Oclusión dental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término oclusión dental se refiere a las relaciones de contacto de los dientes en función y para función. Sin embargo el término no solo designa al contacto de las arcadas a nivel de una interfase oclusal, sino también a todos los factores que participan en el desarrollo y estabilidad del sistema masticatorio y uso de los dientes en la actividad o conducta motora bucal.

Concepto moderno[editar]

Incluye la idea de un sistema estructurado e integrado de unidades funcionales que abarcan dientes, articulaciones, músculos de la masticación y del cuello, por tanto, las soluciones a problemas de recidiva ortodóntica (debida a la memoria del ligamento periodontal), inestabilidad de la dentadura y traumatismo periodontal, requieren de conceptos de oclusión mucho más amplios y complejos que los utilizados para el simple montaje de dientes protésicos, contactos oclusales y posición de maxilares. Ampliando el concepto moderno estructurado e integrado también debe referirse al estudio de las alteraciones que se constituyen por mal función del sistema , cuando se altera o falla uno o más componentes del mismo. Se entiende como oclusión al estudio de la dinámica mandibular o al estudio de las relaciones dinámicas del sistema estomatognático. El concepto de sistema masticatorio es obsoleto por que considera a la masticación como la función primordial de este sistema partiendo de una premisa errónea ya que la deglución es la función más constante y repetitiva del sistema estomatognático; la cual se origina de una posición de REPOSO mandibular que es muy importante para la estabilidad y confort del paciente.

Maloclusión[editar]

Las maloclusiones pueden ser causa de un sinnúmero de problemas, no solo en los dientes sino en el periodonto, la articulación temporomandibular (ATM), coronas y puentes que pueden fracturarse. Recesiones gingivales y abfracciones pueden ser exacerbadas por una mala mordida. Signos clínicos en la ATM como chasquidos, crepitaciones, trabazón y dolor articular pueden llevar a espasmos musculares que se traducen en dolor de cabeza, fatiga, dolor de senos paranasales e incluso espalda. Algunos de los tratamientos para los problemas oclusales incluyen, ajustes de mordida y puntos prematuros de contacto en dientes naturales y artificiales, medicamentos (antiinflamatorios y relajantes musculares), cambio por una dieta blanda, terapia de relajación y aditamentos fijos (aparatología ortodóntica) o removibles (guardas oclusales) sin los dientes no se puede soperar la polomita

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Ash M. Major. Anatomía Dental, Fisiología y Oclusión, 7.ª ed. Cap 16. Oclusión, 410pp. McGrawHill Interamericana 2001