Mutatio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En la Roma antigua, una mutatio era una parada o establecimiento en una calzada romana, para descansar y dar servicio a los animales que se utilizan como transporte. Las mutationes eran el lugar para cambiar de caballos y tomar otros de refresco, así como para efectuar las reparaciones necesarias en el vehículo.

Estaban localizadas cada 12-18 millas. En estos complejos, el conductor podía adquirir los servicios para ajustar las ruedas, el carro, conseguir las medicinas o un veterinario para sus animales, dar descanso y avituallamiento, o para el cambio de caballerías.

Usando estas estaciones y haciendo relevo de carros, el emperador Tiberio recorrió 300 millas en 24 horas para visitar a su hermano Nerón Claudio Druso, que estaba muriendo de gangrena tras caerse de un caballo.

Existían cuatro o cinco mutationes por cada mansio.

Otros tipos de estaciones a lo largo de las calzadas romanas[editar]

  • Mansio
  • Caupona
  • Taberna


Véase también[editar]