Nyctibius griseus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Nictibio urutaú
Nyctibius griseus 471885191 27f931630d o.jpg
Un urutaú camuflado en las ramas rotas del árbol

El canto del ave, registrado en Colombia
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Caprimulgiformes
Familia: Nyctibiidae
Género: Nyctibius
Especie: N. griseus
(Gmelin, 1789)
Subespecies

El nictibio urutaú (Nyctibius griseus),[2]​ también denominado nictibio, guajojó, potoo, perosna, urutaú común, guaiguîgué, pájaro fantasma, biemparado norteño, pájaro bruja, kakuy, pericoligero, pájaro estaca menor, ayaymama o estaquero común,[3]​ es una especie de ave caprimulgiforme de la familia Nyctibiidae que se encuentra en Centroamérica y Sudamérica, desde la región sureste de México al norte y noreste de Argentina al sur.

Comportamiento[editar]

En São Paulo, Brasil

Es una especie sedentaria que habita en los bosques abiertos y sabanas. Pone un solo huevo blanco lilaceo manchado, directamente en una depresión en una rama o tocón de un árbol.

El nictibio urutaú es pariente cercano de los atajacaminos o chotacabras (caprimúlgidos), pero al igual que los otros urutaúes (familia Nyctibiidae o nictíbidos) carece de las vibrisas o cerdas alrededor de la boca presentes en los caprimúlgidos. Tiene de 33 a 38 cm de largo total y es pálido grisáceo tirando al castaño, finamente rayado con negro. Tiene los ojos color naranja o amarillo, grandes.

Este insectívoro nocturno caza desde una percha o posición elevada como un alcaudón o tiránido. Pasa el día posado erguido en un tocón de árbol, con el cual se mimetiza como si fuera parte de él.

Se puede localizar al urutaú menor por la noche por la reflexión de luz de sus ojos amarillos o por su grito melancólico persistente, como un lamento humano, que disminuye en intensidad y volumen.

Nombres comunes[editar]

En Ecuador se le conoce como nictibio y puede ser observado en el Bosque del Cerro Colorado y en el jardín Botánico de Guayaquil.

En Perú se le conoce como ayaymama debido a su canto que se asemeja al lamento de un niño que dice ¡Ay, ay, mamá!, además, este peculiar canto ha dado lugar a una leyenda de la Mitología de la Amazonia peruana.[4]

En Tabasco México se le conoce como "serenera" por el hecho de aparecer del sereno o niebla en los árboles.

En Bolivia se lo llama guajojó; allí vive en el espesor de la selva cercana a los llanos orientales de Santa Cruz y Beni.

En el norte de Argentina y el sur de Bolivia (Tarija) se llama kakuy, y el vocablo proviene del quechua, kakuy: permanecer, quedarse. En Argentina también se lo suele llamar por el nombre de "vieja del monte".

En inglés se le conoce como potoo, onomatopeya del lenguaje jamaiquino criollo.[5]

Nyctibius griseus en la Reserva para parque nacional San Rafael/Tekoha Guasu, Paraguay (octubre 2018)

En el Paraguay, es común escuchar a esta ave en verano aunque no tanto en invierno. Es probable que algunas especies migren hacia el norte. El nombre “urutaú” es guaraní. El posible origen del nombre sería “guyrá” pájaro, y “taú” espíritu, duende, fantasma. La traducción sería “pájaro fantasma”. Otro nombre con que se lo conoce es “guaimingüe” o “guaiguĩgüe”. “Guaiguĩ” o “guaimí”, ambas formas son de uso común en el Paraguay, significa anciana. “Güe” vendría de “angue” que es el alma salido del cuerpo. Se entiende entonces que el canto melancólico y desgarrador del urutaú es el llanto de algún alma en pena, el de una anciana en este caso.

Leyendas asociadas[editar]

Perú[editar]

Cuenta la leyenda que una epidemia estaba acabando con la gente de una comunidad nativa. Que la madre de dos niños, sintiéndose con los primeros síntomas de la enfermedad, quiso salvar del mal a sus pequeños y entonces los llevó un monte lejano y los dejó en ese lugar. Cerca había una linda quebrada, abundante en peces y árboles frutales. Con gran pena los dejó, sabiendo que no los volvería a ver más. Ellos jugaron, comieron frutos y se bañaron en la quebradita, pero ya en la noche sintieron la falta de su madre y partieron en su búsqueda, sin embargo se perdieron en el monte.

Asustados, llorando de pena decían cómo no ser aves para poder volar donde mamá. Y el espirtu de la selva tuvo pena y los convirtió en avecitas y ellos volaron, pero cuando llegaron a su pueblo vieron que ya nadie vivía, todos habían muerto. Desde entonces no dejan de volar y volar, y cuando se posan en lo alto de un árbol, cansados de buscar a su madre, hacen oír su canto lastimero: "ayaymamá... ayaymamá..."

Argentina[editar]

Cuenta la leyenda que era una niña muy mala que maltrataba a su hermano. Éste, cansado por eso, la llevó al bosque, la hizo subir a un árbol y le dijo que esperara hasta que él buscara miel de abejas. Al bajar cortó todas las ramas del árbol y dejó a su hermana en la copa de éste. La niña inquieta porque no volvía sintió miedo y rompió a llorar “turay, turay”, que es hermano mío, hermano mío. Tal vez el nombre venga de quedarse o permanecer donde fue abandonada por su hermano.

Bolivia[editar]

Se cuenta como leyenda que el guajojó era una joven hija de un brujo, el cual, al saber que ella estaba enamorada, mató a su amado,al darse cuenta la hija del fallecimiento de su amado a manos de su padre esta lo increpa,sollozando amenaza con dar la noticia por toda su aldea,para evitar que la noticia saliera a la luz el brujo convierte en ave a su hija[6]​ y sus sollozos pasa a ser un lastimero canto que según los pobladores del oriente este canto anticipa la hora de tu muerte y trae mal augurio al que lo oiga.[7]

Paraguay[editar]

Cuenta la leyenda que en un tiempo atrás había una joven, la más bella de todas, hija de un gran cacique que despreciaba a todos los jóvenes que le presentaban para desposarse. Desesperado, el gran cacique ruega al ñanderu guasu, al creador, que pueda encontrar un candidato. Un día, apareció un joven extraño, de pelos rubios dorados y ojos del color del cielo al que la joven aceptó como esposo y vivieron juntos. Sin embargo, este joven desaparecía todas las mañanas y retornaba luego a la noche. Extrañadísima, un día le ruega que le cuente por qué hacía eso. El joven accede con la condición de que guarde el secreto como lo más sagrado que podía tener y bajo la amenaza de perderlo para siempre en caso de revelarlo. Sucede que el joven era el mismísimo Kuarahy (el sol) y debía cumplir su función de iluminar todos los días. Al día siguiente, muy contenta ella, por ser la esposa del mismísimo sol, cambió tanto de actitud que su madre comienza a indagar al respecto. Ella le cuenta a su madre, pero al percatarse de que rompió su promesa, entra en desesperación y espera la llegada de su esposo al atardecer, pero este nunca regresó. Desconsolada, se internó en el monte donde tuvo un niño, también rubio como su padre al cual llamaron jasy jatere. Dicen que todas las noches, en lo más alto de los árboles, llora suplicando el perdón divino.

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2009). «Nyctibius griseus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2011.2 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el 28 de marzo de 2012. 
  2. Bernis, F; De Juana, E; Del Hoyo, J; Fernández-Cruz, M; Ferrer, X; Sáez-Royuela, R; Sargatal, J (2000). «Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología (Quinta parte: Strigiformes, Caprimulgiformes y Apodiformes)». Ardeola. Handbook of the Birds of the World (Madrid: SEO/BirdLife) 47 (1): 123-130. ISSN 0570-7358. Consultado el 22 de enero de 2014. 
  3. Nictibio Urutaú (Nyctibius griseus) (Gmelin, 1789) en Avibase
  4. «Imágenes del paraíso - La Reserva Nacional Allpahuayo-Mishana». Archivado desde el original el 5 de marzo de 2016. Consultado el 1 de julio de 2009. 
  5. ^ potoo. Dictionary.com. Dictionary.com Unabridged. Random House, Inc. http://www.dictionary.com/browse/potoo (accessed: March 15, 2016)
  6. ESTREMADOIRO RIOJA, ROCÍO (16 de mayo de 2018). «El Guajojó». Los Tiempos. Consultado el 17 de septiembre de 2019. 
  7. «El Guajojó.». 

Enlaces externos[editar]