Olga de Kiev

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Santa Olga de Kiev
St Olga by Nesterov in 1892.jpg
Olga de Kiev habla con Constantino VII.
Información personal
Nacimiento c. 890 Ver y modificar los datos en Wikidata
Pskov (Rus de Kiev) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 11 de julio de 969
Kiev (Rus de Kiev) Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Iglesia de los Diezmos Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Paganismo y cristianismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia Rúrikovich Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Ígor de Kiev (903-945) Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos Sviatoslav I de Kiev Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Política Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Regente de Principado de Kiev (945-960) Ver y modificar los datos en Wikidata
Información religiosa
Canonización Isapostolos Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad July 11 Ver y modificar los datos en Wikidata
Venerada en Iglesia Católica, Iglesia ortodoxa

Santa Olga de Kiev (en ruso y ucraniano Ольга, m. Kiev, 969) fue una mujer de Pskov de origen varego que se casó con el futuro Ígor de Kiev, posiblemente en 903.

Tras la muerte de Ígor, gobernó la Rus de Kiev como regente (945-969[1]​) de su hijo, Sviatoslav I de Kiev. Fue la primera soberana de los eslavos en convertirse al cristianismo (en 945 o en 957). Las ceremonias para su recepción formal en Constantinopla aparecen descritas minuciosamente por el emperador Constantino VII en su obra De Ceremoniis. Tras su bautismo, tomó el nombre cristiano de Yelena, en honor de la emperatriz reinante Elena Lecapena.

Olga fue la primera persona del pueblo rus en ser proclamada Santa, gracias a sus esfuerzos por la propagación del cristianismo en su país. No logró, sin embargo, convertir a su hijo Sviatoslav I de Kiev, por lo que la tarea de hacer del cristianismo la religión de estado la cumpliría su nieto y pupilo San Vladimiro I de Kiev.

Vida[editar]

Santa Olga de Kiev

La princesa Olga fue la esposa del monarca Ígor de Kiev, quien fue asesinado por los drevlianos. Al morir Ígor, su hijo Sviatoslav tenía tres años, haciendo a Olga la regente del Rus de Kiev hasta que el niño alcanzara la mayoría de edad. Los drevlianos querían que Olga contrajera matrimonio con el príncipe Mal,[2]​ haciéndolo así el soberano de la Rus de Kiev, pero Olga estaba determinada a mantenerse en el poder y preservarlo para su hijo.

Como consecuencia de la muerte de Igor, Olga tuvo que asumir el trono porque su hijo Sviatoslav, de tres años, no tenía la capacidad de gobernar. Los drevlianos, aprovechando el hueco que dejó Igor, enviando un mensajero a Olga proponiéndole que se casara con el príncipe Mal a través de veinte negociadores con el deber de presionar a Olga para que accediera. Olga respondió al mensaje con uno suyo:

Tu propuesta me agrada, en efecto, mi marido no puede resucitar de entre los muertos. Pero deseo honrarte mañana en presencia de mi pueblo. Vuelve ahora a tu barco, y permanece allí con un aspecto de arrogancia. Al día siguiente enviaré a buscaros, y diréis: «No montaremos a caballo ni iremos a pie, llevadnos en nuestra barca. Y seréis llevados en vuestra barca»[3]

Los embajadores regresaron al día siguiente y repitieron las palabras que ella les había dicho que dijeran. El pueblo respondió y los llevó en su barca a la corte, donde los dejaron caer en un zanja que había sido cavado el día anterior, barca incluida. Olga ordenó que los negociadores fueran enterrados vivos.

La regente, no del todo satisfecha, envió varios mensajes con el fin de que el príncipe Mal enviara a sus hombres más distinguidos a Kiev; supuestamente para que pudiera ir a su príncipe con el debido honor. Los drevlianos no sabían lo que Olga había hecho al último grupo de negociantes, así que reunieron a sus mejores hombres. Cuando llegaron a Kiev, fueron invitados a limpiarse en una casa de baños antes de conocer a la princesa. Aceptaron y Olga la hizo incendiar desde las puertas, de modo que todos los que estaban dentro murieron abrasados.

Olga envió otro mensaje a los drevlianos: «Estoy ahora viniendo a vosotros, así que prepara grandes cantidades de hidromiel en la ciudad donde mataste a mi esposo, para que yo llore sobre su tumba y celebre un banquete fúnebre por él.»[4]​ Y así hizo, los drevlianos uniéndose a Olga y súbditos y bebiendo copiosoa cantidad de alcohol. Cuando terminaron ebrios y con autodefensa frágil, ella ordenó a sus seguidores que los mataran, Según la Crónica Primaria, esa noche murieron cinco mil drevlianos.

Olga volvió a Kiev a reagrupar y se dirigió con su ejército a Iskorosten, matando al resto al resto de los drevlianos y al príncipe en su ida. La sitió con su hijo Sviatoslav por un año sin éxito; hasta que a Olga se le ocurrió una idea. Envió un mensaje a los drevlianos, diciendo: «¿Por qué persistís? Todas vuestras ciudades se han rendido ante mí y se han sometido al tributo, de modo que los habitantes cultivan ahora sus campos y sus tierras en paz. Pero vosotros preferís marearos de hambre, sin someteros al tributo».[5]​ Los drevlianos aceptaron a someterse al tributo mientras que hubiera paz. Olga aceptó, proclamando que el asesinato de los mensajeros y los individuos en la fiesta habían, desde su punto de vista, vengado a su marido; que ella solo quería, como símbolo de paz, tres gorriones y tres palomas de cada casa. Esto era mentira, obviamente. Olga pidió los pájaros para que su ejército les atara un trozo que tela con azufre a las patas y así, prender fuego a la tela y liberarlos con la intención de quemar Iskorosten entera. Los pájaros volvieron a sus nidos dentro de la ciudad y, como cuenta la Crónica de Netsor, «No hubo casa que no estuviera consumida por el fuego, y era imposible extinguir las llamas, porque todas las casas se incendiaron a la vez».[6]​ La gente intentó huir de la ciudad fue atrapada, esclavizada y, a veces, matada. Sesenta de los que lograron escapar el incendio fueron proclamados libre de futuras consecuencias a cambio de un tributo difícil de pagar.

Referencias[editar]

  1. John von Müller. Universal History. Vol. II. Boston, American Stationers company, 1837, p. 213.
  2. Cross, Samuel Hazzard, Olgerd P. Sherbowitz-Wetzor, and Nestor. The Russian Primary Chronicle: Laurentian Text. Mediaeval Academy of America No. 60. Cambridge, Mass.: Mediaeval Academy of America, 1953. 79-80 (line 6453).
  3. Cross, Samuel Hazzard, Olgerd P. Sherbowitz-Wetzor, and Nestor. The Russian Primary Chronicle: Laurentian Text. Mediaeval Academy of America No. 60. Cambridge, Mass.: Mediaeval Academy of America, 1953. 79.
  4. Cross, Samuel Hazzard, Olgerd P. Sherbowitz-Wetzor, and Nestor. The Russian Primary Chronicle: Laurentian Text. Mediaeval Academy of America No. 60. Cambridge, Mass.: Mediaeval Academy of America, 1953. 80.
  5. Cross, Samuel Hazzard, Olgerd P. Sherbowitz-Wetzor, and Nestor. The Russian Primary Chronicle: Laurentian Text. Mediaeval Academy of America No. 60. Cambridge, Mass.: Mediaeval Academy of America, 1953. 82.
  6. Cross, Samuel Hazzard, Olgerd P. Sherbowitz-Wetzor, and Nestor. The Russian Primary Chronicle: Laurentian Text. Mediaeval Academy of America No. 60. Cambridge, Mass.: Mediaeval Academy of America, 1953. 83.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Ígor
Princesa de Kiev
945-969
Sucesor:
Sviatoslav I