Omar ibn Hafsún

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ruinas de Bobastro.

Umar ibn Hafsūn ibn Ya`far ibn Sālim (en árabe, عمر بن حَفْصُون بن جعفر بن سالم), conocido en la historiografía española como Omar Ben Hafsún, (Parauta, Málaga, ? - (†) 918) fue un guerrillero andalusí de origen hispano-godo, que organizó y acaudilló una rebelión (880918) contra el Emirato Omeya de Córdoba (Emirato de Córdoba). En la última fase de su rebelión se hizo bautizar recibiendo el nombre cristiano de Samuel (899).

Orígenes[editar]

Omar Ben Hafsún nació en la región de Parauta, municipio español situado al oeste de la actual provincia de Málaga, durante el emirato independiente de Córdoba. Esta población situada en el Valle del Genal, es una de la poblaciones que conforman la comarca de la Serranía de Ronda, probablemente en el sitio denominado "La Torrecilla", hoy pueblo de Parauta, en una familia de terratenientes musulmanes de origen nobiliario godo, uno de cuyos abuelos se había convertido al islam. De este modo, Omar por nacimiento era muladí (nombre que recibían los descendientes de los cristianos convertidos al islam), no era mozárabe (los de los hispano-godos que continuaron siendo cristianos); momento a partir del cual se le puede denominar converso (desde la perspectiva islamista) o renegado (desde la perspectiva cristiana).[1]

Según el historiador D. Isidro García Cigüenza, el origen del apellido de Omar era Hafs y a éste se le añadió el término de "un" que entre los árabes era distintivo de nobleza, quedando el apellido configurado en Hafsún.

De la madre de Omar no se sabe nada; del padre sabemos que murió bajo las garras de un oso; y de sus hermanos, que uno se llamaba Ayyub y el otro Ya`far. Nació en la alquería que sus padres tenían en el pueblo de Parauta, cerca de Ronda, aunque esta afirmación sobre su lugar de nacimiento entre en discusión con los vecinos de Júzcar por razones puramente topográficas: la alquería era conocida como la alquería de Torrichela y se encontraba junto al castillo de Autha, lo que hoy se conoce como Parauta, actualmente perteneciente al término de Júzcar, de ahí la controversia.

Vida como fugitivo[editar]

El origen de cómo Omar se convirtió en un rebelde, según recoge el escritor Jorge Alonso García, está en un incidente que le ocurrió cuando descubrió que un pastor bereber le estaba robando el ganado a su abuelo, Ya`far ibn Salim. Omar se enfrentó a él, matándolo. Tras este asesinato, Omar hubo de esconderse en la sierra del Alto Guadalhorce, (Desfiladero de los Gaitanes), refugiándose en las ruinas de un viejo castillo que será el inexpugnable Bobastro,[2] dado que él sabía que sería perseguido por los justicieros bereberes. La rebelión se produjo en el 878.[3]

Con otros fugitivos como él, empezó a robar por la cora de Rayya y de Takoronna hasta que fue capturado por el valí de Málaga, que, desconociendo el asesinato cometido, sólo lo azotó. Entonces decidió escapar al norte de África, instalándose en Tahart como aprendiz de sastre hasta que, animado por otro muladí, decidió volver en el año 880 aprovechando el creciente caos interno de al-Ándalus.

Señorío de Bobastro[editar]

Con el apoyo de su tío Muhadir consiguió reunir una partida de mozárabes, muladíes e incluso beréberes descontentos con la aristocracia de origen árabe dominante, y dando muestras de lo que después fuera probado en multitud de contiendas, es decir sus grandes dotes de estratega militar, Omar, como primera medida reforzó y mejoró las defensas del castillo de Bobastro, en el norte de la provincia de Málaga, haciéndolo prácticamente inexpugnable, como se demostraría a lo largo de los más de cuarenta años que resistió los envites de los Omeyas.

Sus huestes se hicieron muy poderosas y numerosas y luchaban con gran valentía en clara rebeldía contra el poder de los emires de Córdoba. Su soldadesca le llamaba cariñosamente "El capitán de la gran nariz". Allá por donde pasaban, las gentes vitoreaban a Omar y a sus hombres. Derrotado por las fuerzas del emir de Córdoba, Muhammad I, en el 883,[3] se lo perdonó y e integró en la guardia personal del soberano y junto al general Hashim ibn Abd al-Aziz participó en duras batallas, como la de Pancorbo, donde demostró su bravura ante el enemigo.

Pero lejos de obtener un reconocimiento a su valía y a la de sus hombres, Omar era menospreciado e insultado por los altos mandatarios del emirato,[3] llegando incluso a faltarle la comida o, en su defecto, cuando se la hacían llegar, ésta no reunía las mínimas condiciones. Rebelándose contra el emir,[3] conquistó un gran territorio. Esta segunda rebelión se debió probablemente a la imposibilidad de que los muladíes —grupo al que pertenecía— pudiesen compartir las prebendas del emir con los árabes y maulas, quedando en desventaja, situación que le resultó inaceptable.[4]

La supremacía militar de Omar se mostraba imparable; este grandioso despliegue militar le llevó a apoderarse de fortalezas como las de Autha, Comares y Mijas.

El emir Al-Mundir, hijo de Muhammad, mandó su ejército, pero solo recuperaron Iznájar, en 888, por lo que el emir en persona decide partir al frente de sus tropas y asedió Archidona, donde los muladíes se rindieron mientras que los defensores mozárabes fueron pasados por las armas. Lo mismo ocurrió en Priego que también recuperaron los omeyas.

Tras estas victorias, el emir puso cerco a Bobastro, provocando que Ibn Hafsún firmase un pacto con el rey: su rendición a cambio de la amnistía, pero rompió la tregua cuando el emir ya se retiraba, por lo que Al-Mundir volvió al asedio, enfermando y muriendo, sucediéndole su hermano Abdallah.

Durante el emirato de Abdallah, las rebeliones internas en Al-Andalus se sucedieron, Omar ben Hafsún aprovechó para firmar alianzas con otros rebeldes y tomar Estepa, Osuna y Ecija en el año 889. Conquistó Baena y asesinó a sus defensores, por lo que Priego y el resto de la Subbética se rindieron sin luchar y sus tropas pudieron lanzar incursiones cerca de la capital, Córdoba[2] (891). Para aumentar la legitimidad de su rebelión, trató de aliarse con los abasíes.[2]

El de Ibn Hafsún era un amplio estado, que abarcaba desde Elvira y Jaén por el este y por el oeste hasta la región de Sevilla, llegando incluso hasta Córdoba.

En el cenit de su poder, Omar Ben Hafsún dominaba las provincias de Málaga y Granada (donde el Emirato tuvo que reconocerle oficialmente como gobernador) y tenía intensas relaciones con los rebeldes de Jaén. En su lucha contra los Omeyas le apoyaron sobre todo los bereberes y los mozárabes.

También estableció contactos con Ifriquiya (Túnez, Libia), primero con los aglabíes y luego con sus vencedores, los fatimíes que eran chiíes pese a que la población seguía la doctrina suní, así como con Badajoz y Zaragoza. Al mismo tiempo instala un obispo cristiano en Bobastro y construye allí una iglesia convirtiéndose al cristianismo en el año 899[2] adoptando el nombre de Samuel, e intentando también el reconocimiento de su estado por el rey asturiano Alfonso III. Se presentó además como descendiente de visigodos e inventó una genealogía en la que aparecía un conde.[2]

El Emirato consiguió aislarle en gran parte formando una coalición con los Banu Qasi, una importante familia muladí en la Marca Superior. Abdallah lo derrotó[2] el 16 de mayo del año 891 en Poley (el nombre árabe de Aguilar de la Frontera, situado en el sur de la provincia de Córdoba) y allí comenzó su declive. Aunque se recuperó de este revés, nunca sus dominios llegaron a alcanzar la misma extensión que antes de la derrota.[2]

Su bautizo le restó partidarios, pero continuó la lucha desde su fortaleza de Bobastro, hasta su muerte en el año 918.[5] En el 913 reconoció al califa fatimí y recibió a dos de sus emisarios.[6] Según Fierro, en el 915-916 volvió a la obediencia de los omeyas y se sometió a Abderramán III.[6] Las campañas de este contra los partidarios de Ibn Hafsún se caracterizaron por una extrema violencia.[5]

Su hijo Suleyman pudo sostener Bobastro contra Abderramán III hasta 928. La rebelión fue reprimida y el clan de los Hafsún tuvo que irse al exilio. A su hija, Santa Argentea, se la recuerda en la Iglesia católica como virgen y mártir. En el 929, cuando Abderramán III tomó finalmente Bobastro, las fuentes indican que ordenó desenterrar a Ibn Hafsún, que había sido inhumado a la manera cristiana.[6] El cadáver fue crucificado, junto con los de dos de sus hijos, en una de las puertas de Córdoba, como castigo por su apostasía del islam.[5]

Notas[editar]

Bibliografía[editar]

  • Lexikon der Arabischen Welt; Stephan und Nandy Ronart, Artemis Verlag, 1972
  • Die Mauren, Arabische Kultur in Spanien; Arnold Hottinger, Wilhelm Fink Verlag, 1995
  • Lexikon Arabische Welt; Hrsg. Barthel, Stock, Dr. Ludwig Reichert Verlag, Wiesbaden 1994
  • ACIÉN ALMANSA, Manuel. Málaga Musulmana (siglos VIII-XIII). Historia de Málaga. Ed. Diario SUR.Málaga. 1994
  • ACIÉN ALMANSA, Manuel. Entre el Feudalismo y el Islam. Umar Ibn Hafsún en los historiadores, en las fuentes y en la historia. Ed. Universidad de Jaén. 1997
  • DE LA CIERVA, Ricardo. Historia de España, Vol. III. Ed. Planeta. 1979
  • Fierro, Maribel (2011). Abderramán III y el califato omeya de Córdoba. Nerea. p. 292. ISBN 9788496431850. 
  • MENÉNDEZ PIDAL, R. Historia de España. Ed. Espasa Calpe.
  • REGLA. J. Historia de España Ilustrada. Ed. Ramón Sopena. Barcelona 1969.
  • FERNÁNDEZ, Fidel; Omar Ben Hafsún (Un reino cristiano andaluz en pleno imperio islámico español). Ed. Juventud. 1942
  • URBANEJA FERNÁNDEZ, Antonio S.. Consideraciones sobre Omar Ben Hafsún. Ed. Bobastro. 1986
  • ALONSO GARCÍA, Jorge. La Ciudad del Castillo (Bobastro, Tacarona, Ronda). Ed. Genil. 1987
  • RIVERO MAQUEDA, Diego. Hablan los topónimos: Ronda fue Bobastro. Imprenta Luján, Ronda. 1992
  • BORDEL VELASCO, Sergio. Bobastro (novela histórica). Ediciones Atlantis. 2010Kindle