Nehemías

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Icono de Nehemías

Nehemías (hebreoנְחֶמְיָה Ne'hemya, « Yavé ha consolado ») es una figura de la cautividad de Babilonia, y el retorno a Sión, cuya historia está consignada en el Tanaj y la Biblia. Está considerado como el principal artífice de la reconstrucción de las murallas de Jerusalén, como el autor del Libro de Nehemías. Fue gobernador de la provincia de Judea entre el 445 a.C. - 433 a.C. aproximadamente.

Elementos biográficos[editar]

De Susa a Jerusalén[editar]

Mientras se desempeñaba como copero en Susa, con el rey aqueménida Artajerjes I[1] o bien con Artajerjes II[2] ), se entera de un informe alarmante de Hanani, uno de sus hermanos sobre la desolación que reina en Jerusalén.[3] [4] El duelo que embarga a Nehemías resulta tan evidente, que el rey se interesa por sus problemas, y le permite, quizá con la intercesión de la reina, o de la reina madre, visitar Jerusalén, en calidad de tirshatha (« virrey») de la provincia de Yehoud, bajo dominio persa. Nehemías, llega en el vigésimo año del reinado de Artajerjes, provisto de un firmán que le autoriza a proveerse de madera para la reconstrucción de las murallas. Su llegada a Jerusalén en 445 a. e. C., contraría grandemente a Sanballat el horonita, gobernador de Samaria, y a Tobías el amonita, gobernador de Amón;[5] su oposición, así como la de Guechem el árabe va aumentando cuando se enteran de los proyectos de Nehemías.[6]

La reconstrucción de la muralla[editar]

La reconstrucción de la muralla de Jerusalén había sido emprendida varias veces, antes de Nehemías, pero los intentos habían fracasado. Después de haber inspeccionado Jerusalén por la noche, para obrar con la máxima discreción, instruyó a la familia sacerdotal, y a cuarenta y dos familias de diversas localidades judías para reconstruir las diversas puertas y torres, así como los tramos de muralla entre las puertas y edificios.[7] Sin embargo, los ánimos de los enemigos de los judíos se encendieron, y emprendieron varias tentativas de intimidación; algunos judíos, incluso, aliados con los enemigos de Nehemías, les disuadieron de proseguir los trabajos. Nehemías hizo armarse a los albañiles, instalando atalayas.[8] A pesar de la magnitud de la tarea, ésta se acabó, según el relato bíblico en cincuenta y dos días.[9]

El relato de la construcción, así como el de las ceremonias de inauguración, parecen haber sido consignados varios años después de los acontecimientos descritos.

Las reformas de Nehemías[editar]

Tan pronto como se terminó la construcción, Nehemías se dedicó a las reformas políticas.

La primera fue restituir sus tierras a aquéllos a los que tuvieron que desprenderse de ellas para pagar sus deudas. Esta medida, que anulaba toda consideración hacia las propiedades legalmente adquiridas, se aplicó con realtiva facilidad. Sin embargo, poco después, Nehemías hubo de hacer frente a varias tentativas de asesinato y de descrédito alentadas por sus enemigos, entre los cuales destacaban el falso profeta Shemaya y la falsa profetisa Noadiya.

Nehemías inició a continuación una encuesta sobre la genealogía de los residentes en Jerusalén, a fin de separar a los extranjeros. A este efecto, se hizo remitir una copia del rollo de las familias retornadas a Sión con el gobernador Zorobabel. El relato hace un paréntesis, sin describir las medidas adoptadas, ni la acogida que tuvieron. Se desprende, según otros pasajes del Libro de Nehemías, que los matrimonios mixtos habían sido frecuentes, incluso en la familia del sumo sacerdote, que se había aliado conyugalmente con Tobías el amonita. Parece pues, que Nehemías, no queriendo alienarse a las capas humildes del pueblo, que había conquistado con su reforma anterior, suspendió sus investigaciones.

El resto de sus reformas, parece ser de naturaleza religiosa, secundando a Esdras en su reinstauración de la ley mosaica, en particular, respectos al sabbat. También instituyó un sistema de impuestos para el mantenimiento del Templo y su culto, a pesar de la oposición que suscitaron sus decretos. Una vez establecidas sus reformas, Nehemías volvió a Susa o a Ecbatana.

Después de su regreso a Jerusalén, en el curso del cual completó su encuesta genealógica, Nehemías se lamentó de la decadencia en la que había caído Jerusalén, durante su ausencia de dos años. (Algunos sitúan en este intervalo el ministerio de Malaquías[1] ). No se conoce nada de su historia más allá de este punto; probablemente murió en Jerusalén a edad avanzada. Se desconocen el lugar de su muerte y de su sepultura.

Nehemías fue el último gobernador nombrado por la corte de Persia: la provincia de Yehoud será, en efecto, anexionada a la satrapía de Celesiria, y gobernada por un sumo sacerdote nombrado por los sirios.[1]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Selon l'entrée de l’Easton's Bible Dictionary sur Néhémie
  2. Selon Félicien de Saulcy – cf. entrée sur Néhémie de la Jewish Encyclopedia
  3. Néh. 1:2
  4. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas N23
  5. Néh. 2:10
  6. Néh. 2:19
  7. Néh. 3:1-33
  8. Néh. chap. 4
  9. Néh. 6:15