Mujeres de consuelo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Mujeres de confort»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Mujeres de consuelo
Nombre chino
Chino tradicional 慰安婦
Chino simplificado 慰安妇
Transliteraciones
Mandarín
Hanyu Pinyin Wèiān Fù
Wade–Giles Wei-An Fu
Nombre chino alternativo
Transliteraciones
Min
Teochew Peng'im Teochew Peng'im2
Nombre japonés
Kanji • 慰安婦
Transliteraciones
Romaji • ianfu
Nombre coreano
Hangul • 위안부
Hanja • 慰安婦
Transliteraciones
- Romanización
revisada
• wianbu
- McCune-
Reischauer
• wianbu
[editar datos en Wikidata]
Mujeres de consuelo cruzando un río siguiendo a soldados.

El término mujeres de consuelo o mujeres de solaz fue un eufemismo usado para describir a las mujeres que eran forzadas a la esclavitud sexual por parte de los militares japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.[1] [2]

Como un caso extremo de crímenes de guerra del Imperio del Japón, las estimaciones sobre la cantidad de mujeres involucradas varía, entre un número mínimo estimado de 20 000 japonesas[3] y un máximo de unas 410 000 chinas,[4] pero el número exacto continua bajo investigación y debate. Con una mayoría de mujeres de Corea, China, Japón y las Filipinas,[5] y además mujeres de Tailandia, Vietnam, Malasia, Taiwán, Indonesia y otros territorios ocupados por las tropas imperiales, fueron usadas en las "estaciones de consuelo". Las estaciones fueron instaladas en Japón, China, las Filipinas, Indias Orientales Neerlandesas (actualmente Indonesia), luego en Malasia, Tailandia, Birmania, Nueva Guinea, Hong Kong, Macao, y lo que fue la Indochina francesa.[6] [7]

Las mujeres jóvenes en los países bajo el control del Imperio japonés eran secuestradas de sus casas.[8] En muchos casos se les engañaba con la promesa de trabajo en fábricas o restaurantes y, una vez reclutadas, las mujeres eran encarceladas en "estaciones de consuelo" en países extranjeros. Otras mujeres fueron detenidas a punta de pistola, y algunas, después de ser violadas fueron llevadas a "estaciones de consuelo".[2] [9] Ha sido documentado que los mismos militares japoneses reclutaban mujeres a la fuerza. Algunas "estaciones de consuelo" fueron administradas de forma privada, supervisadas, o administradas, directamente por el Ejército Imperial Japonés.

Terminología[editar]

Las mujeres de consuelo se llaman normalmente ianfu (en japonés:いあんふ, en kanji:慰安婦) y wianbu (en coreano: 위안부, en hanja: 慰安婦). Existen diversos nombres que se refieren a la esclavitud femenina durante la Segunda Guerra Mundial:[10] jugun ianfu (從軍慰安婦) o chonggun wianbu (종군위안부);[10] chongsindae (정신대) o cuerpo de mujeres voluntarias;[10] las esclavas sexuales militares japonesas en inglés (Japanese Military Sexual Slavery, 일본군성노예), usado en el reporte de los aliados estadounidenses en 1944.[11]

En los idiomas asiáticos del nor-este, la palabra 慰安婦 literalmente significa las mujeres que proveen consuelo y descanso (a los hombres).[11] [12] La estación de consuelo o el centro de consuelo (en japonés: いあんじょ, ianjo; en coreano: 위안소)[11] también incluye la misma letra de 慰安 (ian o wian).[12] La palabra, jugun ianfu es usada por los japoneses después de la guerra, pero conserva el significado de voluntad o ir voluntariamente a los lugares de guerra.[13] Motivo por el cual no es aceptada por las víctimas. El término chongsindae tiene su origen en el Cuerpo de Mujeres Voluntarias, término que fue usado por los militares y también por los periodistas desde la década de 1930, mientras que chongsindae abarca la noción de las esclavas sexuales y las mujeres que se incorporaron a los trabajos forzados.[10] [13] El Consejo coreano para las mujeres motivado por la esclavitud sexual militar impuesta por Japón entonces decidió usar el término de esclavas sexuales de los militares japoneses, limitando el uso de chongsindae a las mujeres que fue forzadas a efectuar los trabajos coactivos como kunro chongsindae (en coreano: 근로정신대).[12] [13]

A nivel internacional, a las mujeres de consuelo se les llaman 'esclavas sexuales forzadas por el Ejército Imperial Japonés (Enforced military sex slaves by the Japanese). En 1996, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución que nombra a las víctimas de los militares japoneses como esclavas sexuales y la Organización Internacional del Trabajo también anunció que Japón violó su convención N°29, que prohíbe trabajos coactivos y esclavitud forzosas, al engañar a muchas mujeres durante su proceso de expansión.[14]

En 2012, el periódico coreano Chosun Ilbo difundió la noticia que Hillary Clinton, entonces Secretario de Estado de los Estados Unidos anunció públicamente que el término de mujeres de consuelo es incorrecto y, en su lugar debe adoptarse el de esclavas sexuales forzadas (Enforced sex slaves) en su departamento,[14] causando el rechazo de Tokio.[15]

Organización del sistema de las mujeres de consuelo[editar]

Niñas chinas y malayas reclutadas por la fuerza en Penang por los militares para trabajar como "mujeres de consuelo" para las tropas.
Fotografía de Jan Ruff O'Herne, tomada poco tiempo antes de que ella, su madre, y hermanas, y miles de otras holandesas y niños fueran internados en Ambarawa (en Indonesia).[6] En los meses subsiguientes, O'Herne, junto con otras seis mujeres holandesas, fueron violadas, día y noche, por el personal militar japonés.[16]

La prostitución militar japonesa[editar]

La necesidad militar del propósito de facilitar las estaciones de consuelo era prevenir las violaciones cometidas por los soldados japoneses, y así evitar hostilidades con los pobladores en los países ocupados.[3]

Dado el carácter abierto y la bien organizada prostitución en Japón, era lógico que tenía que haber una organización de la prostitución al servicio de las fuerzas armadas japonesas.[17] El ejército estableció las estaciones de consuelo para prevenir enfermedades venéreas y violaciones por parte de los soldados japoneses, para proveer consuelo a los soldados e interceptar el espionaje. Pero las estaciones de consuelo no fueron la solución a los dos primeros problemas. De acuerdo con el historiador japonés Yoshiaki Yoshimi, estas agravaron el problema. Yoshimi aseguró, "El Ejército Imperial temía que el descontento de las tropas pudiera transformarse en una revuelta o un amotinamiento. Por esto los proveían de mujeres."[18]

Como el Imperio de Japón trató de expandirse a Manchuria y a la región este de Rusia, muchos soldados se enviaron y enlistaron en forma de divisiones. La prostitución se aplicó masivamente con y sin licencia y también se llevaron a efecto violaciones civiles en el noreste de China. En 1918, las enfermedades sexuales sucedieron en una de cada siete divisiones japonesas, matando más de 2.000 militares[19] que fueron en el camino de la invasión a Siberia. Para eliminar una situación peor, las autoridades empezaron a buscar alternativas.

Reclutamiento[editar]

Esquema[editar]

La primera "estación de consuelo" fue establecida en la concesión japonesa de Shanghái en el año 1932. Las primeras mujeres de consuelo eran prostitutas japonesas que se ofrecieron para este servicio. Sin embargo, como Japón prosiguió con su expansión militar, las fuerzas armadas se encontraron con pocas voluntarias japonesas, y se volvió hacia la población local para obligar a que las mujeres sirvieran en estas estaciones.[20] Muchas mujeres respondían al llamado para trabajar en fábricas o de enfermeras, pero ignoraban que después serían llevadas a la esclavitud sexual.[21] Dice que 24 japonesas y 80 coreanas se llevaron a Shanghái.

En los primeras fases de la guerra, las autoridades japonesas reclutaban prostitutas de modo convencional. En las áreas urbanas, anuncios convencionales a través de intermediarios eran usados junto al secuestro. Los intermediarios lo anunciaban en los periódicos que circulaban en Japón y en las colonias japonesas de Corea, Taiwán, Manchukuo, y China. Estas fuentes pronto se agotaron, esencialmente en Japón.[22] El ministro de relaciones exteriores se rehusó a emitir visas a las prostitutas japonesas, sintiendo que empañaba la imagen del imperio japonés.[23] Los militares volvieron a adquirir esclavas fuera del territorio de Japón, especialmente de Corea y de la ocupada China. Muchas mujeres fueron engañadas o estafadas para unirse a los burdeles militares.[24]

El mandato de reclutamiento de las mujeres, escrito por la autoridad japonesa.

Para satisfacer la gran demanda, surgieron diversas formas de captar a las mujeres. Aunque muchas mujeres se unieron a través de la publicidad o al ser secuestradas, otras fueron vendidas por su parientes. En Java, Indonesia, las holandesas fueron llevadas a las estaciones de consuelo forzosamente, lo que explotó la situación europea en la guerra contra la Alemania nazi[25] En cambio, las madres holandesas ganaron dinero y otras cosas para sus chicos.[26] Por otra parte, el primer presidente de Indonesia, Sukarno (ese momento, independentista) colaboró en este hecho al enviar mujeres indonesias a los campos japoneses para asegurar la su independencia de los Países Bajos.[27]

La situación empeoraba, según avanzaba la guerra. Bajo la tensión de la guerra, el ejército japonés llegó a ser incapaz de proporcionar suficientes mujeres a las unidades japonesas, en respuesta, las unidades marcaron la diferencia exigiendo o capturando las mujeres de los habitantes locales. A lo largo de las líneas del frente, especialmente en el campo, donde el tráfico de personas era poco frecuente, los militares, a menudo directamente, exigían a los líderes locales que les procurasen mujeres para los burdeles. Cuando los locales, especialmente de China, eran considerados hostiles ante sus pretensiones, los soldados japoneses llevaron a cabo la Sanko Sakusen, que incluía secuestrar y violar indiscriminadamente a los civiles locales. Sanko Sakusen (Política de los Tres Todos) (en kanji japonés: 三光作戦, Sankō Sakusen; en sinogramas del idioma chino: 三光政策; en transliteración pinyin: Sānguāng Zhèngcè), de difícil traducción al español (una aproximación sería Política de los Tres Totales), se refería a una política adoptada en China bajo tres premisas; Matar a todos, Saquear todo y Quemarlo todo. Algo muy similar a lo que se conoce en términos militares como tierra quemada, la cual se diferencia sin embargo por el abandono voluntario y estratégico del territorio, la destrucción de bienes y medios que podrían servir al enemigo y la ausencia de asesinatos en la población.[6] [28]

Las mujeres locales fueron llevadas de manera coaccionada desde casi todos los lugares donde su división se asentó. Los casos sobre la violación sexual y sextorsión se asimilan a varios testimonios andameneses, singapurenses, inquilinos filipinos y las tribus aborigénes de Borneo. En algunos casos, se capturaron a los hombres jóvenes locales, incluso unos holandeses, para satisfacer los deseos de soldados de otra orientación sexual.[26]

Publicidad engañosa[editar]

Desde 1938, el ministro interior japonés creó una línea administrativa que incorporó mucha colaboración de parte de la policía y de los proveedores civiles. A fin de buscar las candidatas, las noticias sobre el reclutamiento normalmente no describían los trabajos en las tropas, engañando a las mujeres para supuestamente trabajar en restaurantes o otros oficios que permitieran llevarlas al extranjero fácilmente ,[29] en un cuerpo o una división militar. Significa que la mayoría de las mujeres decidieron buscar estos trabajos para hacer dinero.[6] Una sobreviviente contó su memoria:

En agosto de 1938, mi familia fue detenida por la Policía al rechazar la orden de cambiar los nombres coreanos a los japoneses. Un oficial me dijo que si yo me ofrecía como voluntaria en el Cuerpo de Servicio Patriótico, mi padre sería liberado. Contribuí voluntariamente y de inmediato fui llevada a Jakarta, donde me forzaron a ser una ianfu. En el camino, me esterilizaron forzadamente. Ocho años después, en marzo de 1946 regrese a mi patria, Corea, en un barco.[30]

En 1941, Japón fundó un acto oficial que incluye el contenido de reclutar a las mujeres que tuviesen más de 18 años.[31] La autoridad japonesa conocía los métodos ilegales en el proceso de reclutar las mujeres. Como unos proveedores reclutaron niñas en forma de secuestro, fueron arrestados.[32] Una mujer se entrevistó con un oficial estadounidense y dijo que ella llegó a Birmania luego de ver una publicidad donde buscaban mujeres soldado lo que fue un fraude ya que no describía ni explicaba cual sería la función concreta a realizar.[29] [33] Las niñas menores de 11 años fueron reclutadas forzosamente y en ellas se encontró tortura, violación sexual y maltrato.[34]

Una refutación sobre el proceso de reclutamiento causó una nueva orden en el Ejército Imperial Japonés donde anunciaba un discurso sobre el sistema de las mujeres de consuelo. Lo demostró el intento de intervención a los proveedores en torno a reclutamiento y provisión. El discurso de Kono en 1993 declaró la participación de los proveedores civiles y también la autoridad japonesa en los asuntos sobre las mujeres de consuelo.

La Oficina de Información de Guerra de Estados Unidos reportó entrevistas con veinte mujeres de consuelo en Birmania, encontrando que las niñas fueron inducidas por la oferta de ganar mucho dinero; una oportunidad para saldar deudas familiares, trabajo fácil, y la perspectiva de una nueva vida en una nueva tierra, por ejemplo Singapur. Sobre la base de estas representaciones falsas, muchas niñas se alistaron para la violación sexual en el extranjero y fueron recompensadas con un avance de unos pocos cientos de yenes.[35]

Últimos archivos, consultas y pruebas[editar]

El 17 de abril de 2007, Yoshiaki Yoshimi y Hirofumi Hayashi anunciaron el descubrimiento, en los archivos de los juicios de Tokio, de siete documentos oficiales que sugieren que las fuerzas militares imperiales, como el Tokkeitai (Cuerpo Especial de Policía; Policía Militar Naval), obligaron a las mujeres cuyos padres atacaron a los miembros del Kempeitai ("Cuerpos de soldados de ley") la rama de la policía militar del Ejército Imperial Japonés, a trabajar en burdeles de primera línea en China, Indochina e Indonesia. Estos documentos se hicieron inicialmente públicos en el juicio por crímenes de guerra. En uno de ellos, un teniente citado confesó haber organizado un burdel y haberlo usado él mismo. Otra fuente se refiere que miembros del Tokkeitai habían arrestado mujeres en las calles, y después forzarlas a exámenes médicos, para finalmente presentarlas en los burdeles.[36] Relacionado con el descubrimiento, el ex-intérprete japonés, Nagase Takashi (永瀨隆) dio su testimonio en una audición de las mujeres de consuelo en Kioto. Dijo que las mujeres coreanas fueron llevadas en un buque militar a buscar trabajo como camareras en un restaurante para los soldados japoneses. Pese a todo, al llegar a Singapur, las forzaron a trabajar sexualmente en burdeles. [37]

El 12 de mayo de 2007 Taichiro Kajimura, un periodista, anunció el descubrimiento de 30 documentos del gobierno holandés presentados en el Tribunal de Tokio como evidencia de un incidente en masa de la prostitución forzada en el año 1944 en Magelang.[38]

El gobierno de Corea del Sur designó a Bae Jeong-ja como colaborador a favor de Japón (chinilpa) en setiembre de 2007 por la contratación de mujeres de solaz.[39] [40]

Número de mujeres de consuelo[editar]

La falta de documentos oficiales ha hecho difícil estimar el total de mujeres de consuelo, ya que gran cantidad de material relacionado con los crímenes de guerra y la responsabilidad de los altos líderes de la nación en ellos, fue destruido por órdenes del gobierno japonés al final de la guerra.[41] Los historiadores han llegado a varias estimaciones revisando la documentación sobreviviente, que indicaba la tasa del número de soldados por número de mujeres en un área específica, así como también viendo las tasas de reemplazo de mujeres.[42] El historiador Yoshiaki Yoshimi, que condujo la primera academia de estudio sobre este tópico y dio a conocer este tema a la opinión pública, estimó un número de entre 50 000 y 200 000 mujeres.[3]

Basándose en estas estimaciones, la mayoría de los medios de comunicación internacionales citan que unas 200 000 mujeres jóvenes fueron reclutadas o secuestradas por los soldados para servir en burdeles militares japoneses. La BBC cita, "entre 200 000 y 300 000" y la Comisión Internacional de Juristas "cita estimaciones de los historiadores de entre 100 000 y 200 000 mujeres."[43]

Países de origen[editar]

De acuerdo con el profesor Yoshiko Nozaki de la Universidad de Búfalo de Nueva York y otras fuentes, la mayoría de las mujeres procedían de Corea y China.[44] [45] El profesor Yoshiaki Yoshimi de la Universidad de Chūō afirma que había cerca de 2.000 centros en los que hasta 200 000 mujeres, japonesas, chinas, coreanas, filipinas, taiwanesas, birmanas, indonesias, holandesas y australianas fueron internadas.[46] No obstante, Ikuhiko Hata, un profesor de la Universidad de Nihon ha estimado que el número de mujeres que trabajaban en el barrio del placer con licencia eran menos de 20.000; un 40% japonesas, el 20% coreanas, chinas un 10%, y el 30% restante de otros orígenes. Según Hata, el número total de prostitutas reguladas por el gobierno de Japón fue sólo de 170 000 durante la Segunda Guerra Mundial.[47] Otras llegaron desde Filipinas, Taiwán, Indias Orientales Neerlandesas, y restos de las regiones y países ocupados por el Japón.[48] Algunas mujeres holandesas, capturadas en las colonias holandesas en Asia, también se vieron obligadas a la esclavitud sexual.

Nuevos análisis de los registros médicos del Ejército Imperial Japonés para el tratamiento de las enfermedades venéreas del año 1940 realizados por Yoshimi, le hicieron llegar a la conclusión que si los porcentajes de las mujeres tratadas reflejan la composición general de la representación total de la población femenina, las mujeres coreanas eran un 51.8 %, las chinas un 36 % y las japonesas un 12,2 %.[25]

De acuerdo con la declaración de Kono, en el año 1993, las víctimas fueron trasladadas a las zonas de guerra, excepto las de Japón, las de la península de Corea fueron mayoría.[49]

Hasta la fecha, sólo una mujer japonesa ha publicado su testimonio. Esto se hizo en el año 1971, cuando una ex mujer de consuelo obligada a trabajar para los soldados de Showa en Taiwán, publicó sus experiencias bajo el seudónimo de Suzuko Shirota.[50]

Tratamiento de las mujeres de consuelo[editar]

Fantasmas de la guerra: El Nam Koo Terraza, edificio histórico de un palacete construido en Hong Kong en 1918 y abandonado hace décadas. Es popularmente conocido como "La casa encantada de Wan Chai",[51] ya que se dice estar frecuentada por fantasmas de las mujeres de solaz asesinadas por los japoneses.

Ambiente[editar]

Los ambientes eran muy diferentes ya que las estaciones fueron ubicadas en gran parte de Asia-Pacífico incluso: China, Corea, Hong Kong, Indochina francesa, Malasia, Indias Orientales Neerlandesas, Islas del Pacífico como Nueva Bretaña, Islas Trobriand de Papúa Nueva Guinea, Palaos y Okinawa.[6] [52] La autoridad japonesa estableció la regulación estricta con una amplia diferencia, con aproximadamente 8-10 horas o más diariamente.[53] Las mujeres deberían proveer el servicio sexual desde la mañana hasta seis o siete de la noche para los soldados y luego para los oficiales de alto rango.[54] Muchas fuentes señalan que aunque existían horarios, los militares visitaban la estación todos los días sin dar una oportunidad de descanso, llegando a tener encuentros con 70 u 80 hombres al día.[54] La sub-comisión estadounidese sobre los asuntos exteriores de Asia-Pacífico escribe los testimonios de las sobrevivientes que las mujeres trabajaron toda la noche y fueron ocultadas cerca de la estación, llorando con otras niñas que estaban por perder la virginidad.

En Java, diez mujeres holandesas fueron sacadas por la fuerza de los campos de prisioneros por oficiales militares para convertirlas en esclavas sexuales desde febrero del año 1944. Ellas fueron sistemáticamente golpeadas y violadas día y noche en uno de los llamados "centros de solaz".[55] Como víctima del incidente, en el año 1990, Jan Ruff O'Herne testificó ante un comité de la cámara de representantes de Estados Unidos: «Muchas historias se han relatado acerca de los horrores, crueldades, sufrimientos y el hambre de las mujeres holandesas en los campos de prisioneros japoneses. Pero una historia nunca fue contada; la historia más vergonzosa, la de los peores abusos de los derechos humanos cometidos por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial: la historia de las mujeres de solaz, la ianfu jugun, y cómo estas mujeres fueron capturadas por la fuerza y en contra de su voluntad, obligadas a prestar servicios sexuales para el Ejército Imperial Japonés. En el llamado centro de solaz, yo fui golpeada y violada sistemáticamente día y noche. Incluso el médico japonés me violaba cada vez que visitaba el burdel para examinarnos de enfermedades venéreas.»[55]

En su primera mañana en el burdel, Jan Ruff-O'Herne y las demás fueron fotografiadas, luego las fotografías fueron colocadas en una terraza que fue utilizada como un área de recepción para el personal japonés que las elegía a partir de estas fotografías. Durante los siguientes cuatro meses, las niñas fueron violadas y golpeadas día y noche, con lo que quedaban embarazadas y forzadas a abortar. Después de cuatro meses terribles, las niñas fueron trasladadas a un campamento en Bogor en Java Occidental, donde se reunieron con sus familias. Este campamento fue exclusivamente para mujeres que habían sido puestas en burdeles militares y los japoneses advirtieron a las reclusas que, si alguien relataba lo que les había sucedido a ellas, ellas y sus familiares serían asesinados. [56] Varios meses más tarde, las O'Herne fueron trasladadas a un campamento en Batavia, que fue liberado el 15 de agosto del año 1945.[57] [58] [59]

Salarios[editar]

Los salarios para las mujeres tenían una gran diferencia, pero éstos generalmente eran decididos según los rangos del militar[60] o la raza de la mujer. En Manila, las mujeres trabajaron en una casa de geisha con 1,5 ¥ para los militares comunes, 2 ¥ para los oficiales y debieron pagar la mitad de su sueldo al proxeneta japonés.[54] Y las mujeres en Shanghái ganaron su salario por su origen: 3 ¥ para las coreanas y japonesas; 2,5 ¥ para las chinas.[54]

Algunas mujeres pudieron ganar propinas después del servicio y las depositaron a la oficina de correos en los campamentos. Una cuenta de una sobreviviente coreana se descubrió en la oficina de correos en Shimonoseki después de la rendición japonesa.

Sin embargo los militares tuvieron que pagar un dinero a la mujer.[61] Gran parte de las víctimas tuvieron dificultades para conseguir dinero bajo la situación más hostil debido a la guerra mundial, que causó que los sueldos disminuyeran para los soldados.[62]

Discriminación[editar]

Unas mujeres cruzando al río.

El asunto conserva la discriminación contra las mujeres basada en la posición inferior de las féminas a lo largo de la sociedad japonesa tradicional. Entre las esclavas, se dividieron a las japonesas y las otras para mantener la sangre pura japonesa y las autoridades activamente distinguieron a las señoras, alumnas japonesas, y otras.[63]

La estructura de discriminación demostró varios puntos bajo ideología paternalista y militar que permitía recreación desde las esposas y deleites de la carne desde las esclavas sexuales.[64] Y las mujeres locales desde la inmensa colonía japonesa se llevaron a la estación de las mujeres a fin de destacar la hegemonía de Japón y los japoneses,[63] que causó los abusos sexuales y torturas sistemáticas.[65] Los dieciséis grupos de historiadores japoneses anunciaron un comunicado conjunto que indica las mujeres tuvieron que confrontar la discriminación entre los invasores y otros diariamente y el sistema fue basado en la estructura concreta.[66] Así es que la concepción fue considerada negativamente.[62]

Territorios ocupados[editar]

Dos avisos para reclutar mujeres de consuelo, publicados en el Gyeongseong Ilbo.[67]

La gran expansión de la guerra causó una gran demanda de mujeres para los militares. En 1941 cuando ejército de Kwantung creció a 750.000 desde el anterior 240.000, la autoridad japonesa señaló la necesidad de más mujeres al gobernador en Corea, llevando 10.000 mujeres a Manchuria.[68] Casos similares ocurrieron en Taiwán, Filipinas e Indonesia.

Una lista de pasajeros de un barco, fechada en mayo de 1939, contiene los registros de las mujeres llevadas desde Japón y Corea.[69] A continuación, los gobernadores en Corea y Taiwán recibieron demandas de procurar mujeres.[69]

Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen Shōwa llevó a cabo en Corea un sistema de prostitución similar a la establecida en otras partes de la Esfera de Coprosperidad de la Gran Asia Oriental. Agentes coreanos, de la policía militar y auxiliares militares estaban involucrados en la adquisición y organización de las mujeres de solaz, e hicieron uso de sus servicios.[70] Chong-song Pak encontró que «Los coreanos, totalmente aculturados, bajo el dominio japonés, se convirtieron en actores principales en el sistema de la prostitución con licencia que fue implantado en su país por el estado colonial.»[71]

Los proveedores militares insertaron unas noticias. Un aviso que se publicó en el periódico coreano Gyeongseong Ilbo, decía que las mujeres recibirían sus sueldos y deberían tener más de 18 años. Hubo encargados en Seúl para la autoridad japonesa y ambos, militares y civiles participaron. Después de Segunda guerra sino-japonesa, las noticias se propalaron a lo largo de medios de comunicación en los territorios ocupados.

Evidencias[editar]

Una mujer joven de origen chino que estaba en uno de los "batallones de consuelo" del Ejército Imperial Japonés, es entrevistada por un oficial Aliado. Rangún, Birmania, 8 de agosto de 1945.

Después de su derrota, las fuerzas armadas japonesas destruyeron muchos documentos por temor a ser acusadas de crímenes de guerra.[72] [73] Posteriormente, el 14 de enero del año 1992, el jefe del portavoz del Japón Koichi Kato, emitió una disculpa oficial diciendo: «No podemos negar que el antiguo ejército japonés jugó un importante papel» en el secuestro y detención de las mujeres de solaz y «Nos gustaría expresar nuestras disculpas y nuestro arrepentimiento».[74] Durante la retirada japonesa, se dice que la gran parte de las mujeres de consuelo se suicidaron o fueron amenazadas de muerte si hablaban acerca de sus recuerdos sobre la violación sexual.[73] Los historiadores han buscado pruebas de coerción por parte de la autoridad de la Armada Imperial y el Ejército Imperial Japonés, y algún tipo de prueba escrita se ha descubierto.[26]

Tres mujeres de Corea presentaron una demanda en Japón en diciembre de 1991, cerca del 50 aniversario del ataque a Pearl Harbor, exigiendo una compensación por la prostitución forzada.[6] Se presentaron los documentos encontrados por el profesor de historia Yoshiaki Yoshida que habían sido almacenados en la Agencia de Defensa japonesa desde el año 1958, cuando fueron devueltos por las tropas estadounidenses, y no está claro por qué quedaron fuera de la vista durante tanto tiempo.[75] Posteriormente, el 14 de enero del año 1992, el Jefe del Portavoz del Gobierno de Japón, Koichi Kato emitió una disculpa oficial diciendo: «No podemos negar que el anterior ejército japonés jugó un importante papel» en el secuestro y detención de las mujeres de solaz y «Nos gustaría expresar nuestras disculpas y nuestro arrepentimiento».[74] [75] [76] Tres días después, el 17 de enero del año 1992, en una cena ofrecida por el presidente surcoreano, Roh Tae Woo, el Primer Ministro japonés, Kiichi Miyazawa, le dijo a su anfitrión: «Nosotros los japoneses debemos, ante todo, recordar la verdad de ese trágico período en que las acciones japonesas causaron el sufrimiento y la tristeza sobre tu pueblo. No debemos olvidar nunca nuestros sentimientos de remordimiento por ello. Como Primer Ministro de Japón, me gustaría declarar nuevamente mi remordimiento por estos hechos y presentar mis disculpas al pueblo de la República de Corea», y se disculpó de nuevo al día siguiente en un discurso ante la Asamblea Nacional de Corea del Sur.[77] [78] El 28 de abril del año 1998, la corte japonesa dictaminó que el gobierno japonés debía compensar a las mujeres y les otorgó 2300 dólares estadounidenses, en yenes japoneses, a cada una.[79]

Los documentos fueron encontrados en el año 2007 por Yoshiaki Yoshimi y Hayashi Hirofumi.[36] Las esclavas sexuales supervivientes querían una disculpa del gobierno japonés. Shinzō Abe, primer ministro en ese momento, declaró que no había pruebas de que (el gobierno japonés) hubiese mantenido esclavas sexuales, pero más tarde tuvo que emitir una disculpa oficial por Tokio que ya había admitido el uso de los burdeles en el año 1992.[80]

Historia[editar]

Las coreanas capturadas por ejército estadounidense en Myitkyina, Birmania (14 de agosto de 1944). Sus testimonios se publicaron en Reportaje no.49.
Imperio Japonés.     Territorio (1870-1905).     Adquisiciones (1905-1930)     Adquisiciones (1930-1942).

En 1944, las fuerzas aliadas capturaron a veinte mujeres coreanas y a dos japoneses (propietarios de burdeles) en Birmania y fue publicado en el Reporte no. 49. Según el reporte, las coreanas fueron engañadas y utilizadas como mujeres de consuelo por los japoneses; en 1942 había más o menos 800 mujeres que se llevaron a Birmania de esta manera.[81] [82] [83]

Aproximadamente tres cuartas partes de las mujeres de solaz murieron o se suicidaron, y la mayoría de las sobrevivientes se quedaron estériles debido a un trauma sexual o a enfermedades de transmisión sexual.[84] De acuerdo con el soldado japonés Yasuji Kaneko[85] "Las mujeres gritaban, pero no nos importaba si ellas vivían o morían. Éramos los soldados del emperador. Ya sea en burdeles militares o en las aldeas, violábamos sin reticencias."[86] Éste tipo de palabra demuestra la característica de la violación sexual a las mujeres basada en la sociedad patriarcal, masculinocéntrica y sexista.[81] [87]

Los funcionarios japoneses involucrados fueron castigados por parte de las autoridades japonesas al final de la guerra.[88] Después del final de la guerra, once oficiales japoneses fueron declarados culpables y un soldado condenado a muerte por crímenes de guerra.[88] La corte concluyó que el cargo era por haber incumplido la orden del ejército de sólo contratar mujeres voluntarias.[88] Las víctimas de Timor Oriental testificaron que fueron forzadas a la esclavitud, aún cuando no tenían edad suficiente para haber comenzado a menstruar. Los testimonios en el Tribunal Estatal confirma que estas niñas prepúberes fueron violadas repetidamente por soldados japoneses,[89] mientras que las que se negaron a cumplir fueron ejecutadas.[6] [90]

Hank Nelson, profesor emérito de la Universidad Nacional Australiana de la Asia Pacific Research Division, ha escrito sobre los burdeles administrados por el ejército japonés en Rabaul y Papúa-Nueva Guinea durante la Segunda Guerra Mundial. En una cita del diario de Gordon Thomas, un prisionero de guerra en Rabaul; Thomas escribe que las mujeres que trabajaban en los burdeles "lo más probable es que atendieran entre 25 y 35 hombres al día" y que eran "víctimas de la trata de esclavos de raza amarilla.”[91]

Nelson también cita a Kentaro Igusa, un cirujano naval japonés que estaba destacado en Rabaul. Igusa escribió en sus memorias que las mujeres se vieron forzadas a seguir trabajando sin tener en cuenta las infecciones y malestares severos, a pesar de que "lloraban y pedían ayuda."[91]

En 1973, un japonés Kakou Senda escribió un libro sobre el sistema de mujeres de consuelo que se centra en las participantes japonesas. Su libro ha sido ampliamente criticado por alterar la verdad por los historiadores surcoreanos y también japoneses. [92] Este libro fue la primera referencia de este asunto y se convirtió en una referencia importante para el activismo de la década de 1990.[93] El primer libro escrito por un coreano apareció en 1981. Sin embargo, era un plagio del autor zainichi Kim Il-Myeon.

En 1989, el testimonio de Seiji Yoshida fue traducido al coreano. Su libro fue criticado duramente como fraudulento por los periodistas japoneses y coreanos, y el autor Yoshida admitió que su memoria era ficticia.[94] [95] [96]

En 1993, el gobierno de Japón emitió la «declaración de Kono», confirmando que las mujeres de consuelo estuvieron sometidas a coerción. [26] [97]

Sin embargo, el gobierno japonés tomó una decisión del gabinete en 2007, diciendo que "No hay evidencia de que el ejército japonés o los oficiales militares se apoderaron de las mujeres a la fuerza. [98] [99]

En 2014, Yoshihide Suga formó un equipo para reexaminar el discurso de Kono, [100] causando rechazo ya que reexaminar el discurso significa negar el perdón a las víctimas.[101] Sobre esta decisión, la ONU expuso su preocupación sobre los graves conflictos entre Corea del Sur y Japón.[102] Como estuvieron empeorando las relaciones entre las dos naciones, el presidente estadounidense, Barack Obama dijo que en Seúl el tema de las mujeres de consuelo fue una "terrible y tremenda violación a los derechos humanos".[103]

Actualmente el Consejo coreano para las mujeres motivado por la esclavitud sexual militar impuesta por Japón realiza una votación para resolver el problema por las mujeres de solaz y exigir el pedido de perdón por parte del gobierno japonés a las víctimas de la esclavitud. Su fin es lograr cien millones de firmas desde todas las partes del mundo. La votación se celebra en su página web de noticias.[104]

Disculpas y compensaciones[editar]

Desde 1992, Japón representó su disculpa a los países de sus anteriores colonias, declarando el anuncio de Kono en 1992 y discurso de su primer ministro Tomiichi Murayama en 1995, diciendo que reconoce la historia de agresión e invasión con la disculpa oficial sobre las historias innegables.[105]

Hiciendo los negocios multilaterales, Japón empezó a poner su propuesta para la indemnización. Con Corea del Sur, Seúl interpuso una demanda de 364 millones de dólares estadounidenses para compensar a los coreanos forzados a trabajar y al servicio militar durante ocupación japonesa: $200 por cada sobreviviente, $ 1650 por cada muerto y $ 2000 por cada herido.[106] Sin embargo, esta propuesta rápidamenta confrontó la repulsión japonesa en base del tratado básico entre Corea del Sur y Japón (1965)[107] con gran apoyo de los Estados Unidos que ocurrió bajo la situación de la guerra fría. Al negociar la escala de compensación, Japón accedió a dar una ayuda económica de 800 millones de dólares y a dar préstamos con una baja tasa de interés de más de 10 años desde 1965.[108]

En 1994, Tokio estableció un Fondo de Mujeres Asiáticas (en inglés: Asia Women’s Fund, AWF) para distribuir una compensación adicional a las víctimas en Corea, Filipinas, Taiwán, Países Bajos e Indonesia, recibiendo donaciónes de los ciudadanos.[109] Al principio, derechistas allí alegaron la inexistencia de las mujeres de solaz en la historia. [110] [111] Como esta decisión no significaba ningún apoyo financiero del gobierno japonés, Corea del Sur oficialmente lo rechazó.[112] Los grupos de derehos humanos y grupos de interés alegaron que la dirección de proveer los fondos intentó de escalar la general condición de las mujeres y dentro de una comunidad, no indemnización a cada víctima.[6] Finalmente, 61 coreanas, 13 taiwanesas, 211 filipinas y 79 holandesas aceptaron una disculpa firmada por el primer ministro de entonces Ryūtarō Hashimoto con apoyo de su predecesor Tomiichi Murayama:

"Como primer ministro de Japón, que de este modo se extienden de nuevo mis más sinceras disculpas y el remordimiento a todas las mujeres que se sometieron a las experiencias inconmensurables y dolorosas y sufrieron heridas físicas y psicológicas incurables como mujeres de consuelo".[113] [114]

61 coreanas cobraron 5 millones de yenes para cada víctima desde el fondo de mujeres asiáticas y otras 142 víctimas recibieron fondos desde el gobierno surcoreano. A algunas mujeres, se lo consideraba una forma de compensación en modo de la consulta.[115] [116] [117]

Relacionando con el proceso de disculpa y compensación, los puestos de los gobiernos de las víctimas han sido varios: las dos Coreas y China representan gran repulsión sobre los asuntos de las esclavas femeninas en unión con los temas de las trabajadoras forzadas.;[54] el gobierno indonesio anunció la no necesidad de indemnización para cada sobreviviente. En cambio, Indonesia hizo negocio al establecer un proyecto social en forma de institución de bienestar, fundando más de sesenta refugios a lo largo del archipiélago desde 1995, ganando los apoyos de Fondo de Mujeres Asiáticas.;[118] el gobierno holandés hizo un pacto en 1956 de proveer la indemnización a los 92.000 víctimas holandesas que apareció aparte del tratado de San Francisco.[118] y; al fin, las sobrevivientes filipinas representaron la activa incorporación sobre éste asunto,[119] ganando la sentencia de su corte suprema que manda la asistencia gobierna.[120]

Pese a todo, los varios anuncios de los líderes japoneses durante los 80 y 90,[54] los políticos japoneses han representados las dudas sobre los crímenes durante la guerra, la agresión japonesa en el siglo 20, e incluso las mujeres de solaz desde 2007.[54] Pero, la administración Abe causó masiva repulsión por tratar de modificar la declaración de Kono que denota dicha disculpa a nivel gubernamental,,[121] y ya en fechas más recientes, y ante la incesante presión de ONG estadounidenses y del mismo gobierno estadounidense, el gobierno japonés ha accedido a hacer una segunda indemnización por una cifra cercana a los US$9 millones.[122]

Controversias[editar]

En Japón, existe una inmensa controversia relacionada con el uso y la actual existencia de las mujeres de consuelo, especialmente para ocultar o negar los crímenes cometidos durante la guerra por los políticos, activistas y periodistas japoneses. Por ejemplo, un historiador de la universidad Nihon, Ikuhiko Hata estima el número de las víctimas sexuales en aproximadamente 10,000 y 20,000. Hata afirma que "Ninguna de las [mujeres de confort] fueron reclutadas forzadamente."[123] Y los políticos conservadores del Partido Liberal Democrático han alegado que los testimonios de las víctimas mantienen un fondo inconsistente y ambiguo, entonces (los testimonios) no tienen validez.[124] Notablemente, el ex-mayor de Osaka y co-líder del Partido de la Innovación con su ideología de extrema derecha,[125] [126] Tōru Hashimoto públicamente afirmó que no "hubo ninguna evidencia que unas mujeres de consuelo fueron forzadas por la vía de la violencia o amenaza de parte de los militares japoneses."[127] Obteniendo un fuerte rechazo por parte de las víctimas y los gobiernos internacionales, modificó su posición, diciendo que ellas fueron unas mujeres capturadas contra su voluntad,[128] aún justificando la atrocidad durante la guerra a los papeles femeninos como "necesario", a fin de que los militares "descansaran".[128]

Un manga, Neo Gomanism Manifesto Special – On Taiwan, por el autor japonés, Yoshinori Kobayashi, muestra a mujeres en kimono haciendo fila para enrolarse delante de un soldado japonés. El manga de Kobayashi contiene una entrevista con el magnate taiwanés Shi Wen-long, quien afirmó que ninguna mujer fue forzada, y que ellas trabajaron en condiciones más higiénicas que las prostitutas normales porque el uso del condón era obligatorio.[129]

La televisión nacional japonesa, NHK transmitió un programa sobre el Tribunal Internacional de Crímenes de guerra Sobre la Esclavitud Sexual de la Mujer en el Japón que fue ampliamente revisado.[130] El presidente de NHK que ascendió al puesto en 2014 anunció su opinión de comparar la característica de la explotación sexual japonesa con las prácticas de occidente; sin embargo, los historiadores occidentales señalan las diferencias entre los actos llevados a efecto por Tokio que coaccionaron sexualmente a las mujeres y otros actos por unos institutos occidentales que a las mujeres les obligaban unas compensaciones laborales económicas.[131]

El primer ministro, Shinzō Abe y la mayoría de los ministros de su gabinete, son miembros de la organización Nippon Kaigi, que niega la existencia de los crímenes japoneses, incluso la esclavitud femenina.[132] Un delegado representativo de su gobierno es Hirofumi Nakasone, el Ministro de Asuntos Exteriores. Aunque su padre, Yasuhiro Nakasone estableció una estación de mujeres de consuelo en 1942 cuando era un alférez de la Armada Imperial Japonesa, el ministro fundó una comisión de "recuperar el honor de Japón a lo largo de los temas de las mujeres de consuelo".[26]

Mujeres de consuelo sobrevivientes[editar]

Las últimas víctimas que han sobrevivido hasta el siglo XXI se han convertido en figuras públicas en Corea,[133] y allí se refieren a ellas como "halmoni", un término afectuoso para denominar a las "abuelas". En cambio China, esta en una etapa de recolección de testimonios a través del Centro Chino de Investigación de Hechos sobre las "Mujeres de consuelo" en la Universidad Normal de Shanghái,[134] algunas veces en colaboración con los investigadores coreanos.[135] En otras naciones, la investigación e interacción con las víctimas se encuentra en una etapa menos avanzada. Pero las mujeres de Taiwán y Filipinas también trataron de demandar más atención de la comunidad internacional y colaboración japonesa.

Corea[editar]

Una escena de la manifestación del miércoles en agosto de 2011.

Las dos Coreas formaron la comprensión sobre las mujeres de consuelo, diciendo que desean que Tokio acepte el crimen extremo durante la guerra mundial.[136] Debido a la postura conservadora de Japón, Park Geun-hye, la presidente surcoreana anunció que no hará una conversación bilateral con Japón si Tokio no muestra la autenticidad de resolver este asunto. Lo que causa que ninguna negociación exista entre las dos partes desde 2012.[137] [138]

Aproximadamente, cincuenta mujeres sobreviven en Corea del Sur.[139] En 2015, Zeid bin Ra'ad, el presidente de Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos(OACDH) y príncipe jordano visitó encontrando las víctimas en Seúl.[139]

Manifestación del miércoles[editar]

Cada miércoles, mujeres de consuelo sobrevivientes, organizaciones de mujeres, grupos cívico-sociales, grupos religiosos, y un número de individuos participa en la "Manifestación del miércoles" frente a la embajada japonesa en Seúl, patrocinado por el “The Korean Council for the Women Drafted for Military Sexual Slavery by Japan (KCWDMSS)”(Consejo coreano para las mujeres motivado por la esclavitud sexual militar impuesta por Japón). Esta manifestación comenzó a realizarse el 8 de enero de 1992, cuando el primer ministro de Japón, Miyazawa, visito la república coreana. En diciembre de 2011, una estatua de una joven mujer fue levantada en frente de la embajada japonesa, en honor de las mujeres de solaz, para la milésima semana de la "Manifestación del miércoles".[140] El gobierno de Japón ha pedido en reiteradas ocasiones al gobierno surcoreano retirar la estatua, pero esto no ha ocurrido.[140]

Casa en la que se comparte[editar]

La casa en la que se comparte es el hogar de las víctimas que siguen con vida. Esta casa fue fundada en junio de 1992 gracias al dinero recaudado por organizaciones budistas y varios grupos cívico-sociales y fue trasladada a Gyeonggi, Corea del Sur en 1998. Esta casa incluye el "Museo de la esclavitud sexual por militares japoneses" para difundir la verdad sobre los militares japoneses y su brutal abuso de las mujeres de consuelo y para educar a los descendientes y el público en general.[141]

Archivos sobre mujeres de consuelo[editar]

Algunas de las sobrevivientes, como Kang Duk-kyung, Kim Soon-duk y Lee Yong-Nyeo, preservaron su historia personal en un archivo visual de dibujos Además, la directora de cine del Center for Asian American Media, Dai Sil Kim-Gibson, produjo el documental "Silence Broken: Korean Comfort Women", que reúne varios relatos de mujeres sobrevivientes.
Filmografía feminista y videos de archivo han contribuido a generar un sentimiento de solidaridad entre las sobrevivientes y el público sobre la base de los derechos de las mujeres. Y han servido como un sitio de encuentro y enseñanza de la dignidad de la mujer y los derechos humanos, atrayendo a personas sin distinción de edad, género, ideología, o nacionalidad.[142]

Filipinas[editar]

Registro histórico, en Plaza Lawton, Liwasang Bonifacio, Manila.

Las filipinas formaron tres grupos propios, similares a las sobrevivientes coreanas llamada "Lolas" (abuelas), "Lila Pilipina" (Liga de las mujeres filipinas, 1992-)[143] y "Malaya Lolas" (abuelas gratis). Tres grupos han pedido una disculpa oficial del gobierno japonés, compensación con la inclusión de este tema en los libros de historia.[144] [145]

En segundo día de abril de 1993, dieciocho sobrevivientes de las Filipinas acudieron al juicio ante la corte de distrito de Tokio, demandando una compensación de ¥360 millión.[31] [146] Actualmente, cuarenta cuatro víctimas insistió en su situación como las mujeres de solaz durante la Segunda Guerra Mundial pero los abogados y los grupos humanitarios no pudieron ejecitar la acción.[107] Incluso Rosa Henson y Julia Porras, 18 mujeres llegaron abriendo una rueda de prensa para hacer una oratoria sobre sus experiencias.[56] Las víctimas filipinas entonces demandaron la inclusión de los temas en los textos autorizados para enseñar la tragedia durante la guerra a los japoneses. La sobreviviente Julia Porras reclamó que las mujeres filipinas incluso ella tuvieron trabajar como unas criadas y como esclavas sexuales en isla de Mindanao.[56] Julia hizo su testimonio y reveló que cuando tenía 13 años de edad, su pueblo fue invadido y los militares caputraron a otras niñas. Las cautivas fueron confinadas en un túnel y los militares japoneses repetidamente violaron sexualmente a las mujeres. Pese a todo, la demanda de las víctimas se rechazó por baja legitimidad y falta de evidencia por todos niveles de los tribunales de justicia japoneses.[107] La interpretación del tribunal del distrito de Tokio anunció que hubo solamente evidencia de la invasión a las Filipinas sin una clara evidencia de esclavitud sexual. Esta sentencia recibió los apoyos de los tribunales superiores en 1998, 2000 y finalmente en 2003, terminando todo proceso de jurisdicción contra Japón.[56]

Los grupos han hecho varios tipos de manifestación delante de la embajada japonesa en Manila,[144] [147]  los testimonios a los turistas japonéses. Como el caso de Corea, las sobrevivientes filipinas tienen ya su casa y escribieron dos biografías: Comfort Woman: Slave of Destiny por Rosa Henson; The Hidden Battle of Leyte: The Picture Diary of a Girl Taken by the Japanese Military por Remedios Felias.  

Taiwán[editar]

La manifestación taiwanesa por la fundación de Salvar las Mujeres taiwanesas en septiembre, 2013. Unas figuras son el ex-primer ministro Tomiichi Murayama (fondo más izquierdo) que anunció la declaración de excusa sobre reinados coloniales japoneses, y el actual-primer ministro japonés, Shinzo Abe y uno de sus ministros, Yoshihide Suga que está negando la existencia de las mujeres de solaz. Las letras 歷史正義 tienen sentido de la justicia de la historia en chino.

Desde la década de 1990, las sobrevivientes de Taiwán trataron de captar la atención de la sociedad taiwanesa, asegurando el apoyo de los activistas de los derechos femeninos. Sus testimonios y recuerdos han sido escritos a periódicos, libros y reportajes.[148]

Las reclamaciones taiwanesas contra el gobierno de Japón han sido propuestas por Taipei Fundación de Mujeres de Rescate (TWRF), una organización sin fines de lucro. Esta organización ha facilitado apoyos legales y psicológicos, recolectando los datos de las mujeres y testimonios.

Nueve mujeres taiwanesas, que dicen que se vieron obligadas a ofrecer servicios sexuales a los soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, presentaron una demanda el 14 de julio de 1999 al tribunal de distrito de Tokio en busca de indemnización y una disculpa del gobierno japonés sobre el sufrimiento que soportaron.[149] Era la primera vez que las mujeres taiwanesas habían puesto una demanda legal. El gobierno de Taiwán decidió apoyar la actividad de las víctimas, diciendo que la República de Taiwán ha siempre apoyado los reclamos de las mujeres contra Japón y también ha encargado la investigación académica de estos casos desde 1992. Se dice que al menos 766 mujeres taiwanesas fueron obligadas a la fuerza a desempeñarse como mujeres de consuelo.[150] En 2002, el tribunal en Tokio rechazó sus demandas, por eso demandaron otra vez al tribunal superior y finalmente a corte superma en 2004. En febrero de 2005, la Corte suprema rechazó las peticiones de las siete mujeres restantes.[150]

En 2007, estas organizaciones se encargaron de promover la conciencia en la sociedad haciendo reuniones en las universidades y escuelas secundarias donde los sobrevivientes dieron sus testimonios a los estudiantes y al público en general.[151]

Colaboración internacional[editar]

ONU[editar]

El asunto sobre las mujeres de consuelo apareció en 1992 por primera vez en la ONU.[107] La Organización de Naciones Unidas ha mencionado su apoyo al asunto y demandas al gobierno japonés.[152] En 1996, la enviada especial de la ONU, Radhika Coomaraswamy anunció su informe sobre las mujeres de consuelo en el cual pidió la disculpa oficial y posterior indemnización.[153] Esto fue posible gracias al discurso japonés que expresa sus disculpas durante la Segunda Guerra Mundial incluso las invasiones a los países asiáticos.[154]

No obstante, Japón trató de negar los asuntos de las mujeres de consuelo y el primer ministro Shinzo Abe dijo que no podía creer en la presentación de las mujeres en 2007, provocando a las dos Coreas y China.[153] La administración de Shinzo Abe alegó que la historia japonesa se ha descrito de manera muy negativa sin considerar la verdad ampliamente y en febrero de 2014, empezó reexaminar la exactitud del discurso hecho por su predecesor en 1993.[154] Luego de este manifiesto, unos oficiales japoneses de alto rango se reunieron con la enviada de la ONU, Radhika Coomaraswamy a fin de que retirase los contenidos de su informe del año 1996.[26] [154] De esta manera se despertó un gran rechazo internacional, Japón no comprobó esta duda pero en junio del mismo año, Tokio publicó su propio reporte diciendo que “no es posible de confirmar si las mujeres se enlistaron forzadamente.[153] [155] Esta declaración causó respuestas de los oficiales sobre los derechos humanos los cuales presentaron una propuesta, a fin de que se apruebe, una justa resolución immediatamente y se de apoyo genuino a las víctimas.[6] [155] [152]

Nivel gobierno y civil[editar]

El tema de las mujeres de consuelo ha sido apoyado por las naciones víctimas y los grupos de derechos humanos, continúan las campañas en Australia y Nueva Zelanda donde los gobiernos no lo apoyan oficialmente.[156] [157] Canadá, Países Bajos y Estados Unidos presentaron resoluciones en el nivel parlamentario a fin de resolver el asunto de las mujeres de consuelo. Amnesty International ha apoyado una serie de audiciones para los testimonios de las vícimas a lo largo de Europa desde 2007 y también el grupo demanda la activa participación de los gobiernos europeos de que éstos hagan presión a Tokio. Después de los testimonios en el parlamento europeo, la institución parlamentaria pasó una resolución oficial contra Japón junto a los Países Bajos.[158] [159] Las organizaciones no-gubernamentales celebraron varios eventos incluso una conferencia en Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra y la primera manifestación del miércoles en Francia.[160]

El gobierno neerlandés escribió en su reportaje en al año 1994 sobre los sacrificios de sus pueblos durante la SegundaGuerra Mundial. [161] En 2007, Segunda Cámara de los Estados Generales de Ámsterdam anunció la resolución que solicita no se hable más sobre éste asunto.[162]

En Canadá, han sido varios eventos que se han realizado para escuchar los testimonios a nivel de gobierno y en todo el país.[163] [164] La Cámara de los Comunes de Canadá comprobó la audiencia de las sobrevivientes en Ottawa, declarando en la propuesta del año 2007 que Japón no se ha pronunciado oficialmente.[165] [166]

Los Estados Unidos apoyan los asuntos sobre los derechos humanos y solicitan las disculpas de Japón a las víctimas. La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó la resolución N° 121 el 30 de julio de 2007, donde piden que se reexamine la situación y enseñanza sobre las mujeres de consuelo en los libros de historia japoneses. En julio de 2012, el ex-secretaria Hillary Clinton quien representa gran apoyo al tema, crítica el uso de la designación mujeres de consuelo (comfort women) que debe cambiarse a las esclavas sexuales forzadas sobre la base de la concepción y característica.[167] La Casa Blanca continúa apoyando la necesidad de manejar la violación de los derechos humanos.[168] Unas lápidas conmemorativas se asentaron en Nueva Jersey y California en 2010 y 2013, respectivamente.[169]

Como el primer ministro, Shinzo Abe declaró que no hay ni una sola evidencia sobre las esclavas forzadas, diversas críticas aparecieron tras las palabras de Japón las cuales devalúan la dignidad humana de las víctimas. En 2014, el Papa Francisco se encontró con las siete sobrevivientes surcoreanas.[170] [171]

Academia[editar]

Los políticos japoneses han tratado de ejercer presión sobre las editoriales estadounidenses a fin de eliminar la descripción sobre las mujeres de consuelo a causa de degradar el sentimiento de Japón.[172]

Como el primer ministro, Shinzo Abe ascendió al poder por segunda vez en 2012 después de su caída en 2007, él y sus ministros representaron las dudas y preguntas sobre las disculpas anteriores.[173] [174] El ministro de educación comenzó la revisión de los textos autorizados, orientando a crear la duda sobre la existencia de la esclavitud femenina. Su gabinete dijo que algunos textos en los Estados Unidos conservan muchos errores y menciones negativas sobre Japón y algunos no reflejan la verdad, entonces el gobierno japonés debe elevar la voz para recuperar su honor.[175] Los delegados japoneses fueron enviados en 2014 a la editorial McGraw Hill junto a unos profesores de historia, ganando así la ayuda de la sociedad histórica japonesa.[175] Dice que ellos solicitaron eliminar unos contenidos acerca de las esclavas sexuales en los textos estadounidenses, provocando en la sociedad histórica estadounidense una declaración donde manifiestan la lástima que sienten gracias a la revisión japonesa en cuanto a este tema.[175] [176]

Tras varios intentos de revisar la historia, los congresistas estadounidenses hicieron unas mesas de trabajo donde solicitan se evalúe el caso en cuanto a derechos humanos.[177] En mayo de 2015, 187 profesores quienes su asignatura principal es historia del Asia Oriental, enviaron una carta oficial donde exigían el cambio de la política japonesa en este tema. Participaron los expertos como el ganador de premio Pulitzer John Dower, el profesor de la universidad Harvard, Ezra Vogel y [177] Alexis Dudden, profesora de historia de Universidad de Connecticut son quienes han liderado en conjunto un manifiesto de los historiadores que denuncian la postura de negar su historia.[178] Más de 450 profesores alrededor del mundo firmaron la declaración sin hacer caso de sus asignaturas principales.[179] [180]

Salud[editar]

Las mujeres forzadas al servicio sexual recibieron el examen de salud para impedir la concepción y prevenir enfermedades de transmisión sexual.[181] Si una mujer llegaba a concebir, se le inyectaba una droga llamada 606 que provocaba el aborto,[62] [182] se les practicaba el aborto a través de una operación o eran esterilizadas a la fuerza.[183] Debido a que las mujeres fueron expuestas a varias enfermedades sexuales y a los abortos forzados muchas veces,[184] e incluso se hicieron con ellas experimentos de aborto artificial,[185] las víctimas casi perdieron su salud física y no pudieron embarazarse nunca más,[186] lo que impidió incluso que estas mujeres pudieran contraer matrimonio en muchos casos.[87] Según varias investigaciones, las mujeres mostraban heridas o síntomas como enfermedades en el útero, deformación de hombro o columna debido a la violencia, artritis y heridas por tortura (fuego o espada).[187] Los síntomas mentales incluyen la depresión, TEPT, cefalea crónica, pesadillas e insomnio.[188]

Además, las víctimas sufrieron el aislamiento, dificultades económicas y el rechazo social en la sociedad conservadora de su país. [87] [189] Al enfrentar estas dificultades en su pueblo, algunas mujeres no regresaron. Un testimonio de la víctima taiwanesa, Teng Kao Pao-chu muestra la situación del trance de las sobrevivientes:

"Yo perdí toda mi vida. Me consideraba una mujer sucia. Y no pude buscar ningún medio de vida, con este sufrimiento tan grande. La próxima generación japonesa debe conocer las malas acciones de sus padres.[87]

Las mujeres demostraron la dificultad de controlar su emoción y furor interno sobre la base de test de Rorschach, una técnica y método proyectivo de psicodiagnóstico.[190] Como tuvieron que estar lejos de sus familias sin socialización propia y estabilidad en el largo plazo, psicológicamente manifestaron una ansiedad muy intensa además de lidiar con la dificultad de tener socialización.[191] Un ensayo clínico en 2011 también anunció que las sobrevivientes están propensas a sufrir trastorno por estrés postraumático después de 60 años de la guerra.[192]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Tessa Morris-Suzuki (8 de marzo de 2007), Japan's 'Comfort Women': It's time for the truth (in the ordinary, everyday sense of the word), The Asia-Pacific Journal: Japan Focus, consultado el 4 de agosto de 2011 
  2. a b WCCW, 2004.
  3. a b c Asian Women'sFund,, p. 10.
  4. Rose, 2005, p. 88
  5. Women and World War II: Comfort Women Jone Johnson Lewis, About.com
  6. a b c d e f g h i Brooks, Roy L. (199). When Sorry Isn't Enough: The Controversy Over Apologies and Reparations for Human Injustice. NYU Press. p. 85-90, 95-97. ISBN 0814713327. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  7. "Comfort Women" Tell of Their Horrible Story in Documentary Screening The Seoul Times, 2010-04-11
  8. Japan party probes sex slave use, BBC, 8 de marzo de 2007
  9. Yoshimi, 2000, pp. 100–101, 105–106, 110–111
  10. a b c d Kratoska, Paul H. (2014). Asian Labor in the Wartime Japanese Empire: Unknown Histories. Routledge. p. 304-306. ISBN 1317476425. Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  11. a b c Bunch, Charlotte; Hiromi, Yamazaki (1996). Voices from the Japanese Women's Movement. M.E. Sharpe. p. 90-92. ISBN 1563247267. Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  12. a b c Hirsacheuer, Sabine (2014). The Securitization of Rape: Women, War and Sexual Violence. Palgrave Macmillan. p. 76. ISBN 1137410825. Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  13. a b c Moon, Ailee (1998). Korean American Women: From Tradition to Modern Feminism. Greenwood Publishing. p. 238. ISBN 0275959775. Consultado el 4 de agosto de 2015. 
  14. a b Comfort Women Were Sex Slaves Chosun Ilbo, 2012-07-12
  15. Clinton says 'comfort women' should be referred to as 'enforced sex slaves' Japan Today, 12 de julio de 2012
  16. «Comfort women». Australian War Memorial. Consultado el 13 de setiembre de 2013. 
  17. Hicks, 1995.
  18. A Role of Women in History: Comfort Women - The Unsung Heroes Ron Siojo, Knoji: Según el historiador japonés Yoshiaki Yoshimi, éstas agravaron los problemas. Yoshimi aifrmó que "lo que más temía el Ejército Imperial Japonés era que el creciente descontento de los soldados pudiese estallar en un motín y rebelión. Por eso es que les proveían de mujeres".
  19. Sabine Fr Hst Ck, 《Colonizing Sex: Sexology and Social Control in Modern Japan》, University of California Press, 2003. ISBN 0520936671 pp.37-41
  20. Mitchell, 1997.
  21. "[...] Pak (her surname) was about 17, living in Hamun, Korea, when local Korean officials, acting on orders from the Japanese, began recruiting women for factory work. Someone from Pak's house had to go. In April of 1942, turned Pak and other young women over to the Japanese, who took them into China, not into factories [...]", Horn, 1997.
  22. Yoshimi, 2000, pp. 100–101, 105–106, 110–111;
    Hicks, 1997, pp. 66–67, 119, 131, 142–143;
    Ministerie van Buitenlandse zaken, 1994, pp. 6–9, 11, 13–14.
  23. Yoshimi, 2000, pp. 82–83;
    Hicks, 1997, pp. 223–228.
  24. Yoshimi, 2000, pp. 101–105, 113, 116–117;
    Hicks, 1997, pp. 8–9, 14;
    Clancey, 1948, p. 1135.
  25. a b Maria Rosa Henson, 《Comfort Woman: A Filipina's Story of Prostitution and Slavery Under the Japanese Military》 Rowman & Littlefield, 1999 ISBN 0847691497, xiv.
  26. a b c d e f The Comfort Women and Japan’s War on Truth Mindy Kotler, The New York Times, 2014-11-14
  27. Peter Levenda, 《Tantric Temples: Eros and Magic in Java》, Nicolas-Hays, Inc., 2011 ISBN 0892546018 p.52
  28. Fujiwara, 1998;
    Himeta, 1996;
    Bix, 2000.
  29. a b David Yun, 《Dear Humanism》, iUniverse, 2004. ISBN 0595338399. p.118
  30. Shanafelt, Robert; Pino, Nathan. Rethinking Serial Murder, Spree Killing, and Atrocities: Beyond the Usual Distinctions. Routledge. p. 142. ISBN 1317564685. Consultado el 1 de agosto de 2015.  "One survivor recalled the following: In August 1938, my family was taken into custody by the police for opposing a Japanese order to adopt Japanese-style names. I was told by the police that if I volunteered for the “Patriotic Service Corps”, my father would be released. I volunteered and I was immediately taken to Jakarta and forced to become an ianfu. On the way I was forced to undergo an operation to become sterilized. Eight years later in March 1946, I returned to my home country, Korea, by boat."
  31. a b Xiaojian Zhao, Edward J.W. Park, 《Asian Americans: An Encyclopedia of Social, Cultural, Economic, and Political History》, ABC-CLIO, 2013. ISBN 1598842404 pp.330-331
  32. Kang man-gil,《한국민족운동사론》, Seohae Publishing, 2008. p.476
  33. Japanese Military Comfort Women
  34. The History Of 'Comfort Women': A WWII Tragedy We Can't Forget Huffington Post, 2013-11-25
  35. Yorichi, 1944.
  36. a b Yoshida, 2007-04-18.
  37. 日軍 통역관 “위안부 군용선으로 강제연행” Kyunghyang Shinmun, 2007-07-09
  38. Japan Times, 2007-05-12.
  39. Bae, 2007-09-17.
  40. (en japonés) "宋秉畯ら第2期親日反民族行為者202人を選定", JoongAng Ilbo, 2007.09.17. "日本軍慰安婦を募集したことで悪名高いベ・ジョンジャ"
  41. Quema de Documentos Confidenciales mediante por el Gobierno del Japón, caso N º 43, serie 2, Sección de Procesamiento Internacional vol. 8;
    "Cuando fue aparente que Japón iba ser forzado a rendirse, se realizó un esfuerzo organizado para quemar o destruir todo documento u otra evidencia del cruel tratamiento a prisioneros de guerra y civiles. El Ministro de Guerra japonés ordenó el 14 de agosto de 1945 a todos los cuarteles militares que los documentos confidenciales debían ser destruidos por fuego inmediatamente. El mismo día, el comandante del Kempetai envió instrucciones a varios cuarteles del Kempetai detallando los métodos para quemar grandes cantidades de documentos de forma eficiente.", Clancey, 1948, p. 1135;
    "[...], el número total de mujeres de consuelo continua siendo incierto porque el Ejército Imperial Japonés incineró documentación crucial justo antes de la rendición, por temor a su persecución por crímenes de guerra., [...]", Yoshimi, 2000, p. 91;
    Bix, 2000, p. 528;
    "Entre el anuncio de un cese al fuego el 15 de agosto de 1945 y el arribo de pequeños grupos de soldados estadounidenses a Japón el 28 de agosto, las autoridades militares y civiles japonesas destruyeron sistemáticamente archivos militares, navales y del gobierno del periodo 1942-1945. Los Cuarteles Generales Imperiales en Tokio mandaron mensajes cifrados a todos los comandos en el Pacífico y Asia del Este ordenando a las unidades quemar evidencias incriminatorias de crímenes de guerra, especialmente ofensas a prisioneros de guerra. El director japonés de los Archivos de Historia Militar del Instituto de Estudios de Defensa estimó en 2003 que al menos el 70% de los registros militares del período de la guerra fueron quemados o destruidos.", Drea, 2006, p. 9.
  42. Nakamura, 2007-03-20.
  43. "Se estima que entre 200.000 y 300.000 mujeres de toda Asia, sobre todo coreanas y chinas, se vieron obligadas a trabajar como esclavas sexuales en burdeles militares japoneses", BBC, 2000-12-08;
    "Los historiadores dicen que miles de mujeres, hasta 200 000, según algunas versiones, principalmente de Corea, China y Japón trabajaron en los burdeles militares japoneses", Irish Examiner, 2007-03-08;
    AP, 2007-03-07;
    CNN, 2001-03-29.
  44. Nozaki, 2005;
    Dudden, 2006.
  45. "Se estima que entre 200 000 y 300 000 mujeres de toda Asia, sobre todo coreanas y chinas, se vieron obligadas a trabajar como esclavas sexuales en burdeles militares ", y BBC, 2000-12-08;
    "Las estimaciones del número de mujeres de solaz oscilan entre 50 000 y 200 000. Se cree que la mayoría eran coreanas", Soh, 2001;
    "La mayoría entre las 80 000 y 200 000 mujeres de solaz procedían de Corea, aunque otras fueron reclutadas o contratadas en China, Filipinas, Birmania e Indonesia. Algunas mujeres japonesas que trabajaban como prostitutas antes de la guerra se convirtieron también en mujeres de solaz.", Horn, 1997;
    "Aproximadamente el 80 por ciento de las esclavas sexuales eran de Corea; [...]. Por aproximación, un 80 por ciento estaban entre las edades de entre catorce y dieciocho años.", Gamble y Watanabe, 2004, p. 309;
    Soh, 2001.
  46. Yoshimi, 1995, pp. 91, 93.
  47. Hata, 1999;
    Hata, encuentra esencialmente equivalente el sistema de las mujeres de solaz con la prostitución, y encuentra prácticas análogas durante la guerra en otros países. Por ese motivo él ha sido criticado por otros estudiosos japoneses quienes le acusaron de restar importancia al drama de las mujeres de solaz. Drea, 2006, p. 41.
  48. Soh, 2001.
  49. Kono, 1993.
  50. China Daily, 2007-07-06
  51. Chau, Winnie; Yeung, Winnie. Derelict Hong Kong. HK Online article: (5 June 2009)
  52. Shimamoto, Koji; Sugita, Yoneyuki (2015). Historical Dictionary of Japanese Foreign Policy. Rowman & Littlefield. p. 57. ISBN 1442250674. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  53. Kokusai Kochokai, Jikko linkai, 《War Victimization and Japan; International Public Hearing Report》, 東方出版(大阪), 1993 ISBN 488591339X p.14, p.78
  54. a b c d e f g Herzog, Peter J. (2013). Japan's Pseudo-Democracy. Routledge. p. 79,80. ISBN 113423998X. Consultado el 31 de julio de 2015. 
  55. a b O'Herne, 2007.
  56. a b c d Comfort Women: Japan - Filipino Comfort Women Memoría y Reconciliación de Asia-Pacífico, Sigur Centre para Asian Studies de Universidad George Washington.
  57. Jan Ruff-O'Herne, "Talking Heads" transcriptabc.net.au
  58. "Comfort women", Australian War Memorial
  59. "Australian sex slave seeks apology", February 13, 2007, The Sydney Morning Herald
  60. The East Vol.30, East Publications, 1994. p.41
  61. Hasegawa, Tsuyoshi; Togo, Kazuhiko (2008). East Asia's Haunted Present: Historical Memories and the Resurgence of Nationalism: Historical Memories and the Resurgence of Nationalism. ABC-CLIO. p. 156. ISBN 0313356130. Consultado el 31 de julio de 2015. 
  62. a b c McRae, D.M. (2003). The Canadian Yearbook of International Law, Volume 41. UBC Press. p. 201. ISBN 0774844493. Consultado el 31 de julio de 2015. 
  63. a b Kinseslla, Sharon (2013). Schoolgirls, Money and Rebellion in Japan. Routledge. p. 125. ISBN 1134488416. Consultado el 31 de julio de 2015. 
  64. Fernando F. Segovia, Mary Ahn Tolbert, 《Reading from the Place:Social location and biblical interpretation in global perspective》 Fortress Press. ISBN 1451407882 p.88
  65. The Comfort Women/Forced Prostitution in War Plainfield, Vermont. Gender Oppression in Politics (Workshop) 2003.
  66. Japanese historians release statement, arguing comfort women were forcibly recruited Hankyeorreh, 2015-05-26
  67. Reclutamiento de las mujeres de consuelo (¡Se busca!)
    • Edad : Entre 17 y 30 años
    • Lugar : Estación en la división
    • Sueldo : Entre 300 won y 3.000 won|26 julio de 1944, una noticia publicada en el Gyeongseong Ilbo
  68. Choi Youngjong, 《불충신민》, Hannuri Media, 2004. p.199
  69. a b 동아시아평화인권한국위원회, 《동아시아와 근대의 폭력 1》, Samin, 2001, p.135
  70. Brook, Tim. Collaboration: Japanese Agents and Local Elites in Wartime China (Cambridge, Mass.: Harvard University Press, 2005), pp. 1-13, 240-48
  71. Chong-song, Pak. '권력과 매춘 [Power and prostitution]' Seoul: In'gansarang, 1996.
  72. Yoshimi, 1995, pp. 1135–1136.
  73. a b Jennifer Chan, Kaname Yukiko (2008). «Another Japan is Possible: New Social Movements and Global Citizenship Education». Stanford University. p. 234-240. ISBN 080475781X. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  74. a b «Japan Apologizes for Prostitution of Koreans in WWII». Los Angeles Times. Associated Press. 14 de enero de 1992. Consultado el 27 de enero de 2012. 
  75. a b Sanger, David E. (14 de enero de 1992). «Japan Admits Army Forced Koreans to Work in Brothels». The New York Times (Tokyo). Consultado el 27 de enero de 2012. 
  76. «Japan makes apology to comfort women». New Straits Times. Reuters. 14 de enero de 1992. Consultado el 27 de enero de 2012. 
  77. «Japanese Premier Begins Seoul Visit». The New York Times. 17 de enero de 1992. Consultado el 27 de enero de 2012. 
  78. «Japan Apologizes on Korea Sex Issue». The New York Times. 18 de enero de 1992. Consultado el 27 de enero de 2012. 
  79. «Japan Court Backs 3 Brothel Victims». The New York Times. 28 de abril de 1998. Consultado el 27 de enero de 2012. 
  80. Fastenberg, Dan (17 de junio de 2010). «Top 10 National Apologies: Japanese Sex Slavery». Time. Consultado el 29 de diciembre de 2011. 
  81. a b C. Sarah Soh. The Comfort Women: Sexual Violence and Postcolonial Memory in Korea and Japan p. 34.
  82. U.S. Department of War. Report No. 49: Japanese Prisoners of War Interrogation on Prostitution
  83. Clough, Patricia (2007). The Affective Turn: Theorizing the Social. Duke University Press. p. 164. ISBN 0-8223-3925-0. 
  84. de Brouwer, Anne-Marie (2005) [2005], Supranational Criminal Prosecution of Sexual Violence, Intersentia, p. 8, ISBN 9050955339 
  85. «731部隊「コレラ作戦」» (en japonés). Consultado el 23 de marzo de 2007. .
  86. Tabuchi, 2007-03-01.
  87. a b c d Irene Lin (18 de diciembre de 2000), Sexism and racism underlined Japan's comfort women system, Taipei Times, consultado el 2 de agosto de 2015 
  88. a b c 日本占領下インドネシアにおける慰安婦 (PDF) (en japanese), archivado desde el original el 28 de junio de 2007, consultado el 23 de marzo de 2007 , archived from the original on 2007-01-28.
  89. Hirano, 2007-04-28
  90. Coop, 2006-12-23.
  91. a b Nelson, 2007.
  92. 韓国 挺身 隊 問題 対 策 協議 会 • 挺身 隊 研究 会 (編) 「証言 • 強制 連 行 さ れ た 朝鮮 人 軍 慰安婦 た ち」 明石 書店 1993 年
  93. C. Sarah Soh. Las Mujeres de Consuelo: la violencia sexual y la memoria postcolonial en Corea y Japón p. 148.
  94. «勇気ある告発者か詐話師か?吉田清治を再考する, "A brave whistleblower or a swindler? Reconsidering Yoshida Seiji"». Nikkan Berita (en japanese). 6 de marzo de 2007. Consultado el 24 de enero de 2008. 
  95. 水野靖夫 Yasuō Mizuno. ja:近現代史の必須知識: 日本人として最低限知っておきたい(Essential consciousness of modern history: The minimum that Japanese people should know) (en japanese). PHP研究所. p. 129. ISBN 978-4-569-64508-7. 
  96. Ye, Yeong-jun (4 de marzo de 2007). "궁지에 몰린 요시다는 "일부 사례의 시간.장소에는 창작이 가미됐다"고 털어놨다" «고노 담화 (The Kono talks)». JoongAng Ilbo (en korean). Consultado el 24 de enero de 2008. 
  97. Gobierno de Japón, "Statement by the Chief Cabinet Secretary Yohei Kono para resulta del estudio en torno a las mujeres de consuelo "Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón
  98. 衆議院議員辻元清美君提出安倍首相の「慰安婦」問題への認識に関する質問に対する答弁書(Answer to the question by the House of Representatives member Kiyomi Tsujimoto regarding the prime minister Abe's recognition of Comfort women issue House of Representatives, 2007-03-06
  99. «軍の強制連行の証拠ない 河野談話で政府答弁書(No evidencia de las mujeres forzadas)» (en japonés). 47News. Kyodo News. 16 de marzo de 2007.  Archivo en http://www.noticiacitation.org/6E1s3YLRV
  100. Japan to review lead-up to WW2 comfort women statement BBC
  101. Japan dubs Kono apology a deal Joongang Daily, 2014-07-21
  102. Can South Korea and Japan resolve the ‘comfort women’ issue? Kazuhiko Togo, Kyoto Sangyo University, East Asia Forum
  103. Japan Alienates Its Friends Wall Street Journal, 2014-06-26
  104. Women and war museum
  105. Why Asia is still fighting over World War II Peter Ford, Christian Monitors, 2015-07-26
  106. «Seoul Demanded $364 Million for Japan's Victims Updated» (en inglés). Chosun Ilbo. 17 de enero de 2005. Archivado desde el original el 9 de febrero de 2006. 
  107. a b c d Hara, Kimie. «The San Francisco System and Its Legacies: Continuation, Transformation and Historical Reconciliation in the Asia-Pacific». Routledge. ISBN 1317637909. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  108. Korea-Japan ties burdened by baggage, noviembre 23, 2013
  109. Establishment of the AW Fund, and the basic nature of its projects Asia Womens' Fund
  110. Foreign Correspondent's Club of Japan marzo 29, 2007
  111. Yomiuri Shimbun hizo el comentario editorial en 2011, diciendo que “ningún material apoya la afirmación de que las mujeres de solaz se involucraron por la autoridad japonesa o militar se descubrió”.
  112. Japan's Responsibility Toward Comfort Women Survivors Japan Policy Research Institute, C. Sarah Soh, mayo 2001
  113. «Letter from Prime Minister to the former comfort women, since 1996». Fondo de mujeres asiáticas. 1996. Consultado el 3 de agosto de 2015. 
  114. 慰安婦償い金:韓国人受領3割弱 元基金幹部証言 Mainichi Shimbun, 2014-02-27
  115. Details of Exchanges Between Japan and the Republic of Korea (ROK) Regarding the Comfort Women Issue Ministry of Foreign Affairs of Japan, p.29
  116. Atonement Project of the Asian Women's Fund, Projects by country or region-South Korea Asis Womens' Fund
  117. Hogg, Chris (10 de abril de 2007). «Japan's divisive 'comfort women' fund». BBC. Consultado el 22 de octubre de 2013. 
  118. a b Mori, Kazuko; Hirano, Ken’ichiro (2007). A New East Asia: Toward a Regional Community. Universidad Waseda. p. 31-32. ISBN 9971693887. Consultado el 31 de julio de 2015. 
  119. Former ‘comfort women,’ leftists protest growing Philippines-Japan military ties Ronron Calunsod, Japan Times, 2015-06-30
  120. Philippine top court ends ‘comfort women’ group’s legal battle Japan Times, 2014-08-13
  121. U.S. lawmakers urge Abe to offer sincere apology for sexual slavery Yonhap, 2015-07-29(en inglés)
  122. http://www.eltiempo.com/mundo/asia/acuerdo-para-indemnizar-esclavas-sexuales-de-la-segunda-guerra-entre-corea-y-japon/16468381
  123. Hata, undated, p. 16.
  124. "Their testimonies have undergone dramatic changes...", Assentors, 2007-06-14
  125. Japan’s paradoxical shift to the right Inside News, 2012-02-06
  126. Japan’s new drift: Neo-conservative or neo-imperialist? Donald Kirk, World Tribune vía East Asia Intel, 2013-05-31
  127. Johnston, Eric (23 de agosto de 2012). «No evidence sex slaves were taken by military: Hashimoto». The Japan Times. Consultado el 14 de mayo de 2013. 
  128. a b «Hashimoto says 'comfort women' were a necessary part of war». Asahi Shinbun. 13 de mayo de 2013. Consultado el 14 de mayo de 2013. 
  129. Landler, 2001-03-02
  130. "However, the second night's programming on January 30 was heavily censored through deletion, interpolations, alterations, dismemberment and even fabrication. This segment was originally supposed to cover the 'Women's International War Crimes Tribunal on Japan's Military Sexual Slavery' that had been held in Tokyo in December 2000.", Yoneyama, 2002.
  131. FACKLER, MARTIN (19 de febrero de 2014). «Nationalistic Remarks From Japan Lead to Warnings of Chill With U.S.». nytimes.com (The New York Times Company). Consultado el 20 de febrero de 2014. 
  132. "Pro-Yasukuni lineup features Aso Cabinet" - Japan Press Weekly 24 de septiembre de 2008.
  133. Pablo Morán, Javier Bañuelos. «Testimonio de Ok-sun superviviente coreana de 89: la historia de una "comfort woman" contada por ella misma.». http://cadenaser.com/programa/2016/01/29/punto_de_fuga/1454070700_236563.html. Cadena Ser. Consultado el 1 de febrero de 2016. 
  134. «Shanghai Opens Comfort Women Archives -- china.org.cn». 
  135. «'Comfort women’ docs given to UNESCO - Global Times». 
  136. 韓·北·中, 유엔인권회의서 日에 위안부 공세 Yonhap, 2012-11-01
  137. Park urges Japan to resolve ‘comfort women’ issue while aging victims still alive Kyodo, 2015-03-01
  138. Substantial improvement in Korea-Japan ties unclear even if summit happens: CRS report The Korean Herald, 2015-07-13
  139. a b «Top U.N. official embraces 'comfort women'». Seúl: Yonhap. 24 de junio de 2015. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  140. a b Japan lashes out at comfort woman statue – Bikya News
  141. Welcom Nanum House!
  142. 한국정신대문제대책협의회
  143. Mina, Roces. Filipino Comfort Women. University of New South Wales. Consultado el 2 de mayo de 2015. 
  144. a b «Filipino comfort women stage protest outside Japanese embassy». Kyodo News International. Consultado el 2 de mayo de 2015. 
  145. «'Comfort Women' Are Old Now, But Still Fighting». Consultado el 2 de mayo de 2015. 
  146. Still Fighting Shame, Japanese Army's Sex Slaves Demand Justice Merrill Goozner, Chicago Tribune, 1993-04-04
  147. Calunsod, Ronron. «'Comfort women' protest Japanese troops' presence». Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  148. The comfort women speak Ho Yi, Taipei Times, 2013-12-29
  149. Social Justice Alliance for Museums Taipei Women's Forum
  150. a b Comfort Women: Japan la memoria y la reconciliación de Asia, Universidad George Washington
  151. William Logan, Keir Reeves, Places of Pain and Shame: Dealing with 'Difficult Heritage', Routledge, 2008, ISBN 1134051492, p.114
  152. a b «U.N. issues fresh call to Japan over World War II 'comfort women' - The Japan Times». The Japan Times. 
  153. a b c Japan, Seeking Revision of Report on Wartime Brothels, Is Rebuffed Martin Farkler, The New York Times, 2014-10-16
  154. a b c Japan Denied Revision of UN Comfort Women Report Ankit Panda, The Diplomat, 2014-10-17
  155. a b Japan’s stance on ‘comfort women’ issue violates victims’ rights – UN official UN News Centre, 2014-08-06
  156. «Justice for comfort women - our achievements». Amnesty Australia. 
  157. "Stop violence against women: "Comfort Women"
  158. Comfort Women to Testify Before European Parliament Chosun Ilbo, 2007-11-06
  159. EUROPEAN PARLIAMENT SPEAKS OUT ON SEXUAL SLAVERY DURING WWII Amnistía Internacional en Europa
  160. 프랑스 파리서 일본군 '위안부' 첫 수요집회 열려 Womans News, 2013-09-18
  161. Lee Injae, Owen Miller, Park Jinhoon, 《Korean History in Maps》, Cambridge University Press, 2014. ISBN 1107098467 pp.164-165
  162. Dutch parliament demands Japanese compensation for "comfort women" Xinhua, 2007-11-21
  163. 'Comfort woman' shares story of sex slavery CBC News, 2013-11-18
  164. Book Review: Chinese Comfort Women
  165. Japan bristles at Canada's support for apology to 'comfort women' rankles Vancouver Sun, 2007-11-27
  166. House of Commons passes motion recognizing Japanese 'comfort women' CBC, 2007-11-29
  167. «Clinton says 'comfort women' should be referred to as 'enforced sex slaves' ‹ Japan Today: Japan News and Discussion». Japan Today. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  168. «White House: Japan should do more to address ‘comfort women’ issue». Foreign Policy. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  169. Glendale unveils 'comfort women' statue, honors 'innocent victims' Brittany Levine, Jason Wells, Los Angeles Times, 2013-07-30
  170. Tiezzi, Shannon. «Pope Francis Meets Korean‘Comfort Women’». The Diplomat. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  171. «The Pope's Verdict on Japan's Comfort Women». The National Interest. Consultado el 2 de agosto de 2015. 
  172. Japanese historians contest textbook’s description of ‘comfort women’ Anna Fifield, The Washington Times, 2015-03-17
  173. ‘Comfort women’ running out of time Foster Klug, The Japan Times, 2014-02-13
  174. Japan’s Rising Nationalism Norihiro Kato, The New York Times, 2014-09-12
  175. a b c U.S. academics condemn Japanese efforts to revise history of ‘comfort women’ Anna Fifield, The Washington Times, 2015-02-09
  176. Japan’s Rising Nationalism Alexis Dudden, The World Post, 2014-09-09
  177. a b 187 scholars urge Abe to address Japan’s wartime history Eric Johnston, The Japan Times, 2015-05-07
  178. US scholar hits Abe for failing to apologize Kim Hyo-jin, The Korea Times, 2015-05-11
  179. 세계 역사학계 집단성명 파동 ‘확산일로’…입지 좁아지는 아베 Wu Jeong-hwa, KBS, 2015-05-19
  180. More than 500 academics issue statement for peace in Northeast Asia Kim gyu-nam, The Hankyoreh, 2015-07-30
  181. Loue, Sana; Sajavotic, Martha (2004). Encyclopedia of Women's Health. Springer Science & Business Media. p. 181. ISBN 0306480735. Consultado el 31 de julio de 2015. 
  182. Smith, Merril D. (2007). Encyclopedia of Rape. Greenwood Publishing. p. 47. ISBN 0313326878. Consultado el 31 de julio de 2015. 
  183. Cohn, Carol (2013). Women and Wars: Contested Histories, Uncertain Futures. John Wiley & Sons. p. 292. ISBN 0745675867. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  184. Sadat, Leila (2011). Forging a Convention for Crimes against Humanity. Cambridge University Press. p. 92. ISBN 0745675867. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  185. Hickey, Eric (2003). Forging a Convention for Crimes against Humanity. Sage. p. 301. ISBN 1452265259. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  186. Carey, John (2004). International Humanitarian Law: Origins, Challenges, Prospects (3 Vols). Brill. p. 66. ISBN 1571052674. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  187. Karstedt, Susanne (2009). Legal Institutions and Collective Memories. Bloomsbury Publishing. p. 144-145. ISBN 1847315232. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  188. Qiu, Peipei (2013). Chinese Comfort Women: Testimonies from Imperial Japan's Sex Slaves. UBC Press. p. 156. ISBN 0774825472. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  189. Stodulka, Thomas (2014). Feelings at the Margins: Dealing with Violence, Stigma and Isolation in Indonesia. Campus Verlag. p. 180-185. ISBN 3593500051. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  190. Min SK, Lee CH, Kim JY, Shim EJ. (Nov 2004). «Posttraumatic Stress Disorder of Former Comfort Women for Japanese Army during World War II.». Journal of Korean Neuropsychiatric Association (en korean): 740-748. 
  191. Totten, Samuel (2013). Impediments to the Prevention and Intervention of Genocide. Transaction Publishers. p. 74. ISBN 1412849438. Consultado el 1 de agosto de 2015. 
  192. Min, SK; Lee, CH; Kim, JY; Sim, EJ (2011). «Posttraumatic stress disorder in former 'comfort women'.». Israel Journal of Psychiatry and Related Sciences 48 (3): 161-9. PMID 22141139. 

Notas[editar]

Naciones Unidas[editar]

Gobierno surcoreano[editar]

Gobierno holandés[editar]

  • Ministerie van Buitenlandse zaken (24 de enero de 1994), «Gedwongen prostitutie van Nederlandse vrouwen in voormalig Nederlands-Indië [Enforced prostitution of Dutch women in the former Dutch East Indies]», Handelingen Tweede Kamer der Staten-Generaal [Hansard Dutch Lower House], 23607 (1), ISSN 0921-7371 , authored by the Dutch Minister of Foreign Affairs, laysummary by Nationaal Archief [Dutch National Archive] (Dutch), 2007-03-27.


Gobierno estadounidense[editar]

Gobierno japonés[editar]

Libros[editar]

» ignorado (ayuda).

  • Herzog, Peter J. (2013), Japan's Pseudo-Democracy, Routledge, ISBN 113423998X .

Artículos de periódicos[editar]

  • Mitchell, Richard H. (April de 1997), «George Hicks. The Comfort Women: Japan's Brutal Regime of Enforced Prostitution in the Second World War», The American Historical Review 102 (2): 503  (Review of Hicks, 1997).
  • Yoneyama, Lisa (winter de 2002), «NHK's Censorship of Japanese Crimes Against Humanity», Harvard Asia Quarterly VI (1)  .
  • Levin, Mark, Case Comment: Nishimatsu Construction Co. v. Song Jixiao Et Al., Supreme Court of Japan (2d Petty Bench), April 27, 2007, and Ko Hanako Et Al. V. Japan, Supreme Court of Japan (1st Petty Bench), April 27, 2007 (January 1, 2008). American Journal of International Law, Vol. 102, No. 1, pp. 148–154, January 2008. Available at SSRN: http://ssrn.com/abstract=1542727
  • Przystup, James (July de 2007), «Japan-China Relations: Wen in Japan: Ice Melting But..» (PDF), en Glosserman, Brad; Namkung, Sun, Comparative Connections, A Quarterly E-Journal on East Asian Bilateral Relations (Honolulu: Pacific Forum CSIS) 9 (2): 131-146, ISSN 1930-5370, consultado el 10 de julio de 2010. 

Artículos Nuevos[editar]

Recursos Online[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias[editar]

Wikinoticias

Noticia[editar]

Investigación académica[editar]

Documentos oficiales japoneses[editar]

Documentos históricos estadounidenses[editar]