Niebla (España)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Niebla (Huelva)»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Niebla
municipio de España

NIEBLA.svg
Bandera
Escudo de Niebla.svg
Escudo

Niebla (Huelva) - 15625562632.jpg
Niebla ubicada en España
Niebla
Niebla
Ubicación de Niebla en España.
Niebla ubicada en Provincia de Huelva
Niebla
Niebla
Ubicación de Niebla en la provincia de Huelva.
País Bandera de España.svg España
• Com. autónoma Flag of Andalucía.svg Andalucía
• Provincia Bandera de la Provincia De Huelva.svg Huelva
Ubicación 37°21′41″N 6°40′40″O / 37.3614387, -6.6778698
• Altitud 45 msnm
Superficie 223,62 km²
Población 4158 hab. (2021)
• Densidad 18,29 hab./km²
Gentilicio iliplense
Código postal 21840
Alcaldesa (2015-) Laura Pichardo (PSOE)
Patrón San Walabonso
Patrona Virgen del Pino
Sitio web www.aytoniebla.es

Niebla es un municipio y localidad española de la provincia de Huelva, en la comunidad autónoma de Andalucía. Cuenta con una población de 4158 habitantes (INE 2021). Durante el Califato de Córdoba fue capital de la cora homónima y durante los primeros, segundos y terceros reinos de taifas, fue el centro de la Taifa de Niebla, que abarcaba un territorio mucho mayor que el actual término. Con una extensión superficial es de 223,62 km², se encuentra situado a una altitud de unos 45 m sobre el nivel del mar y a 28 km de la capital provincial, Huelva. Dispone de un importante conjunto monumental.

Ubicación, geografía y comunicaciones[editar]

El casco urbano de Niebla está ubicado a orillas del río Tinto, en la comarca denominada Tierra Llana, una llanura de transición entre la costa y El Andévalo. El término municipal está cruzado por la carretera nacional Sevilla-Huelva, tiene acceso desde la autopista del Quinto Centenario, que conecta también esas dos ciudades, y cuenta con apeadero de tren en la línea férrea que lleva a los mismos destinos. Sus coordenadas geográficas son 37º 21' N, 6º 40' O.

Demografía[editar]

Número de habitantes:

Evolución demográfica de Niebla
1999200020012002200320042005200620072010
3833384738793820393339473953403342334214
(Fuente: INE [Consultar])

Economía[editar]

Niebla depende sobre todo de la industria, al contrario que el resto de municipios de su entorno, donde predomina la agricultura. Cuenta con varias fábricas y un polígono industrial, un centro logístico de transportes y varios talleres de carpintería metálica. En cuanto a la agricultura, poca gente vive de ella y más bien de su manufacturado. También cabe destacar la artesanía, con talleres como "La Empleíta", donde se realizan trabajos con hojas secas de la palma, y la construcción de tamboriles.

Evolución de la deuda viva municipal[editar]

Gráfica de evolución de Deuda viva del Ayuntamiento de Niebla entre 2008 y 2019

     Deuda viva del Ayuntamiento de Niebla en miles de Euros según datos del Ministerio de Hacienda y Ad. Públicas.[1]


Historia[editar]

Niebla ha tenido una gran importancia dentro de la región de Andalucía, con gran peso en su historia a través del establecimiento de distintos pueblos y culturas. Fruto del paso de estos pueblos, Niebla ha recibido numerosos nombres: los tartesios la llamaron Ilípula, los romanos Ilipla, los visigodos Elepla, los musulmanes Lebla y los castellanos Niebla. Niebla se puede considerar la capital histórico-cultural de esta zona peninsular, si bien a lo largo de los últimos siglos perdió gran parte de su relevancia. Su antigüedad se remonta hasta los comienzos de la Edad del Hierro, apareciendo en sus alrededores numerosos restos neolíticos y necrópolis dolménicas (Dolmen de Soto y Dólmenes de la Hueca). Durante la cultura tartésica se mantuvo un rico comercio. De esta época data un anillo de oro, en el que figura una figura femenina, posiblemente una diosa. Con el pueblo fenicio fue importante por la riqueza minera de sus alrededores y por sus facilidades de comunicación, a través del río Tinto, entonces navegable hasta las mismas puertas de la ciudad.

Puente de origen romano sobre el río Tinto

En la época romana pasaba por Niebla la calzada que unía la desembocadura del río Guadiana con Itálica. Por su importancia económica, política y administrativa en ese momento, ganó el derecho de acuñar monedas y sus murallas tartésicas fueron reforzadas y ampliadas. Posteriormente, durante la dominación visigoda, fue una ciudad de gran prestigio civil y militar, y llegó a constituirse en importante sede episcopal.

Edad Media[editar]

En el año 713 fue ocupada por los musulmanes, pasando a ser una de sus kuras (unidad administrativa similar a la provincia). Fue reino de taifa independiente desde 1023, durante la desintegración del califato de Córdoba, hasta que en 1053 fue conquistada por el reino taifa de Sevilla.[2]​ Posteriormente fue sometida por los almorávides y, en 1155, por los almohades tras un cruento asalto. En 1234 recuperó su independencia bajo Ibn Mahfot, extendiendo sus dominios desde la desembocadura del Guadalquivir por el este hasta el cabo de San Vicente por el oeste, e incluyendo gran parte del Algarve actualmente portugués.[2]​ En 1262, tras un asedio de nueve meses, Alfonso X de Castilla conquistó la ciudad. En el asedio se utilizó por primera vez la pólvora con fines bélicos en Occidente; empleándose bombardas. El rey castellano permitió a la población musulmana seguir residiendo en la ciudad, al contrario de lo que había ocurrido tras la conquista de otras ciudades andalusíes.[2]​ Posteriormente Alfonso X le concedió un Fuero Real con el fin de obligar a su repoblación cristiana, y en 1369 pasó a ser Condado de Niebla a favor de la Casa de los Guzmanes, posteriormente duques de Medina Sidonia, hecho que propició su segunda etapa dorada, con la construcción de templos, palacios y el asentamiento de órdenes religiosas.

Murallas de la ciudad de Niebla.

Edad Moderna[editar]

En 1508, Fernando II de Aragón, rey de facto de Castilla en lugar de su hija Juana, reclamó al ducado de Medina Sidonia la entrega inmediata de todos sus castillos a la Corona. Todos los alcaides de los castillos obedecieron a excepción del de Niebla, que mantuvo obediencia a su duque. El rey Fernando envió a un ejército de unos 1500 hombres a que tomase la ciudad. El asalto no se llevó finalmente a cabo porque el ducado capituló, pero ello no evitó que las tropas saquearan la ciudad rendida y mataran a gran parte de la población, en lo que se ha pasado a la historia como el saqueo de Niebla.[3]

A partir del siglo XVII, Niebla comenzó un paulatino proceso de decadencia y de descenso en su población, provocado por el caciquismo y despotismo feudal al que eran sometidos los ciudadanos[cita requerida]. Al mismo tiempo crecían los municipios y pedanías aledañas, auspiciados por estos condes que posteriormente independizaban. El terremoto de Lisboa de 1755, que tan gravemente afectó al oeste andaluz, arruinó gran parte del patrimonio de la ciudad y puso un punto y aparte en su riqueza histórica y artística.

Edad Contemporánea[editar]

En el siglo XIX el condado de Niebla fue extinguido y la ciudad pasó a ser un municipio de la provincia de Huelva. Durante el último tercio del siglo XIX se produjo la llegada del ferrocarril al municipio. En 1875 entró en servicio el ferrocarril de Riotinto,[4]​ que enlazaba Huelva con la cuenca minera de Riotinto-Nerva y contaba con varias estaciones en el término municipal iliplense. Cinco años después se puso en servicio la línea Sevilla-Huelva,[5]​ que también contaba con una estación propia en Niebla. Además, en 1896 se instaló en la zona de Las Mallas una estación de empalme para permitir los intercambios de mercancías entre los trenes de las líneas de Riotinto y Sevilla-Huelva. La actividad ferroviaria se mantuvo muy activa hasta la clausura de la línea de Riotinto, en 1984, que supuso el cierre y desmantelamiento de sus instalaciones en Niebla.

En 1982, fue declarada Conjunto Monumental Histórico-Artístico.

Monumentos[editar]

Aunque mermado por los avatares de su historia, Niebla posee un rico patrimonio que ha heredado de culturas muy diversas con el paso de los siglos. Su estampa más famosa son sus murallas almohades de origen tartésico, el mayor recinto de este tipo en Europa y el mejor conservado.[cita requerida] Toda la villa intramuros ha sido declarada conjunto histórico monumental. Se ha urbanizado la rivera del río Tinto con pasarelas peatonales.

Cercanos a Niebla se encuentran dólmenes como el de Soto, en el término de la vecina Trigueros, y restos neolíticos en la zona de Los Bermejales. De época romana conserva restos, como su calzada, un acueducto y unas termas, así como la base de muchos paños de su muralla, donde se aprecia la traza romana. De igual forma, la herencia de Roma quedó en la base y aspecto de su famoso Puente Romano (bastante reformado), y en los restos de una basílica. De la época visigoda se conservan vestigios de la catedral paleocristiana, la silla episcopal y piezas ornamentales de interés.

Puertas amuralladas[editar]

De su pasado andalusí destacan por encima de todo las imponentes murallas que la encierran por completo, así como sus bien conservadas puertas de Sevilla, Embarcadero, Agua, Buey, Agujero y Socorro. Esta se denomina así por albergar en sus muros una pintura de la Virgen del Socorro (S. XVI).

Iglesia de Santa María de la Granada[editar]

Aquí tuvo su sede un templo visigodo, sede del obispo, del que quedan testimonios en columnas, que algunos autores consideran romanas, y principalmente una sede episcopal de piedra. Una pieza arqueológica de singular interés y rareza.

Santa María la Granada.

Posteriormente fue mezquita cuya construcción se remontaría al siglo IX. De aquel edificio se conservan el patio de acceso a la iglesia, que en su día fue el destinado a las mujeres musulmanas, la puerta de acceso al tempo de arcos lobulados y el primer cuerpo del campanario que corresponde al primitivo alminar. Así mismo, en el interior, en el presbiterio, se adviertes restos del mihrab y mimbar musulmanes. El templo cristiano se levantó entre los siglos XV y XVI, es de estilo gótico mudéjar, tiene tres naves, cubiertas por artesonado, que rematan en el presbiterio que se cubre con bóvedas estrelladas góticas. Los dos tramos finales del campanario son de época cristiana, y en ellos aparecen ventanas geminadas con arcos de herradura. El edificio fue declarado bien cultural el 3 de junio de 1931.

Iglesia de San Martín[editar]

Se levanta sobre una antigua mezquita, que tras la conquista castellana fue cedida por el Alfonso X el Sabio a los judíos de la localidad para ser utilizada como sinagoga. El edificio perteneciente al siglo XV y al estiló mudéjar se encuentra en ruinas. Tenía tres naves y un ábside gótico que se conserva. El campanario consta de tres cuerpos y termina en espadaña. El templo alberga una talla de un Cristo atado a la columna de gran devoción en la localidad.

Ruinas de la iglesia de San Martín

Hospital de Nuestra Señora de los Ángeles[editar]

Es un edificio barroco andaluz. Consta de planta baja, con puerta de ladrillo con arco escarzano, piso principal con balcón y dos ventanas enrejadas, y remata en una espadaña. Se ha acondicionado como casa de cultura.

Otros edificios de interés[editar]

Asimismo, destacan el castillo de los Guzmanes, la Capilla de los mártires Walabonso y María, patronos y protectores de la ciudad. A cinco kilómetros de Niebla, se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Pino, del siglo XX y de diseño andaluz. Así mismo, entre otros monumentos se conserva un rollo de justicia.[6]​ Han desaparecido las iglesias de San Miguel, de Santiago (ambas intramuros) y de San Lorenzo; así como conventos, ermitas y casas solariegas.

Parajes naturales[editar]

  • Jareta, situado a 2 km, aproximadamente, de la localidad. Es un lugar de recreo y esparcimiento rodeado de naturaleza, que está acondicionado para comidas con mesas fijas y barbacoas.
  • Pantano San Walabonso, a 15 km, donde está permitida la acampada. También está acondicionado para comidas.
  • El Guijo es un paraje donde existe un albergue con cocina y duchas, además de pista de fútbol sala, y a pocos metros un pantano donde se puede realizar todo tipo de deportes náuticos.
  • Charca de la Balastrera a unos 2 km de la ciudad, zona protegida donde nidifican especies como la focha cornuda.
  • Pantano del Tamajoso a unos 18 km de la ciudad un vergel de vegetación, pinos centenarios entre montes y una gran cascada.

Fiestas[editar]

  • Romería de la Virgen del Pino, que se celebra la última semana de mayo.
  • Fiesta del patrón: San Walabonso, 7 de junio.
  • Romería del Rocío: Este pueblo cuenta con una hermandad del Rocío.
  • Fiestas de Nuestra Señora del Pino, el 8 de septiembre: Una semana en la que los encierros a mediodía se ven seguidos por capeas por la tarde y fiestas en el recinto ferial, con bailes en las casetas.
  • Feria de "Tosantos", el 1 de noviembre: En torno a esta fiesta se desarrollan en la ciudad un gran número de eventos taurinos, la feria de muestras del condado y una feria medieval andalusí.
  • Carnavales febrero.
  • Semana Santa: Comienza el Viernes de Dolores con el espectacular y vistoso vía crucis, que se desarrolla alrededor de la muralla, del Cristo de la Buena Muerte. La semana sigue con el Domingo de Ramos en el que tiene lugar una procesión que, acompañada de niños vestidos de hebreos, se traslada desde la iglesia de San Martín hasta la de Nuestra Señora de la Granada. El Miércoles Santo sale la procesión del Nazareno y María Santísima de los Dolores. El Viernes Santo procesiona el solemne Santo Entierro, en total silencio, con el cuerpo yacente de Cristo, por las estrechas calles del centro acompañado con nazarenos de túnica negra, botonadura y cordón negro, zapatos del mismo color y cirios morados en señal de luto, junto con mujeres de mantilla, y las autoridades locales, hermandades de gloria y clero.

El pueblo de Niebla venera la imagen de un Señor Atado a la Columna que se encuentra en la iglesia de San Martín, este no procesiona debido a que se cree que si la imagen es retirada de su camarín, la torre de la iglesia podría caerse.

Cultura[editar]

El Festival de Teatro y Danza "Castillo de Niebla", que viene realizándose ininterrumpidamente desde 1985, está considerado uno de los más destacados de la temporada estival. Tiene como escenario el tradicional Castillo de los Guzmanes, una obra arquitectónica de origen romano que ha sufrido numerosas reformas por parte de sus sucesivos ocupantes: visigodos, árabes y cristianos.

La localidad posee una banda municipal de música, que fue fundada en 2008 por Ana Marta Montaño, José Sánchez Moguel y, como ayudante, María del Carmen Toro.

Galería de imágenes[editar]

Referencias[editar]

  1. Deuda Viva de las Entidades Locales
  2. a b c Itinerario cultural de Almorávides y Almohades: Magreb y Península Ibérica (2ª edición). Fundación El legado andalusí. 2003. pp. 218-219. ISBN 9788493061500. 
  3. «Jornadas conmemorativas del V centenario. Un curso de la Universidad de Huelva repasa el saqueo de Niebla». http://www.huelvainformacion.es Diario Huelva Información. Consultado el 5 de noviembre de 2008. 
  4. Peña Guerrero, 2006, p. 63.
  5. Mojarro Bayo, 2010, p. 115.
  6. MonumentalNet. Consultado el 10 de noviembre de 2017

Bibliografía[editar]

  • Mojarro Bayo, Ana María (2010). La historia del puerto de Huelva (1873-1930). Servicio de publicaciones de la Universidad de Huelva/Puerto de Huelva. 
  • Peña Guerrero, María Antonia (2006). «Guillermo Sundheim y el ferrocarril, un modelo de inversor extranjero en el sector ferroviario español». En: Emilio Romero Macías (dir.). Los ferrocarriles en la provincia de Huelva: Un recorrido por el pasado (Universidad de Huelva): 51-77. 
Bibliografía adicional

Enlaces externos[editar]