Museo de historia natural

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
En 1635, el Real Jardín de las Plantas Medicinales (actual Museo Nacional de Historia Natural de Francia) fue el primer museo moderno de historia natural.

Un museo de historia natural o museo de ciencias naturales es una institución científica con colecciones de historia natural que sirven de referentes del mundo natural, principalmente para la comunidad científica (proporcionándole tipos nomenclaturales) pero también para el gran público en tanto que herramientas de divulgación del conocimiento.[1]​ Las colecciones de un museo de historia natural incluyen normalmente registros actuales e históricos de animales, plantas, hongos, ecosistemas, geología, paleontología, climatología y mucho más.

La principal función de un museo de historia natural consiste en proporcionar a la comunidad científica especímenes y muestras, tanto actuales como históricos, para sus investigaciones y experimentos, con el objetivo de mejorar la comprensión del mundo natural. Algunos museos tienen exposiciones públicas para compartir la belleza y las maravillas del mundo natural con el gran público. A estos museos se les llama museos públicos. Algunos tienen colecciones de historia no natural, además de sus colecciones principales, como son por ejemplo las colecciones de objetos relacionados con la historia, el arte y la ciencia.

Los actuales museos de historia natural tuvieron un antecedente con los así llamados gabinetes de curiosidades. Iniciados durante el Renacimiento, estos gabinetes eran colecciones privadas que normalmente incluían especímenes exóticos de historia natural, a veces incluso falsificados, junto con otros tipos de objetos. El primer museu de historia natural fue posiblemente el del erudito suizo Conrad Gessner, establecido en Zúrich a mediados del siglo XVI.[2]​ El Museo Nacional de Historia Natural de Francia, establecido en París en 1635, fue la primera institución que tuvo la forma que hoy en día se reconoce como la de un museo de historia natural.[2]​ Los primeros museos de historia natural ofrecían un acceso limitado, ya que en general eran colecciones privadas o eran propiedad de sociedades científicas.[3]​ El Museo Ashmolean, inaugurado en 1683, fue el primer museo de historia natural que admitió la entrada al público en general.[3]

Referencias[editar]

  1. Antoni Arrizabalaga i Blanch, «Els museus d'història natural, biodiversitat o informació: salvar què?», Lauro: revista del Museo de Granollers, Núm. 4 (1992), pp. 60-62 (en catalán)
  2. a b Vincent H. Resh, Ring T. Cardé, Encyclopedia of Insects (2003), p. 771. (en inglés)
  3. a b Andi Stein, Beth Blingham Evans, An Introduction to the Entertainment Industry (2009), p. 115. (en inglés)

Véase también[editar]