Nicomedes Guzmán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nicomedes Guzmán
Nacimiento 25 de junio de 1914
Santiago, Bandera de Chile Chile
Fallecimiento 26 de junio de 1964
Santiago, Bandera de Chile Chile
Nacionalidad Chilena
Ocupación Poeta y escritor.
Movimientos Generación del 38 y La novela proletaria.
[editar datos en Wikidata]

Nicomedes Guzmán, seudónimo de Óscar Nicomedes Vásquez Guzmán (Santiago, 25 de junio de 1914 - ibídem, 26 de junio de 1964), fue un narrador, poeta y novelista chileno.

Biografía[editar]

Fue hijo de Nicomedes Vásquez Arzola y de Rosa Guzmán Acevedo. Decidió firmar como Nicomedes porque ya había un colega famoso, Óscar Castro. Su padre desempeñó varios oficios, entre los que se cuenta el de maquinista tranviario y ocasionalmente heladero ambulante; su madre, por otro lado, dueña de casa, suplementaba el ingreso familiar con eventuales trabajos como empleada doméstica (Pearson 1976: 4-5). De todas formas, en Los hombres oscuros reinvindica su origen proletario dedicándoles la novela:

A MI PADRE heladero ambulante

A MI MADRE obrera doméstica

Tuvo una escolaridad irregular y su formación fue en gran medida autodidacta, aunque estudió de adulto en el liceo nocturno Federico Hanssen. Trabajó, en sus inicios, como cajista y asistente de encuadernación, más tarde como peoneta de un camión en el Barrio Matucana en Santiago, lugar donde existía una intensa bohemia nocturna de carácter popular (Pearson 5). Más tarde se desempeñó como ayudante en una inmobiliaria en pleno centro de la capital chilena. Gracias al prestigio que alcanzaron sus dos primeras obras, fue contratado en el departamento de Cultura del Ministerio de Hacienda junto a Luis Sánchez Latorre.

Casado con Lucía Del Cármen Salazar Vidal, sus hijos Oscar Vásquez Salazar (QEPD), Ximena Vásquez Salazar, Darío Vásquez Salazar, Florencia Adriana Vásquez Salazar y Pablo Lautaro Vásquez Salazar. Su segundo matrimonio, con Esther Josefina Panay Pérez, y sus hijos son Rodrigo Nicomedes Vásquez Panay y Olaya Esther Vásquez Panay. bisnietos Javiera Valentina Encinas Corazza, Ignacia Florencia Encinas Corazza y Matias Espinosa Encinas, nietos de Florencia Adriana Vásquez Salazar

Su obra era parte de los programas de estudio, fue sacada de ellos después del golpe militar.

Fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Concepción.

Tuvo una vida difícil, lo que le hizo ser autodidacto y marcar sus novelas con una aguda y crítica visión social de los grupos urbanos proletarios. Fue miembro del grupo literario Los Inútiles de Rancagua.

No se contentó con la mera descripción de su personajes o del ambiente, sino que removió y ahondó en la miseria y sus causas. Sus obras Los hombres oscuros (1939), La sangre y la esperanza (1943) y La luz viene del mar (1951), aluden a formas de vida precarias, que impactan por su presentación descarnada, no carente de metáforas.

Guzmán no sólo escribió textos narrativos, también escribió poesía; dentro de ella cabe destacar su La ceniza y el sueño, obra de 1938, año que marcó una generación literaria de la que él formó parte, generación que fue llamada "del 38". Escribió también los cuentos Donde nace el alba (1944), La carne iluminada (1945), Una moneda al río y otros cuentos (1954) y El pan bajo la bota (1960), libro éste último en el que el autor seleccionó narraciones de los volúmenes anteriores.

En otro orden de cosas, publicó antologías precedidas de estudios, como Nuevos cuentistas chilenos (1941), Cuentos de Baldomero Lillo (1955), Carlos Pezoa Véliz (1957) y Antología de cuentos chilenos (1969), editada de manera póstuma. Un libro muy significativo es Autorretrato de Chile (1957), en el que describe al país de norte a sur a través de cincuenta textos breves, en prosa o verso, de diferentes autores chilenos, muchos especialmente escritos para tal efecto. Al respecto, el mismo autor señala en la presentación del texto:

“La importancia de los convencionalismos históricos aquí no cuenta. Y es que no creemos mucho en las frases trascendentales [...] Creemos más bien en la esencia de los hechos, en la síntesis íntima de lo histórico, en las conductas, en las actitudes, tras las cuales suponemos la verdad más prístina, más heroica, más llena de futuro y que, como verdad, está animada por un mecanismo psicológico propio de la necesidad de permanecer y perpetuarnos honradamente, como hombres, en correspondencia a la generosidad de la tierra que nos permite sabernos chilenos”


En años posteriores Nicomedes Guzmán fue director de una colección de libros de Editorial Cultura y fundador con Óscar Castro Zúñiga, del grupo literario de Rancagua: Los Inútiles.

Perteneció a la Generación del 38, que la crítica literaria ha reconocido como neorrealista, es decir, comprometida socialmente pero atenta a los descubrimientos estilísticos de las vanguardias literarias de comienzos de siglo (Promis 1993:62). Sus temáticas revelan y juzgan la vida de la clase social chilena más pobre, de inicios del siglo XX. Fue su origen social proletario, sin duda, lo que lo inspiró a escribir sobre la crueldad de la vida de los más pobres. Los fines de semana llevaba a sus hijos a los juegos Diana. Tras las horas de diversión entraban a un bar, donde los niños tomaban leche con vainilla. Nicomedes Guzmán, el padre, les hablaba a esos pequeños de sus años de infancia, de la pobreza en esquinas bravas y conventillos. De sus pellejerías junto a su familia en el barrio Club Hípico.

Nicomedes Guzmán les contaba, a la vez, a sus hijos de los libros que estaba escribiendo. Les decía que no había distancia entre el mundo proletario de su pasado y las vidas mínimas que entraban en su literatura, en novelas como Los hombres oscuros (1939) y La sangre y la esperanza (1944).

“¿Qué escritor en sus andanzas lleva a sus hijos? Viajamos a Concepción con Violeta Parra y también nos llevó al cumpleaños 50 de Pablo Neruda”, recuerda hoy Pablo Vásquez, hijo del escritor y uno de los organizadores de las actividades que esta semana conmemoran los 100 años de su nacimiento.

Oscar Nicomedes Vásquez Guzmán nació el 25 de junio de 1914. Fue parte de la generación del 38, también integrada por Francisco Coloane, Carlos Droguett, Volodia Teitelboim y Fernando Alegría. El narrador se quedaría con su segundo nombre y apellido para firmar sus libros, que se distanciaron del criollismo precedente, donde la identidad chilena solo se asociaba al mundo rural. Guzmán seguiría la senda abierta por Manuel Rojas.

“La pobreza de los trabajadores de la ciudad, de sus familias, pensada como un espacio donde puede surgir lo hermoso. Ese es el proyecto de La sangre y la esperanza”, anota Ignacio Alvarez, académico especialista en literatura chilena. Su ensayo es parte de la nueva edición de la novela de Nicomedes Guzmán, que Lom ediciones vuelve a poner en circulación, al igual que Los hombres oscuros. Esta, su primera novela, está dedicada a sus padres. “A mi padre, heladero ambulante, y a mi madre, obrera doméstica”.

EJEMPLARES QUEMADOS

Ejerció diversos oficios para sobrevivir y de paso alimentar su literatura. “Fui acarreador de cajas en una fábrica de artículos de cartón, ayudante de chofer, mandadero, ayudante de tipógrafo, encuadernador...”, escribió Nicomedes Guzmán. Le faltaría nombrar: carpintero en el barrio Matucana, secretario en una oficina de corredora de propiedades y fondista del club Deportivo Royal. En sus horas libres corría en la Quinta Normal.

Tras sus primeras colaboraciones en la revista infantil El Peneca, a los 24 años publica su primer libro de poemas La ceniza y el sueño (1938). “En un país de grandes poetas como Chile… mis afanes líricos no iban a prosperar”, diría con los años. No publicaría más poesía.

“Cuando Nicomedes Guzmán descargó sus libros tremendos, la balanza se vino abajo porque nunca recibió un saco tan verdadero”, escribió sobre él Pablo Neruda.

A sus dos reconocidas novelas sumaría otras como La carne iluminada (1945) y los cuentos Una moneda al río (1954). De sus colaboraciones en diarios como El Siglo, El Rancagüino y La Nación saldrían las crónicas reunidas en el libro Estampas populares de Chile publicado en 2008 por el sello Ril. Allí hay escritos dedicados a las lavanderas, al organillero, al cartero y a las fiestas típicas como la Noche de San Juan y La Tirana.

Con 40 años el escritor consigue un trabajo en el Departamento de Cultura del Ministerio de Educación. Recorre el país visitando colegios y repartiendo libros. “Fue un hombre en comisión de servicios, siempre. Se quemó por los demás, sin ahorros”, anotaría el escritor Enrique Lafourcade. Además, prepararía antologías para difundir la obra de Marta Brunet, Carlos Pezoa Véliz y Baldomero Lillo.

En la madrugada del 26 de junio de 1964, Nicomedes Guzmán murió a horas de haber cumplido 50 años. “En esos momentos y desde hace algunos años, su nombre era mencionado como candidato al premio nacional de Literatura”, señala su hijo Pablo.

Con la llegada de la Unidad Popular, la editorial Quimantú publicó 50 mil ejemplares de La sangre y la esperanza. Y sus novelas y cuentos aparecen en los textos y programas del Ministerio de Educación. Pero los libros de Guzmán saldrían de la primera fila de la literatura nacional con la llegada del golpe militar de 1973. “Bajo la dictadura fue eliminado de los programas escolares. En las hogueras que proliferaron con los allanamientos se vio arder La sangre y la esperanza junto a Los hombres oscuros y otros textos considerados subversivos”, señala hoy el hijo de Guzmán, del autor que registró los sinsabores y alegrías del pueblo.

http://www.letrasdechile.cl/Joomla/images/nicomedes-guzman1.pdf

Obra[editar]

Narrativa

  • Los hombres oscuros (1939)
  • La sangre y la esperanza (1943)
  • Donde nace el alba (1944)
  • La carne iluminada (1945)
  • La luz viene del mar (1951)
  • Una moneda al río y otros cuentos (1954)
  • El pan bajo la bota (1960)
  • Estampas populares de Chile: Crónicas (2007) ISBN 978-956-284-540-3.

Poesía

  • La ceniza y el sueño (1938)


Antologías

  • Nuevos cuentistas chilenos (1941)
  • Antología de Baldomero Lillo (1955)
  • Antología de Carlos Pezoa Véliz (1957)
  • Autorretrato de Chile (1957)
  • Antología de cuentos [de] Marta Brunet (1962)
  • Antología de cuentos chileno (póstuma, 1969)

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  • Ferrero, Mario (1982). Nicomedes Guzmán y la Generación del 38. Santiago de Chile: Ediciones Mar Afuera. 
  • Pearson, Lon (1976). Nicomedes Guzmán. Proletarian author in Chile's literary generation of 1938. Columbia: University of Missouri Press. ISBN 0-8262-0178-4. 
  • Promis [Ojeda], José (1993). La novela chilena del último siglo. Santiago: La Noria.