Occidentalización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La ciudad de Bangkok, la capital de Tailandia, es un ejemplo de una sociedad occidentalizada en Asia, aunque ha sabido preservar su cultura oriental.

Occidentalización (europeización, americanización, euroamericanización) es un proceso de asimilación cultural que se presenta en sociedades no-occidentales y que han entrado en contacto o están bajo la influencia de estados cuya cultura es la occidental (Europa, América, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica e Israel) en elementos como la moda, la arquitectura, la literatura, la tecnología, el derecho, la política, la economía, el estilo de vida, la dieta, el idioma, el alfabeto, la religión o los valores y tradiciones occidentales. La occidentalización ha sido constante y acelerada en los últimos siglos en todo el mundo y se presenta cuando un determinado grupo social de un país no occidental influenciado por los valores e intereses de dicha megacultura, aboga por occidentalizar a su sociedad o nación con el ánimo de adquirir los estilos de vida y aspectos de la cultura occidental. A veces, la occidentalización se confunde con modernización (cuando una sociedad agrícola se transforma en una sociedad industrial), como en el caso del Estado Imperial de Irán, que su occidentalización tuvo consecuencias trágicas (Revolución Iraní, exilio del Sha).

Aculturación[editar]

La occidentalización se relaciona con el proceso de aculturación el cual se refiere al cambio que ocurre dentro de una sociedad o cultura cuando dos grupos sociales diferentes entran en continuo contacto. Con dicho contacto, cambian los patrones culturales en ambas culturas. De manera simplista, se puede decir que la occidentalización tiene que ver con la expansión occidental y el colonialismo hacia sociedad indígenas, nativas o no occidentales. Entonces un pueblo nativo que haya adoptado un idioma europeo así como características y costumbres occidentales, se dice que es un pueblo occidentalizado. La occidentalización, como cualquier otro proceso de asimilación cultural, puede ser forzada o voluntaria y puede generar un rechazo directo o indirecto o una apertura total a su influencia. En Indochina, por ejemplo, Francia ejerció durante la segunda mitad del siglo XIX un proceso forzado de occidentalización a la manera de galinización sobre Vietnam y Camboya. Aunque no fue totalmente exitosa, los vietnamitas perdieron por ejemplo los caracteres escritos de su idioma reemplazados por letras latinas, mientras en Camboya se presentó una dura y silenciosa resistencia cultural que le conservó sus caracteres escritos propios.

Por lo general la potencia colonialista forzaba la occidentalización de su colonia con el ánimo de facilitar los procesos de explotación para lo cual las barreras del idioma y las costumbres hacían más difícil esto. En la occidentalización forzada se incluyen aspectos como la prohibición de hablar las lenguas locales por la lengua europea y la adopción de la religión de la nación dominante. Sin embargo, se pueden establecer diferentes grados de dominación, destrucción cultural, resistencia, supervivencia, adaptación y modificación de la cultura al contacto interétnico. Una "fase de choque" es aquella que se da al inicio de un primer contacto cuyos resultados serán la destrucción cultural, como ocurrió con muchos pueblos nativos americanos. La fase de choque es producto por lo general de procesos de colonialismo y expansionismo y tiene que ver con represiones civiles, utilización de fuerza militar y otros modos de sometimiento que generan un colapso cultural o etnocidio que es conocido como extinción física de la cultura. De acuerdo a Conrad Phillip, los occidentales siempre intentarán rehacer la cultura nativa que colapsaron de acuerdo a la propia imagen occidental e ignorando que los modelos culturales que han creado son inapropiados por fuera de la civilización occidental, es decir, esa "reconstrucción" de la cultura colapsada, es una reconstrucción occidental.<Aculturación}}

Si no hubiese sido por el consejo del inquisidor habría destruido toda la occidentalización y se hubiese relacionado con el proceso de aculturación el cual se refiere al cambio que ocurre dentro de una sociedad o cultura cuando dos grupos sociales diferentes entran en continuo contacto. Con dicho contacto, cambian los patrones culturales en ambas culturas. De manera simplista, se puede decir que la occidentalización tiene que ver con la expansión occidental y el colonialismo hacia sociedad indígenas, nativas o no occidentales. Entonces un pueblo nativo que haya adoptado un idioma europeo así como características y costumbres occidentales, se dice que es un pueblo occidentalizado. La occidentalización, como cualquier otro proceso de asimilación cultural, puede ser forzada o voluntaria y puede generar un rechazo directo o indirecto o una apertura total a su influencia.). Window on Humanity. New York: McGraw-Hill</ref>

Definición de Occidente[editar]

La definición de occidente en cambio no es conclusiva y lo que se define como occidente puede tener una gran cantidad de elementos e ideas que incluso pueden llegar a oponerse. Algunos conceptos tenidos como determinantes de lo occidental, pueden llegar incluso a excluir a ciertos pueblos que son occidentales si se aplican de manera tácita. Por ejemplo, en una visión de desarrollo tecnológico de lo que es occidente, se piensa que los países europeos industrializados, así como Estados Unidos y Canadá serían en esencia Occidente, dejando por fuera, según dicha concepción, a los países ortodoxos de Europa del Este y de América Latina al de fuera del concepto de occidental. Sin embargo, un análisis más detenido del concepto de lo occidental demuestra otros resultados.

Territorial[editar]

En azul, la civilización occidental según el mapa del politólogo estadounidense Samuel Phillips Huntington en su libro Choque de civilizaciones (1996).El color morado muestra una civilización semi-occidental: la latinoamericana.

El occidente fue originalmente definido como la Europa Occidental. Los antiguos romanos distinguían entre culturas orientales que habitaban lo que hoy es Egipto y Turquía y culturas occidentales que vivían al oeste. Diocleciano instituyó a finales del siglo III un régimen de gobierno que dividía al Imperio en dos, cada parte gobernada por un emperador augusto. Aunque dicho sistema fracasó con la muerte de Dioclesiano y las guerras civiles sucesivas, Constantino reunificó el Imperio en 324 y reconstruyó Bizancio en 330 a la que llamó "La Nueva Roma". Al hacerse cristiano, Constantino dejó a Roma en manos de la Iglesia. Con la muerte de Teodosio en 395, el Imperio quedó dividido definitivamente en dos: el Imperio bizantino a oriente y el Imperio romano de Occidente el cual caería a manos de los germanos en 476. Pero las divisiones entre este oriente y este occidente mediterráneos lo marcaría aún más el cisma de la religión cristiana ya enseñoriada como religión oficial en lo que fue el Imperio romano: la facción cristiana que tenía a Roma como sede y que empezaría a ser conocida como la "Iglesia latina" (hoy Iglesia Católica) reclamaría para sí la sede principal con el papado en la ciudad de Roma, mientras que la facción oriental en bizancio llamada entonces como "Iglesia griega" (hoy Iglesia Ortodoxa oriental) contestaría dichas pretensiones y conduciría a un cisma definitivo. La influencia de las llamadas iglesias orientales estaría en todo el territorio del antiguo Imperio bizantino y pronto se expandería a Rusia, mientras que la iglesia occidental iniciaría un proceso de una rápida expansión a otros territorios que después incluirían América. Pedro el Grande sería el encargado de un proceso de occidentalización de Rusia desde Francia. En la actualidad, la mayoría de los estudiosos se refieren a las culturas de Europa Occidental y Central que guardan una cercana relación genética, lingüística y filosófica y en cuya identidad domina la cultura europea.

En consecuencia, el continente americano que fue colonizado enteramente por potencias europeas occidentales, forma parte del llamado mundo occidental, lo que incluye América Latina, Estados Unidos y Canadá. De la misma manera, Australia y Nueva Zelanda en Oceanía, son consideradas sociedades occidentales por la misma razón. Otras naciones reclaman su inclusión en el mundo occidental, pero ello suele ser causa de discusiones, por ejemplo Israel, debido a que una gran mayoría de sus habitantes vienen de países occidentales y es un país industrializado, aunque el esquema social, político y religioso y la provenencia de muchos otros de sus habitantes de países orientales, hace que dicha definición sea discutible. Otro país que suele arguir su occidentalidad es Turquía especialmente en sus aspiraciones hacia una membrecía en la Comunidad Europea. Sudáfrica es considerado por muchos occidental por su idioma inglés y afrikaans y su religión cristiana, sin embargo, sólo un 12% de su población es de ascendencia europea. Filipinas es considerada del occidente debido a su historia primero con España y luego con Estados Unidos que dejaron profundas huellas culturales en el país.

Los países de Europa Central y Oriental que estuvieron bajo régimen comunista, son considerados por muchos en la actualidad como parte de Occidente, especialmente después de la desintegración de la Unión Soviética y sus lazos de identidad cultural con el resto de Europa, sin embargo, para el politólogo estadounidense Samuel P. Huntington la influencia de la Iglesia Ortodoxa en dichas naciones al origen de la distinción entre oriente y occidente hacen que estos sean especialmente diferentes.

Otros países industrializados suelen ser considerados occidentales debido a que tienen sistemas económicos, políticos, democráticos y sociales similares o inspirados en Occidente, como Japón o las posesiones de ultramar de potencias occidentales como Hawaii, pero dichas inclusiones generan siempre discusiones.

Occidente incluye oficialmente a Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda. La definición se amplió a menudo, e incluye o puede incluir a estos países, o una combinación de estos países:

  • América Latina: La mayoría de los países latinoamericanos muestran fuertes influencias europeas. la mayoría de la población habla español o portugués, son cristianos católicos o protestantes , y la gran mayoría tienen ascendencia europea junto con la americana, africana o asiática).
    • Alta Influencia: Argentina, Uruguay, Chile, Costa Rica.
    • Nivel Medio: Colombia, Venezuela, Brasil, México.
    • Nivel Bajo: Perú, Bolivia, Paraguay, Ecuador y países centroamericanos.

Estos niveles no indican que no existan en algunos de los países de la región los llamados "bolsones", es decir, centros urbanos globalizados con tendencias occidentales (Distrito Federal en México y otras ciudades en el Brasil y Colombia). pero la realidad es que esas zonas no representan la estructura real del país y las expresiones socio-culturales, económicas y políticas de la población en su conjunto.

  • Turquía: Si bien solo el 3 % de su superficie se encuentra en Europa, es un Estado laico, y en proceso de modernización y occidentalización, además de participar en organizaciones tradicionalmente occidentales (como la OCDE, la OTAN y es un candidato para unirse a la Unión Europea)
  • Israel: Aunque Israel se ubica en el Medio Oriente, recibe inmigrantes judíos procedientes de países occidentales como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia y Alemania. Es miembro de la OCDE, y es un aliado político de la Unión Europea y la OTAN. Según Sammy Smooha, profesor emérito de sociología en la Universidad de Haifa, Israel se describe como un estado "híbrido","semi-occidental" moderno y desarrollado. Con el paso del tiempo, reconoció que Israel se convertirá en "más y más occidental." Pero como resultado de la continua disputa árabe-israelí, la completa occidentalización será ralentizada en Israel.
  • Líbano: Aunque geográficamente el Líbano se encuentra en el Oriente Medio al norte de Israel, el Líbano tiene 54 % de cristianos que están muy influenciados tanto cultural como socialmente por los países occidentales (sobre todo Francia con los que comparten lazos históricos que data ya en estado de Condado de Trípoli del Cruzado fundada por Raymond IV de Toulouse, que abarcaba la mayor parte de la actual Líbano. La herencia francesa en toda la sociedad libanesa es el conocimiento fluidez generalizada de la lengua francesa). La influencia occidental traída por los cristianos del país se extendió al resto de la población, por lo que la actual Líbano una mezcla única de Oriente y Occidente. La sociedad del Líbano comparativamente progresivo y la cultura y las características del área metropolitana de Beirut, conocida como París del Medio Oriente, son un testimonio de su occidentalización. Por lo general, es miembro de organizaciones europeas para eventos culturales como el Festival de la Canción de Eurovisión. Sin embargo, la occidentalización se ve ralentizada por los conflictos entre cristianos y musulmanes.
  • Japón y Corea del Sur: Si bien, geográficamente están en el Lejano Oriente, son democracias plenas, tienen una economía de libre mercado, buena calidad de vida y son colaboradores a la ciencia y tecnología occidental, lo que los describiría como estados "híbridos", "semi-occidentales", desarrollados y modernos.
  • Sudáfrica: Debido a la influencia de la cultura europea, además de ser el país que tiene mejor asimilado el cristianismo en África, se puede decir que Sudáfrica es una nación occidental u occidentalizada. Por otra parte, los sudafricanos blancos de origen europeo constituyen alrededor del 9% de Sudáfrica. Otro 9% son de raza mixta. A diferencia de los sudafricanos negros que han mantenido sus propias lenguas nativas, la mayoría mixtos sudafricanos hablan afrikáans como primera lengua. Del mismo modo, la mayoría indios sudafricanos hablan Inglés nativa hoy. Por lo tanto, se puede argumentar que este colectivo 20% de los hablantes nativos de inglés y afrikaans (tanto de origen europeo) viven en culturas influenciadas fuertemente occidentales. Del mismo modo, los blancos y los mestizos son más del 10% de Namibia. Ellos principalmente hablan afrikáans y el alemán como primera lengua. Además de eso, muchos sudafricanos negros y namibios hablan lenguas europeas, por ejemplo, Afrikaans y Inglés, con fluidez y también se consideran los hablantes de esas lenguas.
  • Filipinas: Se puede decir que es una nación occidentalizada por su tradición y religión católica, además de las herencias de España y Estados Unidos con la colonización.
  • Ampliando aún más la definición, se pueden causar controversias.

Personal[editar]

Un punto de vista diferente de lo que es el mundo occidental no viene definido por su territorio sino por su gente. Este concepto está siendo popular en la actualidad, incluso porque es más exacto. En este punto de vista se asume no tanto en el factor de si una sociedad es o no occidental o en qué grado lo es, sino que mira a los grupos sociales de una nación. En este sentido, los Boers de Suráfrica son considerados un auténtico pueblo occidental dentro de un país no occidental. De la misma manera, se puede hablar de grupos sociales no occidentales dentro de un país occidental como muchos grupos indígenas en América que han resistido la occidentalización por siglos.

Diferencias[editar]

Sería incorrecto concluir que el mundo occidental es un bloque monolítico, puesto que existen muchas culturas, idiomas, religiones, políticas y diferencias económicas entre los países occidentales y sus poblaciones. El mundo occidental también cambia en el tiempo y también recibe influencias de otras culturas no occidentales.

Proceso de occidentalización[editar]

Colonización (1492-1960)[editar]

Europeización[editar]

A partir de 1492 la europeización y el colonialismo se extendieron gradualmente por todo el mundo, dominando vastas regiones del planeta. Durante esos periodos una fuerte influencia fue ejercida sobre las comunidades indígenas las cuales resultaron siendo en muchas colonias poblaciones asimiladas a elementos de la cultura europea sea por voluntad o sea por fuerza tales como la eliminación o marginación de su propia lengua a cambio de asumir la lengua europea y la imposición del cristianismo. En numerosos casos la población indígena fue suplantada por población europea y por inmigrantes africanos.

Las conquistas napoleónicas entre finales del siglo XVII y principios del XIX debilitó algunas de las potencias europeas como España, lo que facilitó la independencia de muchas colonias americanas. Las dos guerras mundiales terminaron por debilitar el poderío europeo de manera ostensible y muchas de las colonias pudieron independizarse inspirados en movimientos nacionalistas. Este periodo se conoce como el de la descolonización. Hacia finales de la década de los 60 del siglo XX la mayoría de las colonias eran autónomas, sin embargo, sus nuevos estados adoptaron en mucho los aspectos de la política occidental tales como establecer una constitución mientras por otro lado reaccionaban en contra de la cultura occidental, especialmente en el caso de las colonias asiáticas como la Raj Británico.

Reacciones[editar]

Asia[editar]

Una reacción a la occidentalización incluye el fundamentalismo y el proteccionismo. Países como Corea del Sur, Japón y China trataron de adoptar el aislamiento, pero muchas no pudieron evitar el adoptar muchos elementos de la cultura occidental.

Globalización[editar]

Este fenómeno que comienza desde la década de los 60, es un proceso de occidentalización. Esta teoría propone que el pensamiento occidental fue el que condujo a la globalización y que la globalización propaga la cultura occidental para llevar a un ciclo de occidentalización.

Las características principales de la liberalización de la economía y la democratización de la sociedad, combinan con un avance del individualismo. Con frecuencia la globalización es vista como una fuerza opuesta a la influencia mundial del comunismo. Después de la caída de la Unión Soviética en 1991, muchos de sus componentes estatales cayeron bajo la occidentalización lo que incluyó la privatización de las industrias controladas por el estado.

La globalización como occidentalización es vista por muchos como progreso, democracia y libre comercio, pero otros ven la occidentalización como una desventaja. Algunos protestan por ejemplo que las culturas asiáticas, basadas en alimentaciones vegetarianas, al asumir estilos occidentales cambian a alimentaciones basadas en carne animal,[1] trae grandes pérdidas.

Consecuencias[editar]

Debido a la colonización de América y Oceanía por parte de los europeos, la cultura, la etnia y el lenguaje de esos pueblos cambió de manera irreversible. Esto es más visible en países como Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y muchos países de América Latina como Argentina, Chile, Costa Rica y Uruguay en donde las poblaciones indígenas fueron sobrepasadas por las europeas, se dio una pérdida de las culturas ancestrales o su marginación.

Sin embargo, incluso en países en donde las poblaciones indígenas permanecieron o se mezclaron con las europeas como México, Perú, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Sudáfrica y Guatemala ,la marginación persiste. Debido a la colonización, los idiomas prevalentes en América y Oceanía a son el portugués, español, francés e inglés. Muchos lenguajes indígenas están en la actualidad en peligro de extinción, sin embargo, algunos de estos países hacen en la actualidad esfuerzos por preservar y expandir los lenguajes indígenas, por ejemplo, en Nueva Zelanda el maorí ya es lengua oficial, así como en Paraguay lo es el guaraní.

Bibliografía[editar]

  • AZNAR, José María. América Latina: una agenda de libertad. Revista Globalización, Competitividad y Gobernabilidad, Volumen 1. No. 1, 2007, Universidad de Georgetown.
  • BONNET, Alastair, La idea del Occidente. 2004.
  • SPENGLER, Oswald, El declive de Occidente, 1918.
  • FUKUYAMA, Francis, El fin de la historia y el último hombre, 1992.
  • HUNTINGTON, Samuel P., El choque de las civilizaciones, 1996.
  • ROBERTS, John, El triunfo del Occidente, 1985.
  • GUY, Ankerl, Civilizaciones contemporáneas coexistentes: árabe-musulmán, bharati, chino y occidental, Génova: INUPRESS, 2000. ISBN 1881550045

Referencias[editar]

  1. Cornell Times, 2001 Estudios de China

Enlaces externos[editar]