Navegación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La navegación es el conjunto de métodos utilizados para determinar dónde está alguien y cómo puede ir a otro lugar. Dado que esto no requiere mucha técnica cuando los puntos de referencia son visibles, la palabra se suele limitar al ámbito de los barcos y las aeronaves, es decir, la navegación marítima y la navegación aérea. La palabra navegación fue inventada en el siglo XV a partir de la palabra latina navis que significa "barco" y se encuentra en otras lenguas indoeuropeas. La navegación es literalmente "el arte de dominar el barco", pero también se utiliza para "encontrar el camino". El Sistema de Posicionamiento Global (GPS) es hoy en día la principal herramienta para ello.

Navegación sencilla[editar]

La navegación tiene sus orígenes en la prehistoria. Los polinesios practicaban en el Océano Pacífico lo que se llama navegación polinesia. Los polinesios usaron diferentes cosas que se encontraban a su alrededor para encontrar su camino a través de grandes áreas de mar abierto. Otra gente de la antigüedad también aprendió a viajar grandes distancias usando referentes del mundo natural. Por ejemplo:

  • Hace mucho tiempo (y aún hoy en día) la gente miraba las estrellas, el sol y la luna. Desde aquí sabrían dónde estaba el norte. Con los gráficos podían encontrar cuán lejos del ecuador estaban. Esto se llama navegación celestial. Hasta que no tenían relojes precisos no sabían su Longitud (qué tan al este u oeste estaban) sin ver los puntos de referencia.
  • Algunos tipos de nubes se forman sobre la tierra, y las olas pueden rebotar en una orilla y viajar hacia el mar.
  • El tiempo que se tardó en llegar a un lugar. Cuando viajaban por tierra sabían que les llevaría, por ejemplo, dos días ir de un lugar a otro. Esta vez lo más probable es que siga igual. A partir de aquí pudieron viajar dos días y saber que estaban cerca de donde querían estar.
  • Los animales que encontraron también ayudaron. En diferentes lugares la gente encontraría diferentes tipos de peces, ballenas o pájaros que solo vivían en un lugar, o cerca de la tierra. Desde allí podían decir que estaban cerca o lejos de donde necesitaban estar.

Un ejemplo de gente que usaba las estrellas eran los vikingos. Ellos sabían que la estrella llamada Polaris (la Estrella del Norte) no cambia de ubicación y apunta hacia el norte. Entonces conocerían la latitud (distancia desde el ecuador), midiendo el ángulo entre Polaris y el horizonte. También utilizaron animales, especialmente pájaros, para saber si había tierra cerca. También sabían que un tipo específico de nubes se forman cerca de la tierra y que las olas son diferentes cerca de la tierra que en alta mar.

Navegación medieval[editar]

Freiberger Drum Marine Sextant.

Con el paso del tiempo se fueron inventando o descubriendo mejores métodos de navegación. Algunos de estos métodos son:

  • Navegación por estima. Una nave podría tirar un tronco por la borda. En el tronco había una cuerda con nudos atados a distancias regulares. Al contar cuántos nudos pasaron por el costado antes de volver a meter el tronco, sabían lo rápido que iban. Escribían esto todos los días y averiguaban cuánto viajaban por ese día. Esta es la razón por la que la velocidad de un barco se mide en nudos.
  • Una brújula. Se descubrió que la Tierra tenía dos polos (Norte y Sur) y que estos polos tenían cargas magnéticas diferentes (positivas y negativas). Descansando una tira de hierro magnético en la punta del alfiler se encontró que la tira giraría hasta que coincidiera con el campo magnético de la Tierra. A partir de aquí se podría tomar una dirección y seguir caminos. La brújula se inventó por primera vez en China. Más tarde se inventó en Francia en el siglo XII.
  • Relojes precisos. Con un reloj, finalmente era posible saber cuál era la longitud de una persona. La longitud es la ubicación este u oeste. Antes de esto, solo se podían utilizar puntos de referencia y cálculos a muertos.
  • El practicaje es cuando los barcos buscan balizas especiales o marcadores hechos por el hombre, que les indiquen dónde están o que estén atentos a ciertos obstáculos como los arrecifes.
  • La gente dividió la brújula en 360 grados. Entonces podían dar un número exacto de la dirección que el barco tenía que seguir (el "rumbo") para llegar a un puerto. Los primeros mapas marítimos de navegación, llamados "cartas náuticas", mostraban la orientación necesaria para ir de un puerto a otro.

Navegación moderna[editar]

  • La navegación estelar es una mejora con respecto a la navegación por las estrellas. Utiliza un sextante, una brújula y un reloj muy preciso llamado cronómetro. Al medir la altitud de una estrella (cuán alta está sobre el horizonte), y su dirección en una brújula en un momento conocido, el navegante puede determinar dónde está el barco. El GPS ha sustituido en gran medida a la navegación estelar, pero la navegación estelar se sigue enseñando en todas las escuelas marítimas porque no necesita electrónica especial.
  • La radionavegación se inventó a principios del siglo XX. La navegación hiperbólica utiliza radiotransmisores para encontrar la ubicación de un barco entre dos o tres radiotransmisores que no se mueven.
  • El Sistema de Posicionamiento Global (GPS) reemplazó a otros métodos de radio a finales del siglo XX. Es un sistema de transmisores satelitales. Los viajeros utilizan un pequeño receptor para encontrar su ubicación en casi cualquier lugar de la Tierra.

Procesos de navegación[editar]

Barcos y embarcaciones similares[editar]

Trabajo diario en navegación[editar]

El trabajo diario en navegación es un conjunto mínimo de tareas coherentes con una navegación prudente. La definición variará en los buques militares y civiles, y de un buque a otro, pero el método tradicional adopta una forma parecida a:[1]

  1. Mantener un gráfico continuo de navegación a estima.
  2. Tomar dos o más observaciones de estrellas en el crepúsculo matutino para una fijación celeste (prudente observar 6 estrellas).
  3. Observación del sol de la mañana. Puede tomarse en o cerca de la primera vertical para la longitud, o en cualquier momento para una línea de posición.
  4. Determinar el error de la brújula mediante la observación acimutal del sol.
  5. Cálculo del intervalo hasta el mediodía, la hora del reloj del mediodía aparente local y las constantes para las vistas meridianas o ex-meridianas.
  6. Observación meridiana o ex-meridiana del sol al mediodía para la línea de latitud del mediodía. Fijación o cruce con la línea de Venus para la fijación del mediodía.
  7. Determinación a mediodía de la carrera del día y de la puesta y deriva del día.
  8. Al menos una línea del sol de la tarde, en caso de que las estrellas no sean visibles en el crepúsculo.
  9. Determinar el error de la brújula por observación acimutal del sol.
  10. Tomar dos o más observaciones de estrellas en el crepúsculo vespertino para una fijación celeste (prudente observar 6 estrellas).

La navegación en los barcos suele realizarse siempre en el puente. También puede tener lugar en el espacio adyacente, donde se dispone de tablas de cartas y publicaciones.

Planificación de la travesía[editar]

Una mala planificación del pasaje y la desviación del plan pueden provocar varadas, daños al buque y pérdidas de carga.

La planificación del pasaje o del viaje es un procedimiento para desarrollar una descripción completa del viaje del buque de principio a fin. El plan incluye la salida del muelle y de la zona portuaria, la parte en ruta del viaje, la aproximación al destino y el amarre. Según el derecho internacional, el capitán de un buque es legalmente responsable de la planificación de la travesía,[2]​ sin embargo, en los buques de mayor tamaño, la tarea se delegará en el navegante del buque.[3]

Los estudios demuestran que el error humano es un factor en el 80 por ciento de los accidentes de navegación y que, en muchos casos, la persona que comete el error tenía acceso a información que podría haber evitado el accidente.[3]​ La práctica de la planificación de travesías ha evolucionado desde el trazado de líneas con lápiz en cartas náuticas a un proceso de gestión de riesgos.[3]

La planificación del pasaje consta de cuatro etapas: evaluación, planificación, ejecución y supervisión,[3]​ que se especifican en la Organización Marítima Internacional Resolución A.893(21), Directrices para la planificación de viajes,[4]​ y estas directrices se reflejan en las leyes locales de los países signatarios de la OMI (por ejemplo, el Título 33 del Código de Reglamentos Federales de los EE.UU.), y en una serie de libros o publicaciones profesionales. Hay unos cincuenta elementos de un plan integral de paso, dependiendo del tamaño y tipo de buque.

La fase de evaluación se ocupa de recopilar la información pertinente para el viaje propuesto, así como de determinar los riesgos y evaluar las características clave del viaje. Para ello habrá que considerar el tipo de navegación necesario, por ejemplo navegación en hielo, la región que atravesará el buque y la información hidrográfica de la ruta. En la siguiente etapa se crea el plan escrito. La tercera etapa consiste en la ejecución del plan de travesía finalizado, teniendo en cuenta cualquier circunstancia especial que pueda surgir, como cambios en la meteorología, que puedan obligar a revisar o modificar el plan. La última etapa de la planificación de la travesía consiste en supervisar el progreso del buque en relación con el plan y responder a las desviaciones y circunstancias imprevistas.

Sistemas de puente integrados[editar]

Sistema de puente integrado, integrado en un buque de servicio en alta mar

Los conceptos de puente integrado electrónico están impulsando la planificación de futuros sistemas de navegación.[5]​ Los sistemas integrados reciben datos de varios sensores del buque, muestran electrónicamente la información de posicionamiento y proporcionan las señales de control necesarias para mantener un buque en un rumbo preestablecido.[5]​ El navegante se convierte en el gestor del sistema, eligiendo los preajustes del sistema, interpretando la salida del sistema y supervisando la respuesta del buque.[5]

Navegación terrestre[editar]

La navegación para automóviles y otros viajes por tierra suele utilizar mapas, puntos de referencia, y en los últimos tiempos navegación por ordenador ("satnav", abreviatura de navegación por satélite), así como cualquier medio disponible en el agua.

La navegación informatizada suele basarse en el GPS para obtener información sobre la ubicación actual, un base de datos de mapas de navegación de carreteras y rutas navegables, y utiliza algoritmos relacionados con el problema del camino más corto para identificar las rutas óptimas.

Navegación submarina[editar]

La navegación bajo el agua requiere habilidades y tecnologías especiales que no necesitan los buques de superficie. Los retos de la navegación submarina han adquirido mayor importancia a medida que los submarinos pasan más tiempo bajo el agua, recorriendo mayores distancias y a mayor velocidad. Los submarinos militares viajan bajo el agua en un entorno de oscuridad total, sin ventanas ni luces. Al operar en modo sigiloso, no pueden utilizar sus sistemas de sonar activo para localización acústica (ping) por delante en busca de peligros submarinos como montañas submarinas, plataformas de perforación u otros submarinos. Salir a la superficie para obtener fijaciones de navegación se ve impedido por la omnipresente guerra antisubmarina. sistemas de detección como radar y vigilancia por satélite. Mástiles de antena y periscopios equipados con antenas pueden izarse para obtener señales de navegación, pero en zonas de fuerte vigilancia, sólo durante unos segundos o minutos; [6]​ la tecnología de radar actual puede detectar incluso un periscopio delgado mientras que las sombras de los submarinos pueden ser perfectamente visibles desde el aire.

Referencias[editar]

  1. Turpin y McEwen, 1980:6-18.
  2. «Regla 34 - Seguridad de la navegación». RESOLUCIÓN OMI A.893(21) adoptada el 25 de noviembre de 1999. Consultado el 26 de marzo de 2007. 
  3. a b c d «ANEXO 24 - Notas orientativas de la MCA para la planificación de la travesía.». RESOLUCIÓN DE LA OMI A.893(21) adoptada el 25 de noviembre de 1999. Consultado el 26 de marzo de 2007. 
  4. «ANEXO 25 - Notas orientativas de la MCA para la planificación de la travesía». RESOLUCIÓN DE LA OMI A.893(21) adoptada el 25 de noviembre de 1999. Consultado el 28 de enero de 2011. 
  5. a b c Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas bow1
  6. Bivens, Arthur Clarke (July 2004). From Sailboats to Submarines. Infinity Publishing. p. 184. ISBN 978-0-7414-2152-4. 

Véase también[editar]