Movimiento indaliano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Representación del Indalo.

Después de la Guerra Civil española, la apatía y la tristeza dominaban la sociedad almeriense. Entonces, un revulsivo terminó con la indiferencia y la abulia, dejando paso a uno de los grandes hitos en la historia almeriense. El Movimiento indaliano es un movimiento artístico y cultural surgido en la ciudad española de Almería entre los años 1945, fecha de su primer congreso celebrado en el Café Granja Balear y 1963, cuando celebraron su segundo y último congreso. El movimiento fue fundado por el pintor y escultor almeriense Jesús de Perceval (1915–1985). En 1945, [[Jesús Pérez de Perceval|Jesús de Perceval] congrega a artistas y escritores en torno a la que denomina como “Gran Sucursal Pombiana almeriense”. Pero allí se dan cita también médicos, músicos, periodistas, etc., gentes interesadas en el arte y la cultura. Personajes como Celia Viñas, Fernando Ochotorena, Juan Cuadrado o Luis Ubeda Gorostizaga son sólo algunos de los más conocidos integrantes de una tertulia que se ubica en el café Granja Balear pero que también tuvo otras sedes como el Café Viena, el Círculo Mercantil, el Café Bar Miami, o el Puerto Rico, y que dinamiza la vida cultural de la Almería de finales de los años 40. El movimiento recibe su nombre del Indalo, un símbolo que representa a toda la provincia de Almería y que es común encontrarlo en fachadas de casas, en vehículos, etc. En este contexto, aparece el Movimiento Indaliano. Cuando se habla de Movimiento Indaliano se piensa en los nombres de sus iniciadores, “el Grupo de los Siete": Perceval, Miguel Cantón Checa, Francisco Alcaraz, Luis Cañadas, Francisco Capulino "Capuleto", Antonio López Díaz y Miguel Rueda.

Los indalianos, formaron un movimiento pictórico-literario que se desarrolló entre los años 1943 y 1963. 1945 fue el año en que se celebró la primera tertulia, siendo el germen que dio vida a dicho movimiento. Desarrollaron una cultura propia y de notoria reminiscencia mediterránea, que rendía tributo a la luz y el sol como ejes de sus obras, las que se asentaban en un realismo propio del sur. Llegaron a consolidar una magnífica iconografía representativa de la ciudad y la provincia, destacando en ella la fuerza de la naturaleza y de sus habitantes.

En 1947 fueron invitados por el entonces Jefe Nacional de Bellas Artes y fundador de la Academia Breve de Crítica de Arte y del Salón de los Once, Eugenio D'Ors, a exponer en el Museo Nacional de Arte Moderno de Madrid donde el éxito les acompañó, tanto en críticas como en público.

En 1948, exponen en Madrid, en el “VI Salón de los Once” junto a nombres como Joaquín Vaquero, Panco Cossío, Juan A. Morales y Federico Castellón.

En 1951, algunos integrantes del grupo, expusieron nuevamente en Madrid en la Primera Bienal Hispanoamericana de Artes, realizada por el Instituto de Cultura Hispánica y el ministerio de Educación Nacional.

En este marco, Jesús de Perceval hizo la presentación de su obra “La degollación de los inocentes”, un cuadro que es una pura contradicción y en el que el pintor rinde homenaje a sus grandes amigos Eugenio d'Ors y García Nieto representándolos junto a él, observando terribles escenas bíblicas. Segunda generación de artistas plásticos.

Con el paso del tiempo el movimiento queda reducido a destacar meramente en lo local y sus nuevos integrantes no llegan a obtener el mismo renombre que “los siete”.

La nueva generación de pintores entre los que se encuentran Juan Ayala Cuerva, Francisco García Jiménez "Pituco" (quizá el artista más revolucionario), Miguel Martínez y Carmen Pinteño, permanecerán injustamente relegados en el conjunto general pictórico español, como pintores locales, aunque sus obras son de gran calidad y hoy en día han recobrado el prestigio artístico y económico no reconocido en su momento.

El Movimiento Indaliano constituyó en su momento un revulsivo para la apática sociedad almeriense de la posguerra, siendo determinante para la historia, la vida y la cultura contemporánea de la ciudad.[1]


Historia[editar]

El movimiento surgió pocos años después de finalizar la Guerra Civil. Esta etapa de la posguerra se caracterizó por un vacío cultural en especial a lo referente a las artes plásticas. El movimiento fue fundado por el pintor y escultor almeriense Jesús de Perceval en 1945, cuando se inician las tertulias en el Café Granja Balear y, a partir de este momento, los pintores construyeron su entramado figurativo. El punto de partida fue la diferencia cultural almeriense, basada en una cultura ancestral y mediterránea.[1]

Agrupados alrededor de la figura de su fundador, Jesús de Perceval, reivindicaron una regeneración estética basada en los valores tradicionales del sur de España frente a los movimientos vanguardistas del norte, lo cual se traduce en una pintura realista moderna capaz de plasmar de una forma singular el paisaje almeriense y a sus gentes.[1]

Miembros[editar]

Sus miembros fundadores se conocen como el «grupo de los siete», formado porː Jesús de Perceval, Francisco Alcaraz, Luis Cañadas, Francisco Capulino, Antonio López Díaz, Miguel Cantón Checa y Miguel Rueda.[2]

En agosto de 2020 falleció el último integrante vivo del movimiento, Francisco Alcaraz, a la edad de 94 años.[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Indalia (ed.). «Historia de Almería — Cultura y arte». Archivado desde el original el 20 de febrero de 2011. Consultado el 22 de abril de 2010. 
  2. «Todo lo que tienes que saber acerca del Movimiento Indaliano almeriense». Matador Español. Consultado el 24 de agosto de 2020. 
  3. «Francisco Alcaraz, la pintura como poética». www.lavozdealmeria.com. Consultado el 29 de agosto de 2020.