Nulidad matrimonial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La nulidad matrimonial es la invalidación de un matrimonio porque en su celebración han existido o se han producido vicios o defectos esenciales que impiden que el mismo pueda surtir efectos. La nulidad matrimonial supone que el matrimonio no ha existido y no puede surtir efectos.[1]​ Se diferencia del divorcio, por cuanto en este último se disuelve un matrimonio válido por voluntad de uno o ambos cónyuges.

Regulación[editar]

Derecho canónico[editar]

La nulidad eclesiástica le corresponde declararla a los Tribunales Eclesiásticos. Existe un Tribunal de primera instancia por cada Diócesis (con un mínimo de una Sala de tres jueces o con varias, dependiendo del volumen de asuntos de que conozca), un Tribunal de apelación en las Archidiócesis y finalmente cabe recurrir ante el Tribunal de la Rota Española, con sede en Madrid o a la Rota Romana.

El proceso de nulidad canónica se inicia mediante demanda (dubio) interpuesta por abogado y procurador ante el Tribunal eclesiástico del domicilio de uno de los contrayentes. Todos los que intervienen en el Tribunal deberían ser, al menos, Licenciados en Derecho. El proceso es juzgado por tres jueces, uno de los cuales actúa de ponente. Se desarrolla mediante procedimiento contradictorio entre demandante (o demandantes, si la nulidad la solicitan ambos cónyuges a la vez) y Defensor del Vínculo (Fiscal Eclesiástico). Del proceso levanta acta el Notario-Actuario (equivalente al Secretario judicial).

Reforma del proceso canónico

Con fecha 8 de diciembre de 2015, el papa Francisco mediante el motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus[2]​ reformó el proceso canónico de declaración de nulidad eliminando el requisito de las dos sentencias conformes para obtenerla, de manera que, actualmente, con una única sentencia estimatoria, si ésta no es recurrida por alguna de las partes o por el Defensor del Vínculo, puede obtenerse la nulidad. También se han acortado determinados plazos, evitando la dilación de los procesos de nulidad y permitiendo su tramitación y fallo en torno a un año. También, en este mismo documento, el papa ha insistido en que la autoridad en este campo corresponde al Ordinario de cada Diócesis y que el tribunal eclesiástico actúa con potestad vicaria por lo que, en los casos en que es evidente la nulidad y las dos partes actúan conformes, puede pasarse el caso directamente al Obispo quien, oído el parecer del Defensor del Vínculo y con la colaboración de un asesor jurídico, puede dictar sentencia directamente. Esto se conoce como procedimiento breve ante el Obispo y no debiera tardar más de un par de meses.

Al mismo tiempo, ha insistido en la gratuidad del proceso lo que se ha traducido en la reducción o incluso la eliminación de las tasas judiciales en los tribunales eclesiásticos.[3]

Causas de nulidad

Capacidad[editar]

Se agrupan bajo la denominación de impedimentos. Algunos pueden ser dispensados, de manera que si se solicita, el matrimonio quedará convalidado (sanación en la raíz).

  • Edad inferior a 18 años. Es dispensable a partir de los 16 años para el hombre y los 14 para la mujer.
  • Haber contraído vinculo matrimonial previo y subsistente.
  • Tener parentesco en línea recta sin límite de grado o en línea colateral hasta el cuarto grado. Los grados tercero y cuarto en la línea colateral son dispensables.
  • Pública honestidad. Mantener relación sentimiental con pariente en primer grado por afinidad del cónyuge fallecido o mantener relación de concubinato con persona distinta del otro contrayente al tiempo de celebrarse el matrimonio. Es dispensable.
  • Haber atentado contra la vida del cónyuge anterior del otro contrayente. Es dispensable.
  • Orden sagrado. Estar ordenado como obispo, sacerdote o diácono. Es dispensable, pero el beneficiario de la dispensa debe abandonar el sacerdocio.
  • Votos públicos y perpetuos de castidad en instituto religioso. Es dispensable, abandonando el instituto. Si los votos son temporales, basta que estos no sean renovados al finalizar el periodo correspondiente.
  • Mixta religión. Tiene lugar en los matrimonios entre católico y cristiano válidamente bautizados en otra Iglesia que no sea la católica ortodoxo, anglicano o evangélico. Es dispensable.
  • Disparidad de cultos. Tiene lugar en los matrimonios entre católico y no bautizado. Es dispensable. En este caso y en el anterior, el cónyuge católico se compromete a bautizar a los hijos que puedan tener en el futuro y a educarlos bajo la fe católica y el no católico a no obstaculizarlo.
  • Impotencia antecedente y perpetua, sea absoluta o relativa.

Jurisprudencialmente se ha venido concedido la nulidad ante trastornos del comportamiento o de la identidad sexual (ninfomanía, satirismo) o que impidan tener hijos (esterilidad).

Consentimiento[editar]

  • Carecer de uso de razón.
  • Tener grave defecto de discreción de juicio.
  • Incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica. Ha tenido gran desarrollo jurisprudencial, incluyendo todas aquellas conductas que impiden el normal desenvolvimiento del matrimonio: trastornos de identidad sexual (ninfomanía, satirismo), imposibilidad de tener hijos (esterilidad), trastornos de la personalidad, alcoholismo, drogadicción y ludopatías.
  • Error en la identidad de la persona o de una cualidad directa y principalmente pretendida. La cualidad ha de ser de naturaleza personal y afectar a la vida matrimonial, rechazando las de carácter físico o las de carácter patrimonial.
  • Error determinante acerca de la unidad, de la indisolubilidad o de la dignidad sacramental del matrimonio.
  • Simulación total o parcial por exclusión de una propiedad esencial o de un elemento esencial del matrimonio: la unidad, la fidelidad, la indisolubilidad y la apertura a la vida en el matrimonio.
  • Condición.
  • Violencia, intimidación o miedo grave.
  • Rapto para obtener el consentimiento del otro contrayente.
  • Dolo provocado para obtener el consentimiento.

Forma[editar]

  • Celebrarse sin la asistencia del ordinario del lugar o del párroco o de un delegado de estos.
  • Matrimonio celebrado por poderes que sean nulos.
  • Falta de uno o de los dos testigos.

España[editar]

Todos los matrimonios, civiles o eclesiásticos, pueden ser anulados si concurren las causas previstas en la ley, que están circunscritas a la capacidad (impedimentos), al consentimiento (vicios del consentimiento) y a la forma (vicios de forma).

Las sentencias de los tribunales eclesiásticos han de ser homologadas por un juez civil, a partir de cuyo momento tienen efectos civiles y se inscriben en el Registro Civil. El contrayente cuyo matrimonio ha sido declarado nulo pasa a tener estado civil de soltero y sus hijos tienen la consideración de hijos putativos (de putare, pensado).

La nulidad del matrimonio civil se obtiene mediante demanda interpuesta mediante abogado y procurador ante el Juzgado del domicilio de uno de los contrayentes. Es susceptible de recurso conforme a la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Capacidad[editar]

  • Edad inferior a 18 años.
  • Haber contraído vinculo matrimonial previo y subsistente.
  • Tener parentesco en línea recta sin límite de grado o en línea colateral hasta el tercer grado. El tercer grado en la línea colateral es dispensable.
  • Haber atentado contra la vida del cónyuge anterior del otro contrayente. Es dispensable.

Consentimiento[editar]

  • Error en la identidad del otro contrayente o en aquellas cualidades personales que, por su entidad, hubiesen sido determinantes para la prestación del consentimiento.
  • Violencia, intimidación o medio grave.
  • Dolo provocado para obtener el consentimiento.

Forma[editar]

  • Celebrarse sin la asistencia del juez, alcalde o funcionario correspondiente.
  • Matrimonio celebrado por poderes que sean nulos.
  • Falta de uno o de los dos testigos.
  • Celebración del matrimonio en peligro de muerte si no concurría esta circunstancia.

Ambas normativas, canónica y civil, son muy similares en cuanto a las causas, si bien la canónica es más minuciosa en su desarrollo, pueden extraerse análogos supuestos en una y otra normativa. La canónica regula específicamente los impedimentos relativos al matrimonio de sacerdotes y religiosos.

PERÚ[editar]

El primer Código Civil emitido en América fue el de Luisiana, desde 1803 perteneciente a los Estados Unidos de Norteamérica por cesión de la Francia napoleónica. Ello ocurrió en 1808, y el cuerpo legal entonces promulgado exhibió el nombre de Digeste de la loi civile.

Es así que con respecto a los términos Invalidez de Matrimonio y Nulidad de Matrimonio ambos presentan una notoria connotación puesto que en los códigos civiles anteriores de 1852 y 1936 se hacía referencia este rubro o apartado con el término de nulidad de matrimonio más no invalidez, dicho término recién se acuñó en el año 1984 puesto que se cree que es un mejor criterio ya que se puede ampliar el tema tanto en subdividirse en nulidad y anulabilidad.

Es por eso que Figueroa nos hace mención de "Nos parece bien empleado el término invalidez: es más amplio, ya que en él se dan la nulidad y anulabilidad, según, según sea la mayor gravedad que prive al matrimonio de su eficacia jurídica"[4]

Efectos[editar]

Es común en la opinión pública pensar que la nulidad sólo interesa desde la perspectiva eclesiástica para poder volver a contraer matrimonio por la Iglesia. Realmente, la distinción entre nulidad y divorcio trae importantes consecuencias, pues con la primera el matrimonio nunca ha existido, mientras que con el segundo, el matrimonio ha quedado disuelto. La nulidad del matrimonio evita pagar pensiones compensatorias y aplica reglas particulares a la liquidación del régimen económico matrimonial. En el caso de que uno de los cónyuges sea declaro de mala fe en el procedimiento de nulidad, se le podrá imponer la obligación de indemnizar al otro contrayente si ha existido convivencia conyugal y, en el caso del matrimonio canónico, el vetum o imposibilidad de volver a casarse por la Iglesia, temporal o definitivamente.[5]​ Tratándose de personas con problemas psíquicos o de discernimiento, ambas normativas se muestran cuidadosas a la hora de tramitar un expediente matrimonial ulterior.

Notas[editar]

  1. http://www.rupturas.es/dudas/nulidad.htm
  2. «Carta Apostólica en forma de». Santa Sede. Consultado el 5 de febrero de 2016. 
  3. Javier. «MATRIMONIONULO: ¿Nulidades gratis?». Consultado el 5 de febrero de 2016. 
  4. FIGUEROA ESTREMADOYRO, Hernán (1984). Nuevo Código Civil. Tomo 1. Perú - Lima: Editorial INKARI. p. 101. 
  5. Javier. «MATRIMONIONULO: Sentencias con vetos». Consultado el 5 de febrero de 2016. 

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces[editar]