Muelle Vergara

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Muelle Vergara en Viña del Mar, Chile.
Detalle de la gran grúa del Muelle Vergara.

El muelle Vergara, ubicado en la avenida San Martín, entre 10 y 12 norte de Viña del Mar, en la Región de Valparaíso, Chile, fue construido entre 1893 y fines de 1894,[1] con la autorización de Salvador Vergara,[2] hijo del fundador José Francisco Vergara. La firma Lever, Murphy & Co., especializados en aquellos años en construcciones de puentes metálicos y materiales ferroviarios, fueron los encargados de su fabricación. Durante los años 2015 y 2016 es sometido a un completo proceso de restauración por parte de la Dirección de Obras Portuarias del Ministerio de Obras Públicas mientras fue alcaldesa de Viña del Mar Virginia Reginato.

Historia[editar]

Muelle Vergara y Casino Municipal circa 1930. Esta imagen es clara evidencia que la típica grúa se instaló posteriormente.

La historia de este muelle ocurre en paralelo a la historia de la misma Población Vergara en Viña del Mar. Conocido en un principio simplemente como el Muelle de la Población Vergara, en sus primeros años se utilizó como una estructura de servicios de transporte de mercancías dentro de un complejo industrial particular. No pasaron muchos años hasta que la sociedad propietaria del muelle, y sus bodegas, fueran controlados por la Compañía Refinería de Azúcar de Viña del Mar (CRAV), una empresa emblemática en la región. El muelle operó de esta forma hasta cerca 1932 cuando fue expropiado por el fisco, lo que se tradujo simplemente en práctica en fuertes aranceles. Pese a eso fue mejorado, se le instaló su típica grúa y fue nuevamente administrado por particulares que prestaban servicios a diversas empresas cercanas.

Con el declive industrial de Viña del Mar el muelle entró en desuso en los años setenta. En el año 1983 pasó a convertirse en un paseo turístico, transformándose en uno de los puntos más visitados por los turistas en esta zona. Para el año 2000, el Municipio de Viña del Mar lo declaró edificio histórico, un reconocimiento merecido por su importancia en la historia industrial viñamarina. Pese a esto la estructura estuvo abandonada hasta 2014, momento en el cual el fisco decide transformarlo en un paseo costero.

Construcción[editar]

En los primeros años del establecimiento de la Población Vergara en Viña del Mar, la sociedad propietaria de los terrenos decidió compatibilizar un desarrollo industrial junto a la venta de lotes para uso habitación. Se priorizó una zona residencial en torno a la avenida Libertad y el área periférica del loteo se destinó al establecimiento cualquier tipo de industria.[3] Es así como un conocido corredor de la época, Eduardo J.J.H. Sandiford le propuso a los principales accionistas de la Población Vergara, dotar al loteo de un complejo portuario en su borde costero para hacerlo más atractivo a los empresarios porteños. El objetivo era facilitar el transporte de mercancías que se hacía dificultoso por el desvío ferroviario instalado en 1892 para la Cancha de Carreras, actual Valparaíso Sporting Club, también relacionado con la familia Vergara.

Para esto Sandiford ese mismo 1892 tenía un proyecto con planos y estudios para la instalación de un muelle y bodegas en las playas de Viña del Mar conectado a la línea central de Ferrocarriles del Estado. La empresa metalmecánica Lever, Murphy & Co. fue encargada para la fabricación del muelle y desvío, retribuidos posteriormente con acciones de la Compañía de Muelles y Bodegas, y terrenos en la Población Vergara. Se comisionó a esta empresa por su cercanía con las futuras faenas y el hecho de que ya había construido con excelentes resultados los ya desaparecidos puente Libertad y puente ferroviario Cancha para la misma Población Vergara. Sandiford entonces por su cuenta solicitó ante el Ministerio de Hacienda la concesión de la playa de Viña del Mar para instalar un muelle, y la prolongación del desvío de ferrocarril de la Cancha de Carreras, lo que le fue concedido en 1893.[4] [5]

El proyecto se tradujo en otra sociedad anónima que financiara la construcción del muelle. Este es el origen de la Compañía de Muelles y Bodegas en Población Vergara, que sería una sociedad paralela a la misma Población Vergara S.A, desde que en el directorio y accionistas en ambas figuraban casi las mismas personas. Esta compañía se creó el 28 de octubre de 1893, liderada por Eduardo Sandiford y Francisco Valdés Vergara. Sus principales accionistas fueron La Población Vergara S.A. (16%), Sandiford (15%), Salvador Vergara Álvarez (10%), Fco. Valdés Vergara (5%), Grace y Cía. (5%), Manuel Pardo Correa (3%), Lever, Murphy & Co. (3%), Williamson, Balfour y Cía. (3%), Ismael Valdés Vergara (3%) y la Compañía de Refinería de Azúcar de Viña del Mar (2%). Su capital social era de $ 1.000.000 pesos divido en 10.000 acciones. Los estatutos de la sociedad retribuyen a Sandiford con $ 100.000 en acciones por las concesiones y derechos que tenía por el muelle y desvío de ferrocarril.[6]

Formada y autorizada la sociedad, la Cía. de Muelles y Bodegas inició en diciembre de 1893 la construcción de dos complejos de bodegas, un muelle, -en parte el actual Muelle Vergara,- y un desvío de ferrocarril para conectarlos. Dichas bodegas, todas ya desaparecidas, estaban instaladas en dos sectores de la Población Vergara: uno entre las actuales 6 Norte, 1 Norte, 5 Poniente y Av. San Martín, y otro en las cercanías del Muelle. Ambos complejos se conectaron por ferrocarril a la Estación de Viña del Mar a través del puente ferroviario Cancha.[7]

Las faenas del muelle comenzaron en enero de 1894 y se prolongaron hasta febrero de 1895, para entregarse a servicios en marzo de ese año.[8] Originalmente el proyecto contemplaba un muelle de 150 metros de largo, pero el entregado fue de 205 metros y 10 de ancho, para que los barcos de mediano calado pudiesen atracar en la punta del muelle. Su estructura era de fierro forjado remachado con vigas I horizontales, su tablero era metálico en celosía con dos líneas de ferrocarril, todo sobre pilares de fierro circulares rellenos de hormigón. La empresa constructora Lever, Murphy & Co. reutilizó materiales que disponía para la fabricación de 12 locomotoras de vapor tipo 38 para Ferrocarriles del Estado que finalmente no fueron adjudicadas a la empresa y compradas en el extranjero, por ejemplo, los antiguos pilares eran calderas para locomotora unidas una sobre otra. Recibió como retribución acciones de la Cía. de Muelles y Bodegas, y varios terrenos ubicados en 5 Oriente entre 5 y 4 Norte en la Población Vergara.[9] Sin embargo, lo que en un principio fue un buen negocio para esa empresa se convirtió en tragedia. Uno de los fundadores, don William J. Murphy, sufrió un infarto al corazón de madrugada en medio de la celebración por la adjudicación de las obras. Richard Lever no se recuperaría de la pérdida de su socio y amigo, finalmente vendería su empresa al mismo Eduardo Sandiford en 1906.[10]

Primera Etapa Industrial[editar]

Grúas Originales del Muelle Vergara

La Cía. de Muelles y Bodegas empezó luego a utilizar su nuevo muelle. Para eso adquirió lanchas, remolcadores, grúas, locomotoras, carros, entre otros. Obtuvo en junio de 1895 la creación de la subdelegación marítima de Viña del Mar, y las mismas barracas que sirvieron para su construcción fueron las primeras bodegas.[11] Sin embargo, los problemas con el muelle no se dejaron esperar. Primero la grúa a vapor comprada en Inglaterra tenía problemas para operar en la punta del muelle y debió trabajar por un costado, por lo que fue necesario adquirir una segunda grúa similar y así aprovechar ambos lado de la estructura. Esa grúas eran conocidas como steam cranes, estaban montadas sobre bojes y operaban sobre rieles, por lo que era necesario que los carros de carga llegaran hasta la punta del muelle. Además eventuales temporales de viento y lluvia dañaron la estructura severamente en 1896 y 1900.

Esta última circunstancia hizo inviable la explotación económica del muelle. Ese temporal en 1900 destruyó parcialmente la estructura, dejando sus operaciones reducidas a un 25%. En junta de accionistas extraordinaria de 7 de mayo de 1901, la Cía. de Muelles y Bodegas decidió liquidar la sociedad. Esto significo que la familia Vergara ya no tendría injerencia alguna en los negocios del complejo. En dicha junta se dijo:

La falta de capital de explotación y las fuertes deudas contraídas cuando se destruyó una parte del muelle, han hecho estériles todos los esfuerzos encaminados a desarrollar las operaciones de la Compañía. Los escasos elementos de transporte de que puede disponer, apenas han permitido efectuar la cuarta parte del trabajo que el muelle haría en condiciones normales.[12]

El muelle y las bodegas cercanas se traspasaron ahora a la Cía. Marítima de la Población Vergara, cuya propiedad era en un 60% de la Cía. Refinería de Azúcar de Viña del Mar (CRAV). Dicha compañía, creada el 7 de octubre de 1901, era una sociedad anónima donde figuraban en un comienzo sólo la CRAV, Graham Rowe y Cía, Juan J. Jackson y Ramón Palma Besa. Aunque después ingresarían Guillermo Wilms y Miguel Morel.[13] El complejo portuario de hecho no se pudo reparar hasta 1910 cuando el Estado de Chile subsidio su reconstrucción como mejora fiscal. Dado que la maestranza de Caleta Abarca ya no pertenecía a Lever, Murphy & Co; su sucesora la Soc. de Maestranzas y Galvanización no participó de la reconstrucción como era de esperar. De hecho, esta fue adjudicada a Alejandro Davidson, un antiguo mecánico de Lever Murphy, quien reconstruyó algunos pilares y volvió a conectar el muelle con el borde costero.[8]

Curiosamente la Cía. Marítima de Viña del Mar, luego de obtener fondos para la reparación del muelle, fue liquidada por sus socios en 1912.[14] Ese mismo año todas las instalaciones fueron traspasadas a una nueva sociedad llamada ahora Cía. de Muelles de la Población Vergara, sociedad anónima que pertenecía por completo a la CRAV. Esta comenzó pronto a comprar nuevos equipos, como remolcadores, lanchas, carros, entre otros. [15]

Turismo[editar]

Cuando el Muelle Vergara fue remodelado en 1983 se transformó en un hermoso atractivo turístico, paseo, mirador, zona de restaurantes, además de albergar actividades de pesca, y poseer un mirador desde donde se puede ver la amplia bahía de Valparaíso y los alrededores costeros de Viña del mar. Contaba también con un restaurante y un piano bar, una cafetería, venta de artesanías y heladería.

Pronto se convertiría en un referente del turismo en Viña del Mar, rodeado de las playas Acapulco y El Sol, muy visitada no solo en los meses veraniegos, por su cercanía al centro de la ciudad y a diversos centros de comercio, gastronomía y diversión. Además, se encuentra rodeado de amplios jardines, y una variedad de edificios y hoteles para recibir a los visitantes que cada año concurren a este lugar.

A un costado del muelle se establece una feria artesanal que ofrece variados objetos a los turistas y transeúntes. El borde costero, recientemente remodelado, ahora ofrece ciclovías, y circuitos deportivos. Por las noches, la zona del muelle se iluminaba con llamativas luces que atraían la atención de los turistas por las noches. Muchas de las postales más emblemáticas de nuestra ciudad mostraban con esplendor vistas panorámicas de este muelle y sus alrededores.

Hoy la zona aledaña a este muelle es un punto de encuentro y paseo, frecuentado diariamente por turistas, familias y enamorados.

Abandono[editar]

El Muelle Vergara fue clausurado en el año 2007, debido al deteriorado estado estructural y el consecuente peligro para los turistas y visitantes del lugar. Ese año, el municipio obtuvo la concesión de la mejora fiscal para desarrollar un proyecto turístico acorde con la remodelación del sector. El estudio arrojó que la estructura del muelle podría ceder ante carga pesada, un sismo de magnitud o una gran marejada, y que la inversión necesaria para su restauración superaba los 2 mil millones de pesos, alejando cualquier iniciativa de inversionistas en el lugar.

En abril del año 2009, una seguida de incendios[16] intencionales terminaron por destruir gran parte de los locales que quedaban en el lugar. Entonces, el municipio llamó a licitación para efectuar la demolición de los locales para evitar que sea usado como refugio por delincuentes.

Actualmente el muelle se encuentra completamente reformado y totalmente accesible a los visitantes.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. El Mercurio de Valparaíso, 4 de febrero de 1895
  2. Panorama en 360º del Muelle Vergara
  3. Véase por ejemplo: El Proceso de Suburbanización en Viña del Mar a fines del Siglo XIX, por Andrés Urtubia. Antecendentes sobre la Configuración Urbana de Viña del Mar, 1874-1892. Por Carolina Miranda.
  4. La concesión del muelle fue otorgada por decreto supremo #1890 del Ministerio de Hacienda con fecha 31 de julio de 1893, y publicado en el Diario Oficial el 7 de agosto de 1893. Dicho decreto otorga la autorización a Eduardo Sandiford para construir un muelle de su propiedad entre la desembocadura del estero Marga Marga y cincuenta metros al sur del naufragio del vapor Arauco; además instruye al intendente de Valparaíso para otorgarle la propiedad de los terrenos,
  5. La prolongación del desvío ferroviario de la Cancha de Carreras fue otorgado por decreto #1322 del Ministerio de Industria y Obras Públicas con fecha 12 de septiembre de 1893, publicado en el Diario Oficial de 14 de septiembre de 1893. Este autoriza a Sandiford a instalar un desvío a su cuenta entre el muelle de su propiedad y el desvío existente en ese momento para el Valparaíso Sporting Club, entre otras obligaciones. Dicho desvío de trocha 1676 milímetros lo construyó Lever, Murphy & Co. en las actuales calles 1 Norte, 5 y 6 Poniente, y Av. San Martín en Viña del Mar.
  6. La existencia de la Compañía fue aprobada por decreto supremo #2657 del Ministerio de Hacienda con fecha de 13 de noviembre de 1893, el que fue inscrito en el Conservador de Bienes Raíces de Valparaíso, Registro de Comercio, a fojas 181 número 155 con fecha de 16 de noviembre de 1893. A su vez, los estatutos de la sociedad fueron inscritos en el Conservador de Bienes Raíces de Valparaíso, Registro de Comercio, a fojas 182 vuelta número 156. Todos disponibles en el Archivo Nacional.
  7. Véase la inscripciones de archivo del registro de propiedades, del Conservador de Bienes Raíces del Valparaíso, siguientes: Año 1893: fojas 675 vta. n.° 1056, fojas 609 n.° 966, 609 vta. n.° 967.
  8. a b Véase Los Cambios en el Borde Costero: El muelle Vergara como testigo de esa Transformación, por Carolina Miranda
  9. Véase Lever, Murphy & Co. También pueden consultarse al respecto la 10ma, 11ma y 12va. Memorias del Director General de los Ferrocarriles del Estado presentadas al Ministerio de Obras Publicas publicadas en 1893, 1894 y 1895, secciones Departamento de Tracción y Maestranzas.
  10. La partida de defunción de don William Murphy está inscrita en el Registro Civil de Viña del Mar, bajo el número #43 del registro de defunciones del año 1894.
  11. La subdelegación marítima fue creada por decreto del Ministerio de Marina con fecha de 9 de junio de 1895.
  12. Inscripción de liquidación de la sociedad. En archivo del Conservador de Valparaíso, Registro de Comercio año 1901, a fojas 96 n.° 110.
  13. Archivo del Conservador de Bienes Raíces de Valparaíso, Registro de Comercio, año 1902, a fojas 1 n.° 1.
  14. Inscripción de liquidación de la sociedad. En archivo del Conservador de Valparaíso, Registro de Comercio año 1912, a fojas 143 n.° 161.
  15. Su escritura social dice que la Cía. Refinería de Azúcar de Viña del Mar posee 14.785 acciones, Arturo Besa, 50 acciones, Tomás Woodsend, 10 acciones, y Alfredo Sothers, 5 acciones, ellos empleados de la misma. La inscripción, que incluye la concesión del muelle, está en archivo del Conservador de Valparaíso, Registro de Comercio año 1912, a fojas 154 n.° 172.
  16. Dos incendios destruyen locales del muelle Vergara

Coordenadas: 33°0′40.41″S 71°33′17.6″O / -33.0112250, -71.554889