Neurorretroalimentación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Neurofeedback (Termino en ingles) o La neurorretroalimentación es un tratamiento científico que busca regular de forma natural el funcionamiento del cerebro, mediante un proceso de entrenamiento, en el cual la persona aprende a controlar de forma consciente su actividad cerebral. esto se hace por medio de los potenciales eléctricos que acompañan a cualquier actividad del cerebro es un método basado en la electroencefalografía que tiene por objeto el enseñar a modificar selectivamente determinados parámetros de la actividad cerebral.

Las señales se transmiten a través de los electrodos, computadas por un programa informático especial y almacenadas con una demora mínima.

Se ha comprobado científicamente que Neurofeedback resulta una alternativa eficaz para:

  • Disminuir los estados de ansiedad
  • Facilitar los procesos de aprendizaje
  • Regular los ciclos del sueño
  • Mejorar la capacidad atencional
  • Modular los estados de ánimo
  • Aumentar la agilidad mental
  • Potencializar los procesos de memoria
  • Manejar los estados de frustración

Para dominar la neuroretroalimentación hay que ejercitarla. No existe ningún protocolo para controlar las corrientes cerebrales propias. Cada individuo debe descubrir sus propias estrategias, de acuerdo con el principio de ensayo y error. Se necesitan muchas sesiones y, aun entonces, no siempre se consigue.

De igual manera la terapia neuropsicologica es una herramienta utilizada a nivel mundial para el tratamiento de:

  • Trastornos de aprendizaje
  • Alteraciones de sueño
  • Déficit atencional con o sin hiperactividad (TDAH)
  • Trastornos de Ansiedad
  • Depresión
  • Migraña
  • Estrés postraumático
  • Problemas de comportamiento
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Insomnio
  • Fobias
  • Tics

El interés de la neuroretroalimentación no se acaba en el ámbito de la atención y sus trastornos. Actualmente, el método comienza a obtener resultados favorables en personas que sufren episodios de epilepsia o depresión, esquizofrenia, migraña, síndrome de estrés postraumático y trastornos del sueño y de la alimentación. Abundan, además, las pruebas de que la neuroretroalimentación sirve para estimular el cerebro sano obteniendo el máximo rendimiento cognitivo.

[1]

Véase también[editar]