Ofiuco (astrología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ofiuco
Asclepius staff.svg
Símbolo zodiacal Vara de Esculapio
Duración (Tropical) {{{duración tropical}}} (2017, UTC)
Duración (sideral, Hindú)[infobox 1] {{{duración sideral}}} (2017, UTC)
Constelación Ofiuco
Elemento Zodiaco busca y hallaras
  1. Asumiendo un ayanamsa de 23.86° de acuerdo al N. C. Lahiri. El valor preciso suele variar, pero debe ser cercano a 24°.
[editar datos en Wikidata]

Ofiuco (también conocido como «Serpentario», japonés へ びつかい 座 hebitsukai «mensajero de serpiente») o «El cazador de serpientes». Comprende su periodo desde el 29 de noviembre hasta el 17 de diciembre. Pese a ser claramente un signo zodiacal (de hecho, el Sol pasa más días por Ofiuco que por Escorpio), nunca había sido aceptado como miembro del sistema de signos del zodiaco, aún no ha sido incorporado oficialmente ni tampoco se cree que se le dará lugar. Hay que tener en cuenta que Zodíaco y Horóscopo son dos cosas muy distintas: mientras que el primero sigue el esquema de las constelaciones siderales y tiene 13 miembros, el segundo sólo toma en cuenta 12 signos, excluyendo a Ofiuco y es el que se usa en los medios de comunicación, como periódicos o televisión.

Designación como nuevo signo[editar]

Ubicado entre los signos de Escorpio y Sagitario, la Unión Astronómica Internacional fijó su posición como constelación en la línea zodiacal a partir de 1930, pese a que no es reconocido abiertamente por la astrología tradicional de base babilónica. Siguiendo este postulado, en 1970 Stephen Schmidt en su obra Astrology 14,[1] abogó por su existencia fijando su periodo en el mes de diciembre (días 6 - 31) junto a Cetus (La Ballena, 12 de mayo a 6 de junio. Por su parte, William Berg lo preconizó en 1995 en su obra The 13 Signs of the Zodiac y empezó a ser popular en Japón al año siguiente, tanto que fue mencionado en el videojuego Final Fantasy.[2] También se introdujo en el manga de Saint Seiya Next Dimension como el décimo tercer santo dorado con los poderes similares a un dios.

En 2011, se reavivó el debate de su estatus zodiacal gracias a las declaraciones de Parke Kunkle de Minnesota Planetarium Society, sin embargo no se introdujo en el sistema de los signos del zodiaco.[3]

Características[editar]

Es el noveno signo del zodíaco occidental, empezando por Aries. Simboliza la serpiente y su elemento de origen es la Vara de Esculapio, probablemente.

Sería entonces un signo en el cual el Sol pasa 18 días en el año: del 29 de noviembre al 17 del último mes y ocupa la mayor parte del signo de Sagitario, reemplazando su lugar y corriéndolo, junto con los demás signos. Esto último establece la causa de que la idea establecida en la siguiente oración sea cierta:

Como Sagitario, es un signo de fuego de cualidad mutable y naturaleza positiva, siendo que es compatible con los otros signos del mismo elemento: Aries y Leo aunque no siempre lo sea con Sagitario.

Pero aun así, si se quiere buscar el opuesto y/o complementario, técnicamente sería Tauro, debido a que Escorpio solo ocupa 6 días en el disco solar y Ofiuco 18, formando entre los dos 24 días que se oponen con los más de 30 días por los que pasa el signo del Toro entre mayo y junio en el calendario actual, entonces Tauro tendría dos signos complementarios, y Escorpio y Ofiuco comparten como opuesto al signo de Tauro, mientras que todos los demás signos permanecen iguales en lo que respecta a las oposiciones y complementariedad.

Ofiuco es un signo a veces considerado como "extraño", que comparte preferencias por su mismo signo; y características de Sagitario y Escorpio, más las suyas propias.

Mitología[editar]

En la mitología griega Ofiuco corresponde con Asclepio, hijo del dios Apolo y la humana Corónide. Éste desarrolló tal habilidad en medicina, que se decía que era capaz incluso de resucitar a los muertos. Muy ofendido por ello, Hades pidió a Zeus que lo matara por violar el orden natural de las cosas, a lo que Zeus accedió. Sin embargo, como homenaje a su valía, decidió situarlo en el cielo rodeado por la serpiente, símbolo de la vida renovada.

Otra versión cuenta que Heracles mató a Ífito, hijo de Éurito y nieto de Melanio, rey de Ecalia, mientras era su huésped y Zeus, enojado, le envió malos sueños que no le dejaban dormir. Heracles consultó al oráculo de Delfos como podría librarse de ellos y la pitonisa Jenodea se negó a responderle diciéndole: Asesinaste a tu huésped ¡Yo no tengo oráculos para los que son como tú! Heracles se enfureció y se llevó las ofrendas del templo e incluso el trípode sobre el que se sentaba Jenodea. Apolo se indignó por esto y luchó contra Heracles, pero Zeus intervino en la disputa y finalmente volvieron a ser amigos; Heracles devolvió lo que había robado y la pitonisa le dio el siguiente oráculo: Para librarte de tu aflicción debes ser vendido como esclavo por todo un año, y el precio que obtengas debe ser entregado a los hijos de Ífito. Heracles fue comprado por Ónfale, reina de Lidia, para ser su amante más que para otra cosa, y Heracles le dio varios hijos además de limpiar de bandidos la región. Entre otras cosas mató una serpiente gigantesca que mataba los hombres y arruinaba las cosechas. Zeus creó la constelación de Ofiuco para conmemorar esta victoria sobre la serpiente, y Ónfale que descubrió por fin la verdadera identidad de Heracles lo dejó en libertad y lo mandó a Tirinto cargado de regalos.

Su símbolo es la vara de Esculapio, que también lo es el de la medicina en occidente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias