Negro (persona)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Con el término negro se suele referir a las personas cuya tonalidad de piel es más oscura que otras, denominadas por oposición «blancas». Aunque la denominación de una persona como «negra» varía de cultura en cultura, la misma suele estar asociada con las personas que habitan el África subsahariana, denominada también África negra. Por su parte, la existencia de una población negra en América, conocidos como «afroamericanos», tiene su causa en el secuestro de millones de africanos y su traslado forzado al continente americano para trabajar como esclavos, realizado por mercaderes europeos y aliados africanos entre los siglos XVI y XIX.

Según la investigación antropológica,[cita requerida] la raza negra fue la primera en aparecer en la Tierra tras la hominización(transformación de los primates en homínidos). Esto sucedió en el África ecuatorial (Tanzania y Kenia actuales) hace unos dos millones de años.

Población[editar]

Prominentes figuras negras. De izquierda a derecha: el abolicionista Frederick Douglass, la activista Sojourner Truth, el científico George Washington Carver y el activista Martin Luther King Jr..

En la actualidad son mas de mil millones de personas que pueden ser consideradas «negras», representando en torno al 15% de la población mundial. Pueden encontrarse personas negras en todos los continentes, y su distribución tan amplia se debe en gran medida a dos grandes factores: 1º) el tráfico de esclavos que tuvo lugar principalmente entre los siglos XV y XIX a través de los océanos Atlántico e Índico del que no menos de 80 millones de personas negras fueron víctimas directas o indirectas; y 2°) a la tendencia emigratoria actual producto de los bajos niveles de vida que presentan los países africanos.

Se estima que cerca del 75% de la población negra del mundo vive en el África Subsahariana, los cuales a su vez constituyen la gran mayoría -un 80%- de la población total del continente, de unos 985 millones de personas. A su vez, América constituye el segundo continente con mayor cantidad de negros, donde suelen recibir el nombre de afroamericano, representando sobre el 20% -unos 200 millones- de la población total americana. Los afroamericanos residen principalmente en Brasil, Estados Unidos, Colombia, Panamá y en islas del Caribe, principalmente Haití, República Dominicana, Cuba, Jamaica, entre otros países.[1] Otros tantos viven en Asia, principalmente en la India y la península arábiga y en Israel, donde residen unos 118.000 judíos negros (1,6% de su población), que emigraron desde Etiopía a Israel en las décadas posteriores a la creación del estado israelí en 1948.

Además, en Europa residen unos 6 millones de negros, principalmente en Francia, Reino Unido, Portugal, los Países Bajos, España e Italia; número que ha ido creciendo a partir de los años 1990, debido a la inmigración de origen africano.

El término Negro o Afroamericano se refiere a gente con orígenes en cualquiera de los grupos raciales negros de África. Incluye a gente que indica su raza como "Black, African Am. o Negro", o provee entradas escritas tales como Afroamericano, Keniano, Jamaicano, Caribeño, Nigeriano, o Haitiano

Una etnia (del griego ethnos, "pueblo") es una población humana en la cual los miembros se identifican entre ellos, normalmente con base en una real o presunta genealogía y ascendencia común, o a otros lazos históricos. Las etnias están también normalmente unidas por unas prácticas culturales, de comportamiento, lingüísticas, o religiosas comunes.

Dichas comunidades comúnmente reclaman para sí una estructura social, política y un territorio.

Historia[editar]

Prehistoria[editar]

Mapa de distribución de los seres humanos según el tono de piel, considerando las poblaciones nativas o anteriores al s.XVI, según mapa de R. Biasutti de 1940. (Barsh 2003)

El fenotipo negro, generalmente se divide en cinco grupos, tres de ello centrales sudanés, nilótico y somalí, y otros dos relacionados pigmeo y khoisán, mientras que el grupo denominado bantú es una mezcla de varios tipos centrales y relacionados. Por el estudio del ADN mitocondrial y el cromosoma Y, se infiere que la humanidad procede de África y que por tanto los primeros representantes de Homo sapiens presentarían una morfología similar a poblaciones negras actuales, sobre todo en lo referente a la coloración de piel, que más tarde se iría aclarando como adaptación a lugares donde la incidencia de los rayos solares es inferior a la que se da en África, si bien no implica descartar que pudiera haber habido un oscurecimiento en algunas poblaciones.[cita requerida]

Se cree[¿quién?] que el grupo humano negro central tal y como se conoce hoy probablemente no tiene más de 20.000 años de antigüedad y que sólo en los últimos 3.000 años ha colonizado toda África, desplazando o arrinconando a pigmeos y khoi-san.[cita requerida]

Contrariamente a los estereotipos de la antropología [¿cuál?], la gran mayoría de los pueblos negroafricanos conocían la agricultura desde al menos 5.000 años y la metalurgia del hierro desde no menos de 2.000. El pastoralismo y la caza recolección, fueron economías minoritarias en África al menos desde un milenio antes de la era cristiana.

Época de los Imperios africanos[editar]

Durante la Edad Media, personas negras africanas llevaron a su esplendor a los grandes reinos de Ghana, Mali, Songhay, Kanem-Bornu, Benín, Monompotapa. Asimismo numerosos eruditos, artistas y conquistadores islámicos fueron negros. En esa época se gesta en Europa la idea de los negros como personas muy ricas, (el Preste Juan, Baltasar...).

Esclavitud[editar]

La Historiografía actual coincide en desterrar la imagen de la persona negra como esclava en todos los momentos históricos. La esclavización de las personas negras tiene unas etapas precisas que deben ser diferenciadas de momentos históricos distintos. En la Era Moderna, Europa propicia el tráfico esclavista en África. Desde la antigüedad cerca de 14 millones de africanos habían sido vendidos y transportados en caravanas a través del Sáhara o embarcados en el Índico, sin embargo sólo constituían un 20% de la población esclavizada mundial. A partir del siglo XV empieza a crecer la tendencia de esclavizar personas negras, llegando a su auge a partir del siglo XVIII. Se calcula que no menos de 30 millones de africanos fueron llevados como esclavos a América en época moderna y contemporánea, y tal vez 14 millones lo fuesen a través del Índico. Al menos un total de 80 millones de víctimas son atribuibles al tráfico esclavista moderno y contemporáneo, debido a las muertes en guerras y en las caravanas y buques negreros.

El sistema esclavista, fue imponiendo gradualmente en Europa una imagen distorsionada de las personas negras cuyo objetivo era perpetuar el esclavismo. La clasificación de los grupos humanos en «superiores» e «inferiores» fue el inicio del racismo evolucionista, con teorías como las de Gobineau o el propio Darwin. Generalmente a los negros se los situaba en lo más bajo de la escala. Sin embargo en todas las épocas, personas negras ilustres hicieron frente a los prejuicios y destacaron en todos los ámbitos, desmintiendo los mitos acerca de su pretendida inferioridad.

Época contemporánea[editar]

Muhammad Ali, afamado boxeador estadounidense, y activista en favor de los derechos de los afroamericanos.

En los comienzos de la época contemporánea la abolición de la esclavitud, principalmente tras la gesta en 1804 de las personas esclavizadas de Haití, marca una nueva era para los negros en América. Mientras que poco después se inicia la invasión colonialista de África por parte de los europeos y la explotación de sus materias primas mediante el trabajo forzado.

Los años 20 del siglo XX, suponen un florecimiento en Europa y América del arte y la literatura negras, así como la cristalización de una nueva forma musical propia en América; el Jazz. A partir de los años 50 del siglo, los líderes negros, luchadores por los derechos civiles y sindicales, tienen una presencia destacada en el orden político principalmente en Norteamérica y en África, y a partir de la década siguiente, gracias a las independencias africanas, las personas negras adquieren un peso específico en la geoestrategia mundial.

Actualmente, debido a las herencias coloniales y a su posición de proveedores de materias primas en el orden económico mundial, tanto en África como en algunas partes de Latinoamérica, las poblaciones negras se ven enfrentadas a graves desafíos: pobreza, problemas de nutrición y salud y crisis político-sociales.

Terminología[editar]

«Negro», para muchas personas, es el término generalista aplicado por los grupos humanos fronterizos, principalmente árabes y europeos a los integrantes de diversos pueblos del África subsahariana y a sus descendientes en América (véase afroamericano) y Europa, por tener en general una tez más oscura que la suya. Algunos consideran, por lo tanto, que el término «negro» no define en realidad a un grupo humano como tal y prefieren usar el nombre de cada cultura o etnia.

En español el término «negro» es de introducción relativamente reciente. En la literatura clásica se les suele llamar «prietos» o «etíopes». El racismo utilizó los términos «de color» y «negrito», que luego vinieron a ser considerados eufemismos. La antropología clásica utilizó a menudo el término «negroide» al hablar de supuestas características primitivas de ciertas morfologías craneanas. El término «negroide» fue utilizado asimismo como calificativo para atenuar el hecho de que grandes pueblos de la Antigüedad, como los Egipcios, fuesen negros; al utilizar «negroide» se evitaba decir «negro». Debido a la herencia y connotaciones dejadas por el racismo, muchas personas tienen reparos en utilizar la palabra «negro». A pesar de ello, actualmente se impone la idea de que la negación de las diferencias no permite su valoración y respeto[cita requerida], es más, innumerables cantantes, historiadores, filósofos, políticos, poetas y artistas de origen africano negro se refieren a sí mismos como negros de forma positiva.

En países como los Estados Unidos desde los años 1950 es cada vez más común el uso de la expresión afroamericano para referirse a los ciudadanos negros de origen africano, pero a muchos de los incluidos en esa categoría les parece discriminatoria esa expresión, al situarlos en el continente africano, como si un americano no pudiera ser negro sin reservas o especificaciones. El debate lleva a posturas encontradas, prefiriéndose actualmente la denominación «africano-americano».

Varias lenguas, entre ellas el inglés, el francés y el alemán, tienen dos términos para designar a las personas negras, uno descriptivo y otro cosificante y racista. Así, en inglés: black (negro), nigger; en francés: noir (negro),nègre, y en alemán: Schwarzer (negro), Neger.

Genética y biología molecular del color de la piel[editar]

Se ha demostrado que las variaciones de pigmentación más oscuras, tanto en los seres humanos como en muchos animales, se debe a un mayor número, tamaño y densidad de los melanosomas, los orgánulos pigmentadas de los melanocitos. Tal característica está asociada a un gen que codifica para un intercambiador de cationes localizado en una membrana intracelular denominado Slc24a5.[2] El gen ortólogo en humanos presenta dos alelos principales, los cuales difieren en un solo nucleótido que determina un cambio de alanina a treonina en la posición 111 de la proteína. El alelo ancestral, que lleva la alanina, fue hallado en el 93 a 100% de las muestras de africanos, asiáticos del este y poblaciones originarias de América. En cambio, el alelo que lleva la treonina, originado hace 6.000 a 12.000 años atrás y asociado a pigmentación más clara, está presente en el 98,7 a 100% de las muestras tomadas de poblaciones europeas.[3] Por lo tanto, las variaciones en este único gen, ubicado en el cromosoma 15 del genoma humano, estarían explicando las diferencias en la coloración de la piel en nuestra especie.[4]

Véase también[editar]

Referencias citadas[editar]

  1. «Composición Étnica de las Tres Áreas Culturales del Continente Americano al Comienzo del Siglo XXI» (PDF).
  2. Lamason RL et al. SLC24A5, a putative cation exchanger, affects pigmentation in zebrafish and humans. Science. 2005; 310:1782–6. PMID 16357253
  3. Peen State University: fish gene sheds light on human skin color variation.[1]
  4. Gibbons A (2007). «American Association of Physical Anthropologists meeting. European skin turned pale only recently, gene suggests». Science 316 (5823):  pp. 364. doi:10.1126/science.316.5823.364a. PMID 17446367.