Nosotros (novela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nosotros
de Yevgeni Zamiatin Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Ciencia ficción, distopía
Tema(s) Distopía Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Ruso Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original Мы Ver y modificar los datos en Wikidata
País Unión Soviética Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1920 Ver y modificar los datos en Wikidata
Premios
[editar datos en Wikidata]

Nosotros (Мы, en ruso) es una novela rusa escrita por Yevgueni Zamiatin en 1921 sobre una sociedad futura donde la opresión y represión por parte de la clase dirigente sobre las demás es total. No fue publicada en ruso hasta 1988.[1] Es una de las primeras obras del subgénero de las distopías e inspiró, entre otras obras, en muchos aspectos la novela 1984 de George Orwell, según el propio autor británico, quien lo había leído en su traducción francesa, Nous autres.[2]

Nosotros surge de las vivencias del autor en la Rusia de la Revolución, donde había sido encarcelado primero por el régimen zarista, en 1906, y después por los bolcheviques, en 1922,[2] y en Newcastle, trabajando como ingeniero naval en los astilleros del río Tyne durante la Primera Guerra Mundial.

Respondiendo a la reseña que Orwell había escrito en 1946 sobre el libro para la revista Tribune, Gleb Struve, autor de 25 Years of Soviet Russian Literature, obra citada por Orwell, afirma que aunque la novela critica claramente el régimen soviético, puede que también haga referencia al fascismo de Mussolini.[2]

Antecedentes y contexto[editar]

Como la mayoría de los intelectuales rusos de fines del siglo XIX, Zamiatin tuvo una vida agitada y expuesta al peligro. Nacido en 1884, cursó estudios de ingeniería naval y en 1913 se unió a los bolcheviques. Detenido, fue enviado a la cárcel y al destierro en Siberia. De allí escapó, regresó a San Petersburgo, donde de nueva cuenta fue apresado y mandado al destierro. De ese periodo, saldrían dos importantes novelas suyas El Provinciano y En el fin del mundo.[3]

En 1917, se produjo la Revolución de Octubre, y Zamiatin estuvo, al igual que casi todos los escritores jóvenes rusos, entre sus sostenedores y defensores. En 1918, publicó una serie de relatos, entre los que destaca La Cueva (obra cercana a El hombre del cubo de Kafka), la cual, era considerada en la época como "la materialización de una pesadilla, la historia de la degradación y miseria de personas cuyo único objetivo es la obtención de comida y alimentación"[3]

Hacia 1920, cuando escribió Nosotros, Zamiatin era ya un autor reconocido. En ese año, la situación material y cultural de Rusia tocaba fondo. La guerra civil provocó el cierre de diferentes espacios de difusión, tales como escuelas, editoriales, universidades, entre muchos otros. Lo anterior provocó que muchos de los escritores jóvenes se alistaran al Ejército Rojo y, los más viejos, emigraron. No fue sino hasta el fin de la guerra civil que se volvió a retomar la cultura, donde el régimen apoyó campañas de alfabetización y superación.[4]

Pronto aparecieron innumerables tendencias literarias, siendo tres las principales: el Lef (acaudillado por Mayakovski), cuya consigna era barrer el pasado cultural y hacer del escritor el "escudo y lanza" de la Revolución; el Proletkult, que era similar al Lef, pero con la diferencia de que la nueva cultura solo podían engendrarla obreros y campesinos, quienes debían ponerse al servicio incondicional de la Revolución, y escribir bajo los intereses de esta; y la de los Hermanos Serapios (que tomaron su nombre de un personaje de E. T. A. Hoffmann), quienes desde el inició apoyaron la Revolución y que pelearon en las filas del Ejército Rojo. Desde el primer momento reivindicaron su derecho a escribir con libertad. Esta tendencia se manifestó por la experimentación formal en la literatura, con rupturas en el lenguaje, sintaxis e incorporación de los nuevos vocablos precedentes del folklore ruso. Y Zamiatin fue mentor de esta tendencia.[4]

Sinopsis[editar]

En la ciudad de cristal y acero del Estado Único, separada por un muro del mundo salvaje, la vida transcurre sometida a la inflexible autoridad del Bienhechor: los hombres-número trabajan con horarios fijos, siempre a la vista de todos, sin vida privada: el «yo» ha dejado lugar al «nosotros». El narrador de este diario íntimo, D-503, es el constructor de una nave interestelar que deberá llevar al universo «el bienaventurado yugo de la razón». Pero se enamora: el amor equivale a la rebelión, y el instinto sexual al deseo de libertad. Aunque, tras extirparle a D-503 el «ganglio craniano de la fantasía», el Estado sedentario, entrópico, salga victorioso de la conspiración, allende sus muros siguen los hombres nómadas, llenos de energía, que generarán nuevos insurrectos: no existe, ni jamás existirá, la última revolución.[5]

Análisis[editar]

- Odio la niebla, la temo.
- Por eso la amas. La temes porque es más fuerte que tú. La odias, porque la temes. La amas, porque no puedes dominarla. Pues solamente cabe amar lo indomable.

Yevgueni Zamiatin, Nosotros, capítulo 13.

En Nosotros, Zamiatin, salvando las distancias, sigue el modelo de las novelas utópicas. Aquí hallamos una sociedad donde, aparentemente reina la felicidad, bajo la férrea tutela de un Estado Único, regido por una sola persona, el Bienhechor, al que todos deben obediencia ciega.[3] Han desaparecido nombres y apellidos, y en su lugar aparecen números.[6]

Los Números visten igual, se alimentan a base de nafta, viven en departamentos de cristal, y un horario de vida estrictamente regulado y controlado. Las relaciones sexuales están reguladas por el Departamento de Cuestiones Sexuales. Los hijos que nazcan pasan a manos del Estado Único.[3]

Sin embargo, en este Estado perfecto aún existen la envidia, ociosidad, e incluso el deseo de libertad por parte de algunos Números, como el protagonista D-503 y de su amor, I-330. El Bienhechor considera que tales manifestaciones son provocadas por que aún impera la fantasía en la mente de los Números, y para ello se realiza una masiva operación quirúrgica en el cerebro para extirpar la fantasía e imaginación. Al aceptar esta operación, renuncia al amor de I-330, quien es ejecutada por la Máquina del Bienhechor.[3]

En la novela, el proyecto Utópico se ha desarrollado, pero su resultado es terrible y cruel. El autor, describe lo que es una inmensa cárcel, donde el ser humano es transformado en zombie. Algo que se relaciona fácilmente con los regímenes totalitarios.[3]

Más allá de las cualidades literarias, el gran mérito es que es una especie de profecía a lo que serían los regímenes totalitarios.[3]

Personajes[editar]

D-503: Narrador y protagonista del libro. Constructor, Ingeniero y matemático del cohete El Integral, el cual tiene como objetivo llevar el diario a otros planetas, con el fin de civilizarse. Tiene una lucha interior durante toda la novela. Al final es operado, siendo removida su imaginación. Similar a Winston Smith.

I-330: Está enamorada de D-503, quien le corresponde. Rebelde, quiere derrocar al Gran Bienhechor, llevando a D-503 fuera del muro verde, y orquesta una rebelión que tambalea el régimen. Al final es ejecutada. Similar a Julia.

O-90: Es la primera pareja de D-503. Ella es como cualquiera de los otros Números, obediente que se atiene al régimen. Se descubre que está embarazada de D-503, quien le ayuda a escapar de ser ejecutada.

S-4711: Guardián de D-503, encargado de vigilarlo. Al final, él es quien orquesta el derrocamiento de la rebelión. Similar a O'Brien.

R-13: Poeta y amigo de D-503. Uno de los pocos con los que comparte su tiempo.

Gran Bienhechor: Es el líder supremo del Estado. Similar al Gran Hermano y a Mustafa Mond

Efectos posteriores[editar]

Desde su publicación original (la cual fue en inglés y después de muchos años al ruso) causó controversias, provocando una violenta campaña en su contra. Se prohibieron sus libros y obras de teatro. En 1931, tras esta circunstancia, le envía una carta a Stalin, solicitando que se le permitiera partir al extranjero. Gracias a su amistad con el entonces patriarca de las letras soviéticas, Máximo Gorki, se le concedió hasta 1932.[3]

Respecto a las razones de la solicitud de su exilio, Zamiatin escribió lo siguiente en la carta a Stalin:

Sé que aquí, debido a mi costumbre de escribir según mi conciencia y no por mandato alguno, se me considera un escritor de derechas; mientras que allí, por esa misma causa, tarde o temprano me tildarán probablemente de bolchevique. Pero incluso bajo esas condiciones, allí no me condenarán a guardar silencio, tendré la posibilidad de escribir y de publicar, aunque no sea en ruso.[7]

Zamiatin se estableció en París. Allí escribió una serie de artículos y ensayos sobre grandes hombres de la cultura rusa. Escribiría El Azote de Dios, basada en Atila, que sólo se editó luego de su muerte, en 1938[3]

Influencia[editar]

Junto con El talón de hierro (The Iron Heel, 1908) de Jack London, Nosotros es considerada una de las obras más influyentes del género de la novela distópica. Entre las obras más citadas como más directamente influenciadas por ella se encuentra Un mundo feliz (1932), de Aldous Huxley, y 1984 (1949), de George Orwell. Orwell afirmó que Un mundo feliz debía estar, al menos en parte, inspirada por Nosotros.[2] Sin embargo, Huxley afirmó que su novela era una reacción a las utopías de H. G. Wells y que lo había escrito mucho antes de conocer la obra de Zamiatin.[8]

Orwell comenzó a escribir 1984 unos meses después de haber leído Nosotros y mencionó que lo iba a utilizar como modelo para su próxima novela.[8]

Adaptaciones[editar]

En 1982 se hizo una adaptación cinematográfica alemana, titulada como Wir,[9] dirigida por Vojtech Jasný,[10] con Dieter Laser (quien actuó en la saga de El Cienpies Humano, Kaspar Hauser, entre otras) como D-503[10]

En 2016, se hizo una adaptación cinematográfica francés, titulada "The Glass Fortress", dirigida por Alan B.La fortaleza de cristal

El multi instrumentista, compositor, arreglista y cantante francés progresivo, Rémi Orts, hizo un álbum en colaboración con Alan B basado en el libro, el cual fue lanzado a principios de 2015.[11]

Traducciones[editar]

  • Zamyatin, Yevgeny (1924). We. Gregory Zilboorg (trans.). Nueva York: Dutton.  [1]
  • Zamjatin, Jevgenij Ivanovič (1927). My. Václav Koenig (trans.). Prague (Praha): Štorch-Marien.  [2]
  • Zamâtin, Evgenij Ivanovic (1929). Nous autres. B. Cauvet-Duhamel (trans.). Paris: Gallimard.  [3]
  • Zamiatin, Evgueni Ivánovich (2008). Nosotros. Sergio Hernández-Ranera (trad.). Madrid: Akal.
  • Zamiatin, Yeuveni (2010). Nosotros. Traducción y prólogo de Julio Travieso. México: Lectorum
  • Zamiatin, Evgueni Ivánovich (2011). Nosotros. Alfredo Hermosillo y Valeria Artemyeva (trads.). Fernando Ángel Moreno (pról.). Madrid: Cátedra.

Referencias[editar]

  1. "1984 thoughtcrime? Does it matter that George Orwell pinched the plot?" The Guardian Consultado el 6 de enero de 2011
  2. a b c d "Freedom and Happiness" - A review of Zamyatin’s "We" by George Orwell. Tribune, 4 January 1946. Consultado el 6 de enero de 2011.
  3. a b c d e f g h i Zamiatin, Yevgueni (2010). «Prólogo (por Julio Travieso)». Nosotros. Lectorum. p. 13. 
  4. a b Ibidem, pp. 14-15.
  5. «Nosotros de Yevgueni Zamiatin - Tusquets Editores». www.tusquetseditores.com. Consultado el 25 de noviembre de 2015. 
  6. Zamiatin, Yevgueni. «3». Nosotros. Lectorum. p. 27. 
  7. Estefanía, Joaquín (13 de febrero de 2010). «A Satán, atentamente, sus víctimas». El País. Consultado el 24 de noviembre de 2015. 
  8. a b Bowker, Gordon (2003). Inside George Orwell: A Biography. Palgrave Macmillan. ISBN 0-312-23841-X. 
  9. «Wir» (en alemán). 7 de febrero de 2015. Consultado el 25 de noviembre de 2015. 
  10. a b IMDb. «Wir (TV Movie 1982)». http://www.imdb.com/?ref_=nv_home (en inglés). IMDb. Consultado el 25 de noviembre de 2015, 12:10 a.m.. 
  11. Rémi Orts (2015). «The Glass Fortress». http://www.remiorts.com/index.php/remi-orts/biographie-remiorts (en inglés, Francés). Consultado el 25 de noviembre de 2015. 

Enlaces externos[editar]

 Predecesor
Premios de Nosotros Sucesor
Los desposeídos de Ursula K. Le Guin Premio Prometheus en la categoría Hall of Fame (1994) The Star Fox de Poul Anderson