Nuevo cine estadounidense

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
John Cassavetes en la película Edge of the City de 1957

El Nuevo cine estadounidense, también conocido como Nuevo cine americano, Nuevo cine norteamericano o Cine independiente norteamericano es una corriente cinematográfica estadounidense. La misma surge como reacción de algunos cineastas contra el cine de Hollywood y contra el Comité de Actividades Antiestadounidenses, promovido por el senador Joseph McCarthy, que entre los años 1947 y 1953 impuso un férreo control sobre toda la producción cinematográfica de los Estados Unidos, bajo la excusa de la "Lucha contra el comunismo".

Esta toma sus principales referencias del Free Cinema británico y de la Nouvelle Vague francesa, si bien no puede considerarse un movimiento propiamente dicho, dada la disparidad de estilos que existe entre los distintos autores. La película Shadows, de John Cassavetes (1959) se convirtió en el emblema de este grupo, ya que mostraba un modo de realización y estético novedoso, fundamentalmente en la utilización de escenarios reales (exteriores nocturnos de la Ciudad de Nueva York), la interpretación improvisada de los actores y la inclusión de temas sociales (como el racismo) en el desarrollo de la acción.

Etapa inicial[editar]

En esta etapa aparecen dos escuelas principales, la llamada Escuela de Nueva York o New American Cinema Group y la llamada “Generación de la televisión”.

Es precisamente en esta Escuela de Nueva York o New American Cinema Group donde aparece el manifiesto fundacional de este movimiento.[1] En él condenan el cine oficial: “El cine oficial en todo el mundo está acabado. Es moralmente corrupto, estéticamente obsoleto, temáticamente superficial, temperamentalmente aburrido”. Para luchar contra ello se proponen crear instituciones de apoyo para dar salida a sus películas, que de otra manera no habrían podido acceder a los circuitos comerciales, y renuncian a la exclusividad en la distribución, que quedaría al arbitrio de cada artista. También rechazan la condición "aurática" de los artistas, es decir, aquella que propone que ellos (los artistas) son unos genios o seres inspirados que se encuentran por encima de los demás.

Esta escuela, de carácter más ideologizado, cuenta con figuras como Maya Deren, el propio Cassavetes o el artista pop Andy Warhol, que realizó numerosas películas de carácter experimental fuera de los circuitos comerciales. Otros nombres célebres de este movimiento son Shirley Clarke, Lionel Rogosin, Robert Frank, Adolfas Mekas y Gregory Markopoulos.

La llamada “generación de la televisión”, cuenta con directores como Stanley Kramer, Robert Altman y Robert Mulligan, que trabajaban para la CBS. A la misma también pertenecen Sidney Lumet, Martin Ritt, Arthur Penn o John Frankenheimer. Este grupo aporta el nuevo sistema de producción de la televisión, un cierto cambio en los temas sociales que abordan y un mayor énfasis en la presentación de historias reales, alejadas de la fantasía de Hollywood. Muchos de sus miembros inician aquí una carrera que les llevará por distintos caminos y opciones estéticas.

Robert Altman, uno de los directores más destacados del grupo, que tiene un comienzo brillante, con películas como MASH, de 1970, y Nashville, de 1975, tendrá una trayectoria irregular, con películas como Popeye, 1980, una adaptación del cómic de los años 30 y otras más destacadas, como El Juego de Hollywood, 1992 o Gosford Park, 2001.

En el caso de Arthur Penn, se trata de un realizador de larga trayectoria, que ya había realizado películas como El milagro de Ana Sullivan, en el año 1962, Bonnie and Clyde, en el año 1967, La jauría humana, en el año 1967, o El restaurante de Alicia, del año 1969. Obtiene un gran éxito con la película, Pequeño gran hombre, del año 1970 y realiza La noche se mueve, un thriller intrigante en el año 1975. En ambos casos se observa como, pese a estar integrado en los esquemas de producción de Hollywood, sigue buena parte de los presupuestos fundacionales del grupo.

Nueva ola americana o Generación de los 70[editar]

El auge de la "Nueva ola americana", el "New Hollywood group", o la llamada Generación de los 70 dentro del Cine independiente norteamericano coincide con un momento de crisis en la industria de Hollywood, que pierde importancia frente al empuje de la televisión. Esto lleva a que muchos de los grandes estudios tomen la decisión de "unirse al enemigo", contratando a algunos de estos directores y produciendo sus películas. El resultado fue la lenta disgregación del grupo y la aparición de distintas carreras individuales, con resultados dispares en cada uno de los casos.

Bob Rafelson, después de realizar "Head" en 1968, en donde aparece, en un breve cameo, con el productor Jack Nicholson, se une a Bert Schneider y Steve Blauner para fundar la BBS Produtions, productora de cine independiente, con la que realiza las películas fundamentales de este grupo:

Easy Rider, de Dennis Hopper, del año 1969.

Five Easy Pieces (Mi vida es mi vida), del propio Bob Rafelson, del año 1970.

The last picture show, de Peter Bogdanovich, del año 1971.

La obra de Bob Rafelson continúa en los años siguientes a través de películas como El cartero siempre llama dos veces, del año 1982, o Ella nunca se niega (Man Trouble), de 1992.

Las figuras más destacadas de este grupo son, aparte de los antes citados, los siguientes directores: Martin Scorsese, Michael Cimino, Ridley Scott, Brian de Palma, o Robert Zemeckis. Muchos de ellos siguen en activo hoy en día.

Segunda generación de los 70[editar]

Poco después se unen al grupo los directores Francis Ford Coppola, Steven Spielberg o George Lucas, cuyas trayectorias son ampliamente conocidas.

Casos singulares[editar]

Casos singulares que no entran muy bien en ninguna clasificación son las figuras de Terrence Malick o Clint Eastwood.

Terrence Malick realiza en 1973 una película significativa: Malas Tierras, a la que seguirá una no menos importante Días del cielo, del año 1978. Después de esto se producirá un largo silencio de veinte años, roto por un tercer largometraje: La delgada línea roja (The Thin Red Line, 1998), considerada una de las mejores películas bélicas de todos los tiempos, con el permiso de La chaqueta metálica (Full Metal Jacket, 1987), de Stanley Kubrick, naturalmente.

Clint Eastwood realiza su primera película en el año 1971. Se titulaba Escalofrío en la noche. Después vendrían Cazador blanco, corazón negro del año 1990, Los puentes de Madison del año 1993, Mystic River del año 2003, Million Dollar Baby del año 2004, Flags of Our Fathers y Cartas desde Iwo Jima del año 2006 y Gran Torino, del año 2008. Su obra sigue gran parte de los preceptos y las condiciones éticas y estéticas del movimiento del nuevo cine norteamericano.

Años 80[editar]

Ya sin una clara vinculación con el grupo aparece una nueva generación de directores que tratan de revitalizar el concepto, con obras rompedoras, más adaptadas a los nuevos tiempos, como Spike Lee con "Haz lo que debas", de 1989, Steven Soderbergh con "Sexo, mentiras y cintas de vídeo, del mismo año.

Años 90[editar]

En los años 90 aparecen figuras como Quentin Tarantino con Reservoir Dogs, del año 1992, o Kevin Smith con "Clerks", de 1994, que cambian de nuevo el concepto, realizando un cine más atrevido, que rompe con las normas del lenguaje cinematográfico y se permite el lujo de jugar con el lenguaje cinematográfico, con los géneros y con la linealidad del tiempo en busca de nuevos efectos expresivos.

Actualidad[editar]

Durante los últimos años el cine independiente norteamericano ha seguido desarrollándose con gran fuerza gracias en parte a acciones como la del Festival de Cine de Sundance, que viene realizándose desde el año 1978, con una clara vocación de renovación y enfrentamiento a la industria de Hollywood, o el Festival de cine de Tribeca, promovido por Jane Rosenthal y Robert De Niro, a partir del año 2002.

En esta denominación de “cine independiente” se presentan multitud de corrientes y formas de realización cinematográficas, adaptándose no solo a las nuevas corrientes narrativas sino también a la profunda transformación que han traído consigo las nuevas tecnologías.

Entre otros autores se puede citar a: Danny Boyle, con películas como Trainspotting, de 1996. Harmony Korine, con Gummo, de 1997.

Ya en el siglo XXI, cabe citar también, dentro de este tipo de cine, a: Jeff Nichols, con Shotgun stories, de 2007, o Mud, del año 2012.

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]