Náhuatl

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Nahuatl»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Náhuatl
Nāhuatlahtōlli, mexikano, melatajtol, nāwatl
Hablado en Flag of Mexico.svg México
Región Estado de México, Puebla, Guerrero, Hidalgo, Veracruz, Oaxaca, Durango, Morelos, Ciudad de México, Tlaxcala, San Luis Potosí, Michoacán, Nayarit, entre otros.
Hablantes México 1.545.000 (Censo, 2010)
Puesto No en los 100 mayores (Ethnologue, 2013)
Familia

Yuto-nahua
  Yuto-nahua del Sur

     Nahuatlano
Escritura Latino, Pictográfica e Ideográfica antes de la conquista española.
Estatus oficial
Oficial en Flag of Mexico.svg México tiene reconocimiento como lengua por medio de la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas
Regulado por Instituto Nacional de Lenguas Indígenas
Códigos
ISO 639-1 ninguno
ISO 639-2 nah

Map-Nahualt in Mexico.png

[editar datos en Wikidata]

El náhuatl (autoglotónimo nāhuatlahtōlli, que deriva de nāhua-tl, «sonido claro o agradable» y tlahtōl-li, «lengua o lenguaje»)[1] es una macrolengua yuto-nahua que se habla en México.[2] Surgió por lo menos desde el siglo V, aunque al darse la diferenciación entre el yuto-nahua del sur y el proto-nahua (c. siglo III) ya es posible hablar de una lengua náhuatl. Con la expansión de la Cultura Coyotlatelco durante los siglos V y VI en Mesoamérica,[3] el náhuatl comenzó su rápida difusión por el Eje Neovolcánico llegando una rama a extenderse por la costa del Pacífico dando origen al pochuteco y otra rama hacia Veracruz que daría origen al pipil de Centroamérica. Así poco a poco el náhuatl pasó por encima de otras lenguas mesoamericanas hasta convertirse en lingua franca de buena parte de la zona mesoamericana; en una primera etapa fue promovida en el área central de México por los tepanecas, posteriormente en una segunda etapa esta lengua, en parte, fue impuesta en los territorios conquistados por el Imperio mexica, también llamado Imperio azteca, desde el siglo XIV.

El náhuatl comenzó a perder hablantes conforme se fueron imponiendo los españoles en el continente, junto con el castellano como nueva lengua dominante en Mesoamérica; sin embargo, los europeos siguieron usando el náhuatl con propósitos de conquista a través de los misioneros, llevando la lengua a regiones donde previamente no había influencia náhuatl.

El náhuatl es la lengua nativa con mayor número de hablantes en México, con aproximadamente un millón y medio, la mayoría bilingüe con el español.

Clasificación lingüística[editar]

El náhuatl pertenece a la familia yuto-nahua (uto-azteca) el cual tiene una división prehistórica en “yuto-nahua del norte” y “yuto-nahua del sur”, de esta última rama se desarrollaron cuatro grupos, de estos el grupo “Nahuatlano”[4] también llamado “nahuano” o “aztecano” es el que da origen al náhuatl. La división Yuto-nahua del sur / Nahuatlano es el momento en que surge el Proto-nahua, que es el ancestro de todas las variantes. Según algunos autores la primera división del proto-nahua dio origen al extinto pochuteco, quedando por otro lado lo que los lingüistas norteamericanos llaman General Aztec[5] o náhuatl nuclear según el INALI, el que a su vez se divide en dos ramas, tenemos Náhuatl Occidental y el Náhuatl Oriental, por último, la rama occidental se divide en Náhuatl de la Periferia Occidental y Náhuatl central. Todas las variantes dialectales actuales se desprenden de estos grupos.

La sub-clasificación actual del náhuatl se basa en las investigaciones de Canger (1980, 1988) y Lastra de Suárez (1986). Canger inicialmente introdujo el esquema de una agrupación central y dos grupos periféricos; Lastra concordó con esta noción aunque difiere en algunos detalles. Canger y Dakin (1985) replantearon una división básica más antigua de la comunidad de hablantes del proto-nahua en sólo dos ramas, la Occidental y la Oriental y así justificar y comprender las variaciones de las orientales que muestran una mayor profundidad temporal. Canger originalmente consideró la zona central como una sub-área innovadora dentro de la rama occidental, pero en 2011, sugirió que surgió como una lengua koiné urbana con características de ambas áreas, tanto occidental como oriental. Canger (1988) incluyó provisionalmente los dialectos de la Huasteca en el grupo central, mientras Lastra de Suárez (1986) los sitúa en la periferia oriental; Kaufman (2001) y la mayoría de los investigadores actuales aceptan estas conclusiones.

Desde un punto de vista tipológico, resalta su importancia como ejemplo de lengua polisintética y aglutinante, particularmente en la morfología verbal y en la formación del léxico. Tipológicamente es además una lengua de núcleo final, en la que el modificador suele preceder al núcleo modificado.[6]

Historia[editar]

Época prehispánica[editar]

Sobre la cuestión del punto geográfico de origen, los lingüistas durante el siglo XX coincidieron en que la familia de lenguas yuto-nahuas se originó en el suroeste de los Estados Unidos.[7] [8] Tanto la evidencia de la arqueología y la etnohistoria es compatible con una difusión hacia el sur a través del continente americano; este movimiento de comunidades hablantes se da en varias oleadas desde los desiertos del norte de México al centro de México. El proto-nahua por lo tanto surgió en la región entre Chihuahua y Durango donde al ocupar una mayor extensión de territorio, formó rápidamente dos variantes, una que continuó dispersando hacia el sur con cambios innovadores mientras la otra con rasgos conservadores del yuto-nahua se desplazó al oriente.

La migración propuesta de hablantes de la lengua proto-nahua en la región mesoamericana se ha colocado en algún momento alrededor del año 500, hacia el final del período Clásico Temprano en la cronología mesoamericana.[9] [10] [11] Antes de llegar al centro de México, grupos pre-nahuas probablemente pasaron un periodo de tiempo en contacto con las lenguas cora y huichol del occidente de México (que también son uto-aztecas).[10]

El surgimiento del náhuatl y sus variantes por lo tanto se da durante la época del apogeo de Teotihuacán. Las rutas comerciales teotihuacanas sirvieron para una rápida difusión de la nueva lengua. La identidad de la lengua hablada por los fundadores de Teotihuacán nos es desconocida, sin embargo, durante mucho tiempo ha sido objeto de debate; de esta manera en los siglos XIX y XX algunos investigadores creían que Teotihuacán había sido fundada por hablantes de náhuatl; más tarde hacia finales del siglo pasado la investigación lingüística y arqueológica tiende a contradecir ese punto de vista. Ahora se cree que es más probable que la lengua teotihuacana estuviera relacionada con el totonaco o fuera de origen mixe-zoqueano.[12] Buena parte de la migración nahua al centro de México fue consecuencia y no causa de la caída de Teotihuacán.[13] Desde estas épocas tempranas se dieron préstamos entre las diferentes familias lingüísticas e incluso a nivel morfosintáctico.

En Mesoamérica las familias de la lengua maya, otomangue y mixe-zoque habían coexistido durante milenios. La interacción de estas lenguas generó una serie de rasgos comunes en todas ellas que permiten que entendamos la zona mesoamericana como una sola a nivel lingüístico, independientemente de la evolución de cada lengua en su propio grupo. Después que los nahuas llegaron a la zona de alta cultura de Mesoamérica, su lengua también adoptó algunos de los rasgos que definen el área lingüística mesoamericana;[14] [15] así por ejemplo los nahuas adoptaron el uso de sustantivos relacionales y una forma de construcción posesiva típica de las lenguas mesoamericanas.

Teotihuacán ejercía un poder centralista y marcaba las pautas de los señoríos locales, quienes al parecer tenían que ser legitimados desde la metrópolis. Tras el colapso de la gran ciudad surgieron modelos nuevos para detentar el poder, junto con estos modelos al parecer se fue promoviendo la lengua náhuatl[16] la cual se considera difundida por la cultura Coyotlatelco,[17] sin embargo, la lengua no solo fue hablada por sus nativos, sino que poco a poco fue adoptada por las poblaciones otomangues con mayor antigüedad y que habían dependido de Teotihuacán. Al fundarse Tula Chico en el siglo VII ya se sentía la influencia nahua pero no era muy intensa; trescientos años después con la re-fundación de esta ciudad por el año 900, que a partir de entonces será conocida como “Tollan” (Tula), sus fundadores son reconocidos por las fuentes como “nahuas-chichimecas” quienes comparten el poder con los nonohualcas.[18] Es en este momento que el náhuatl adquiere relevancia política, poco después se volverá el idioma oficial de los tepanecas (que hablaban originalmente una variante del otomí),[19] y ya en el siglo XIV fue adoptado por los acolhuas de Tetzcoco.[20]

Aunque los mexicas se cree que siempre hablaron el náhuatl es posible que también lo hayan adoptado.[21] La influencia política y lingüística de este grupo llegó a extenderse en la América media y el náhuatl se convirtió en una lengua franca entre los comerciantes y las élites en Mesoamérica, por ejemplo entre los mayas quiché.[22] Tenochtitlan creció hasta convertirse en el mayor centro urbano mesoamericano, esto atrajo a los hablantes de náhuatl de otras áreas donde se había extendido por siglos previamente, con lo que se dio a luz a una nueva forma urbana de náhuatl con rasgos de muchos dialectos. Esta variedad urbanizada de Tenochtitlan-Tlatelolco es lo que llegó a ser conocido como náhuatl clásico y fue ampliamente documentado en la época colonial.[23]

Período colonial[editar]

Con la llegada de los españoles al corazón de México en 1519 la situación del idioma náhuatl cambiaría de manera significativa; por un lado comienza un desplazamiento por la lengua española; por el otro, su uso oficializado para la comunicación con los nativos generó el establecimiento de nuevos asentamientos; a la vez se dio la creación de una amplia documentación en escritura latina, con lo cual se asienta un registro fidedigno para su preservación y comprensión, por lo que el idioma siguió siendo importante en las comunidades nahuas bajo el dominio español.

Página 51 del Libro IX del Códice Florentino. Texto Náhuatl escrito con caracteres latinos.

Los españoles se dieron cuenta de la importancia que tenía la lengua y prefirieron continuar con su uso que cambiarla, también encontraron que el aprendizaje de todas las lenguas indígenas de lo que ellos llamarían Nueva España era imposible en la práctica, por lo que se concentraron en el náhuatl. Inmediatamente después de la Conquista, los misioneros fransicanos fundaron escuelas —como el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco en 1536— para la nobleza indígena con el propósito de re-educarlos dentro de los cánones occidentales, donde aprendían teología, gramática, música, matemáticas. A la vez los misioneros emprendieron la redacción de gramáticas, llamadas en esa época “artes”, de las lenguas indígenas para su uso por parte de sacerdotes. La primera gramática náhuatl escrita en 1531 por los franciscanos se encuentra perdida, la más antigua que se preserva fue escrita por Andrés de Olmos y publicada en 1547. Hacia el año de 1645 tenemos noticia de cuatro obras más publicadas cuyos autores son, en 1571 Alonso de Molina, en 1595 Antonio del Rincón, en 1642 Diego de Galdo Guzmán y en 1645 Horacio Carochi. Este último es considerado hoy en día el más importante de los gramáticos de la época colonial.[24] Carochi ha sido especialmente importante para los investigadores que trabajan en la nueva filología, debido a su enfoque científico que precede a las investigaciones lingüistas modernas, analiza más a detalle los aspectos fonológicos que sus predecesores e incluso sucesores, quienes no habían tomado en cuenta la pronunciación del cierre glotal (saltillo) que es en realidad una consonante o la longitud vocal.

Manuscrito sobre el idioma por Fray Joseph de Carranza del siglo XVIII

En 1570 el rey Felipe II de España decretó que el náhuatl debía convertirse en la lengua oficial en la Nueva España con el fin de facilitar la comunicación entre los españoles y los nativos de las colonias.[25] Durante este período la Corona española permite un alto grado de autonomía en la administración local de los pueblos indígenas, y en muchos pueblos la lengua náhuatl era la oficial de hecho, tanto escrita como hablada. Durante los siglos XVI y XVII, el náhuatl clásico se utilizó como lengua literaria, y un gran corpus de documentos de ese período sobrevivió hasta nuestros días. Las obras de este período incluyen historias, crónicas, poesía, obras de teatro, obras canónicas cristianas, descripciones etnográficas y documentos administrativos. Como ejemplos podemos citar el Códice Florentino, un compendio de doce volúmenes de la cultura mexica compilado por el franciscano Bernardino de Sahagún; la Crónica Mexicáyotl de Fernando Alvarado Tezozómoc que relata el origen y el linaje real de Tenochtitlán; los Cantares mexicanos que son una colección de poemas en náhuatl; el diccionario compilado por Alonso de Molina náhuatl-español y español-náhuatl el cual sigue siendo básico para la lexicología moderna; y el Huei tlamahuiçoltica, una de las descripciones en náhuatl de la aparición de la Virgen de Guadalupe.

Durante un tiempo, la situación lingüística en la Nueva España se mantuvo relativamente estable pero en 1686 el rey Carlos II emitió una real cédula que prohíbe el uso de cualquier idioma distinto del español en todo el Imperio español, reiterándola en 1691 y 1693, en las que dicta la creación de la “parcela escolar” para la enseñanza del idioma imperial.[26] Otro decreto el 10 de mayo de 1770, ahora de Carlos III, estableció la creación de nuevos centros de enseñanza completamente en castellano para la nobleza indígena y se deshizo del náhuatl clásico como lengua literaria,[27] aunque hasta la Independencia de México en 1821, los tribunales españoles aún admitían testimonios en náhuatl y documentación como prueba en los juicios, con traductores judiciales que exponían en español.[28]

La situación indígena y del habla náhuatl al inicio del movimiento de la Independencia en realidad había sido sostenido pues el 66 % de la población era indígena de los 6 millones de habitantes del país.[29] Los indicadores demográficos muestran un crecimiento paralelo al de la población mestiza de México. Las comunidades nahuas ya habían asimilado el cristianismo de manera sincrética, además eran parte fundamental de la fuerza productiva del país; su desarrollo local se fincaba en una tradición ya consumada durante los últimos 300 años y que había generado pocos cambios en su organización social y cultural, de hecho, muchas de esas manifestaciones sobrevivieron hasta nuestros días.

Época moderna[editar]

A lo largo de la época moderna, la situación de las lenguas indígenas ha aumentado en precariedad cada vez más en México, y el número de hablantes de prácticamente todas las lenguas indígenas ha disminuido. A pesar de que el número absoluto de hablantes de náhuatl en realidad ha aumentado en el último siglo, las poblaciones indígenas se han vuelto cada vez más marginadas en la sociedad mexicana. Los grandes cambios en las comunidades indígenas se dieron a partir de las reformas agrarias emergidas del revolucionario Plan de Ayutla por medio de la “Ley Lerdo” a mediados del siglo XIX,[30] con lo cual se instalaba la noción de “ejido” que fraccionaba las tierras comunales y a partir de entonces los indígenas se vieron forzados a pagar una serie de nuevos impuestos y que bajo la coacción de hacendados y gobierno no pudieron pagar creándose los grandes latifundios, lo que provocó que poco a poco fueran perdiendo sus tierras, su identidad, su lengua, e incluso su libertad.

Este proceso aceleró los cambios en la relación asimétrica entre las lenguas indígenas y el castellano, así el náhuatl se vio cada vez más influenciado y modificado; como primera consecuencia es observable una zona de una rápida perdida del habla y las costumbres cercana a las grandes ciudades, como segunda consecuencia vemos zonas donde la “castellanización” es más fuerte provocando un bilingüismo activo, en una tercera zona se mantuvieron los hablantes indígenas más aislados y conservaron más puras sus tradiciones. Las políticas porfirianas tendían a la eliminación de las lenguas nativas, buscando el desarrollo y el progreso del país bajo un nacionalismo mexicano, política seguida por los gobiernos post-revolucionarios. Sólo hasta el gobierno cardenista surge un verdadero interés institucional por comprender y estudiar la cultura indígena, intentando revertir la tendencia de la incorporación forzada a la cultura nacional, lo que de hecho no pasó y continuó la pérdida hasta los ochentas.

Cambios significativos se dieron por lo menos desde mediados de la década de 1980, aunque las políticas educativas en México se centraron en la castellanización de las comunidades indígenas, para enseñar puramente español y desalentar el uso de las lenguas nativas, tuvo como resultado que hoy en día un buen número de hablantes de náhuatl estén en posibilidad de escribir tanto su lengua como el español;[31] aun así su tasa de alfabetización en español sigue siendo muy inferior a la media nacional.[32] A pesar de ello, el náhuatl todavía es hablado por más de un millón de personas, de los cuales alrededor del 10 % son monolingües. La supervivencia del náhuatl en su conjunto no está en peligro inminente, pero la supervivencia de ciertos dialectos sí lo está; y algunos dialectos ya se han extinguido durante las últimas décadas del siglo XX.[33] [34]

La década de 1990 vio la aparición de cambios diametrales en las políticas del gobierno mexicano hacia los derechos indígenas y lingüísticos. La evolución de los acuerdos en el ámbito de los derechos internacionales[35] combinada con presiones internas condujeron a reformas legislativas y la creación de organismos gubernamentales descentralizados; así, ya para el 2001 el Instituto Nacional Indigenista desapareció para darle paso a la CDI (Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas) y el INALI creado en 2003 con responsabilidades para la promoción y protección de las lenguas indígenas, en particular la Ley general de Derechos Lingüísticos de los Pueblos indígenas[36] reconoce todas las lenguas indígenas del país, incluyendo el náhuatl, como "idiomas nacionales" y da a los indígenas el derecho a utilizarlos en todas las esferas de la vida pública y privada. En el artículo 11, que garantiza el acceso a la educación obligatoria, bilingüe e intercultural.[37] Esta ley da origen al Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales en 2007.[38]

En 1895, el náhuatl era hablado por más del 5 % de la población. Para el año 2000, esta proporción había caído a 1,49 %. Teniendo en cuenta el proceso de marginación combinada con la tendencia de la migración a las zonas urbanas y a los Estados Unidos, algunos lingüistas están advirtiendo sobre la muerte inminente de las lenguas.[39] En la actualidad se habla en náhuatl sobre todo en las zonas rurales por una clase empobrecida de agricultores de subsistencia indígenas. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas de México, el INEGI, el 51 % de los hablantes de náhuatl están involucrados en el sector agrícola y 6 de cada 10 no reciben sueldos o ganan menos del salario mínimo.[32]

Distribución y variantes dialectales[editar]

Árbol genealógico del náhuatl

En México la lengua náhuatl se habla principalmente en cinco estados: Guerrero, Puebla, Hidalgo, San Luis Potosí y Veracruz, donde tiene en cada estado una población arriba de 100 mil hablantes. En los estados de Morelos y Tlaxcala cuenta con una población dispersa o en localidades pequeñas; en promedio se puede hablar de una población de alrededor de 20 mil hablantes. En los estados de Tabasco, Michoacán, México, Oaxaca, Nayarit y Durango, así como los habitantes de Milpa Alta la presencia es mínima y con posibilidad de perderse (excepto en Oaxaca).

Las variantes dialectales se agrupan en tres ramas, Náhuatl central, Náhuatl de la Periferia Occidental y Náhuatl Oriental. Algunos de los dialectos son:

Náhuatl Central[editar]

Náhuatl central es una derivación del “náhuatl occidental” que durante los siglos XIV y XV desarrolló varias innovaciones a la vez que asimiló algunas características de las demás variantes. En el mismo siglo XV ya presentaba una diferenciación y eran considerados diferentes las hablas del centro (valle de México), de Morelos o de Tlaxcala-Puebla.

Náhuatl clásico[editar]

Náhuatl clásico es la denominación de la lengua registrada durante el Virreinato; ésta en realidad refleja una serie de variantes. Una gran parte de que parezca solo un idioma es debido al esfuerzo de los frailes que quisieron trasmitir, por medio de la lengua más culta, la fe cristiana. Posteriormente las autoridades virreinales, con una forma más coloquial, dieron cabida a la elaboración de documentos (testamentos, pleitos territoriales, denuncias, etc.) en lengua náhuatl. Los libros y documentos escritos en la ciudad de México contienen un estilo más elegante, el que quisieron rescatar los religiosos. Obra diversa procede de otras ciudades importantes como Colhuacán, Chalco, Cuauhtitlan, Tlaxcala, Tecamachalco. Las diferencias más marcadas entre la variante de México y otras las podemos ver al comparar el Nican mopohua con textos de Jalisco (Yáñez, 2001) o de Guatemala (Dakin, 1996).

Náhuatl de Morelos[editar]

Náhuatl de Morelos es una denominación genérica que designa a toda la población hablante de esta lengua en el estado, por lo que se presta a confusión. Para Ethnologue existen solo dos variantes, una con el código ISO 639-3 nhm que representa la mayoría de los nahuas, y con código nhg clasifica a los hablantes de Tetelcingo.

El INALI divide el estado en cuatro variantes; el más representativo y al que le correspondería el código “nhm” lo denomina mexicano de Tetela del Volcán (es el náhuatl de Hueyapan y Santa Catarina); las otras variante son el mexicano de Temixco (náhuatl de Cuentepec); el mexicano central bajo (hablado en los municipios de Ayala y Jojutla) y por supuesto el náhuatl de Tetelcingo que denomina mexicano de Puente de Ixtla. La población total nahuahablante en el estado es de 19 241 personas.[40]

Náhuatl de Tlaxcala[editar]

Náhuatl de Tlaxcala es una de las variantes que presenta una gran asimetría en su relación con el español, buena parte de los pueblos históricos que la hablan están siendo absorbidos por la mancha urbana de la Zona Metropolitana de Puebla-Tlaxcala, por lo que la han modificada al correr de los años su estructura y fonología; es hablado con más frecuencia en los municipios de la región occidental del Volcán la Malintzi y sur del estado, como Tetlahnocan, Contla de Juan Cuamatzi, Chiautempan, Teolocholco y San Pablo del Monte. Es denominado por el INALI mexicano del oriente central y tiene alrededor de 19 mil hablantes.[41]

Número de hablantes por estado mexicano en 2010.

Náhuatl de Tetelcingo[editar]

El náhuatl de Tetelcingo o mösiehuali aunque emparentado con el náhuatl clásico tuvo una evolución que ha obligado a los investigadores a desarrollar un sistema de escritura muy particular.[42] El primer estudio de esta variante lo hizo William Cameron Townsend en 1935. Es hablado por menos de 3500 personas en el municipio de Cuautla de Morelos (Morelos).

Náhuatl Oriental[editar]

Por algunos considerada como la más conservadora o la que retomó características arcaicas como el uso del absolutivo en -t. Se tiene tres zonas muy marcadas, por una parte tenemos el “náhuatl de La Huasteca” con gran influencia de las variantes centrales; las variantes del centro de Veracruz y sur de Puebla con rasgos del Golfo; y las denominadas variantes del “Istmo” (o Golfo) con una fuerte sustitución del –tl por –t y un gran parecido al nawat Pipil.

Náhuatl de Guerrero[editar]

El náhuatl guerrerense o náhuatl de Guerrero durante mucho tiempo fue clasificado en la rama central, sin embargo los estudios revelan un substrato de elementos orientales y los elementos centrales al parecer son innovaciones que se dieron a partir del siglo XIII.[43] En el estado de Guerrero se presenta una variación dialectal que da origen a cuatro distintas variantes: dos de la “Periferia Occidental”; el “náhuatl de Tlamacazapa” y el “náhuatl de Coatepec”. El grueso de hablantes (cerca de 150 000) que son propiamente del “náhuatl de Guerrero” se ubican en la región centro-montaña del estado; la cuarta variante es el “náhuatl de Ometepec”, cerca de la Costa Chica y la cual tiene 430 hablantes. Esta última variante también es clasificada en la rama occidental.[44]

Náhuatl del Istmo[editar]

El INALI engloba tres variantes bajo el nombre de náhuatl del Istmo (también llamado náhuatl istmeño),[45] según los estudios del Instituto Lingüístico de Verano (SIL por sus siglas en inglés) le corresponde a la forma más extrema hacia el sur, en el municipio de Cosoleacaque, el código ISO 639-3 nhk, al de Mecayapan el código nhx y al de Pajapan aplica el código nhp.

La variante más representativa y estudiada es la de Mecayapan. Tiene alrededor de 20 000 hablantes, distribuidos también en el pueblo de Tatahuicapan.[46]

En su proceso fonológico evolutivo esta lengua emparentada con el nawat tabasqueño y la lengua pipil usa de las letras /b/, /d/, /g/ y /r/. Además esta variante se caracteriza por el uso de vocales largas.[47]

Náhuatl de la Sierra Norte de Puebla[editar]

Mapa del norte de Puebla donde aparece en azul el náhuatl del noreste central

La región norte de Puebla presenta una geografía bastante accidentada, lo que provoca más aislamiento entre las comunidades; esta situación generó que en un territorio reducido tengan tres variantes según Ethnologue, cuatro según el INALI. Las denominaciones son confusas pues utilizan casi las mismas palabras como “norte”, “sierra”, como veremos a continuación. El náhuatl del noreste central, (denominación del INALI) es equivalente al Nahuatl, Northern Puebla de Ethnologue con código NCJ. Para la institución mexicana es la variante hablada en los municipios de Acaxochitlán (Hidalgo), en los municipios poblanos de Chiconcuauhtla, Honey, Huauchinango, Jopala, Juan Galindo, Naupan, Pahuatlán, Tlaola, Tlapapcoya, Xicotepec, Zihuateutla. Esta variante en realidad es derivada del náhuatl central. Tiene 71 040 hablantes.[48] Uno de los primeros estudios de la zona lo hizo Yolanda Lastra en Acaxochitlán en 1980 (véase bibliografía).

Propiamente las variantes orientales son el náhuatl de la sierra noreste de Puebla,[49] hablado en los municipios de Atempan, Ayotoxco, Cuautempan, Cuetzalan, Chignautla, Hueyapan, Hueytamalco, Huitzilán de Serdán, Ixtacamaxtitlán, Jonotla, Nauzontla, Tenampulco, Tetela de Ocampo, Teziutlán, Tlatlauquitepec, Tuzamapan, Xiutetelco, Xochiapulco, Xochitlán, Yaonahuac, Zacapoaxtla, Zautla, Zapotitlán, Zaragoza, Zoquiapan. Ethnologue le asigna el código AZZ (Nahuatl, Highland Puebla). Tiene 134 737 hablantes.[50] En esta variante es muy marcado el uso de /t/ en las palabras en lugar de /tl/; los nativos llaman a su lengua “mexikanotlajtol” y se autodenominan “maseualmej” como equivalente de gente indígena.

La otra variante llamada náhuatl de la sierra oeste de Puebla es hablada en Ahuacatlán, Aquixtla, Chignauapan, Tepetzintla, Zacatlán. Se le asocia el código NHI (Nahuatl, Zacatlán-Ahuacatlán-Tepetzintla). Tiene 19 482 hablantes.[51]

La cuarta variante que reconoce el INALI la denomina náhuatl alto del norte de Puebla y es hablada únicamente en los municipios de Francisco Z. Mena y Venustiano Carranza. Tiene 1350 hablantes.[52]

Náhuatl huasteco[editar]

El náhuatl de La Huasteca, es una de las variedades con mayor número de hablantes. Aunque se reconocen como tres regiones distintas con particularidades la inteligibilidad es muy alta entre ellas. En el estado de Hidalgo (principalmente en los municipios de Huejutla, Jaltocán, Pisaflores y Tenango de Doria) es denominado por el INALI mexicano de la Huasteca hidalguense; en el noroeste de Veracruz es llamado náhuatl de la Huasteca veracruzana; y en el sureste de San Luis Potosí lo clasifican como náhuatl de la Huasteca potosina. Tiene alrededor de 464 mil hablantes en las tres áreas.[53]

Náhuatl de la Periferia Occidental[editar]

Corresponden a esta rama las variantes de los estados de Michoacán, Colima, Jalisco, Nayarit y Durango. Aunque prácticamente está extinto en Jalisco y Colima, no ha sido declarado así por ninguna institución. Además se incluyen las hablas de las poblaciones de Tlamacazapa (municipio de Taxco, Guerrero), la de Coatepec Costales (municipio de Teloloapan, Guerrero) y la de Temascaltepec (Estado de México). Estas variantes son reconocidas por el uso de /l/ donde las variantes centrales usan /tl/. También están variantes presentan mayores cambios fonológicos y de morfo-sintaxis, por lo que muestra una mayor diferenciación respecto a otras regiones.

Náhuatl de Michoacán[editar]

El náhuatl de Michoacán o mexicano central de occidente es hablado en la costa de Michoacán y parte de la sierra pegada a esta; ha sufrido una gran pérdida de hablantes pero es a la vez una de las que más se apega a sus tradiciones. Para recuperar su lengua se han implementado la educación indígena obligatoria durante los tres primeros ciclos escolares de la educación básica y se promueve la escritura literaria.[54] Tiene 2809 hablantes.

Náhuatl de Jalisco[editar]

El náhuatl de Jalisco o mexicano del occidente[55] era una variante que se habló al sur del estado y compartía rasgos con el “náhuatl de Michoacán”. Fue la primer variante en tener su propia gramática, fue elaborada en 1692 por Fray Juan Guerra y se llamó "Arte de la lengua mexicana. Que fue usual entre los indios del obispado de Guadalajara y de parte de los de Durango y Michoacán". Las imposiciones por parte de los gobiernos locales durante el Porfiriato fueron causa de una rápida pérdida del habla a principios del siglo XX, los gobiernos post-revolucionarios no mostraron una mejor disposición ni siquiera para su estudio, por lo que en la década de los sesentas y setentas cuando lingüistas e investigadores quisieron estudiarlo ya estaba moribundo.[56]

Distribución actual del náhuatl en blanco. Distribución histórica en gris[57]

Mexicanero[editar]

Náhuatl de Durango o mexicano del noroeste[58] es una variedad que también se le conoce como “náhuatl mexicanero” y se habla en el estado de Durango, en las poblaciones de San Pedro de las Jícoras, San Juan de Buenaventura entre otras. Los nahuas de esta región tienen una interacción muy activa con los tepehuanes, coras y huicholes con los que comparten territorio. Su supervivencia se ha debido al aislamiento y lo poco accesible de sus comunidades; viven de una economía autosuficiente; su lengua es la usual en la vida cotidiana. Aunque en su mayoría son bilingües no aprenden el español sino hasta después de los 5 ó 6 años. Cuenta con alrededor de 1300 hablantes.

Pipil[editar]

El pipil (o nawat) es una de las variantes relacionada históricamente con los habitantes de Cuzcatlán, hoy El Salvador y parte de Nicaragua. Se tiene registro que también era hablada en poblaciones de Honduras. Hoy día está moribundo con solamente unas pequeñas comunidades de hablantes en El Salvador, se menciona de que sólo hay poco más de un centenar de hablantes. Ethnologue reporta 500 personas según estudio del 2015.[59]

Pochuteco[editar]

El pochuteco fue un idioma nahua que se habló en la Costa Sur de Oaxaca, particularmente en el actual municipio de Pochutla, fue estudiado en 1912 por el antropólogo norteamericano Franz Boas, quien escribió una descripción hasta 1917 en International Journal of American Linguistics. En la actualidad se considera por algunos estudiosos como la primera variante que evolucionó antes del surgimiento de las ramas oriental y occidental, sin embargo, su estudio no fue completo por lo que en realidad su clasificación es dudosa.[60]

Enseñanza del náhuatl[editar]

La enseñanza de las lenguas nativas al igual que el español o cualquier idioma en el mundo se da en el seno materno de un hogar, es decir, se trasmite de padres a hijos. Esto conlleva toda una serie de factores socio-culturales que determinan distintos grados de asimilación y proporcionan distintos niveles de comprensión e interpretación.

Esencialmente podemos considerar dos tipos de hablantes: quienes simplemente reproducen el habla de su entorno incluso sin necesidad de aprender a escribirlo y por otro lado, quienes lo cultivan ya sea oral o escrito para desarrollar una mayor capacidad de comunicación clara.

La lengua náhuatl durante la época prehispánica carecía de un sistema de escritura para su enseñanza, lo cual era de hecho innecesario, ya que aparte del aprendizaje en el hogar existían instituciones de educación obligatoria donde aprendían a distinguir el habla común (macehuallahtolli) del habla elegante (tecpillahtolli). En las escuelas indígenas (Telpochcalli, Calmecac o Cuicacalli) se ponía mucho énfasis en la adquisición de habilidades en oratoria, se aprendían de memoria largos discursos morales, históricos, obras de teatro y cantos. Esto hacía de la enseñanza de la lengua y en sí de la educación, un modelo de éxito.[61]

Al llegar los españoles y reconocer la utilidad del sistema lo aprovecharon, permitiendo que el náhuatl continuara en uso. Los peninsulares se vieron obligados a aprender el idioma nativo, lo que provocó a su vez que escribieran tratados para su comprensión y utilización para la catequización del indígena. En realidad la enseñanza del náhuatl siguió dándose de manera natural, por medio del uso generalizado. La creación de centros de estudio durante el Virreinato fue para el conocimiento y desarrollo de las ciencias -entre ellas la escolástica- y no para la alfabetización de los indígenas, sólo la nobleza nahua tenía derecho a aprender a leer y escribir su lengua, el grueso del pueblo tenía que acudir ante “escribanos” para la creación de algún documento.[62]

La situación colonial se extendió hasta el siglo XX, donde al inicio de la revolución mexicana la población indígena era 90% analfabeta.[63] Con la creación de la Secretaria de Educación Pública durante el mandato de Álvaro Obregón, se planteó un departamento de educación indígena, sin embargo, continúa el debate entre el uso o desuso de las lenguas vernáculas; es hasta 1940 que con el apoyo del presidente Lázaro Cárdenas se implementan programas de educación en lengua materna, cuyos experimentos pilotos funcionan pero al establecerlos a nivel nacional pierden solidez.[64] Gobiernos posteriores se centran en la castellanización, dejando de lado la enseñanza de las lenguas nativas, a mediados de los ochentas se cuenta ya con una tasa mayor al 70% de indígenas alfabetizados, sin embargo, sólo el 20% sabe escribir su propio idioma.[65]

Nuevos programas pilotos durante los ochentas y noventas por parte de la SEP fueron la base de una educación bicultural enfocada primero en la escritura y habla de la lengua materna, y a partir del cuarto ciclo escolar el aprendizaje del español. Durante el ciclo 1993-94 aparecen los primeros libros de texto gratuito en lengua náhuatl que cubrían hasta el tercer grado de educación primaria, línea que continúa hasta la actualidad (2016) ya que no se han elaborado los materiales para los grados superiores.

Junto con la educación básica la SEP por medio del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) ha desarrollado material para alfabetizar a personas mayores de 15 años, esto durante la primer década de este siglo, cubriendo nueve zonas escolares indígenas y un número de variantes casi iguales, las cuales son:

  • 1) Mecayapan, Veracruz.
  • 2) Pajapan, Veracruz.
  • 3) Zaragoza, Veracruz.
  • 4) Nahuat Sierra Nororiental (Cuetzalan), Puebla.
  • 5) Chicontepec, Veracruz.
  • 6) Guerrero.
  • 7) De la Huasteca, Hidalgo.
  • 8) Sierra Negra y Zongolica, Puebla y Veracruz.
  • 9) Sierra Norte, Puebla.

El INEA trabaja bajo el programa “Modelo Educación para la Vida y el Trabajo”, abreviado “MEVyT Indígena”, también conocido como MIB. Consta de siete módulos, cuatro de los cuales totalmente en náhuatl; estos materiales están disponibles en línea para todo público y de manera gratuita.[66]

Descripción lingüística[editar]

La gramática más antigua que conocemos de la lengua náhuatl, titulada Arte de la lengua mexicana, fue elaborada por el franciscano fray Andrés de Olmos. Fue concluida el primero de enero de 1547 en el convento de Hueytlalpan, ubicado en el Estado mexicano de Puebla. Destaca el hecho de haber sido desarrollada antes que muchas gramáticas de lenguas europeas como la francesa, y tan sólo 55 años después de la Gramática de la lengua castellana de Antonio de Nebrija.

Fonología[editar]

El náhuatl clásico y la mayoría de variedades modernas emplean las siguientes consonantes:

Bilabial Alveolar Palatal Velar Labiovelar Glotal
Oclusiva p t k ʔ
Africada t͡s, t͡ɬ t͡ʃ
Fricativa s ʃ
Aproximante l j w
Nasal m n
Anterior Central Posterior
Alta i
Media e o
Baja a

Esta distinción es importante y permite diferenciar muchos pares como te- 'piedra(s)' / tē- 'gente', cuahuitl 'árbol' / cuāuhtli 'águila' o chichi 'perro' / chīchī 'mamar'. Este tipo de ortografía se encuentra en uso activo en la edición en náhuatl de Wikipedia o Huiquipedia.

Morfología[editar]

El náhuatl tiene una morfología nominal reducida, la mayoría de nombres tiene dos formas diferentes según el caso (poseído/no-poseído) o sólo una forma indistinguida. El estado absolutivo en singular se marca con /-tli/ y el poseído con /-wi/ (ambos sufijos derivados del proto-utoazteca /*-ta/ y /*-wa/). En cuanto a las marcas de plural se usan sobre todo los sufijos /-meh/ (procedente del proto-utoazteca /*-mi/) y a veces /-tin/ y /-h/, y en menor grado se usa la reduplicación de la sílaba inicial coyotl 'coyote' cocoyoh 'coyotes', aunque esto en náhuatl a diferencia de lenguas uto-aztecas como el guarijío o el pima es marginal.

La morfología verbal a diferencia de la nominal usa un gran número de morfemas prefijos o clíticos que indican, sujeto, objeto, direccional, marca reflexiva. El número se indica además de prefijo de persona mediante sufijos variados, igualmente el tiempo y el modo se indica mediante sufijos. La raíz verbal cambia de forma para indicar aspecto así para el náhuatl clásico se consideran tres tipos (llamados “temas”: largo, breve, medio)[67] e incluye gran número de sufijos derivativos.

Sintaxis[editar]

El orden de los constituyentes es bastante libre aunque en los dialectos modernos tiende a SVO en oposición a VSO que eran más frecuentes en las etapas más antiguas de la lengua. Además las variantes modernas tienden a incluir interjecciones, conjunciones y adverbios prestados del español.

El adjetivo suele preceder al nombre pero al igual que en la sintaxis en las variantes modernas el acomodo refleja la influencia del español, aunque en los sintagmas todavía prevalece que el modificador o complemento suele preceder al núcleo sintáctico. Eso se refleja también en el hecho de que la lengua tiene sufijos que funcionan como postposiciones (núcleos del sintagma apositivo) en lugar de usar preposiciones como en el español.

Léxico[editar]

El náhuatl se distingue por usar un número reducido de lexemas para construir gran cantidad de palabras, lo cual hace que casi toda palabra admita una descomposición en raíces, en su mayoría bisilábicas. Esto da a las palabras una gran transparencia en términos semánticos. Algunos ejemplos de composición léxica se encuentran en topónimos y nombres propios:

  • Xochimilco (xochi-mil-co): ‘lugar de la sementera de flores’ (delegación del Distrito Federal)
  • Nezahualcóyotl (ne-zahua-l-coyo-tl): ‘coyote ayunador’ (nombre de un famoso Tlatoani de Texcoco)
  • México (mexih-co): ‘lugar de Mexih’ (nombre de un caudillo, Mexih = Mecih, ‘liebre magueyera’)
  • Iztacalco (izta-cal-co): ‘lugar de la casa de la sal’ (otra delegación del D.F.)
  • Xochiyáoyotl (xochi-yao-yo-tl): ‘guerra florida’ (procedimiento por el que se conseguían esclavos para los rituales)
  • Popocatépetl ([po]poca-tepe-tl): ‘cerro que humea’ e Iztaccíhuatl ‘mujer blanca’: los famosos volcanes del Eje Neovolcánico
  • Huitzilopochtli: ‘colibrí zurdo’ o ‘colibrí de la izquierda’ (nombre del dios de la guerra)

Ciertas áreas del léxico moderno han sido muy influidas por el español, así el sistema numérico de base vigesimal ha sido abandonado en favor del sistema decimal del español, quedando solo las formas de 1 a 20 del sistema nativo básicamente. Otras áreas del léxico como la vivienda, el vestido y ciertos términos agrícolas han incorporado también términos del español considerados que describen mejor la realidad tecnológica más moderna.

Escritura[editar]

Originalmente se trataba de una escritura pictográfica con rasgos silábicos o fonéticos tipo rebus. Este sistema de escritura fue adecuado para mantener registros tales como genealogías, información astronómica y listas de tributos, pero no representaba el vocabulario total de la lengua hablada de la forma en que los sistemas de escritura del "viejo mundo" o la escritura maya podían hacerlo. Ya en los tiempos coloniales además los códices fueron usados para enseñar la doctrina cristiana dando origen a los catecismos testerianos que podían ser “leídos” a la usanza anterior a la conquista de México.

Los españoles introdujeron el alfabeto latino, el cual fue utilizado para registrar una gran cantidad de poesía y prosa mexicana, algo que de cierta forma compensó la pérdida de miles de manuscritos mexicas quemados por los invasores europeos. Importantes trabajos de léxico, como el "Vocabulario" de Fray Alonso de Molina en 1571, y descripciones gramaticales, por ejemplo, el "Arte" de Horacio Carochi en 1645, fueron producidos usando variaciones de esta ortografía. La ortografía de Carochi usó cuatro diferentes diacríticos: el macrón (ā) para las vocales largas; el acento (á) para vocales cortas; el circunflejo (â) y el grave (à) para el saltillo en diferente posición.[68]

Actualmente, existen dos convenciones diferentes que usan diferentes subconjuntos del alfabeto latino: la ortografía tradicional y la ortografía moderna que ha aceptado la SEP. La Secretaría de Educación Pública de México (SEP) es la institución que regula las reglas de la ortografía, y la que ha establecido un sistema de escritura práctico que se enseña en los programas de educación primaria bilingües en las comunidades indígenas. El siguiente cuadro recoge convenciones usadas en la ortografía clásica y en la ortografía de las variantes modernas para transcribir los diferentes fonemas:

Fonemas /a, a:/ /e, e:/ /i, i:/ /o, o:/ /p/ /t/ /k/ /kʷ/ /ʔ/ /ʦ/ /ʧ/ /t͡ɬ/ /s/ /ʃ/ /l/ /j/ /w/ /m/ /n/
Clásica A a E e I i O o P p T t C c
Qu qu
Cu cu
-uc
Tz tz Ch ch Tl tl Z z
C c
X x L l Y y Hu hu
-uh
M m N n
Modernas A a
(Ā ā)
E e
(Ē ē)
I i
(Ī ī)
O o
(Ō ō)
P p T t K k Kw kw H h
(J j)
Ts ts Ch ch Tl tl S s X x L l Y y W w M m N n

Tabla lexicográfica comparativa[editar]

A continuación se reproduce una lista de cognados de varias variantes dialectales en diferentes grupos que permiten reconocer los parentescos más cercanos y la evolución fonológica según la región:[69]

Náhuatl clásico Náhuatl de Milpa Alta Tetela Huasteca hidalguense Centro de Veracruz Náhuatl de Michoacán Náhuatl de Guerrero Náhuatl de Tetelcingo Náhuatl tabasqueño
nāhuatlahtōlli nahuatlahtolli nawatlâtolle' nauatlajtoli nawatlajtoli nahualatol nauatlajtuli mösiehuallatoli nawatatuli
calli calli kalle' kali kali kal kali calli kali
tlayōlli tlaolli tlayolle' tayoli tlayoli layul tlayoli tlaulle tayoli
cempohualli cempoalli sempoalle' sempouali sempowali sempual sempoali sempualle sepowali
īhuān huan huan uan wan huan uan huan wan
huehxolotl huehxolotl huexolotl palach wexolotl huexolol uejxolotl bexulutl wexolot
teōpantli teopan tiopantle' tiopan tiopan tiopanli tiopan teopatli tiopa
cintli cintli zentle' sintli sintli sinli sintli sientli sinti
tlaxcalli tlaxcalli tlaxkalle' tlaxkali tlaxkalli laxcali tlaxkali tlaxcali taxkali
matzahtli matzahtli matsâhtle matsojtli matsajtli matsajli masajtli matsöjtli matsajti
tonatiuh tonatih tonatsintli' tonati tonatij tunal tonati tunaltzin tunali
ehēcatl ehcatl ekatl ejkatl ejkatl ecal ekatl ejecötl egat
māzatl mazatl mazatl masatl masatl masal masatl masötl masat
tlācatl tlacatl tlakatl tlakatl takatl lacal tlakatl tlöcatl tagat
cuahuitl cuahuitl kuahuitl kuauitl kuakwitl cole kojtli cuahuitl kuakwit
tzopilotl tzopilotl sopilotl tsopilotl tsopilotl sopilol tsopilutl söpilotl zupilut
tequitl tequitl tekitl tekitl tekitl tequil tekiyotl tequiotl tekio
cihuatl cihuatl siwatl siuatl siwatl cihual siuatl sibatl siwat
Náhuatl de Jalisco Náhuatl del Istmo Náhuatl acaxochiteco Náhuatl oaxaqueño Náhuatl surpoblano idioma mexicanero Idioma pochuteco Pipil (o nawat)
mexicano mela'tájtol nahuatlagtoli nawatlajtoli nawatlatole mexikano Ø nawat taketzalis
kali cajli cali kali kale kali kél kal
tlayuli táyol tlaoli tayoli tlayule tayol teyúl tayul
sempowali cempoal sempoali sempouali sempoale sempoal sepuel senpual
iwan huan huan uan huan wa wa wan
wexolotl huejcho wexolotl okichtotoli wexolotl wexolot wexulút tzunpipi
teopan tiopan teopantli tiopa tiopan kaliwey tiupa teupan
sintle cinti centli sintli sintle sinti sent sinti
tlaxkali táxcal tlaxcali tlaxkali tlaxkale taxkal xamt tashkal
matzajtli matzaj mazagtli matsojtli matsajtle masajti matsat matsaj
tonatiuj tonatzin tonatig tonati tonati tonati tunal tunal
ekatl ejeca' ekatl ejkatl ekatl jejekat ajekét ejekat
masatl masa' masatl masatl masatl masat masét masat
tlakatl taga' tlakatl tlakatl tlakatl takat tekit takat
cojtle cuahui' kuaguitl kuauitl cojtle kowit kuawít kwawit
tsopilotl moxi zopilotl tsopilotl sopilotl sopilot supilét tzupilut
tekitl tequi' tequitl tekiotl tekiyotl tekit tegít tekiw
sowatl sihua' cihuatl sobatl zoatl siwat glast siwat

Literatura[editar]

Entre los pueblos nahuas existía un gran aprecio por la poesía, llamada «In Xōchitl In Cuīcatl», que significa «La Flor y El Canto» literalmente, aunque hay quien la interpreta como «palabra florida o florecida».[70] La poesía era una de las actividades especialmente practicada entre la clase noble. Huexotzingo, Texcoco, Culhuacan eran las ciudades más renombradas por sus poesías. Ocasionalmente se organizaban encuentros poéticos en donde se reunían incluso aquellos dirigentes de ciudades en guerra. El más famoso ocurrió en Huexotzingo en 1490, organizado por Tecayehuatzin, señor de ese lugar. [71] Detalles de este encuentro y muchas otras poesías se hallan en varios manuscritos recopilados después de la Conquista. El más famoso se llama Cantares mexicanos, y data del siglo XVI. Existe también otra recopilación de poesía, hecha por Juan Bautista Pomar, nieto de Nezahualcóyotl.

Bernardino de Sahagún menciona que los mexicas disfrutaban de representaciones dramáticas, algunas cómicas, otras eróticas, y otras sobre la vida de sus dioses; estas representaciones se transformaron en los tiempos coloniales con tonos cristianos-sincréticos dando origen a la danzas de conquista y a las representaciones de “pastorelas” hasta nuestros días.[72]

De los miles de manuscritos prehispánicos, solo sobrevive una docena de códices, dado que los europeos tenían la creencia que los pobladores indígenas eran adoradores del diablo y por consiguiente quemaron y destruyeron prácticamente toda su obra.

Existen también relaciones y documentos en náhuatl producidos por los «pilli» y tlacuilos, que poco después de la Conquista comenzaron a aprender a usar la escritura europea, como «Los anales de Tlatelolco» y el original náhuatl del Códice Florentino.

Algunos autores novohispanos como Sor Juana Inés de la Cruz, escribieron algunas obras en náhuatl. Poesía náhuatl (vid Nezahualcóyotl) y Nican Mopohua (vid Antonio Valeriano).

Características literarias[editar]

El náhuatl clásico se caracteriza por la abundancia de recursos literarios, siendo particularmente importantes los siguientes:

  • Eufonía: la modificación del sonido a fin de suavizar la expresión o mantener la rima.
  • Partículas reverenciales: le dan a la palabra un tono de respeto, elegancia o propiedad.
  • Metáforas: es común que algunos significados se definan en forma indirecta, usando símiles, lo cual le da elegancia e ingenio a la expresión.
  • Difrasismo: son frases compuestas de dos palabras que expresan un tercer significado. Ejemplos:
yohualli ehēcatl (lit. 'noche y viento') 'invisible e intangible' o 'abstracto'
xōchitl cuīcatl, (lit. 'flor/adorno y canto') 'la poesía'
īxtli yōllotl, (lit. 'cara y corazón') 'lo exterior y lo interior', es decir, 'la totalidad del ser humano'
īxtactli tēncualactil (lit. 'saliva y baba') 'mentira, falsedad'
teuhyo tlazollo (lit. 'sucio e inmundo') 'uno que se enriqueció ilícitamente'
in chimalli in macuahuitl (lit.'el escudo, la macana') 'la guerra'
cuitlapilli in ahtlapalli (lit. 'la cola y el ala') 'El conjunto del pueblo llano'.

Música[editar]

Los archivos musicales conventuales y catedralicios de México también dan cuenta de música en lengua náhuatl, tal es el caso de los motetes In ilhuicac cihuapille y Dios itlazo nantzine atribuibles a Hernando Franco y extraídos del Códice Valdés. Gaspar Fernandes, Maestro de Capilla de la Catedral de Puebla en el siglo XVII, compuso una enorme cantidad de villancicos en náhuatl solo, o náhuatl y español; varios de ellos se encuentran en el “Cancionero Musical de Gaspar Fernandes”, importante documento conservado en el Archivo Musical de la Catedral de Oaxaca.

Xochipitzahuac es la canción más popular en el mundo náhuatl. El canto a la virgen de Guadalupe se remonta al periodo colonial novohispano, se desconoce el autor pero se cree que esta canción ha sido de dominio popular, según investigaciones dicen que Xochipitzahuac se comenzó a cantar después de las apariciones de la Virgen María.Xicochin conetzintleh-Xochipitzahuac, canto colonial de música barroca novohispana. En la actualidad la canción se sigue cantando en honor a la virgen de Guadalupe, diversas agrupaciones la han cantado como un huapango o con acompañamiento instrumentos cuerda (guitarras, bandurrias o violines).

El náhuatl y otros idiomas[editar]

La convivencia de cinco siglos entre el náhuatl y el español en México ha tenido un impacto en ambas lenguas, y es el español la lengua que mayor integración ha tenido en el náhuatl respecto a otros idiomas. La influencia del náhuatl en el español se refleja especialmente en la gran cantidad de préstamos léxicos que el español ha tomado del náhuatl. En menor medida el español mexicano presenta marginalmente algunos rasgos fonéticos en parte atribuibles al náhuatl, incluyendo la africada lateral alveolar sorda t͡ɬ, pronunciada en el dígrafo tl. La influencia en la gramática en el español mexicano es todavía menos clara pero se ha argumentado que podría haber influido en la frecuencia de ciertas construcciones y tendencias ya presentes en el español general.

Por otra parte el amplio bilingüismo náhuatl-español entre los hablantes de náhuatl ha influido en el náhuatl, tanto a nivel léxico como a nivel gramatical también.

Influencia del náhuatl al español[editar]

En la gramática, uno puede citar como influencia del náhuatl el uso del sufijo -le para darle un carácter enfático al imperativo. Por ejemplo: brinca -> bríncale, come -> cómele, pasa -> pásale, etcétera. Se considera que este sufijo es un cruce del pronombre de objeto indirecto español le con las interjecciones excitativas nahuas, tales como cuele.[73] Sin embargo, este sufijo no es un verdadero pronombre de objeto indirecto, ya que se usa aún en construcciones no verbales, tales como: hijo -> híjole, ahora -> órale, que hubo -> quihúbole, etcétera.

La RAE acepta alrededor de 200 préstamos del náhuatl al español, incluyendo:

acocil, aguacate, ahuehuete, ajolote, amate, atole, ayate, cacahuate, camote, canica, capulín, chamagoso, chapopote, chapulín, chayote, chicle, chile, chipotle, chocolate, comal, copal, coyote, cuate, ejote, elote, epazote, escuincle, guacamole, guajolote, huachinango, huipil, hule, jacal, jícama, jícara, jitomate, macana, mecate, mezcal, milpa, mitote, mole, nopal, ocelote, ocote, olote, papalote, pepenar, petaca, petate, peyote, pinole, piocha, popote, tlalcoyote, pilcate, chalmichi, pulque, quetzal, tamal, tejocote, tianguis, tiza, tomate, tule, zacate, zapote, zopilote.

Además ha donado un sinfín de topónimos, incluyendo México (Mēxihco), Guatemala (Cuauhtemallān).

Influencia del español al náhuatl[editar]

Las variedades modernas de náhuatl muestran diferente grado de impacto por el español. La influencia del español se refleja especialmente en el préstamo masivo de preposiciones, conjunciones y nexos del español. Esto ha generado una reestructuración de ciertas partes de la sintaxis especialmente en el orden sintáctico y en el uso de ciertas construcciones. También el viejo sistema de cuenta en base 20 ha sido abandonado en favor del sistema decimal del español, por lo que sólo se usan los nombres nativos de números para números inferiores a diez o veinte.

También la generalización del uso del numeral ce '1' como equivalente del español 'un(o), una' es notorio en algunas variantes de náhuatl. Y también naturalmente se da una influencia del léxico del español, especialmente para designar realidades tecnológicas nuevas o términos un tanto técnicos para el modo de vida rural de la mayoría de hablantes.

Entre los préstamos del español al náhuatl son los siguientes: axno (< asno), cahuayoh (< caballo), cafetzin (< café), col, hicox (< higo), huino (< vino), limon (limón), melon, manzana, perexil (< perejil), rahuano (< rábano), torazno (< durazno), etc.

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española (2005). «náhuatl». Diccionario de la lengua española. 22ª edición. Madrid: Santillana. Consultado el 3 de febrero de 2009 de 2009. 
  2. Real Academia Española (2005). «mexicano, na». Diccionario de la lengua española. 22.ª edición. Madrid: Santillana. Consultado el 3 de febrero de 2009 de 2009. 
  3. Solar, 2006; Hers, 1993: 107
  4. Así llamado por el Inali; Catálogo de las Lenguas indígenas… primera sección, p. 63.
  5. Ethnologue usa la expresión core nahuatl.
  6. Peralta, 2007:2.
  7. Canger (1980)
  8. Kaufman (2001)
  9. Justeson et al., 1985.
  10. a b Kaufman, 2001.
  11. Kaufman y Justeson, 2007.
  12. Kaufman, 2001: 6-7
  13. Manzanillla, 2005.
  14. Dakin (1994)
  15. Kaufman (2001)
  16. López Austin & López Luján, 1998
  17. Hers, 1993: 107
  18. Davies, 1977.
  19. Carrasco, 1979.
  20. Dato ampliamente aceptado por los investigadores, como ejemplo tomemos a Brundage, 1982: 28.
  21. Kaufman, 2001: 5; Davies, 1992: 34-35, consideran que eran de habla otomiana.
  22. Carmack, 1981.
  23. Canger, 2011
  24. Suárez 1983:165
  25. Aguirre Beltrán, 1983: 58-59.
  26. Aguirre Beltrán, 1983:64
  27. Cline, 2000.
  28. Aguirre Beltrán, 1983: 11
  29. Aguirre Beltrán, 1983: 81
  30. Suárez, 1983.
  31. a b INEGI, 2005.
  32. Lastra de Suárez (1986)
  33. Rolstad (2002)
  34. Pellicer, Cifuentes y Herrera (2006)
  35. Promulgada 13 de de marzo de 2003.
  36. INALI [Instituto Nacional de Lenguas Indígenas] (n.d.). «Presentación de la Ley General de Derechos Lingüísticos». Difusión de INALI. INALI, Secretaría de Educación Pública. Archivado desde el original el 17 de marzo de 2008. Consultado el 31 de marzo de 2008. 
  37. Inali (2008). «Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales: Variantes Lingüísticas de México con sus autodenominaciones y referencias geoestadísticas». Diario Oficial de la Federación. Consultado el 25 de octubre de 2015. 
  38. Rolstad, 2002.
  39. Inegi, 2010 (véase fuente; Panomarama Sociodemográfico de Morelos, p. 9
  40. INALI, 2015. Datos con base en el Censo del 2000. Según Luna, 2007 página 15, eran 20,641 hablantes.
  41. Pittman, 1948: 237.
  42. Dehouve, 1976:137.
  43. Dakin en Ignacio Felipe, 2007:13
  44. Diario Oficial de la Federación, “Catálogo de las Lenguas Indígenas Nacionales”, p. 14 (Lunes 14 de enero de 2008)
  45. [1] Nahuat de Mecayapan en la página de Ethnologue.com
  46. Hurst, 2008
  47. INALI, 2015. Según esta fuente la cantidad está sobrestimada pues comparte la región junto a otras variantes, por lo que el cálculo es impreciso; Ethnologue reportaba 60 mil según el Censo de 1990.
  48. INALI, segunda sección, p. 10
  49. INALI, 2015; Ethnologue considera según un dato que había 125 mil hablantes en 1983.
  50. INALI, 2015; Ethnologue reporta una de la cifras más recientes (2007) basado en estudios del SIL que cuantificó sólo 17 100 hablantes.
  51. INALI, 2015.
  52. INALI, 2015; Ethnologue en su 17ª edición extrañamente calcula 1 050 000 hablantes, basado en el Censo del 2000 que es la misma fuente del INALI; Nahuatl, Western Huasteca Huasteca occidental; Nahuatl, Central Huasteca Huasteca central; Nahuatl, Eastern Huasteca Huasteca oriental.
  53. [2] Ethnologue.
  54. Catálogo de las Lenguas…segunda sección, pág. 29 [3]
  55. Valiñas, 1979:341
  56. Basado en Lastra de Suárez 1986; Fowler 1985.
  57. Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (14 de enero de 2008). «Catálogo de Lenguas Indígenas Nacionales». Diario Oficial de la Federación: 30. Consultado el 11 de octubre de 2015. 
  58. [4] Idioma Pipil.
  59. Dakin, 1983.
  60. León-Portilla, 1983: 63-70
  61. León-Portilla, 1983: 63-70
  62. Aguirre Beltrán, 1983: 294-295
  63. Aguirre Beltrán, 1983: 312, 328-331
  64. INEGI, 2005
  65. [5] Cursos y materiales del INEA en náhuatl.
  66. Launey, 1992: 71-72 y 79.
  67. Paredes, 1979: 3.
  68. Gran parte de estos datos provienen de ASJP
  69. Leander, Birgitta. In Xochitl in Cuicatl. Flor Canto. INI 1981. ISBN 968-822-019-1 pág. 3.
  70. León-Portilla, 1983: 114, 126.
  71. Leander, 1981: 16.
  72. Alfredo López Austin (1989) Sobre el origen del falso dativo -le del español de México, páginas 407 a 416, Anales de Antropología, 26, UNAM, México, URL
Error en la cita: La etiqueta <ref> con nombre "FOOTNOTECanger1980.7B.7B.7Bc.7D.7D.7D" definida en <references> no se utiliza en el texto precedente.

Diccionarios[editar]

Bibliografía[editar]

  • Aburto M., Pacual. Mason, David. y Mason, Elena. Tiuelis titlajtlajtos nahuatl. Puede hablar el náhuatl. Instituto Lingüístico de Verano, A.C. México, 2004. [7]
  • Aguirre Beltrán, Gonzalo. Lenguas vernáculas. Su uso y desuso en la enseñanza. CIESAS, Ediciones de la Casa Chata, México 1983. ISBN 968-496-026-3
  • Amith, Jonathan D. Acento en el nahuatl de Oapan. Instituto de Investigaciones Filológicas-UNAM, México, 1989.
  • Ando Koji. 2007. Gramática náhuatl de Pajapan, Universidad Veracruzana, Xalapa.
  • Andrews, Richard. Introduction to classical Nahuatl. University of Texas Press, 1975.
  • Arreola, José María. "Tres vocabularios dialectales del mexicano". En Investigaciones Lingüísticas, México, vol. II 1934: 428-443.
  • Avilés González, Karla Janiré. Retos y paradojas de la reivindicación nahua en Santa Catarina, Tepoztlán, Morelos. Tesis de doctorado en Antropología. CIESAS, México, 2009.[8]
  • Beller N., Ricardo y Patricia Cowan de Beller. Curso del Náhuatl Moderno: Náhuatl de la Huasteca. México, D. F. Instituto Lingüístico de Verano. 1985. Dos volúmenes.
  • Brewer, Forrest, y Brewer, Jean G. Vocabulario mexicano de Tetelcingo. Serie de vocabularios y diccionarios indígenas "Mariano Silva y Aceves" 8. México, ILV, 1962.
  • Brewer, Forrest. Morelos (Tetelcingo) Nahuatl verb stem constructions”, en Dow, Robinson. (editor) Aztec Studies I. Phonological and Grammatical Studies in Modern Nahuatl Dialects. ILV 1969: 33-52.
  • Bright, William. "Un vocabulario náhuatl del estado de Tlaxcala", en Estudios de Cultura Nahuatl, vol. 7: 233-253. México, 1976.
  • Brotherston, Gordon. "Las cuatro vidas de Tepoztecatl”, en Estudios de Cultura Nahuatl, vol. 25, UNAM, 1995. pp. 185-206.
  • Brundage, Burr Cartwright. Lluvia de dardos. Ed. Diana México 1982.
  • Campbell, Joe y Langacker. "Proto-Aztecan Vowels: Parts I-III, IJAL 44: 85-102.
  • Canger, Una (1980). Five Studies Inspired by Náhuatl Verbs in -oa. Travaux du Cercle Linguistique de Copenhague, Vol. XIX. Copenhague: The Linguistic Circle of Copenhagen; distributed by C.A. Reitzels Boghandel. ISBN 87-7421-254-0. OCLC 7276374. 
  • Canger, Una (1988). «Nahuatl dialectology: A survey and some suggestions». International Journal of American Linguistics (Chicago: University of Chicago Press) 54 (1): 28-72. doi:10.1086/466074. OCLC 1753556. 
  • Canger, Una. (2001): Mexicanero de la Sierra Madre occidental, Archivo de lenguas indígenas de México núm. 24, Colegio de México, ISBN 968-12-1041-7.
  • Canger, Una (2011). «El nauatl urbano de Tlatelolco/Tenochtitlan, resultado de convergencia entre dialectos, con un esbozo brevísimo de la historia de los dialectos». Estudios de Cultura Náhuatl (Mexico: UNAM): 243-258. 
  • Canger, Una. “Los dialectos del náhuatl de Guerrero”, en Primer Coloquio de Arqueología y Etnohistoria del Estado de Guerrero, INAH-SEP-Gobierno del Estado de Guerrero, México 1986.
  • Canger, Una. “Náhuatl en Durango-Nayarit”. En Estrada Fernández, Zarina et al. (eds.), IV Encuentro Internacional de Lingüística en el Noroeste, Vol. I: Lenguas Indígenas. Hermosillo, Sonora: Unison. 1998. pp. 129-150.
  • Carmack, Robert M. (1981). The Quiché Mayas of Utatlán: The Evolution of a Highland Guatemala Kingdom. Civilization of the American Indian series, no. 155. Norman: University of Oklahoma Press. ISBN 0-8061-1546-7. OCLC 6555814. 
  • Carochi, Horacio: Arte de la lengua mexicana: con la declaración de los adverbios della. (Edición facsiilar de la de 1645) UNAM, 1983.
  • Carrasco Pizana, Pedro. Los otomíes. Cultua e historia prehispánica de los pueblos mesoamericanos de habla otomiana. Biblioteca Enciclopédica del Estado de México, México, 1979.
  • Castro Medina, Margarita María. Descripción morfológica del sistema verbal del mexicanero de San Pedro Jícora. (Variante dialectal en Durango, México.) Disertación Doctoral, Universidad de Colonia, Alemania. 2000.
  • Castro Medina, Margarita. Un estudio sobre la trayectoria histórico-lingüística del mexicanero de San Pedro Jícora Durango. (Tesis de Maestría). México: ENAH. 1995.
  • Celestino Solís, Eustaquio. Nican Tetelcingo yeua tocostumbre. CIESAS-SEP, México, 1992. ISBN 968-496-204-5
  • Cline, Sarah L. (2000). «Native Peoples of Colonial Central Mexico». En Richard E.W. Adams; Murdo J. MacLeod. The Cambridge History of the Native Peoples of the Americas: Volume II, Mesoamerica, Part 2. New York: Cambridge University Press. pp. 187-222. 
  • Cortés y Zedeño, GerónimoThomás de Aquino. Arte, Vocabulario, y Confessionario en Idioma mexicano, como se usa en el Obispado de Guadalaxara. Edición facsimilar de la de 1765 por Edmundo Aviña Levy, Guadalajara, Jalisco. 1967.
  • Dakin, Karen. "Proto-Aztecan Vowels and Pochutec: An alternative analysis", en IJAL, 49, 2: 196-219. 1983.
  • Dakin, Karen. “Dialectología Náhuatl de Morelos: Un estudio preliminar”, en Estudios de Cultura Nahuatl, Vol. 11, UNAM, 1974. pp. 227-234
  • Dakin, Karen. Nuestro pesar, nuestra aflicción. Tunetuliniliz, tucucuca. Memorias en lengua náhuatl enviadas a Felipe II por indígenas del valle de Guatemala hacia 1572. UNAM-IIH, Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica, Plumsock Mesoamerican Studies, 1996. ISBN 968-36-3766-3 (Versión en línea)
  • Davies, Nigel C. El Imperio Azteca. Alianza Editorial, México, 1992.
  • Davies, Nigel C. The Toltecs until the Fall of Tula. University of Oklahama Press Norman, 1977.
  • Dehouve, Danièle. “Dos relatos sobre migraciones nahuas en el estado de Guerrero”, en Estudios de Cultura Nahuatl vol. 12, UNAM, 1976. pp. 137-154
  • Dow F., Robinson. “Puebla (Sierra) Nahuat prosodies”, en Dow, Robinson. (editor) Aztec Studies I. Phonological and Grammatical Studies in Modern Nahuatl Dialects. ILV 1969: 17-32. ((Nahuat de Zacapoaxtla))
  • Dow, Robinson. (editor) Aztec Studies I. Phonological and Grammatical Studies in Modern Nahuatl Dialects. ILV 1969.
  • Escalada, Apolonio H. “El Tepozteco”, en Investigaciones Lingüisticas, tomo IV núms. 3 y 4, México, 1937
  • Flores Farfán , José Antonio. Cuatreros somos y toindioma hablamos: contactos y conflictos entre el náhuatl , 1999. ISBN 968-496-344-0
  • García Beltrán, Benito (autor) ; Elke Muller Schuch (asesora lingüística). La boda en el pueblo de Cuentepec. SIL, México, 1999.
  • García de León, Antonio. "La lengua de los ancianos de Jalupa, Tabasco", en Estudios de Cultura Nahuatl, vol. 7: 267-281. México, 1967.
  • García de León, Antonio. Pajapan, un dialecto mexicano del Golfo. México, INAH, 1976.
  • Garibay, Ángel Ma. Llave del Náhuatl. Porrúa. México. [1940] 1999.
  • Guerra, Fr. Juan. Arte de la lengua mexicana. Que fue usual entre los indios del obispado de Guadalajara y de parte de los de Durango y Michoacán (1692). Prólogo por Alberto Santoscoy, Guadalajara, Jalisco. 1900.
  • Guzmán Betancourt, Ignacio. “Noticias tempranas acerca de la variación dialectal del náhuatl y de otras lenguas de México.” En Estududios de Cultura Nahuatl vol. 23, México, UNAM, 1993. pp. 83-116
  • Guzmán Betancourt, Ignacio. Fonología y morfología del náhuatl de Santa Catarina, Morelos. Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, 1974. (tesis).
  • Guzmán Betancourt, Ignacio. Gramática del náhuatl de Santa Catarina, Morelos, México. Escuela Nacional de Antropología e Historia, México, 1979.
  • Hers, Marie-Areti. “El horizonte Clásico en el centro norte de Mesoamérica marginal”. En Atlas Histórico de Mesoamérica, Linda Manzanilla, Leonardo López Luján (Coordinadores). Ed. Larousse, México, 1993. pp. 107-112
  • Hurst, Christopher L. , Rasgos importantes de esta variante del náhuatl , 2008 , Linguistics [9] (Mecayapan)
  • Ignacio Felipe, Esperanza. Nahuas de la Montaña. Colección “Pueblos Indígenas del México Contemporáneo”, CDI, México, 2007. ISBN 978-970-753-088-1
  • INEGI. Panorama sociodemográfico de Morelos. 2011. ISBN 978-607-494-207-1
  • INEGI. Perfil Sociodemográfico de la Población Hablante de Náhuatl. México, 2005.
  • Jáuregui, Jesús y Laura Magriñá, “Estudio etnohistórico acerca del origen de los mexicaneros (hablantes del náhuatl) de la sierra Madre Occidental”, en Dimensión Antropológica, vol. 26, septiembre-diciembre, 2002, pp. 27- 81. Disponible en: http://www.dimensionantropologica.inah.gob.mx/?p=863
  • Justeson, John S.; Norman, William M.; Campbell, Lyle; Kaufman, Terrence (1985). The Foreign Impact on Lowland Mayan Language and Script. Middle American Research Institute Publications, no. 53. New Orleans, LA: Middle American Research Institute, Tulane University. ISBN 0-939238-82-9. OCLC 12444550. 
  • Karttunen, Frances. An analytical Dictionary of Nahuatl. Austin, University of Texas Press. 1983
  • Kartunnen, Frances. Apéndice: Mowentike Chalman/Los Peregrinos de Chalma de Jean Charlot. Renvall Institute. Universidad de Helsinki.
  • Kaufman, Terrence; Justeson, John (2007). «Writing the history of the word for cacao in ancient Mesoamerica». Ancient Mesoamerica 18: 193-237. doi:10.1017/s0956536107000211. 
  • Kaufman, Terrence (2001). The history of the Nawa language group from the earliest times to the sixteenth century: some initial results (PDF). Revised March 2001. Project for the Documentation of the Languages of Mesoamerica. Consultado el 20 de junio de 2016. 
  • Kirchhoff, Paul, Lina Odena Gümes y Lius Reyes García. Historia Tolteca-Chichimeca (trad. Luis Reyes), INAH, CISINAH, SEP. México, 1976.
  • Lastra de Suarez, Yolanda y Horcasitas, Fernando. “El náhuatl en el estado de Morelos”. En Anales de antropología, Vol. XVII, México, 1980. 233-298.
  • Lastra de Suarez, Yolanda. Las áreas dialectales del náhuatl moderno. (Serie Antropológicas: 62) IIA/UNAM, México, 1986.
  • Lastra García, Clementina Yolanda. "Dialectología Náhuatl del Distrito Federal", en Anales de Antropología, Vol. 12, México, 1975.
  • Lastra, Yolanda y Horcasitas Pimentel, Fernando. "El náhuatl en el Distrito Federal, México", en Anales de Antropología, Vol. 13, México, 1976: 103-136.
  • Lastra, Yolanda y Horcasitas Pimentel, Fernando. "El náhuatl en el norte y el occidente del Estado de México", en Anales de Antropología, Vol. 15, México, 1978: 185-250.
  • Lastra, Yolanda y Horcasitas Pimentel, Fernando. "Náhuatl en el oriente del Estado de México", en Anales de Antropología, Vol. 14, México, 1977: 165-226.
  • Launey, Michel. Introducción a la lengua y literatura náhuatl. UNAM, México, 1992.
  • León-Portilla, Miguel; Alfredo Ramírez; Francisco Morales; Librado Silva Galeana. In Yancuic nahua tlahtolli. Nuevos relatos y cantos en náhuatl. IIH UNAM, 1989.
  • León-Portilla, Miguel. Los antiguos mexicanos a través de sus crónicas y cantantares. FCE, Colección Lecturas mexicanas, México, 1983.
  • Lochart, James. Nahuatl as written. UCLA Latin American Studies, Stanford University Press, 2001.
  • López Austin, Alfredo, y López Luján, Leonardo. Mito y Realidad de Zuyuá. FCE. 1998.
  • Lumholtz, Carl. El México desconocido. (Edición facsimilar de la de 1902) 2 tomos, CIESAS-SEP, México, 1981.
  • Macias, Carlos, y Alfonso Rodríguez Gil. “Estudio etnográfico de los actuales indios tuxpaneca del estado de Jalisco”, en Anales del Museo Nacional, 1° época, t. II pp. 195-219, México, 1909.
  • Manrique Castañeda, Leonardo. “Clasificaciones de las lenguas indígenas en México y sus resultados en el censo de 1990". En Políticas del Lenguaje en México. Garza Cuarón, Beatriz (coord.). México: Universidad Nacional Autónoma de México. 1998.
  • Manrique Castañeda, Leonardo. “Fray Andrés de Olmos: notas críticas sobre su obra lingüística”, en Estudios de Cultura Náhuatl, Vol. 15, UNAM, México 1982. pp. 27-35.
  • Manrique, Leonardo. “Lingüística histórica”, en Manzanilla, Linda y Leonardo López Lujan (coords.) Historia antigua de México, Volumen I: El México antiguo, sus áreas culturales, los orígenes y le horizonte Preclásico, México, INAH-UNAM-PORRUA, 2000, pp. 53-93.
  • Manzanilla, Linda. "Migrantes epiclásicos en Teotihuacán" en Reacomodo demográfico del Clásico al posclásico en el Centro de México. IIA, UNAM, 2005.
  • Molina, Alonso de. Vocabulario en lengua mexicana y castellana y castellana y mexicana. Editorial Porrúa, México, 2004.
  • Montero Baeza, Marcelino. Ejercicios para el aprendizaje de la lengua Náhuatl de Hueyapan y diccionario español-náhuatl. México, CDI. 2012.
  • Monzón, Cristina. Registro de la variación fonológica en el náhuatl moderno. Un estudio de caso. Ediciones de la casa Chata/SEP 1990.
  • Morales, Francisco (OFM). “Los franciscanos y el primer Arte para la lengua náhuatl. Un nuevo testimonio.” En Estududios de Cultura Nahuatl vol. 23, México, UNAM, 1993. pp. 54-81
  • Paredes, Ignacio. Compendio del Arte de la lengua mexicana del padre Horacio Carochi (edición facsimilar de la de 1759), Ed. Innovación, México, 1979.
  • Pellicer, Dora; Cifuentes, Bábara; Herrera, Carmen (2006). «Legislating diversity in twenty-first century Mexico». En Margarita G. Hidalgo (ed.). Mexican Indigenous Languages at the Dawn of the Twenty-first Century. Contributions to the Sociology of Language, no. 91. Berlin: Mouton de Gruyter. pp. 127-168. ISBN 978-3-11-018597-3. OCLC 62090844. 
  • Peralta Ramírez, Valentín. El nawat de la costa del Golfo ENAH/IIA-UNAM 2007.
  • Pharao Hansen, Magnus. “Polysynthesis in Hueyapan Nahuatl: The Status of Noun Phrases, Basic Word Order, and Other Concerns”. En Anthropological Linguistics 52. 2010:274-299.
  • Pittman, Richard S. 1948. “Nahuatl honorifics”. International Journal of American Linguistics 14:236-39.
  • Pittman, Richard S. 1954. A grammar of Tetelcingo (Morelos) Nahuatl. Language Dissertation 50 (supplement to Language 30).
  • Prado B., Arnulfo. (Recopilación y análisis) Ya wejkawitl oksé tlamantle oyeka. Narrado en 2000 por: Severiana Estrada Vásquez. ILV, 2008.
  • Ramírez de Alejandro, Cleofas; Karen Dakin. Vocabulario Náhuatl de Xalitla, Guerrero. Cuadernos de la Casa Chata. Centro de Investigaciones Superiores del INAH. 1979
  • Robinson, Dow y Sischo, William. "Michoacán (Pómaro) Nahuatl clause structure", en Dow, Robinson. (editor) Aztec Studies I, ILV 1969: 53-74.
  • Rodríguez López, María Teresa. Ritual, identidad y procesos étnicos en la sierra de Zongolica, Veracruz. México, CIESAS, 2003. ISBN 968-496-485-4 36, 167
  • Rolstad, Kellie (2002). «Language death in Central Mexico: The decline of Spanish-Nahuatl bilingualism and the new bilingual maintenance programs». The Bilingual Review/La revista bilingüe (Tempe: Hispanic Research Center, Arizona State University) 26 (1): 3-18. ISSN 0094-5366. OCLC 1084374. 
  • Ronald W. Langacker (ed.) Studies in Uto-Aztecan grammar 1: An Overview of Uto-Aztecan Grammar. SIL/University of Texas at Arlington, 1977.
  • Ronald W. Langacker (ed.) Studies in Uto-Aztecan grammar 2: Modern Aztec grammatical sketches. SIL/University of Texas at Arlington, 1979.
  • Roth Seneff, Andrés, Ma. Teresa Rodríguez, Lorena Alarcón. Lingüística aplicada y sociolingüística del náhuatl en la Sierra de Zongolica. CIESAS Ediciones de la casa Chata, México, 1986. ISBN 968-496-099-9
  • Rubí Alarcón, Rafael. “Comunidades indígenas, siglo XVI y XVII del Centro y la Montaña de Guerrero”, en Estudios de Cultura Nahuatl vol. 23, UNAM, 1993. pp. 297-341
  • Ruvalcaba, J. Melquiades. "Vocabulario mexicano de Tuxpan, Jalisco". En Investigaciones Lingüísticas, México, vol. III 1935: 208-214.
  • Ruvalcaba, J. Melquiades. Manual de la gramática náhuatl. Guadalajara, Jal. 1968.
  • s/a. Nahuatl Northern Oaxaca: a language of Mexico. SIL International, 2013.
  • Shumann, Otto y Antonio García de León. "El dialecto náhuatl de Almomoloa, Temazcaltepec, estado de México", en Tlalocan 5, 2: 178-192. México, 1966.
  • Siméon, Rémi. Diccionario de la lengua Nahuatl o Mexicana. Editorial Siglo XXI, México, 1988.
  • Solar Valverde, Laura (Ed.) El fenómeno Coyotlatelco en el centro de México. Conaculta/INAH 2006.
  • Suárez, Jorge A. (1983). The Mesoamerian Indian Languages. Cambridge Language Surveys. Cambridge and New York: Cambridge University Press. ISBN 0-521-22834-4. OCLC 8034800. 
  • Sullivan, Thelma D. Compendio de la Gramática Nahuatl. Universidad Nacional Autónoma de México. [1976] 1992.
  • Swadesh, Mauricio y Sancho, Madalena. Los mil elementos del nahuatl clásico. UNAM, México, 1967.
  • Tuggy, David H. Distinción entre vocales largas y cortas en el nawatl de Orizaba 2002.
  • Tuggy, David H. Lecciones para un curso del náhuatl moderno (nawatl de Orizaba o de la Sierra de Zongolica). Tercera edición (electrónica), 2004, Academic Training SIL.
  • Tuggy, David. 1979. “Tetelcingo Nahuatl”. Modern Aztec Grammatical Sketches, 1-140, Ronald W. Langacker, ed. Studies in Uto-Aztecan Grammar, vol. 2. Arlington, TX: Summer Institute of Linguistics and University of Texas at Arlington.
  • Tuggy, David. 1981. Electronic version 2008. The transitivity-related verbal morphology of Tetelcingo Nahuatl: an exploration in Space [Cognitive] grammar. UC San Diego doctoral dissertation.
  • V aliñas Coalla, Leopoldo. El nahuatl de la periferia occidental y la costa del Pacífico. Tesis para optar el título de licenciado en antropología con especialidad en lingüística. México: Escuela Nacional de Antropología e Historia. 1981.
  • Valiñas Coalla, Leopoldo. "Transiciones lingüísticas mayores en Occidente", en Transformaciones mayores en el Occidente de México. Editado por Ricardo Ávila Palafox, U. de G. 1994. pp. 127-166
  • Valiñas Coalla, Leopoldo. “El Náhuatl actual en Jalisco”, en Tlalocan, Vol. IX, IIF-UNAM, 1982. pp. 41-69
  • Valiñas Coalla, Leopoldo. “El náhuatl en Jalisco, Colima y Michoacán”, en Anales de Antropología, Vol. 16, 1979. pp. 325-344.
  • Valiñas Coalla, Leopoldo. “Los mexicaneros de Durango no son de Tlaxcala”. En Primeras jornadas de etnohistoria. Memorias 1988. México, INAH 1991. pp. 7-22
  • Valiñas Coalla, Leopoldo. “Notas Lingüísticas sobre el Diluvio y la creación (Dos relatos mexicaneros)”, en Tlalocan, Vol. XI, México, 1989. pp. 445-468
  • Wolgemuth, Carl. Yej icya quitaquej totajhuehuejmej chapolin, primera edición , SIL, 1974.[10]
  • Wolgemuth, Carl. Gramática Náhuatl (melaʼtájto̱l) de los municipios de Mecayapan y Tatahuicapan de Juárez, Veracruz (Segunda edición). 2002.
  • Wolgemuth, Carl. Nahuatl grammar of the townships of Mecayapan and Tatahuicapan de Juárez, Veracruz. SIL International. 2007.
  • Wolgemuth, Carl. “Isthmus (Mecayapan) Nahuat Laryngeals”, en Dow, Robinson. (editor) Aztec Studies I, ILV 1969: 1-16.
  • Wolgemuth, et al. 2000. Diccionario Náhuatl de los municipios Mecayapan y Tatahuicapan de Juárez, Veracruz.
  • Yáñez Rosales, Rosa H. Rostro, palabra y memoria indígenas: el occidente de México, 1524-1816. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-Instituto Nacional Indigenista, 2001.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikipedia
Esta lengua tiene su propia Wikipedia. Puedes visitarla y contribuir en Wikipedia en náhuatl.