Nombre romano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El nombre oficial de los antiguos romanos estaba conformado al menos por el praenomen y el nomen junto con la filiación y la tribu.[1]​ Los nombres propios entre los romanos se otorgaban a las niñas el octavo día después del nacimiento y el noveno a los niños. Este día era denominado dies lustricus y en él, el recién nacido era legitimado por su padre ante el hogar doméstico; esto se realizaba mediante la ceremonia de alzar al recién nacido del suelo (tollere filium) y tomarlo en brazos. En ese momento, tras purificarlos (lustrare), a los niños se les daba el praenomen (equivalente a nuestro nombre de pila), siempre coincidente con el de alguno de sus antepasados; a las niñas se les daba su nomen, siempre coincidente con el de su clan (gens). Por ejemplo, las niñas de la gens Julia se llamaban todas «Julia» y «Cornelia» las de la gens Cornelia. Para distiguirlas, se añadían las palabras minor, maior, tertia... según su orden de nacimiento.

Los praenomina eran un catálogo reducido de nombres de manera que se identificaban fácilmente por sus abreviaturas:

Abreviatura Nombre Abreviatura Nombre
A. Aulus Mam. Mamercus
Ap. Appius N. Numerius
C. Caius (o Gaius) P. Publius
Cn. Cnaeus (o Gnaeus) Q. Quintus
D. Decimus Ser. Servius
K. Kaeso Sex. Sextus
L. Lucius Sp. Spurius
M. Marcus T. Titus
M'. Manius Ti. Tiberius

Los varones de edad adulta (y de clase noble) disponían de los tria nomina ('los tres nombres'): el citado praenomen, el nomen, correspondiente a su gens, y un cognomen.

El gentilicium o nomen gentile, que ocupaba el segundo lugar, indicaba el nombre de la gens (el linaje) a la que pertenecía el individuo.

El cognomen en origen es un mote que se adjudicaba por las más diversas razones: por un objeto asociado a una anécdota («Praetextatus», el de la toga pretexta; «Scipio», el bastón; etc.); a un defecto físico («Caecus», ciego; «Cicero», grano; etc.) o cualquier otra. Con el tiempo se volvieron hereditarios y pudieron añadirse otros cognomina. Por ejemplo, una familia de la gens Cornelia es la de los Cornelios Escipiones. Una rama adoptó el cognomen «Nasica» para diferenciarse de la rama del Africano. Miembros de los Nasica tomaron además un tercer cognomen: Serapión, Córculo.

En algunos casos al tria nomina se añadía un agnomen, generalmente para distinguir una victoria sobresaliente de algún general. Por ejemplo, «Africano» en el vencedor de Zama Publio Cornelio Escipión Africano.

En documentos administrativos se añadía a los tria nomina la filiación y la tribu a la que pertenecía el individuo. Por ejemplo, Cicerón era M.Tullius M.f.M.n.Cor. Cicero; es decir, Marco Tulio Cicerón, hijo de Marco, nieto de Marco, de la tribu Cornelia.

Esta nomenclatura sólo se podía emplear si se era ciudadano libre nacido libre (en latín, ingenuus).

Los adoptados tomaban los nombres de los adoptantes y, bajo la forma en -ianus, añadían el de su propia gens original. Por ejemplo, un Publio Cornelio Escipión Emiliano fue originalmente miembro de la gens Emilia. Cuando fue adoptado por el hijo del Africano, tomó su nombre y añadió «Emiliano» a partir de su gens original.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Syme, 1958, p. 172.

Bibliografía[editar]

  • Hacquard, G. (1995). Guía de la Roma Antigua. Palas Atenea. ISBN 9788478170227. 
  • Syme, R. (1958). «Imperator Caesar: A Study in Nomenclature». Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte (en inglés) 7 (2): pp. 172-188.