Nada por perder (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nada x perder (también conocida como Nada por perder) es una película argentina dramático-política de crimen, acción y suspenso del año 2001 dirigida y coproducida por Quique Aguilar, quien además escribió el guion junto a su madre Susana Aguilar y en colaboración con Graciela Hubert. Fue el debut cinematográfico de Osvaldo Sabatini —también coproductor del filme— e interpreta a Gonzalo Romero, un exitoso abogado de clase media alta cuyo padre y hermano hemofílico, son agredidos a raíz de un siniestro vial por un automovilista, a quien el letrado ante la negligencia policial y buscando justicia por mano propia, matará accidentalmente. El conductor asesinado resulta ser el sobrino de un senador corrupto y debido a los contactos e influencias de este último, el jurista pierde a su esposa, su trabajo, su hogar y comienza a vivir durante 2 años como un sintecho, pero al enterarse que el político se postulará para candidato a Presidente de la Nación Argentina con encuestas favorables, decide planificar un magnicidio. El reparto está conformado por Paola Krum, Gerardo Romano, Lito Cruz, Germán Kraus, Antonio Grimau, Graciela Alfano, Franklin Caicedo, Mario Sapag, Ana María Picchio y el propio Aguilar, quien lleva a cabo el papel del hermano con hemofilia, padeciendo el director verdaderamente esa enfermedad.[2][3][nota 1]

Se trata de una producción independiente grabada totalmente en locaciones de la ciudad de Buenos Aires y está considerada como una de las primeras películas rodadas y posproducidas íntegramente en digital.[4][5][6][nota 2]​ Cuenta con una historia multitemática que exhibe el abandono de principios éticos y morales como herramienta de rápido crecimiento en la política y aborda primordialmente actos delictivos de ese ámbito, como la corrupción, los sobornos, el uso ilegítimo de información privilegiada, el patrocinio, el tráfico de influencias, la evasión fiscal, las extorsiones, los fraudes, la prevaricación, el caciquismo, la cleptocracia, el lavado de dinero, el nepotismo, la impunidad y la burocracia, aunque también incorpora entre otras cuestiones la venganza, la estafa, el robo de identidad, la prostitución, la violencia, la muerte, el suicidio, el asesinato, la delincuencia juvenil, la economía informal y los accidentes de tránsito. Además expone situaciones de pobreza, exclusión social, marginación y desigualdad de clases. Por los contenidos acaparados, el filme ha sido catalogado por cinéfilos dentro del cine de explotación.[6]

Promocionada por una campaña publicitaria llamada oficialmente Matar al presidente, cuyo eslogan expresaba «¿Qué harías si por culpa de un político quedaras en la calle?»,[7]​ la película se estrenó el 22 de noviembre de 2001 en las principales áreas metropolitanas argentinas.[8]​ 11 días después, se anunció la medida gubernamental denominada corralito que terminaría desencadenando el 19 de diciembre de ese mismo año la mayor crisis económica y social de la historia reciente del país. Según la prensa, la concurrencia del público a los cines el fin de semana 24 y 25 de noviembre estuvo «entre las más pobres» de ese año,[9]​ por lo que no obtuvo un resultado comercial favorable a pesar de haber sido uno de los filmes más vistos en esas fechas.[10]Nada x perder no fue presentada en ningún festival de cine y recibió inicialmente críticas polarizadas, destacándose su elenco, su calidad técnica, su denuncia social y su trama, la que otros opinaron que era inverosímil. Años después de su estreno fue exhibida en diversos ciclos de cine y ha sido considerada como una película de culto.[11]

Argumento[editar]

Sinopsis[editar]

En la secuencia de apertura, pueden observarse a Raúl Alfonsín, Carlos Saúl Menem y Fernando de la Rúa ser tachados por una «X». Los gobiernos democráticos de estos presidentes argentinos concluyeron sus respectivos mandatos con una desigualdad social mayor que la existente.[12]

"Gonzalo Romero es un joven abogado que lucha por afianzarse económicamente y espera convertirse en padre. El entorno familiar y el laboral le son propicios dentro de una Argentina castigada por el pesimismo, el resentimiento y la carencia de futuro. Sin embargo, Gonzalo no esperaba que un accidente callejero -su padre y su hermano son agredidos por el sobrino de un senador, encumbrado personaje de la política nacional- pudiese cambiar totalmente su existencia. El abogado comienza entonces un largo peregrinaje para que el agresor tenga su castigo. Espera en oficinas donde impera la burocracia, es casi ignorado por las autoridades policiales, nunca logra que el episodio se esclarezca, y descubre que la corrupción y el engaño están enquistados en todos los recovecos de la sociedad.

En esta lucha estéril Gonzalo va dejando jirones de su vida. Su esposa, tras una maternidad frustrada, se aleja de él, el estudio de abogados en el que trabajaba lo discrimina y lo aleja, sus amigos ya no lo reconocen y su situación económica se debilita hasta la pobreza total.

¿Qué hacer en soledad para ser escuchado? ¿Qué puertas debe golpear para reclamar justicia? El destino, sin duda, está en su contra. Todo a su alrededor es una enredada madeja en la que el poder político y las influencias de los poderosos le impiden existir en una ciudad que mira sin ver los problemas de los demás.

Frente a estos atropellos e inoperancias Gonzalo decide tomar la ley en sus manos. Queda al margen de la sociedad y vive en la clandestinidad y sin familia. Pero su mente va urdiendo un dramático y cuidadoso plan que tiene en la mira a ese senador que está próximo a acercarse a la primera magistratura de la Nación..."

Mensaje final[editar]

Una vez que Romero asume como Presidente de la Nación Argentina y antes de los créditos de cierre, comienza a reproducirse el sencillo original de la película y puede leerse:

Dedicada a Facundo Aguilar, Oriana Sabatini, Tiziana Sabatini y a los hijos de todos ustedes, en cuyas manos está nuestro futuro.[nota 3]

Final alternativo[editar]

Para las tomas finales de la película había sido grabada una narración en off del protagonista, pero esta fue eliminada unos días antes del estreno durante la masterización de sonido, por motivos que se desconocen.[14]​ La diatriba no incluida, era la siguiente:

¿Será que en este país la clave para triunfar es quebrantar los códigos éticos y morales. Será que esos códigos cambiaron y hay que aceptar los nuevos; será que si uno es honesto, los deshonestos sacan ventaja; será que para demostrar ser inteligente hay que poner la inteligencia al servicio de lo ilegal; será que la justicia divina no existe y la de los hombres es corrupta? O será que para triunfar y alcanzar un sueño, no hay que tener nada por perder...[14]

Reparto[editar]

Ricardo Darín y Pablo Rago habían sido los primeros actores contemplados por el director y el productor para los roles de Gonzalo y Matías Romero. Finalmente, optaron por interpretarlos ellos mismos.

La dirección de casting al igual que el diseño de producción estuvieron a cargo de Susana Aguilar. El «súper elenco», definido así por Sabatini, está integrado en general por actores de extensa trayectoria en cine, teatro y televisión. La finalidad de incluir figuras destacadas en el reparto era que acompañaran el debut protagónico de Sabatini, pero se temía que rechazaran participar justamente por ese factor.[15]​ Para consolidar sus incorporaciones se contrató inicialmente a Ana María Picchio,[nota 4]​ que era conocida de Susana desde hacía varios años y a Lito Cruz, que había participado en Mercenarios,[16]​ el film anterior de Quique Aguilar.[17]​ No obstante, la mayoría de los roles menores fueron llevados a cabo por integrantes del equipo de producción de la película y allegados de estos,[15]​ como son los casos de Germán Barcelo, que interpreta a un músico callejero, Mariano Olmedo —hijo del humorista Alberto Olmedo— a un usurero y Víctor Corbalan a un criminal, siendo estos el compositor de la banda sonora, el jefe de producción y el productor de locaciones, respectivamente.[nota 5]​ La actriz Noelia Castaño también cumplió este principio, ya que además de ser la primera participación cinematográfica de su carrera, se desempeñaba como asistente de producción en el film.[15]

Originalmente, el actor intérprete de Gonzalo Romero no sería Sabatini, limitándose a la producción de la película.[18]​ Este había recomendado en primera instancia a Ricardo Darín, pero fue convencido por el director de tomar el papel. De acuerdo con él, Sabatini tenía «talento, ductilidad y un gran profesionalismo».[19]​ Además, se esperaba que la repercusión internacional de su hermana, la medallista olímpica Gabriela Sabatini, contribuyera a la distribución del filme.[15][20]​ De igual forma ocurrió con el papel de Tamara Cisneros, que sería ejecutado inicialmente por la esposa de Sabatini, Catherine Fulop,[21]​ pero estos confrontaron una crisis matrimonial antes de comenzar el rodaje y recayó la actuación de Audry Gutierrez-Alea,[nota 6]​ quien se había presentado en el casting.[15][25]​ El conflicto entre la pareja se solucionó a los pocos meses,[nota 7]​ llegándose a grabar algunas escenas con la actriz venezolana, pero interpretando a un matrimonio de Romero ya en su etapa como presidente. Sin embargo, las guionistas consideraron más oportuno que se esposara con la cónyuge de Rogelio Ávalos, por lo que no fueron incluidas.[15]​ Este último papel fue interpretado por Graciela Alfano, quien se encontró con Sabatini coincidentemente en un viaje de avión a Miami y le solicitó incorporarse a la película.[15]​ La actriz no había participado en un largometraje desde 1987,[nota 8]​ y le destinaron el papel de la esposa del senador corrupto, personaje llevado a cabo por Germán Kraus, ya que había trabajado junto a Aguilar en la telenovela Verónica: el rostro del amor.[15][nota 9]​ Para el rol de Matías Romero, Aguilar tenía la intención de contratar a Pablo Rago, aunque también se barajaron los nombres de Martín Gianola y Fernán Mirás.[15][nota 10]​ No obstante, Sabatini le solicitó que él mismo interpretase el papel ya que garantizarían la dinámica de hermanos por su buena relación.[15][nota 11]

Mario Sapag fue contratado para el papel de Roberto Cerra por recomendación del padre de Osvaldo Sabatini, ya que estos eran conocidos y el comediante no había participado en una película desde 1985.[15]​ Este esperaba un rol menor en la trama, pero quedó complacido por la importancia del personaje que Susana le había asignado, puesto que además no era una actuación en plan humorístico como todas las ejecutadas hasta ese entonces en su carrera cinematográfica.[nota 12][15]Antonio Grimau,[nota 13]​ fue contratado por sugerencia de la jefa de producción Dinka Thorry y para el Dr. Estevez fue elegido Franklin Caicedo, quien ya había ocupado el rol protagónico de La resistible ascensión de Arturo Ui, obra teatral producida por Susana en 1987.[15][46][nota 14]​ El rol del abogado Sergio Bustamente había sido escrito por Susana Aguilar desde su origen para que Gerardo Romano aceptase el papel, sabiendo además que este era verdaderamente jurista.[15][50]​ El actor tenía una preferencia por trabajar en obras teatrales,[18]​ pero aceptó el papel.

Producción[editar]

Rodaje[editar]

Porque lo que más me entusiasmó de la película era la posibilidad de jugar tantos roles diferentes. Pues el personaje pasa por varias etapas y sentimientos como la felicidad, tristeza, desesperación y hasta venganza.
Osvaldo Sabatini[51]
Graciela Alfano, 1972. En el guion original de Nada por perder la actriz tenía una escena de sexo con Osvaldo Sabatini, pero esta nunca llegó a grabarse por motivos desconcidos.[52]

La fotografía principal comenzó el 26 de marzo de 2001 con filmación en el Cementerio de la Chacarita.[21]​ El rodaje, que duró aproximadamente 8 semanas, fue realizado completamente en locaciones —sin la utilización de estudios cinematográficos ni decorados— de dicha ciudad, excepto por la residencia del protagonista y la estancia del senador Ávalos, ubicadas en la Provincia de Buenos Aires.[53]​ El despliegue y la cantidad de escenas registradas en el casco histórico de la metrópoli, motivaron que años después fragmentos de la película —junto al film Buenos Aires viceversa, entre otros registros audiovisuales— fueran incluidos en el proyecto de investigación Memoria Visual de Buenos Aires organizado por la Universidad de Buenos Aires y dedicado a «reconstruir los procesos de gestación y transformación» de la urbe.[54]

El «clima» de la película, se intentó que «se aproximase al cine negro de Hollywood» de acuerdo a su director, género cinematográfico que era además el preferido de Sabatini. Este último dejó crecer su cabello y vello facial meses previos al rodaje para la etapa de indigente de Romero, por lo que no usó extensiones capilares o pelucas. Esta fase del personaje fue, a diferencia de la línea argumental, la que se grabó primero. Según el director y el propio Sabatini, el factor que lo favoreció en ese período fue que se había distanciado de su pareja,[55]​ por lo que se lo notaba «triste y melancólico».[56]​ La caracterización de este como indigente fue tal, que en las escenas donde pide limosnas, varios de los transeúntes —sin ser extras— no lo reconocieron y le otorgaron dinero.[56]​ Este suceso resultó favorable en un principio, tornándose negativo cuando ya había finalizado su ciclo como pobre y debían grabarse las demás tomas de la película, pero Sabatini aún se encontraba «bajoneado y algo triste» por su reciente separación.[57]​ Sin embargo, este se reconcilió con Fulop al poco tiempo.

Para cuando Romero decidiera asesinar al senador Ávalos, estaba previsto que hubiese una elipsis mostrándolo ya como un acaudalado empresario y con interés en la política, pero la idea fue finalmente descartada.[56]​ También estaba la idea en los borradores iniciales de que el personaje de Tamara Cisneros fuera en realidad un hombre, viéndose obligado el protagonista en búsqueda de una coartada a mantener relaciones homosexuales, siendo este último heterosexual, pero se modificó durante el rodaje. Al contrario de estos casos, el hecho de que Romero fuera boxeador no estaba incluido en el libreto pero fue incorporado por recomendación del actor Gerardo Romano, quien en verdad practicaba ese deporte. El detalle justificaba que el abogado tuviera una fisionomía atlética sin realizar ninguna actividad física y reforzaba que pudiera romperle el cuello accidentalmente en una pelea al sobrino del senador Ávalos, por lo que las guionistas decidieron incorporarlo y que el personaje de Bustamente fuera además de su colega en el estudio jurídico, compañero de gimnasio. La escenas donde Sabatini y Romano practican boxeo, fueron hechas ad lib. y de igual forma la frase «Fidel» —en referencia a Fidel Castro— que pronuncia Romero cuando Tamara Cisneros le informa que trabaja en el consulado de Cuba, siendo la actriz intérprete de ese personaje verdaderamente cubana, por lo que conserva su acento.[nota 15]​ Este mismo detalle se repite en el papel del venezolano Adolfo Cubas, que participó en la película porque Catherine Fulop lo reconoció casualmente en el vestíbulo del Hotel Hilton de Buenos Aires mientras se grababan algunas escenas allí y el director le pidió que hiciera un cameo.[nota 16]

En las secuencias donde pueden observarse manifestaciones,[nota 17]​ estas eran reales y se filmó durante el transcurso de las mismas. Asimismo el hogar de Romero en el filme es verdaderamente la vivienda de la madre de Osvaldo Sabatini, quien se la prestó para rodar algunas escenas. La clínica donde está internado el senador Ávalos al final de la película —como así también la unidad básica del partido político apócrifo Partido de Conciliación Nacional— eran en realidad las oficinas de la empresa productora del largometraje, ubicadas en San Telmo, localidad donde también fueron filmadas otras secuencias, como la persecución y muerte de Luciano Ávalos.[56]​ Además, fueron grabadas algunas tomas en los hospitales Durand y Marie Curie, ambos situados en Caballito, como así también en este barrio. De igual forma la internación del hermano de Romero y las visitas a este fueron rodadas en la Fundación de la Hemofilia ubicada en Palermo e incluso puede verse la fachada de este edificio. La mayoría de las locaciones no relevantes —interiores, comercios, calles y demás— fueron escogidas por el director y su madre, basándose en aquellas que resultaban cercanas a la residencia de ambos.[56]

Locaciones destacadas

Banda sonora[editar]

«Que el pueblo solo vote al mejor de los peores»
—Cita de la canción original «Nada x perder», atribuida a Susana Aguilar.[64]

La música cinematográfica fue compuesta por el cantautor argentino Germán Barceló, quien también estuvo a cargo en colaboración con el pianista Raúl Parentella de los arreglos y la programación de esta.[64]​ La mayoría de las piezas fueron realizadas mientras observaban la película ya terminada,[nota 18]​ excepto por la canción original «Nada x perder», la cual fue elaborada nuevamente por ambos en base a frases y conceptos aportados por Susana y Quique Aguilar.[64][67]​ Este último quería que el tema «criticara al sistema» y tuviera reminiscencias de tango y música electrónica con un esquema narrativo similar al de la canción «Vientos del 80» de Juan Carlos Moscón y Rubén Juarez.[64]​ Originalmente el director tenía en mente musicalizar las tomas finales con la canción protesta «La marcha de la bronca» del dúo de folk rock Pedro y Pablo, pero cuando Barceló le presentó su tema decidió optar por este último.[64]​ La composición cumplió con las expectativas de Aguilar y estaba además estrechamente relacionada con la temática de la película, por lo que decidió hacérsela interpretar al propio Barceló en una de las escenas,[64]​ sabiendo que este último había actuado en años anteriores en televisión y teatro.[64][nota 19]

El álbum de la banda sonora original se publicó a los pocos días del estreno de la película. Fue producida por Barceló, grabada y co-mezclada por Ricardo Sanz y Sergio Rivas, editada por la discográfica Música & Marketing y distribuida en formato de CD de audio por Promored,[69]​ una agencia de publicidad de marketing digital que también fue la distribuidora del filme. El sencillo «Nada x perder» fue re-grabado en 2002 por el cantante de música tropical Daniel Agostini —producido por Magenta Discos— para Siempre,[nota 20]​ su quinto álbum de estudio. Además obtuvo de la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas el Disco de Platino en ese mismo año.[71][72]​ Se trata del único cover sobre una canción original de una película hecho por este artista.

Lista de temas
N.ºTítuloDuración
1.«Nada x perder» (Guitarras: Marcelo «Polaco» Wengrovski / Bandoneón: Flavio Haguer / Coros: Germán Barceló y Cecilia Stanzione / Teclados y programación: Federico Vilas) 4:06
2.«Nada x perder» (instrumental) 2:43
3.«Tema de Gonzalo» (mezcla completa) 0:54
4.«Nada x perder» (acústico) 2:53
5.«Tema de Agustina y Gonzalo»1:38
6.«El senador»0:35
7.«Tamara»0:30
8.«La mañana»1:02
9.«La tragedia»3:51
10.«Tema de Gonzalo» (bandoneón) 0:31
11.«La muerte»0:31
12.«La carta»2:12
13.«Cabaret»1:41
14.«Persecución»4:10
15.«Tema de Gonzalo y el senador» (mezcla) 8:26
16.«Nada x perder» (remix instrumental) 3:30
17.«Nada x perder» (karaoke) 4:06
43:57

Posproducción[editar]

Antes de comenzar la preproducción de la película, el director había establecido la fecha de estreno con los distribuidores.[8]​ Para no postergarla, implementó que a la par del rodaje fueran pre-editadas las escenas grabadas bajo la dirección artística de la asistente de dirección Graciela Hubert y la supervisión técnica del montajista Damián Bericat. Finalizado el rodaje y a pocos días del estreno, el director visualizó la versión editada por ambos, pero no le agradó. Ante este rechazo y el apremio de tiempos, decidió confeccionar la edición off-line él mismo en una «isla de edición»[nota 21]​ instalada en su residencia, tarea que llevó a cabo en tan solo una semana. Originalmente, la película tenía una duración total de 158 minutos, pero le fueron eliminados 38 minutos a petición de las cadenas de cine, pues la consideraban «muy larga».[8]​ La edición de sonido fue realizada por la empresa Estudio Audiocomplex en la mezcladora de audio utilizada para la película Star Wars: Episodio IV - Una nueva esperanza de 1977.

Para la elaboración del afiche, que muestra a una persona de espaldas portando el bastón y la banda presidencial de Argentina, además de una pistola de 9 milímetros oculta en su espalda, fue utilizada una réplica hecha por Juan Carlos Pallarols del cetro también creado por este último para Fernando de la Rua. Las demás ilustraciones (pósteres, CD, DVD, VHS, etcétera) fueron hechas por Promored.

Estreno[editar]

En el año 2000 había aumentado el número de películas estrenadas y el volumen de público concurrente a las salas de cine, en comparación a años previos.[74]​ Sin embargo, a principios del 2001 había una gran cantidad de largometrajes finalizados y muchísimos más en etapa de producción, que en su mayoría no disponían de salas de cine para su estreno, en parte por la poca abundancia de complejos cinematográficos.[74]​ Por esta circunstancia diversos cineastas —entre ellos de Juan Carlos Desanzo, Jorge Polaco y Eliseo Subiela— tuvieron que prolongar por meses el lanzamiento de sus filmes al circuito comercial.[74]​ Dos semanas previas al estreno de Nada por perder, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de Argentina había establecido la campaña Vamos al cine, donde diversas películas eran vendidas a $2 pesos argentinos, equivalente a $127.37 en septiembre de 2020.[75]​ La iniciativa tenía como objetivo aumentar el público concurrente a las salas de cine, que se encontraba en decadencia por la crisis económica nacional.[76]

El nombre de la campaña publicitaria de Nada por perder (en la imagen) era en respuesta al eslogan de esta: «¿Qué harías si por culpa de un político quedaras en la calle?».

Si bien su estreno estaba previsto inicialmente para el mes de mayo de 2001,[77]Nada por perder se estrenó el 22 de noviembre de ese mismo año, compartiendo fecha con la primera película de la serie cinematográfica Rápidos y furiosos y El espinazo del diablo de Guillermo del Toro.[78]​ El film contó con una férrea publicidad en televisión, radio, medios gráficos y vía pública, además de un avance promocional locutado por Cacho Fontana y un total de 29 salas para su exhibición, distribuidas en las cadenas de cine Hoyts, Cinemark, Multiplex, Village y Showcase Cinemas, una cantidad atípica para las películas independientes.[79][80][81]​ También tuvo una premiere[nota 22]​ en la fecha de su estreno en dos salas con proyección simultánea en el Village Recoleta de Buenos Aires.[83]​ Pese a la baja concurrencia de espectadores en ese año y la desigual competencia en taquilla que tenían los estrenos de largometrajes nacionales con respecto a las películas provenientes de Hollywood,[84]​ el film logró posicionarse como una de las películas más vistas en su primer fin de semana en cartelera.[nota 23]

Además fue exhibida nuevamente en diciembre de 2001 en el Complejo Tita Merello en un re-lanzamiento del INCAA de la campaña Vamos al cine, pero proyectando únicamente películas argentinas y re-estrenada en febrero del año 2002 en la ciudad balnearia Parque del Plata, Uruguay.[86][87][88]​ También fue lanzado al mercado doméstico ese mismo año un VHS editado por LK-Tel y el filme fue emitido en América y Europa por los canales de televisión Space, Canal Latino TV y Televisión Española.[89][90][91]​ Es a su vez uno de los primeros filmes argentinos vendidos al sistema pay per view de alta definición estadounidense y formó parte del listado de películas del Consejo Asesor del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales para ser la representante argentina en la preselección de los Premios Óscar otorgados por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos en la categoría Mejor película de habla no inglesa,[8]​ aunque el film elegido para ese año fue Kamchatka de Marcelo Piñeyro.[92]

Recepción[editar]

Crítica[editar]

Nada x perder fue conectada con las historias de Roberto Arlt, que describen con naturalismo y humor las desventuras de personajes inmersos en ambientes indolentes. Reflexionan sobre temas de relevancia social como la marginalidad, la traición, la frustración ante la desigualdad de clases y la conspiración.

El licenciado en filosofía Carlos Schilling del diario cordobés La Voz del Interior la definió como una «película de acción intensa, con un ritmo narrativo que no decae casi nunca y con un guión que parece concebido en uno de los mejores laboratorios de Hollywood», elogiando también su dirección.[93]​ Escribió que «pese a su ritmo y a su apuesta definitivamente comercial [...] la primera mitad del filme expone –con una contundencia poco común y recursos técnicos interesantes [...]– ese pasaje de una vida cómoda y regulada a un estado de desesperación creciente que termina por convertir al abogado en un pordiosero. En ese punto, el filme hace una pausa para respirar e inmediatamente toma otra vez impulso en la narración, ya mucho más hollywoodense, de un hombre que planea su venganza y está dispuesto a todo para realizarla» y que era un «proyecto inteligente cediéndole muy poco a las convenciones de la TV y el cine nacionales».[93]​ Además destacó que los «principios del arte de la estafa» expuestos en el filme eran revelados de una «manera bastante más desolada» que la película Nueve reinas,[93]​ galardonada con 21 premios internacionales y considerada una de las mejores de la cinematografía argentina.[94]​ A su vez, relacionó a Nada por perder con el estilo literario de Roberto Arlt y dijo que la película planteaba «una ética de la desesperación, y registra sus efectos en la vida de un hombre a quien las circunstancias lo obligaron a romper todos sus principios y enfrentarse a un abismo sin rostro».[93]

En su reseña para el diario La Nación, Adolfo C. Martínez opinó que era «Buena», expresando que era un largometraje que «apuesta al suspenso, a la violencia [...]. Estructurado sobre la base de un guión con ciertos altibajos –su primera parte acierta en la pintura de sus personajes y de su clima, en tanto que de allí en más el relato cae en evidentes convencionalismos–, los responsables del film no pretendieron más que lo que la historia ofrece. Es decir, narrar con dinamismo las aventuras y desventuras de un hombre acosado por la incomprensión y por todos los modelos corruptos para alcanzar el éxito fácil y la ambición desmedida».[95]​ Calificó la participación del director en el reparto como «acertado actor» y destacó el «riguroso cuidado en lo técnico, no se dejó de lado cierta atmósfera asfixiante y tiene como marco un reconocible Buenos Aires fotografiado con esmero y sobre una base de una técnica rápida que deja transcurrir con abruptos cortes cada una de sus secuencias».[95]​ Mencionó que «la historia descuida a veces la lógica y se inserta en situaciones que convierten al protagonista en héroe astuto y puntillosamente vengativo», aunque eso se debía al propósito de que el filme «ingrese en ese tipo de cine industrial muy apto para no perder fuerza en las taquillas» y elogió la actuación de Sabatini «a pesar de ser un novato en las lidas actorales».[95]​ Concluyó en que la «historia [...] sin estar totalmente lograda, acertó en su propósito de entretener por el camino de la acción y de cierto aire acusador acerca de los entretelones de la corrupción política. Un tema nada novedoso para los argentinos, pero que aquí está visto a través de la óptica de la simple aventura sin pontificaciones»,[95]​ mientras que otro artículo de La Nación opinó que el elenco era de «primer nivel».[18]

El diario digital LaRed21 de Uruguay la demarcó como un «thriller que mezcla la acción con la denuncia política, muy a tono con la realidad argentina» y que contaba con un elenco «nutrido y curioso»,[96]​ mientras que el periódico Río Negro la clasificó como «un apasionante thriller de contenido social, cuya acción lo coloca al nivel de las más importantes superproducciones internacionales» con un «elenco protagónico excepcional».[53]​ Además, en una encuesta hecha en el año 2007 por el diario Clarín a sus lectores, Osvaldo Sabatini fue elegido como el noveno «mejor héroe de acción argentino» por su interpretación en Nada x perder.[97]​ La película fue a su vez incluida en el libro de largometrajes de culto D-Culto nacional por su «humor involuntario» en el 2015,[98]​ mientras que la página web Altapeli.com la consideró como un «clásico de culto».[99]​ El crítico e historiador de cine Fernando Martín Peña la incorporó por «tener la capacidad de mantener a su espectador atornillado a la silla durante noventa minutos» en un listado de películas de «súper acción» para ser proyectadas en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, junto a Network y Tiburón, entre otros títulos.[nota 24]​ En este mismo complejo fue presentado el ciclo ¿La violencia está en nosotros? organizado por el guionista y productor de cine Sebastián Rotstein y el crítico de cine Jorge Bernárdez, quienes incluyeron a Nada x perder en el programa.[101]​ Por otra parte el cinéfilo Carlos Cerimedo también la integró en la decimosexta edición del Ciclo de Cine Nacional organizado en la Universidad Nacional de San Juan.[102]​ Rotstein también la consideró una película de culto, definiéndola como «maldita», «demencial» y «delirante», mencionando también que tenía «todos los clichés» del cine de explotación y enlazando la «reinvención» del protagonista con las novelas de Anne Rice.[6]​ Además definió al final de la película como «cormaniano», en referencia al director y productor de cine de culto Roger Corman.[6]​ El sitio web Elespectadoravezado.com.ar dijo que era uno de los «policiales argentinos del siglo XXI» junto a Nueve reinas y Gallito ciego —entre otras películas— y el Multiespacio cultural Pasco de Buenos Aires dijo que era una «epopeya declamatoria de diálogos increíbles [...] uno de los más emblemáticos exponentes del cine propio de la crisis política nacional en el año 2001».[103]

Pero la película no estuvo exenta de detractores. Un artículo del diario Clarín la definió como un «producto industrial con vocación de boletería» y criticó tanto su duración —120 minutos— como sus diálogos, considerándolos «inverosímiles cuando no involuntariamente cómicos» como así también a su banda sonora, calificándola como «compases supuestamente musicales, marcadamente melodramáticos y ciertamente rimbonbantes ante situaciones de supuesta tensión»,[20]​mientras que otro artículo del diario Perfil dijo que era un «esperpento cinematográfico».[104]​ El diario español ABC la consideró un «nada conseguido thriller de producción argentina»,[105]​ mientras que el sitio web Fotograma.com mencionó que era un «nuevo y totalmente fallido intento del cine argentino por transitar el género policial» criticando además la actuación de Sabatini y la historia, aunque destacó el reparto, la calidad técnica y la producción.[106]​ Por su parte el portal Rosariocine.com.ar criticó negativamente las actuaciones, aunque en carácter de ser un «filme pasatista» mencionó que tenía a favor su «sostenido ritmo» y «correcta filmación».[107]

Temática e interpretaciones[editar]

Se trata de una historia muy actual para esta argentina, habla del poder político, de la corrupción, de la intolerancia y de cómo es más fácil triunfar si se dejan de lado los códigos éticos y morales.
Quique Aguilar[19]
28 días después del estreno de Nada x perder y en el marco de la crisis de diciembre de 2001, 5 funcionarios ejercieron la Presidencia de la Nación Argentina durante un período de 11 días.[108]​ En la imagen, el sillón presidencial de la Casa Rosada.

Según el director, la película es una «crítica al modelo neoliberal».[14]​ Estas políticas económicas y estatales habían sido implementadas durante las presidencias de Carlos Saúl Menem y Fernando de la Rúa en Argentina, siguiendo las perceptivas del Consenso de Washington y el Fondo Monetario Internacional.[109]​ También definió al film —de igual forma que el periódico Río Negro— como un «thriller de contenido social».[1]​ El «thriller social» es un género cinematográfico que utiliza elementos de suspenso y horror para manifestar circunstancias de opresión en la sociedad.[110][nota 25]​ Además mencionó que tenía «más que ver con un cine entretenido y de industria. Tiene una historia, tiene un fondo y algo que contar, pero la idea también es contarlo de una manera divertida» y que el resultado final de la película era «absolutamente digno».[1][18]​ Agregó que el largometraje simbolizaba la «realidad argentina» de la década del 90 y principios de los años 2000 y destacó que en la historia se enfocaba los modelos de corrupción existentes que sufrían los argentinos.[18]​ También dijo que la película era un thriller, pero basado en la «cercanía de los episodios» que se vivían a diario.[18]​ Añadió además que el candidato a presidente «tenía mucho que ver con la imagen de los políticos» y que la historia abarcaba las fallas que el sistema mostraba en relación con la «gente honesta que tiene algún padecimiento»,[18]​ mientras que para Sabatini la película intentaba «insertarse en la parte oscura de la política», aclarando también este último que la historia contaba «cómo una persona inescrupulosa llega al poder. Muchos se van a sentir incómodos, otros se van a sentir identificados».[18]​ De acuerdo al actor Gerardo Romano, la temática del largometraje trataba sobre lo que ocurría «día tras día en una Argentina difícil de predecir» y para la actriz Graciela Alfano el género de la película era humor negro.[18]

La mayoría de los críticos coincidieron en estos aspectos. Carlos Schilling consideró a Nada por perder como una «imagen amplificada de la crueldad cotidiana a la que están sometidos los habitantes» que exponía «la realidad del país con una mirada carente de toda piedad, es casi un informe meteorológico del nuevo clima moral que se ha instalado desde los ‘90 en este territorio, como una segunda atmósfera irrespirable».[93]​ Adolfo C. Martínez la definió como un «retrato de la era de la corrupción» en un país donde no solo existían «dobles discursos sino también dobles morales» y que el protagonista «vive bien, pero hay algo precario en su situación, ya que como sucede con buena parte de los argentinos, ese bienestar está construido sobre créditos, préstamos y ganancias futuras. Básicamente [la película] narra el derrumbe de ese mundo». Además mencionó que el filme intentaba reflexionar «acerca de los vericuetos de un país en bancarrota» y que el país estaba «castigado por el pesimismo, el resentimiento y la carencia de futuro».[93][95]​ El periodista Hugo Salas para su reseña en la revista de cine El Amante, aunque criticó negativamente la película, consideró que esta afirmaba «que la violencia como acto ha llegado a formar parte de la sociedad argentina de tal modo que está ya completamente burocratizada y ha perdido todo su potencial liberador» y que el «dinero, la política y el sistema financiero padecen el mismo problema que el lenguaje, el constante desplazamiento, asociación más que sugestiva en un país de n monedas simultáneas al borde del colapso».[112]​ El sitio web Fotograma.com mencionó «esperemos que no dé ideas» con respecto al título de la campaña publicitaria, Matar al presidente.[113]​ También opinó que era lo que le sucedía a «todos los argentinos», referido a la consigna que expresaban las promociones del filme, «¿Qué harías si por culpa de un político quedaras en la calle?».[113]​ Sebastián Rotstein dijo que a la película «no la pudo ver nadie porque había otros temas para ocuparse».[6]​ Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina en octubre del año 2001 el 12 % de la población de ese país vivía en la indigencia y el 36,20 % se encontraba en la línea de pobreza,[114][115]​ mientras que el historiador Waldo Ansaldi resumió la crisis económica argentina de ese período en lo siguiente:

Desigualdad social con sus puntos de distancia más alejados; altas tasas de desempleo; subempleo y empleo ‘en negro’; deterioro del nivel de vida de la mayoría de la población; incremento de la delincuencia y la inseguridad; violencia policial indiscriminada; amputación del futuro de millones de niños y adolescentes (por deterioro de la salud, incluso en términos irrecuperables, de la educación, de la dignidad); pérdida de soberanía económica; política exterior atada acríticamente a la norteamericana; irrepresentatividad de las instituciones representativas (partidos políticos, sindicatos, asociaciones empresariales) y de las del propio Estado [...] Argentina ya no cuenta con empresas estatales; ha disminuido el número de empresas de capital nacional; el parque industrial fue desmantelado; el ahorro fue confiscado; la deuda externa se tornó impagable; el desempleo alcanzó el pico histórico más alto; el número de hombres, mujeres y niños que revuelven la basura en las calles de las grandes ciudades buscando papeles, cartones y latas para vender y comida para alimentarse se han tornado un dato de la vida cotidiana; los partidos políticos ya no son percibidos como canales de representación legítimos; el delito se multiplica; la corrupción se expandió aún más; la sociedad llegó a una situación de anomia,[nota 26]​ si no de descomposición...[117]

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. Además del director, el hijo de la actriz Romina Gay —intérprete esta última del personaje de Karina en la película— padece dicha enfermedad.
  2. El propio director la definió como «la primera película de cine digital no hecha en estilo de Dogma».[1]
  3. Con respecto a la situación de los jóvenes y adolescentes en la crisis económica argentina de esa época, el historiador Waldo Ansaldi destacó:

    ”Es necesario llamar la atención sobre la situación de jóvenes y adolescentes, no sólo por lo grave de la situación actual de la mayoría de ellos, sino mirando la sociedad argentina en prospectiva. Según datos oficiales, en octubre de 2001 había en todo el país 12.692.200 menores de 18 años, es decir, niños y adolescentes. Constituían un tercio de la población total. De ellos, 7.082.200 (55.8 %) vivían en hogares pobres. Entre 1997 y 2001, el número de menores pobres se incrementó dos millones, con un aumento porcentual de casi doce puntos (en 1997 eran 44 %). La mayor incidencia de la pobreza se observa en la banda etaria de 6 a 12 años (58 %), es decir, en la de escolaridad primaria. En tanto, el desempleo se ha acentuado en los jóvenes de 15 a 18 años, el 38,5 % de los cuales carecía, en octubre de 2001, de trabajo (contra 30 % en octubre de 2000). Niños, adolescentes y jóvenes sin educación, sin trabajo, paupérrimos, con serios deterioros físicos y mentales y una expectativa de vida cuantitativa y cualitativamente disminuida. Con datos como ésos, no cuesta imaginar mucho cómo será la sociedad argentina dentro de quince-veinte años.[13]

  4. La hija de esta actriz, Delfina Peña, fue la encargada de la continuidad cinematográfica de la película.
  5. Los hijos de Olmedo y Corbalán también ocuparon papeles triviales en la trama.[15]
  6. Audry Gutierrez Alea es una de las tres hijas del cineasta cubano Tomás Gutiérrez Alea, considerado como uno de los máximos representantes del Nuevo Cine Latinoamericano.[22]​ La multipremiada película Fresa y chocolate, codirigida por él y Juan Carlos Tabío fue la primera en representar a Cuba en la categoría «Mejor película extranjera», en los Premios Óscar de 1994 y una de las primeras películas caribeñas en abordar la temática LGTB.[23][24]
  7. Durante la separación, la actriz había trabajado en la serie de televisión Ilusiones compartidas de Adrián Suar, donde compartió elenco con Patricia Palmer y juntas había pergeñando una obra teatral sobre «dos actrices que comparten el camarín».[26]​ Al enterarse Sabatini y Aguilar del proyecto, decidieron producirlo pero derivándolo en la segunda versión femenina en el país de la obra La extraña pareja de Neil Simon,[26]​ siendo esta la primera ambientada en Buenos Aires y sin entreacto, además del debut teatral de la modelo venezolana y su primera experiencia laboral junto a su esposo.[26][27]​ Entre los integrantes de esta se encontraba Miguel Habud —quien personifica a Luciano Ávalos en Nada por perder— y la musicalización, iluminación y vestuario de la obra corrían a cargo de Germán Barceló, Flavio Dragosset y Charly Braile, tareas que cumplieron nuevamente en Nada por perder.[28]​ La obra era dirigida por Julian Howard,[27]​ y había sido presentada por primera vez en el Teatro Lola Membrives de la Avenida Corrientes (Buenos Aires) y luego en el Teatro Neptuno de la ciudad de Mar del Plata, pero adelantó un mes su última función, ya que la recaudación no cubría los costes de producción.[29]​ Sin embargo fue nominada en los Premios Estrella de Mar, galardón anual dedicado a los mejores espectáculos de teatro que se presentan durante la temporada veraniega en dicha ciudad.[30]​ Las categorías fueron «Mejor comedia», «Mejor producción» por Sabatini y Aguilar, «Mejor iluminación» por Flavio Dragosset, «Mejor escenografía» por Azul Borestein, «Mejor actor de reparto» por Miguel Habud y una segunda nómina en esta categoría por Ernesto Claudio.[31][32]​ La obra resultó ganadora de estas dos últimas por Borestein y Habud, quienes a raíz del anticipado levantamiento de la obra se habían ido de la ciudad y tuvieron que regresar especialmente para recibir el premio.[29]
  8. Y a excepción de Nada por perder, no volvió a trabajar en una película hasta el 2015.[33][34]​ Además, había compartido elenco con Germán Kraus en la serie de televisión Noche estelar.[35]
  9. Aguilar ya había trabajado como actor en su niñez en las telenovelas Verónica: el rostro del amor junto a Germán Kraus, Miguel Habud y Gustavo Rey, entre otros y nuevamente con Habud en Cara a cara.[36][37]​ Además de las novelas protagonizadas por la mexicana Verónica Castro, formó parte en su juventud del elenco de la serie de televisión Tiempo Cumplido junto a Alberto de Mendoza,[38]​ y había hecho un cameo en el telefilme Un minuto, treinta y dos segundos, su primer largometraje como director, coescrita y coproducida nuevamente por él y su madre.[39][40]
  10. Sabatini había tenido un cameo en la telecomedia La banda del Golden Rocket de Jorge Maestro y Sergio Vainman, en la cual también Mirás compartió elenco junto a Diego Torres, Adrián Suar, Fabián Vena y Germán Palacios, entre otros.[41]
  11. Osvaldo Sabatini y Quique Aguilar habían entablado una «buena relación» desde que el primero había participado del elenco —conformado entre otros por Franklin Caicedo— de la telenovela mexicana-argentina El día que me quieras,[19]​ donde Aguilar junto a Mariano Olmedo —jefe de producción de Nada por perder— estaban a cargo de la producción de exteriores.[42][43]​ Este fue el último contenido realizado por Televisa en su período de asentamiento en Argentina.
  12. La segunda película que Sapag filmó en su carrera, Necesito una madre (1966), es la única excepción donde ha ejecutado un papel dramático. Además, su actuación en Nada por perder fue la última que hizo en un largometraje.[44]
  13. El actor ya había trabajado junto a Osvaldo Sabatini en la telenovela Ricos y famosos de el «zar de la televisión» Alejandro Romay y desde su participación en Nada por perder, Grimau no ha actuado en ningún largometraje.[45]
  14. Esta obra del dramaturgo alemán Bertolt Brecht, fue dirigida por Alfredo Zemma —ganador del premio ACE— y llevada a cabo en el Teatro Bambalinas (Buenos Aires, San Telmo) en 1987.[47][48]​ En este establecimiento, que era administrado por Susana Aguilar y su esposo en ese período, fue presentado por primera vez los días 13, 14, 21 y 28 de 1988 —y una función extra el 4 de junio— el álbum de estudio Un baión para el ojo idiota, el tercero de la banda de rock argentina Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, quienes se habían alejado de los habituales circuitos comerciales.[49]​ Además, el elenco de La resistible ascensión de Arturo Ui estaba conformado entre otros por Pablo Nápoli, quien posee una actuación esporádica en la película y había participado en Tiempo Cumplido y Un minuto, treinta y dos segundos, ambas producciones de Aguilar.
  15. El personaje de Tamara Cisneros fue definido por el guionista y director de cine Sebastián Rotstein como un «homenaje» a la película Cabo de miedo de Martin Scorsese.[6]
  16. Cubas se encontraba en territorio argentino por su rol antagónico en la serie de televisión Ilusiones compartidas de Adrián Suar y se hospedaba temporalmente en el Hotel Hilton.[58][15]​ El actor había sido contratado para dicha serie por recomendación de Catherine Fulop,[59]​ ya que ambos habían trabajado juntos en las telenovelas venezolanas Abigaíl y Mi amada Beatriz.[60][61]​ Cubas no recibió remuneración por su actuación en Nada x perder y excepto por el telefilme alemán Curse of the Volcano, no ha participado en ninguna película.[15][62]
  17. Entre los años 1997-2002 se registraron un total de 3 949 acciones piqueteras, de los cuales 1 383 corresponden al 2001.[63]​ Véase el movimiento piquetero.
  18. Este proceso es conocido como spotting.[65]Erik Satie es considerado el precursor de está técnica, ya que compuso la primera banda sonora sincronizada —fotograma por fotograma— de la historia del cine, para la película vanguardista Entreacto del cineasta francés René Clair.[66]
  19. Barceló había participado en 1996 en la telecomedia juvenil Montaña rusa, otra vuelta y en la obra de teatro El puente en 1998.[68]
  20. Existe una diferencia entre la letra de la canción original y la re-grabada por Daniel Agostini. En la primera, el tercer párrafo del estribillo dice «Que revuelve “mierda” entre sueños cojos [...] Mi país se ha hecho cargo de platos que otros han roto»,[69]​ mientras que en la segunda este fragmento fue remplazado por «Que revuelve “historia” entre sueños y enojos [...] Mi país se ha hecho cargo de platos que otros han roto».[70]
  21. En posproducción, una «isla de edición» (en inglés, editing suite) es el software y hardware en su conjunto que es utilizado para la edición de cualquier producto audiovisual.[73]
  22. Adaptación gráfica de la voz francesa première, ‘primera representación de un espectáculo o primera proyección de una película’.[82]
  23. Según un artículo publicado por el diario Clarín (página 2, sección Espectáculos) el 26 de noviembre de 2001, Nada por perder fue la octava en un ranking de las películas «mas vistas», después de Corazón de caballero.[85]
  24. El criterio más extenso para la confección de la lista de películas, fue el siguiente:[100]

    [...] La clave para programar una película de súper acción era que la misma tuviese la capacidad de mantener a su espectador atornillado a la silla durante noventa minutos. No es fácil lograrlo. Cuando sucede es porque el film equilibra un argumento intenso, personajes más o menos complejos, conflictos que importen, síntesis expositiva y concentración dramática. Alguno de estos elementos puede fallar, pero entonces hacen falta componentes originales -frecuentes en el cine de género europeo o asiático- que vuelven impredecible al film en cuestión y, por lo tanto, atractivo: la mitad del tiempo uno se ve atrapado por la peripecia y la otra mitad porque no puede dar crédito a lo que está viendo. [...]

  25. El término fue acuñado por primera vez en la crítica especializada a principios de los años 70 para describir de forma retrospectiva a las películas neo-noir de temática política y ganó notoriedad en el 2017, con el estreno del filme Get Out.[111]​ Véase social thriller (en inglés).
  26. «Ausencia de ley» y en la psicología y sociología, «conjunto de situaciones que derivan de la carencia de normas sociales o de su degradación».[116]

Referencias[editar]

  1. a b c d «Estrenan thriller social argentino». Buenos Aires: Crónica (edición de la mañana). 22 de noviembre de 2001. p. 17. 
  2. «Audiovisuales inclusivos». aguilar.net.ar. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  3. «Más que un cameo». La Butaca. 
  4. «Mi viejo era un tipo bastante tímido». El Barrio. 1 de agosto de 2007. Consultado el 9 de mayo de 2019. «[...] hice dos películas con Osvaldo Sabatini: una fue Nada por perder, que fue la primera que se hizo en formato digital en la Argentina. Yo fui director de producción. [...]». 
  5. «Ficha de Nada x perder». aguilar.net.ar. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  6. a b c d e f Rotstein, Sebastián; Peirotti, Miguel. «Directos al Infierno – Capítulo 5: Nada x Perder (2001)» (Audio). parquepodcast.com. Consultado el 16 de septiembre de 2019. 
  7. «Ficha de Matar al presidente». aguilar.net.ar. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  8. a b c d Nada por perder ["El estreno y los derechos] (DVD Video) (en inglés). Estados Unidos: Venevision International. 2010. 
  9. «Concurrencia a los cines». La Nación. 27 de noviembre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  10. Según un artículo publicado por el diario Ámbito Financiero el 27 de noviembre de 2001 en base a la recopilación de datos de AC Nielsen, la película —que fue estrenada en 29 salas— obtuvo 8 728 espectadores en su primer fin de semana de exhibición, ocupando el octavo puesto.
  11. Oliveros, 2014, p. 147
  12. Ansaldi, 2003, p. 11
  13. Ansaldi, 2003, p. 12
  14. a b c Nada por perder (DVD Video) ["El mensaje"] (en inglés). Estados Unidos: Venevision International. 2010. 
  15. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p Nada por perder (DVD Video) ["El casting"] (en inglés). Estados Unidos: Venevision International. 2010. 
  16. «Todo terreno». Clarín. 30 de octubre de 2000. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  17. Manrupe y Portela, 1995, p. 156
  18. a b c d e f g h i «Osvaldo Sabatini debuta como productor cinematográfico». La Nación. 21 de noviembre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  19. a b c Escola, Cecilia (5 de diciembre de 2001). «"Ova Sabatini es un actor único en el país"». Revista Caras (Editorial Perfil). Año XX (1039). ISSN 0328-4301. 
  20. a b «Corrupción invasora». Clarín. 21 de noviembre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  21. a b «Breves I». Clarín. 27 de marzo de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  22. Olascoaga, Andrés (11 de diciembre de 2018). «El cineasta revolucionario». Colombia: Gatopardo. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  23. «Fresa y chocolate (1993)» (en inglés). Internet Movie Database. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  24. Barrientos, Gus. «Cuba reestrena "Fresa y Chocolate" ante un público más abierto». México: Soy homosensual. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2017. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  25. Procopio, Pablo (10 de abril de 2001). Gente y la Actualidad (Editorial Atlántida) 36 (1864). ISSN 0328-8560. 
  26. a b c Liponetzky, Carolina (5 de septiembre de 2001). «"Nuestra convivencia en TV nos llevó a hacer esta obra"». Ámbito Financiero. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  27. a b «La pareja que cambió de sexo». La Nación. 8 de septiembre de 2001. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  28. «Extraña pareja femenina (2001)». Nuestros Actores. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  29. a b «En Mar del Plata se entregaron los Estrella de Mar». La Nación. 13 de febrero de 2002. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  30. «Mar del Plata se pone lentejuelas para los premios Estrella de Mar». Rosario, Provincia de Santa Fe: La Capital. 6 de febrero de 2002. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  31. «“Fórmula casi uno”, mejor espectáculo de humor en Mar del Plata». Provincia de Córdoba: La Voz del Interior. 13 de febrero de 2002. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  32. «Se entregaron anoche los Estrella de Mar». Provincia de Santa Fe: El Litoral. 12 de febrero de 2002. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  33. «Graciela Alfano pegó lomo a los 65 y fue furor por su figura». Revista Pronto. 13 de marzo de 2018. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  34. Jozami, Emilio Marcelo (17 de noviembre de 2016). «Graciela Alfano: "Es un honor presentar mi película en Las Termas"». Provincia de Santiago del Estero, Argentina: El Liberal. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  35. «Noche estelar (1982)». Nuestros Actores. Consultado el 18 de septiembre de 2019. 
  36. «Verónica, el rostro del amor (1982/1983)». Nuestros Actores. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  37. «Cara a cara (1983)». Nuestros Actores. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  38. Di Bitonto, Eduardo (1987). «ATC Busca revitalizar la telenovela nocturna». La Nación. Espectáculos (sección 2, página 9). 
  39. «Un minuto, treinta y dos segundos (TV Movie 1992)» (en inglés). Internet Movie Database. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  40. «1'32" (Película)». mi.tv. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  41. «La banda del Golden Rocket (TV Series 1991–)» (en inglés). Internet Movie Database. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  42. «El día que me quieras». diezminutos.es (España: Hearst Magazines España). 11 de enero de 2018. Consultado el 17 de septiembre de 2019. 
  43. «El día que me quieras (1994/1995)». Nuestros Actores. Consultado el 17 de septiembre de 2019. 
  44. «Adiós a Mario Sapag, el hombre de las mil caras». Ámbito Financiero. 16 de abril de 2002. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  45. «Antonio Grimau» (en inglés). Internet Movie Database. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  46. «Mientras la realidad cambia, Brecht permanece». La Nación. 10 de febrero de 1998. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  47. Pellettieri, 1995
  48. «Ficha de Arturo Ui». aguilar.net.ar. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  49. Jáuregui, 2014, p. 174
  50. Catena, Alberto (Febrero de 2019). «Entrevista a Gerardo Romano». Revista Cabal. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  51. Gaby, Balzaretti (2001). Revista Semanario. 
  52. «Una angelita incomodó a Catherine Fulop con su pregunta: “¿Vos me censuraste la escena del desnudo que filmé con Ova?”». eltrecetv.com.ar. 3 de septiembre de 2019. Consultado el 18 de septiembre de 2019. 
  53. a b «Venganza en filme de “Ova” Sabatini». Río Negro. 22 de noviembre de 2001. Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  54. «Memoria Visual de Buenos Aires». Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas "Mario J. Buschiazzo". Consultado el 16 de septiembre de 2020. 
  55. «Catherine Fulop: 'Estoy buscando la felicidad. Es el mejor ejemplo para mis hijas'». hola.com. 5 de abril de 2001. Consultado el 19 de septiembre de 2019. 
  56. a b c d e Nada por perder ["Los exteriores y su filmación"] (DVD Video) (en inglés). Estados Unidos: Venevision International. 2010. 
  57. Calatayud, María (27 de febrero de 2001). Gente y la Actualidad (Editorial Atlántida) 36 (1858). ISSN 0328-8560. 
  58. «Ilusiones (compartidas) (2000)». Nuestros Actores. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  59. Revista Semanario (Editorial Perfil). Año XXI (1131): 28-29, 50. 27 de febrero de 2001. 
  60. «Abigail (TV Series 1988–)» (en inglés). Internet Movie Database. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  61. «Mi amada Beatriz (TV Series (1987–)» (en inglés). Internet Movie Database. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  62. «Adolfo Cubas» (en inglés). Internet Movie Database. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  63. Ansaldi, 2003, p. 18
  64. a b c d e f g Nada por perder ["El soundtrack"] (DVD Video) (en inglés). Estados Unidos: Venevision International. 2010. 
  65. Karlin y Wright, 2004
  66. «Erik Satie» (en inglés). Reino Unido: Royal Opera House. Consultado el 22 de septiembre de 2019. 
  67. «Nada x perder, nada por perder». Sociedad Argentina de Autores y Compositores. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  68. «Barceló, Germán». Nuestros Actores. Consultado el 15 de septiembre de 2019. 
  69. a b Barceló, G., Aguilar, Q. (2001) Nada x perder [CD audio]. Buenos Aires: Música & Marketing
  70. Agostini, D. (2002) Siempre. «Nada por perder» [CD audio]. Buenos Aires: Magenta Discos
  71. «Letra de Nada por perder de Daniel Agostini». CMTV. 2002. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  72. «Artistas - Daniel Agostini». octavado.com. Consultado el 7 de septiembre de 2019. 
  73. «Una isla de edición de video en casa». Diario La Nación. 6 de noviembre de 2000. Consultado el 6 de diciembre de 2019. 
  74. a b c «A las puertas de una sobredosis de cine argentino». Página/12. 3 de enero de 2001. Consultado el 10 de septiembre de 2019. 
  75. «Calculadora de inflación histórica de Argentina». calculadoradeinflacion.com. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  76. «El cine, con poco público». La Nación. 30 de octubre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  77. Vigo, Laura (27 de febrero de 2001). Revista Caras. Año XX (999). ISSN 0328-4301. 
  78. «La agenda de la semana». La Nación. 19 de noviembre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  79. «Seis nuevos films en la cartelera». La Nación. 21 de noviembre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  80. Maineri, Sergio (22 de noviembre de 2001). «Día de estrenos en la pantalla grande». Mercedes Ya. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  81. «Justicia a medida: "Nada por perder", el debut cinematográfico de Ova Sabatini». La Capital. 22 de noviembre de 2001. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  82. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «premier». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  83. Para ti, Temas 4139-4146. Grupo H S.A. 2001 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 18 de noviembre de 2008]. p. 180. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  84. Sorrentino, Pablo Ernesto (2012). «Análisis del contexto en que fue sancionada la Ley Nº 24.377/94 (Ley de cine de argentina)» (PDF). Departamento de Cine y TV (Provincia de Córdoba: Universidad Nacional de Córdoba, Facultad de Artes). Consultado el 19 de septiembre de 2019. 
  85. «Cinemanía». Clarín. 13 de diciembre de 2001. Consultado el 9 de diciembre de 2001. 
  86. «Películas argentinas recientes, a dos pesos». La Nación. 12 de diciembre de 2001. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  87. «Hasta fin de mes se podrá ver cine nacional por dos pesos». La Nación. 13 de diciembre de 2001. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  88. «Cine». Uruguay: LaRed21. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  89. Nada x perder (VHS). Argentina: LK-TEL. 2001. 
  90. «El suspenso será parte de la programación de Space». R&TA. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  91. «Obras distribución. Direc TV. Período de emisión 2007/08/09/10» (PDF). Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes. Febrero de 2017. p. 147. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  92. «Eligen la representante argentina al Oscar». Rio Negro. 28 de octubre de 2002. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  93. a b c d e f Schilling, Carlos (24 de noviembre de 2001). «Las leyes de la desesperación». Córdoba, Argentina: La Voz del Interior. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  94. «Los críticos locales anunciaron sus films del año y la década». otroscines.com. 19 de enero de 2010. Consultado el 28 de agosto de 2019. 
  95. a b c d e Martínez, Adolfo C. (22 de noviembre de 2001). «Policial que apuesta al suspenso, con algunos altibajos». La Nación. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  96. «Corrupción, venganza y tiros». Uruguay: LaRed21. 15 de febrero de 2002. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  97. «Disparen, apunten: ¡otra vez ganó Facundo!». Clarín. 9 de febrero de 2007. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  98. Juan Pablo, Russo (9 de enero de 2015). «Mariano Oliveros y un libro que aborda el cine de culto nacional». escribiendocine.com. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  99. Liberatto, Lisandro (7 de noviembre de 2015). «Toda la programación del Buenos Aires Rojo Sangre 16». Altapeli.com. Consultado el 30 de mayo de 2020. 
  100. «Programación pasada: Cine de super acción». Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires. Consultado el 23 de septiembre de 2019. 
  101. Rotstein, Sebastián; Bernárdez, Jorge. «Programación pasada: ¿La violencia está en nosotros?». Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires. Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2010. Consultado el 23 de septiembre de 2019. 
  102. Castro, Mónica (20 de mayo de 2014). «“Nada por Perder” en el Ciclo de Cine Nacional». Universidad Nacional de San Juan, Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes, Secretaría de Extensión Universitaria del Rectorado de la Universidad Nacional de San Juan. Archivado desde el original el 5 de marzo de 2016. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  103. Sandro, Fernando (9 de mayo de 2019). «"El sonido de los tulipanes" (review 2): lecciones de un padre a un hijo». elespectadoravezado.com.ar. Consultado el 29 de noviembre de 2019. 
  104. «Alfano, los diamantes de sangre y Kadafi». Perfil. 26 de agosto de 2011. Consultado el 29 de noviembre de 2019. 
  105. «Nada por perder (2001)». España: ABC. Consultado el 14 de septiembre de 2019. 
  106. Silva, Pablo (22 de noviembre de 2001). «Todo por perder». Fotograma.com. Consultado el 17 de septiembre de 2019. 
  107. «Nada por Perder». Rosariocine.com.ar. Consultado el 23 de agosto de 2020. 
  108. «La crisis del 2001 y los cinco presidentes en 11 días». Diario Popular. 7 de mayo de 2015. Consultado el 18 de diciembre de 2019. 
  109. Ansaldi, 2003, p. 8
  110. Cook, 1993, p. 86
  111. Phillips, Michael (24 de febrero de 2017). «Jordan Peele's 'social thriller' launches a directorial career» (en inglés). chicagotribune.com. Consultado el 22 de agosto de 2018. 
  112. El Amante 11 (117). Diciembre de 2001. 
  113. a b «Sabatini tiene "Nada por perder. Fotograma.com. 15 de noviembre de 2001. Consultado el 17 de septiembre de 2019. 
  114. «Serie histórica de indicadores de pobreza e indigencia». Instituto Nacional de Estadística y Censos. Archivado desde el original el 18 de agosto de 2017. Consultado el 24 de agosto de 2019. 
  115. «Estimaciones de pobreza en la argentina urbana (1980-2016)» (PDF). Observatorio de la Deuda Social Argentina. Buenos Aires: Universidad Católica Argentina. Consultado el 24 de agosto de 2019. 
  116. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «anomia». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  117. Ansaldi, 2003, p. 11, 13

Bibliografía[editar]

Lectura complementaria[editar]

Periódicos y publicaciones[editar]

  • «6es rencontres cinématographiques sud-americaines» (PDF) (en francés). Solidarité Provence, Amérique du Sud. 6 de abril de 2004. p. 9. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • «Del azar a la práctica. Una cartografía del underground porteño de los 80» (PDF). Revista Afuera, Estudios de Crítica Cultural (Buenos Aires). 29 de febrero de 2016. ISSN 1850-6267. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Memoria detallada del estado de la Nación (PDF). Jefatura de Gabinete de Ministros, Secretaría de Relación Parlamentaria. 1 de marzo de 2002 [Digitalizado en la Universidad de Berkley, California el 30 de mayo de 2019]. p. 54. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • «Luna de miel bien caliente». Gente y la Actualidad (Editorial Atlántida). 3 de julio de 2001. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Veintitrés, Temas 173-177. Comunicación Grupo Tres. 2001 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 19 de noviembre 2008]. p. 83. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • Veintitrés, Temas 178-181. Comunicación Grupo Tres. 2001 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 19 de noviembre 2008]. p. 60. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • La primera, Temas 50-58. Grupo H S.A. 2001 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 19 de noviembre de 2008]. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • Dubatti, Jorge (2012-2013). «El teatro de Bertolt Brecht en Buenos Aires: observaciones de Teatro Comparado». La Escalera (Porto Alegre, Brasil: International Brecht Society e Universidade Federal do Rio Grande do Sul) (22-23). 
  • Caras y la Actualidad (Editorial Atlántida) XX (1023). 15 de agosto de 2001. ISSN 0328-4301. 
  • Revista Viva. 10 de junio de 2001. 
  • La primera, Temas 85-93. Grupo H S.A. 2001 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 19 de noviembre de 2008]. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • Trespuntos, Temas 225-236. Editorial Trespuntos. 2001 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 19 de noviembre de 2008]. p. 3. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • El Periodista de Buenos Aires, Números 146-159. Ediciones de la Urraca. 1987. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Teatro, Números 29-36. El Teatro. 1987 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 16 de octubre de 2008]. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • «Poca plata, mucha gente». Gente y la Actualidade. 23 de marzo de 2002. Consultado el 8 de septiembre de 2019. 
  • Teatro XXI: revista del GETEA Número 15. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires (en colaboración con el Grupo de Estudios de Teatro Argentino. 2002 [Digitalizado en la Universidad de Indiana el 14 de mayo de 2010]. p. 122. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  • Noches de estreno. Gente y la Actualidade. 26 de septiembre de 2001. Archivado desde el original el 30 de agosto de 2019. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Punto de partida: boletín bibliográfico del IITCTL, Volumen 1. Editorial Galerna (en colaboración con el Instituto Internacional de Teoría y Crítica de Teatro Latinoamericano). 1989. p. 51. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Somos, Números 571-588. Editorial Atlántidas. 1987 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 20 de noviembre de 2008]. p. xxxix. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Theater der Zeit, Volumen 43 (en alemán). Henschel (en colaboración con el Verband der Theaterschaffenden der DDR). 1982. p. 70. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Humor, Números 89-96. Ediciones de la Urraca. 1988 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 17 de noviembre de 2008]. Consultado el 30 de agosto de 2019. 
  • Raponi, Graciela; Boselli, Alberto (2013). «Memoria Visual de Buenos Aires». Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas Mario J. Buschiazzo, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires). 
  • «Nada X Perder». Multiespacio Pasco, Buenos Aires: Ciclo de la Luna: Cine de Culto y Clase B. 13 de noviembre de 2015. 
  • Revista Noticias (Editorial Perfil) XXI (1300). 24 de noviembre de 2001. ISSN 0328-4298. 
  • Serra, Alfredo (13 de febrero de 2001). Gente y la Actualidad (Editorial Atlántida) 36 (1856). ISSN 0328-8560. 
  • Mazas, Luis (13 de agosto de 1987). «Zemma y Caicedo entre Brecht y Arturo Ui». Clarín. Consultado el 30 de agosto de 2019. 

En línea[editar]

Enlaces externos[editar]

Video externo
Tráiler de la película en YouTube full-color icon (2017).svg Youtube
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.