Movimiento Comunista de España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Movimiento Comunista
MC Logo.jpg
Secretario/a general Eugenio del Río
Fundación 1972
Disolución 1991 [1]
Ideología política Comunismo, marxismo, leninismo, maoismo
Posición en el espectro Izquierda revolucionaria
Partidos creadores Movimiento Comunista Vasco
Organización Comunista de Zaragoza
Unificació Comunista
Federación de Comunistas
Movimientu Comunista d'Asturies
Grup de Formació Marxista-Leninista de les Illes
Organización de Izquierda Comunista
1 Integración en Izquierda Alternativa.
[editar datos en Wikidata]

El Movimiento Comunista (MC) fue un partido político español activo desde principios de los años setenta hasta 1991, año en que se unió a la Liga Comunista Revolucionaria (LCR). La organización unificada duró un año y medio.

Ideas[editar]

Desde el comienzo se definió como un partido revolucionario con el objetivo último de alcanzar una sociedad comunista. Inicialmente, se identificó con las ideas de Marx y de Lenin, y en la década de 1970, especialmente en la primera mitad, se adhirió al maoísmo[1] A partir de la segunda mitad de los años ochenta fue reconsiderando críticamente el valor de la ideología marxista y se mantuvo independiente de las distintas corrientes comunistas internacionales[2] [3] [4] [5] .

Historia[editar]

El mayor de los grupos que lo formaron, el Movimiento Comunista Vasco, estuvo implantado en el País Vasco y Navarra. Tuvo su origen en una escisión de ETA, encabezada por los miembros de la Oficina Política, Patxi Iturrioz y Eugenio del Río. La mayoría de ETA expulsó a este sector en la V Asamblea de ETA, celebrada en diciembre de 1966[6] Los expulsados fueron acusados por quienes quedaron al mando de ETA de “españolistas” a causa de su actitud crítica hacia el nacionalismo vasco. De ahí surgió la organización ETA-Berri (ETA nueva) que pronto, en agosto de 1969, pasó a denominarse Komunistak o Movimiento Comunista Vasco, y que entabló relaciones con grupos de ideas similares de otros lugares de España.

En octubre de 1971 se unieron el MCV y la Organización Comunista de Zaragoza, fundándose el Movimiento Comunista de España.

En enero de 1972 se publicó el primer número de su publicación clandestina Servir al Pueblo, que, años después, pasaría a denominarse Hacer.

En agosto de ese mismo año se sumó al MCE un grupo de comunistas asturianos, algunos de los cuales habían pertenecido al Frente de Liberación Popular (FLP). Y en septiembre se incorporó al MCE Unificació Comunista del País Valencià (anteriormente Tribuna Obrera). En mayo de 1973 lo hizo Federación de Comunistas, presente en Madrid y en Galicia.

En julio de 1975 tuvo lugar el Primer Congreso del MCE en la localidad francesa de Fontenay-sous-Bois.

Entre 1972 y 1977 se multiplicó el número de sus miembros que llegaron a sumar cerca de 5.000. En los años ochenta fueron disminuyendo paulatinamente. En enero de 1976 cambió las siglas MCE por las de MC.

En ese mismo año se agregó al MC el Grup de Formació Marxista-Leninista de Les Illes (Baleares).

En el último período del franquismo perteneció a la Plataforma de Convergencia Democrática (PCD), fundada en julio de 1975, y, luego, a Coordinación Democrática, resultante de la unión, en marzo de 1976, de la Junta Democrática y de la PCD. También formó parte de la Plataforma de Organismos Democráticos (POD), constituida en septiembre de ese mismo año.

Las organizaciones del MC adoptaron diversos nombres (entre paréntesis los nombres de sus publicaciones):

En 1977 se crearon diversas organizaciones juveniles del MC: Mocedade Galega Revolucionaria, Euskadiko Gazteria Gorria, Moviment de Joventuts Comunistes de Catalunya, etc.

Entre sus principales responsables figuraron Patxi Iturrioz, Eugenio del Río, los hermanos Ignasi y Javier Álvarez Dorronsoro, Carles Dolç, José María Montserrat, José Ignacio Lacasta, Javier Villanueva, José Ignacio Fagoaga, Rosa Olivares Txertudi, Jesús Urra, Peio Aierbe, Milagros Rubio, Javier Ortiz, Xesús Veiga, Empar Pineda, José y Paloma Uría, Rosa María Zurro, Montserrat Oliván, Paulino Rodríguez, José Barcelona, María Antonia Caro, José Rodríguez Gordillo, Manuel Llusia, Samuel Pérez, María Gascón, Jon Kepa Iradi, Cristina Piris.

En 1978 se creó una estructura autónoma de mujeres, con el fin de impulsar el feminismo en la organización y en su actividad.

Las organizaciones del MC, todavía ilegal, participaron en la formación de coaliciones electorales que participaron en las elecciones generales del 15 de junio de 1977. En ellas participó el MC con los diversos partidos de la Federación de Partidos Socialistas y con el Partido Carlista, a los que se añadieron otras fuerzas como EIA en el País Vasco. Cabe señalar entre ellas: la Candidatura de Unidad Popular (CUP), en Madrid, la CUPS, en Barcelona, Euskadiko Ezkerra, en el País Vasco, la Unión Navarra de Izquierdas (UNAI), en Navarra, el Frente Autonomista Aragonés, Unidad Regionalista, en Asturias, etc. Tan solo una de estas coaliciones, Euskadiko Ezkerra, obtuvo un escaño.

El MC fue legalizado el 21 de julio de 1977.

En esos momentos estaba compuesto por un 60% de trabajadores, un 30% de estudiantes y un 10% de profesionales. Un tercio de sus miembros eran mujeres. El grupo de edad más numeroso estaba entre los 25 y los 30 años, y el segundo, entre los 20 y los 25.

La nueva situación política sometió a una fuerte tensión al MC, que dio lugar a una crisis en una de sus organizaciones más importantes, la de Madrid, y que se saldó con una escisión.

En el II Congreso Federal (Bilbao, marzo de 1978) se produjo una reafirmación de la orientación radical de la organización y se definió en el artículo 1 de sus estatutos como «partido comunista cuyo objetivo es la implantación del socialismo y el comunismo». En su artículo 2 precisaba que «La ideología del Movimiento Comunista es el marxismo-leninismo enriquecido por las aportaciones de Mao Tse Tung, y por todas las aportaciones y experiencias que son patrimonio del movimiento revolucionario internacional»[7]

En diciembre de 1978, el MC llevó a cabo una intensa campaña preconizando la abstención en el referéndum de la Constitución, como forma de expresar sus desacuerdos con el texto sometido a consulta. En un nuevo Congreso, celebrado el 3 y el 4 de febrero de 1979 en Madrid, se unieron el MC y la Organización de Izquierda Comunista,[8] aunque una parte de esta última se desvinculó de ese proceso. La OIC, anteriormente defensora de ideas asamblearias y partidaria de las concepciones de Rosa Luxemburgo, había sufrido en los meses anteriores una grave crisis.

En las elecciones generales de marzo de 1979 se presentaron candidaturas bajo las siglas MC-OIC en todas las provincias salvo en Canarias, donde estaba presente el Movimiento de Izquierda Revolucionaria del Archipiélago Canario (MIRAC), con el que el MC venía manteniendo unas estrechas relaciones. Las candidaturas del MC-OIC obtuvieron 85.117 votos, un 0,47% del total. En abril de ese mismo año tuvieron lugar las elecciones municipales a las que concurrió el MC-OIC, presentando candidaturas en 350 localidades, en algunos casos en coalición con otras fuerzas. El número de votos cosechados fue de 105.217, y el de concejales 117, entre ellos los de Paterna del Campo, en Huelva (cuatro), Paterna, del País Valencià (uno), Mieres (uno) y Cangas del Narcea (uno) en Asturias, La Línea de la Concepción, en Cádiz (uno), Majadas de Tiétar, en Extremadura (cinco), Huesca (uno) y Jaca (dos).

Tras la desaparición de otras organizaciones de la izquierda radical, como el PTE, la ORT, Acción Comunista y la progresiva marginación de otras, como el POUM, OCE(BR), PCT, PCE(m-l), el Movimiento Comunista mantuvo su actividad y, durante la década de los ochenta, fue la organización de la izquierda radical con mayor implantación en España.

Durante los años ochenta trabajó activamente en los movimientos sociales. Había participado en las Comisiones Obreras en la clandestinidad (en 1966, incluso, junto con el PC de Euskadi y la USO, los miembros de lo que luego sería el MCV, todavía en ETA, habían creado las Comisiones Obreras de Guipúzcoa). Impulsó el movimiento feminista y el movimiento por la paz y antimilitarista. Fue una de las organizaciones más activas en la oposición al ingreso de España en la OTAN, a través de la Comisión Anti-OTAN (CAO), y contribuyó a promover las marchas contra las bases norteamericanas de Torrejón y Rota.

En su IV Congreso, celebrado en 1983, se operó un cambio en su definición como organización. Así, su artículo 1 dice: «El MC es un partido comunista cuyo objetivo es la realización de la revolución socialista y la consecución de una sociedad comunista». Y su artículo 2: «La ideología del MC es el marxismo y el leninismo. El MC intenta incorporar a su patrimonio ideológico el conjunto de aportaciones y experiencias positivas de los movimientos revolucionarios y de emancipación de todo el mundo».[9] De esta manera se suprimía su identificación como partido maoísta y se subrayaba su apertura a otras aportaciones. También se modificó el término "marxismo-leninismo" (se incluyó la "y") para diferenciarse de los partidos que se reivindicaban como herederos de la III Internacional Comunista y de los seguidores del modelo de la URSS.

En los años ochenta combinó la labor en los movimientos sociales con una búsqueda de la confluencia con organizaciones y partidos radicales, en especial, con la llamada izquierda abertzale. El propósito de facilitar esa confluencia inspiró la separación formal de la organización vasca del MC (EMK), en 1983, y el apoyo del MC a las candidaturas de Herri Batasuna al Parlamento Europeo, en 1987 y 1989. Sin embargo, las relaciones con HB, que nunca fueron buenas, se deterioraron a raíz del atentado de ETA contra Hipercor, en Barcelona, en junio de 1987, y de la pretensión de HB de dirigir la actividad de solidaridad con el pueblo vasco en el resto de España.

A comienzos de los años ochenta, se había producido la salida del MC de su organización local de Valladolid, cuyos responsables habían sido expulsados, que pasó a crear la Unidad Popular Castellana a imitación de Herri Batasuna.

En esta década, el MC mantuvo unas intensas relaciones internacionales con organizaciones de la izquierda revolucionaria, sobre todo europeas y latinoamericanas, y desplegó una actividad solidaria con los pueblos palestino y saharaui. Apoyó especialmente a las organizaciones populares de Centroamérica.

Tras un proceso de debate a lo largo de 1991, el MC y la LCR acordaron fusionarse en una misma organización, cosa que tiene lugar en un Congreso llevado a cabo en noviembre de 1991. Se decidió denominar a la nueva organización Izquierda Alternativa, pero se acordó no servirse de este nombre hasta que se tomara una decisión sobre la articulación entre las distintas organizaciones territoriales y la forma que había de revestir la presencia pública en el conjunto de España. En tanto que no se tomara esta decisión, se utilizarían los nombres de cada organización territorial en sus propios ámbitos: Revolta en Cataluña, en el País Valenciano y en las Islas Baleares, Inzar en Galicia, Acción Alternativa en Andalucia, Lliberación en Asturias, Liberazión en Aragón, Liberación en Madrid, Castilla-León, la Región Murciana, La Rioja, Cantabria y Albacete.

La organización unificada editó dos publicaciones: Página Abierta y Viento Sur, mientras que la Editorial Revolución, anteriormente vinculada al MC, pasó a llamarse Talasa[4].

La unidad duró poco tiempo, un año y medio escaso –hasta marzo de 1993–, dado que existían diferencias importantes en el plano ideológico y en la idea misma de lo que debía ser la organización. El sector procedente del MC pretendía evolucionar hacia un modo de organización diferente de los partidos políticos, mientras que el sector originario de la LCR prefería reafirmarse como partido político.

Las tensiones originadas por el proceso de unidad fallido trajeron como consecuencia la práctica desaparición del lo que había sido el MCC.

Las restantes organizaciones en algunos casos se disolvieron (Lliberación, de Asturias, en 2010, Liberazión, en Aragón, en 2011, e Inzar, en Galicia, en 2012). Las organizaciones restantes han contribuido a la puesta en pie de la Federación Acción en Red, en 2008.

Referencias[editar]

  1. I Congreso del MCE.Agosto 1975. Josepa Cucó i Giner. “La izquierda de la izquierda. Un estudio de antropología política en España y Portugal”. Papeles del CEIC, volumen 2007/1 papel # 29 marzo 2007.
  2. Sobre el horizonte ideológico del MC, véase el libro de Eugenio del Río, De la indignación de ayer a la de hoy, Madrid: Talasa, 2012[1]
  3. Roca, José Manuel. «L’esquerra marxista radical davant el canvi de règim i el procés constituent», L’avenc, Revista d’Historia, 207, octubre de 1996 [2]
  4. Roca, José Manuel. «Una aproximación sociológica, política e ideológica a la izquierda comunista revolucionaria en España». En ROCA, José Manuel. El proyecto radical. Auge y declive de la izquierda revolucionaria en España (1964-1992). Madrid: Los libros de la Catarata, 1994.
  5. Laíz, Consuelo, La lucha final. Los partidos de la izquierda radical durante la transición española, Madrid: Libros de la Catarata, 1995.
  6. Kepa Bilbao Ariztimuño, El nacimiento de E.T.A. (1959), la primera escisión (1966-1967) y la formación de E.M.K. [3], junio de 2006.
  7. 10 Años de lucha por el socialismo. Resoluciones y Documentos del II Congreso. MC. Abril de 1978.
  8. Hacia la unidad de la izquierda revolucionaria. Resoluciones y documentos del Congreso de Unificación. MC-OIC. Febrero de 1979.
  9. Una izquierda para la revolución. IV Congreso Federal del MC. 1983