Omayra Sánchez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Omayra Sánchez Garzón
Información personal
Nacimiento 28 de agosto de 1972
Armero, Colombia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 16 de noviembre de 1985 13 años
Flag of Colombia.svg Colombia, Armero
Nacionalidad Colombiana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Estudiante
[editar datos en Wikidata]

Omayra Sánchez Garzón (28 de agosto de 1972 - 16 de noviembre de 1985) fue una niña colombiana de 13 años, víctima del volcán Nevado del Ruiz durante la erupción que arrasó con el pueblo de Armero, Colombia. Adquirió reconocimiento mundial al estar tres días atrapada en el lodo y restos de su propia casa, mientras las cámaras de televisión transmitían incesantemente sus últimas horas de vida. Actualmente, en el sitio donde padeció su agonía, una valla, producto de la investigación que adelanta la Fundación Armando Armero y que hace parte del Centro de Interpretación de la Memoria y la Tragedia de Armero, cuenta su historia.

Agonía[editar]

Tenía 13 años y en el momento de la tragedia de Armero vivía con su hermano menor, su padre y su tía. Su madre, durante la tragedia, se encontraba en Bogotá en un viaje de negocios. Durante el tiempo que Omayra se mantuvo atorada siempre estuvo encima de los cuerpos de sus familiares fallecidos.

Cuando los socorristas intentaron ayudarla, comprobaron que era imposible; para sacarla necesitaban amputarle las piernas. Sin embargo, carecían de equipos de cirugía y podría fallecer; la otra opción era traer una moto-bomba que succionara el cada vez más alto nivel del agua en que estaba sumergida. La única moto-bomba disponible estaba en Medellín, lejos del sitio, y pertenecía a EPM (Empresas Públicas de Medellín), que se negó a prestarla, por lo que sólo podían dejarla morir.

En la entrevista, Omayra Sánchez había dicho sus últimas palabras a su mamá: "Madre, si me escuchas, quiero que reces por mí para que todo salga bien".

Omayra se mostró fuerte y valiente hasta el último momento de su vida, según los socorristas y periodistas que la rodearon. Durante los tres días, estuvo pensando solamente en volver al colegio y en sus exámenes.

El fotógrafo Frank Fournier hizo una foto de Omayra que dio la vuelta al mundo. La fotografía se publicó meses después de que la chica falleciera debido a la gangrena gaseosa.

Véase[editar]

Enlaces externos[editar]