Musicología feminista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La musicología feminista es la rama de la musicología que estudia de forma científica los mismos aspectos que ésta, con la figura de la mujer como eje central. La musicología feminista abarca este amplio campo, en el que sus estudiosos consideran que ha existido una discriminación tan larga como injusta. La musicología feminista es considerada una de las corrientes emergentes más fuerte del posmodernismo sobre todo en el mundo anglosajón.

Es también conocida dentro del concepto de <<música de género>> y mantiene la visión típicamente posmoderna de revisar conceptos como objetividad, progreso, obra artística, autonomía del arte, estabilidad identitaria y canon histórico.

Métodos[editar]

Esta práctica musicológica, que está vigente en la actualidad, mantiene tres características esenciales y es heredera de la tradición de la musicología que va desde la Era Medieval hasta hoy:

  1. La autoría individual de la obra: reacciones por parte de un autor o autora que se reconoce a sí mismo como tal y que realiza la creación y elaboración de la obra.
  2. La fijación de la obra al dejarla por escrito, lo que la convierte en un objeto, en obra “perdurable” y sobre todo “transmitible”. Esta representación gráfica hace que se puedan elaborar obras más complejas.
  3. Y por último, la autonomía respecto a otras expresiones artísticas.

Estos tres rasgos aplicados por supuesto a la autoría femenina se han visto cuestionados y también rechazados como características negativas herederas del poder.

Origen[editar]

El origen de esta rama de la musicología está en el final de los años 60 y los 70 del siglo XX, debido a la proliferación del pensamiento y movimientos feministas. Las feministas del momento reclamaban una visión de la historia en la que se respetara el papel que las mujeres habían tenido en ella, así como que hubiera un mayor respeto hacia ellas como historiadoras.

Estudios[editar]

Unos de los métodos más arraigados en esta rama de la musicología es el de las estrategias de desmontaje de mentiras perpetradas contra el sexo femenino, tan eficaces en sus momentos históricos. Según éstas, una mujer podía ser una pianista excepcional pero no debía interesarse por la composición. La musicolgía feminista muestra unas escenas en las cuales la mujer era sujeto de todo tipo de violencias de género. Los principales campos de estudio son: · La persistencia de discriminaciones en las profesiones musicales. · El peso marginador de la etiqueta “música de mujeres”. · La coincidencia geográfica entre el “canon” de compositoras y el “canon” musical a secas. · El abuso feminista que supone el reduccionismo sociológico.

Publicaciones[editar]

Existen muchas publicaciones de las dos últimas décadas de del siglo XX no relevantes en su momento pero realmente trascendentes a día de hoy. Investigadoras como Eva Rieger (1980) y Eva Weissweiler (1988) en Alemania, Jane Bowers y Judith Tick (1987), Diane Peacock (1988), Karin Pendle (1991) en USA o Julie Ann Sadie y Rhian Samuel (1995) en Inglaterra, descubrieron al mundo un innumerable número de compositoras: creadoras musicales. En los estudios de estas autoras se pone en relieve la ignorancia de las musicólogas de los orígenes que carecían de cualquier tipo de conocimiento sobre sus predecesoras creyendo que ellas eran las precursoras del movimiento. Es un repertorio extenso y áltamente profesionalorprende la extensión y profesionalidad de su repertorio. En la actualidad, Josemi Lorenzo es el autor de gran parte de los trabajos que han inspirado esta rama de la musicología. Fuera del ámbito de la investigación propiamente feminista, es importante destacar la labor de María Teresa Prieto, quién ha presentado el director de orquesta José Luis Temes, realizando la primera grabación mundial de su obra sinfónica completa.

Musicología feminista en España[editar]

El retraso español[editar]

Este movimiento es originario de 1980 a 1990. En este periodo las primeras mujeres se adentran en los ámbitos compositivos y de investigación, terrenos vedados para ellas en España. Grandes musicólogos, tales como Federico Sopeña y Samuel Rubio, tendían a mostrar su desagrado con aquellas alumnas que se atrevían a adentrarse en estos campos considerados exclusivos para los hombres. A día de hoy ya hay nombres importantes de una generación archiproductiva en los campos de investigación. A.Toscano, Cecilia Piñero, Pilar Ramos y M. Cureses son algunos de estos nombres.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Zavala, Mercedes 2009 "Estrategias del olvido. Apuntes sobre algunas paradojas de la musica... (Papeles del Festival de música española de Cádiz, Nº 4)".
  • Ramos, Pilar 2010 "Luces y sombras en los estudios sobre las mujeres y la música", por Pilar Ramos (Revista Musical Chilena, Vol. 64, Nº. 213).
  • Campos, Susana 2011 "La musicología feminista ante el Plan de Educación para todos”, por (Música y Educación, No. 85 Año XXIV)
  • Feminismo y música: introducción crítica Pilar Ramos López
  • Musicología feminista medieval
Josemi Lorenzo Arribas
  • Martínez Sierra, María 2005: feminismo y música : III Jornadas sobre María Lejárraga, Logroño
  • Iniesta Masmano, Rosa "Mujer versus Música: itinerancias, incertidumbres y lunas"
  • Green Lucy "Música, género y educación"
  • McClary, Susan "Música y feminismo militante: sobre "Feminine Endings: Music, Gender and Sexuality""
  • Artículo Jorge Fernández Guerra (El País)

Enlaces externos[editar]