapy (19th edición). Whitehouse Station, NJ: Merck Sharp & Dohme Corp., A Subsidiary of Merck & Co., Inc. ISBN 978-0-911910-19-3. 
  56. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas patton
  57. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas boulware
  58. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Szasz
  59. Shpancer, Noah (29 September 2010). «The Masturbation Gap. The pained history of self pleasure». Psychology Today. Consultado el 27 June 2013. «The publication of Kinsey's and Masters and Johnson's research revealed that masturbation was both common and harmless. Many studies have since confirmed this basic truth, revealing in addition that masturbation is neither a substitute for "real" sex nor a facilitator of risky sex.» 
  60. Coon, Dennis; Mitterer, John O. (2014). «11. Gender and Sexuality». Introduction to Psychology: Gateways to Mind and Behavior (14 edición). Cengage Learning. p. 363. ISBN 978-1-305-54500-7. «Is there any way that masturbation can cause harm? Seventy years ago, a child might have been told that masturbation would cause insanity, acne, sterility, or other such nonsense. "Self-abuse," as it was then called, has enjoyed a long and unfortunate history of religious and medical disapproval (Caroll, 2013). The modern view is that masturbation is a normal sexual behavior (Hogarth & Ingham, 2009). Enlightened parents are well aware of this fact. Still, many children are punished or made to feel guilty for touching their genitals. This is unfortunate because masturbation itself is harmless. Typically, its only negative effects are feelings of fear, guilt, or anxiety that arise from learning to think of masturbation as "bad" or "wrong." In an age when people are urged to practice "safer sex," masturbation remains the safest sex of all.» 
  61. Sigel, Lisa Z. (Summer 2004). «Masturbation: The History of the Great Terror by Jean Stengers; Ann Van Neck; Kathryn Hoffmann». Journal of Social History 37 (4): 1065-1066. ISSN 0022-4529. JSTOR 3790078. doi:10.1353/jsh.2004.0065. «Stengers and Van Neck follow the illness to its fairly abrupt demise; they liken the shift to finally seeing the emperor without clothes as doctors began to doubt masturbation as a cause of illness at the turn of the twentieth century. Once doubt set in, scientists began to accumulate statistics about the practice, finding that a large minority and then a large majority of people masturbated. The implications were clear: if most people masturbated and did not experience insanity, debility, and early death, then masturbation could not be held accountable to the etiology that had been assigned it. Masturbation quickly lost its hold over the medical community, and parents followed in making masturbation an ordinary part of first childhood and then human sexuality.» 
  62. Wood, Kate (March 2005). «Masturbation as a Means of Achieving Sexual Health by Walter Bockting; Eli Coleman». Culture, Health & Sexuality 7 (2): 182-184. ISSN 1369-1058. JSTOR 4005453. «In the collection's introductory chapter, Eli Coleman describes how Kinsey's research half a century ago was the first in a series of studies to challenge widely prevalent cultural myths relating to the 'harmful' effects of masturbation, revealing the practice to be both common and non-pathological. Subsequent research, outlined by Coleman in this chapter, has shown masturbation to be linked to healthy sexual development, sexual well-being in relationships, self-esteem and bodily integrity (an important sexual right). As such, the promotion and de-stigmatization of the practice continue to be important strategies within sexology for the achievement of healthy sexual development and well-being.

    The collection concludes with two surveys among US college students. The first of these was based on limited quantitative questions relating to masturbation. The findings suggest that masturbation is not a substitute for sexual intercourse, as has often been posited, but is associated with increased sexual interest and greater number of partners. The second of these surveys asks whether masturbation could be useful in treating low sexual desire, by examining the relationship between masturbation, libido and sexual fantasy.»
     
  63. George R. Brown, MD (July 2019). «Overview of Sexuality». Merck Manuals Professional Version. Consultado el 4 March 2020. 
  64. «Is Masturbation Good For You?». www.plannedparenthood.org (en inglés). Consultado el 2019-04-28. 
  65. Datta, Parul (2007). Pediatric Nursing. Jaypee Brothers Medical Publishers. p. 189. ISBN 9788180619700. Consultado el 27 August 2011. 
  66. Shuman, Tracy (February 2006). «Your Guide to Masturbation». WebMD, Inc./The Cleveland Clinic Department of Obstetrics and Gynecology. Consultado el 29 July 2006. 
  67. Knowles, Jon (November 2002). «Masturbation — From Stigma to Sexual Health». Katharine Dexter McCormick Library/Planned Parenthood Federation of America, Inc. Consultado el 29 July 2006. 
  68. The Editors of Encyclopaedia Britannica (9 January 2014). «Masturbation». Encyclopædia Britannica. Encyclopædia Britannica, Inc. Consultado el 11 September 2019. 
  69. Gebhard, Paul Henry. «human sexual activity - Definition, Types, Examples, & Facts». Encyclopedia Britannica. Consultado el 11 July 2020. 
  70. Wells, Ken R. «Masturbation Information on Healthline». Healthline.com. Archivado desde el original el 30 April 2013. Consultado el 17 August 2011.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  71. Daniels, Chris; Levatter, Jes (19 April 2007). «Masturbation key to healthy, functional sexual relationships». The Badger Herald, Daily campus newspaper. Madison, Wisconsin, USA: Badger Herald, Inc. Consultado el 1 July 2007. 
  72. Giles, G.G.; Severi, G.; English, D.R.; McCredie, M.R.E.; Borland, R.; Boyle, P.; Hopper, J.L. (23 July 2003). «Sexual factors and prostate cancer». BJU International (Wiley) 92 (3): 211-216. ISSN 1464-4096. PMID 12887469. doi:10.1046/j.1464-410x.2003.04319.x. 
  73. Dimitropoulou, Polyxeni; Easton, Douglas; Pocock, Richard; Dearnaley, David P.; Guy, Michelle; Edwards, Steven; O'Brien, Lynne; Hall, Amanda; Wilkinson, Rosemary; Eeles, Rosalind; Muir, Kenneth R.; Lophatananon, Artitaya (11 November 2008). «Sexual activity and prostate cancer risk in men diagnosed at a younger age». BJU International 103 (2): 178-185. PMID 19016689. doi:10.1111/j.1464-410X.2008.08030.x. 
  74. Smith, George Davey; Frankel, Stephen; Yarnell, John (1997-12-20). «Sex and death: are they related? Findings from the Caerphilly cohort study». BMJ 315 (7123): 1641-1644. ISSN 0959-8138. PMC 2128033. PMID 9448525. doi:10.1136/bmj.315.7123.1641. 
  75. Robson, David (April 2008). «Masturbation could bring hay fever relief for men». New Scientist. Consultado el 30 August 2009. 
  76. Sutherland, Tammy (2015-06-08). «Six healthy reasons to masturbate». Best Health Magazine. Reader's Digest Magazines (Canada). Consultado el 4 July 2013. «Just as people fall into a deep sleep after sex with a partner, because blood pressure is lowered and relaxation is increased through the release of endorphins, masturbation is a good sleeping pill," says Golden. "It is relied on by many as a nightly occurrence.» 
  77. Doheny, Kathleen; Katz, Marina. «Five Things You Didn't Know About Masturbation». WebMD. Archivado desde el original el 15 May 2013. Consultado el 4 July 2013. «Masturbation can help you relax.»  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  78. Wenner, Melinda (2006). «Why do guys get sleepy after sex?». NYU Journalism (New York University). Consultado el 4 July 2013. «The bottom line is this: there are many potential biochemical and evolutionary reasons for post-sex sleepiness, some direct and some indirect». 
  79. Graber, Benjamin; Balogh, Scott; Fitzpatrick, Denis; Hendricks, Shelton (June 1991). «Cardiovascular changes associated with sexual arousal and orgasm in men». Sexual Abuse 4 (2): 151-165. ISSN 1079-0632. doi:10.1007/BF00851611. 
  80. Redmon, Kevin Charles (1 February 2013). «Bad news: Sex doesn't burn that many calories». Salon.com. Consultado el 27 August 2014. 
  81. Casazza, Krista (31 January 2013). «Myths, Presumptions, and Facts about Obesity». N. Engl. J. Med. 368 (5): 446-454. PMC 3606061. PMID 23363498. doi:10.1056/NEJMsa1208051. 
  82. Wegner, HE; Franke M; Schick V. (May 1997). «Endoscopic removal of intravesical pencils using percutaneous nephrolithotomy sheath and forceps». Journal of Urology 157 (5): 1842. PMID 9112540. doi:10.1016/s0022-5347(01)64878-x. 
  83. Santucci, Richard A. (2018-06-06). «Penile Fracture and Trauma: Background, History of the Procedure, Epidemiology». Medscape Reference. Consultado el 2018-10-28. 
  84. El Atat, R.; Sfaxi, M.; Benslama, R.; Amine, D.; Ayed, M.; Mouelli, B.; Chebil, M.; Zmerli, S. (Jan 2008). «Fracture of the penis: management and long-term results of surgical treatment. Experience in 300 cases». Journal of Trauma 64 (1): 121-125. ISSN 0022-5282. PMID 18188109. doi:10.1097/TA.0b013e31803428b3. 
  85. Asgari, S.; Roshani, A.; Falahatkar, S.; Mokhtari, G.; Pourreza, F. (2007). «MP-21.01: Report on the early and late complications of 169 penile fractures». Urology 70 (3): 160-161. doi:10.1016/j.urology.2007.06.119. 
  86. «Peyronie's disease: current management». Am. Fam. Physician 60 (2): 549-52, 554. August 1999. PMID 10465229.  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  87. Nørby, Bettina; Frimodt-Møller, Poul Christian (2015-04-29). «article on Foreskin contraction (phimosis)». Netdoctor.co.uk. Consultado el 29 May 2011. 
  88. Handbook of Sexual Dysfunction. Taylor & Francis. 2005. ISBN 978-0-8247-5826-4.  Parámetro desconocido |veditors= ignorado (ayuda)
  89. Wylie KR, ed. (2015). ABC of Sexual Health. John Wiley & Sons. p. 75. ISBN 978-1-118-66556-5. Consultado el 21 October 2015. 
  90. «Postorgasmic illness syndrome». Genetic and Rare Diseases Information Center (GARD). National Institutes of Health. 2015. Consultado el 30 July 2015. 
  91. «Postorgasm illness syndrome--a spectrum of illnesses». J. Sex. Med. 7 (5): 1976-81. May 2010. PMID 20214722. doi:10.1111/j.1743-6109.2010.01707.x.  Parámetro desconocido |vauthors= ignorado (ayuda)
  92. McMahon CG (October 2014). «Post-Orgasmic Illness Syndrome». 16th World Meeting on Sexual Medicine. 
  93. Office of Health Education. «Masturbation». University of Pennsylvania. Archivado desde el original el 20 August 2010. Consultado el 29 May 2011. 
  94. Children's Medical Office of North Andover, P.C. «Masturbation in Early Childhood». Chmed.com. Consultado el 29 May 2011. 
  95. Myers, John E. B. (2005). Myers on Evidence in Child, Domestic and Elder Abuse Cases, Volume 1. Aspen Publishers. p. 385. ISBN 9780735556683. Consultado el 27 August 2011. «Jon Conte and his colleagues were interested to learn what factors are important to mental health professionals who regularly evaluate children for sexual abuse. The evaluators were asked to rank the importance of forty-one indicators of sexual abuse. The following indicators were thought important by more than ninety percent of evaluators: medical evidence of abuse, age-inappropriate sexual knowledge, sexualized play during the interview, precocious or seductive behavior, excessive masturbation, child's description is consistent over time, child's description reveals pressure or coercion.» 
  96. Coulborn Faller, Kathleen (2003). Understanding and Assessing Child Sexual Maltreatment. Sage Publications. p. 39. ISBN 9780761919964. Consultado el 27 August 2011. «Six different types of sexual behavior that signal possible sexual abuse will be described in this section: (a) excessive masturbation, (b) sexual interaction with peers, (c) sexual aggression toward younger or more naive children, (d) sexual accosting of older people or adults, (e) seductive behavior, and (f) promiscuity.» 

Enlaces externos