Monumento a las Víctimas del Comunismo (Washington D. C.)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Monumento a las Víctimas del Comunismo en Washington, D.C. es un monumento que se encuentra en Washington D. C., situado en la intersección de la avenida de New Jersey con la avenida de Massachusetts y la calle G, en el Cuadrante Noroeste, a dos cuadras de la estación de Union Station con vistas al Capitolio de los Estados Unidos. [1]

El monumento está dedicado "a los más de cien millones de víctimas del comunismo". Las Fundación “Victims of Communism Memorial” dice que el propósito del monumento es asegurar "que la historia de la tiranía comunista será conocida por las futuras generaciones." [2]

El Monumento a las Víctimas del Comunismo fue dedicado por el Presidente George W. Bush el 12 de junio de 2007, [3] en el 20 aniversario del discurso de presidente Ronald Reagan "tear down this wall" (“derribad ese muro”) delante del muro de Berlín. [3]

Goddess of Democracy DC side.jpg

Descripción[editar]

El Monumento mide unos diez pies (3 m) y es una réplica de bronce, a partir de fotografías, de la Diosa de la Democracia erigida por los estudiantes durante las protestas de la Plaza de Tiananmen en 1989.[4]​ El diseño del monumento y la estatua son obras del escultor Thomas Marsh.[5]​ Thomas Marsh dirigió un proyecto en 1994 para volver a levantar la Diosa de la Democracia en Chinatown, San Francisco.[6][7]

La inscripción dice:

(parte frontal) A los más de cien millones de víctimas del comunismo y a aquellos que aman la libertad

(parte posterior) A la libertad e independencia de todas las naciones y pueblos cautivos[4]

Antecedentes[editar]

El proyecto de ley HR 3000, patrocinado por los representantes Dana Rohrabacher y Tom Lantos y los senadores Claiborne Pell y Jesse Helms, para alzar el monumento fue aprobado por unanimidad el 17 de diciembre de 1993 y se convirtió en ley tras su firma por el presidente Bill Clinton, convirtiéndose en la Public Law 103-199 Sección 905. Debido a los retrasos en el establecimiento del monumento, el plazo se amplió posteriormente, a través de la Sección 326 de la Public Law 105-277, aprobada el 21 de octubre de 1998, hasta el 17 de diciembre de 2007. La Fundación “Victims of Communism Memorial Foundation” tenía instrucciones para financiar y dirigir las primeras etapas de la planificación del monumento.

En noviembre de 2005, la National Capital Planning Commission aprobó el diseño del monumento. Después de librar 825.000 dólares para costear la construcción e instalación, la ceremonia de inauguración se llevó a cabo 27 de septiembre de 2006. [8]

Ceremonia de inauguración[editar]

El 12 de junio de 2007 el monumento fue inaugurado oficialmente. Entre los cientos de invitados había personas de muchos de los países que sufrieron bajo regímenes comunistas, como el poeta vietnamita Nguyen Chi Thien, el preso político chino Harry Wu, el periodista anticomunista lituano Nijole Sadūnaitė y otros.[9]​ Durante la ceremonia de apertura el presidente George W. Bush se refirió a las víctimas anónimas del comunismo:

El presidente estadounidense George W. Bush dedica el Monumento a las Víctimas del Comunismo

Entre ellas están incluidos los ucranianos inocentes que murieron de hambre en la Gran Hambruna de Stalin; los rusos que murieron en las purgas de Stalin; lituanos, letones y estonios cargados en vagones de ganado y deportados a los campos de exterminio del Ártico del comunismo soviético. Se incluyen los chinos muertos en el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural; los camboyanos muertos en los Campos de la Muerte (Killing Fields) de Pol Pot; los alemanes orientales tiroteados al intentar escalar el muro de Berlín en busca de la libertad; los polacos masacrados en el bosque de Katyn; los etíopes asesinados durante el "terror rojo"; los indios miskitos aniquilados por la dictadura sandinista de Nicaragua; los balseros cubanos que se ahogaron al escapar de la tiranía. [3]

El presidente Bush dijo también: "Nunca sabremos los nombres de todos los que perecieron, pero en este lugar sagrado, consagrado a la historia, las víctimas desconocidas del comunismo serán recordadas para siempre. Dedicamos este monumento porque tenemos la obligación, para con los que murieron, de reconocer sus vidas y honrar su memoria."[10]​ Bush equiparó el comunismo a la amenaza de terrorista que enfrentan los Estados Unidos:"Al igual que los comunistas, los terroristas y radicales que han atacado a nuestra nación son seguidores de una ideología asesina que desprecia la libertad, aplasta todo disenso, tiene ambiciones expansionistas y persigue objetivos totalitarios".[11]

En el primer aniversario, hubo otro acto con el Comité Internacional de Crimea.[12]​ Una segunda ceremonia de conmemoración se celebró el 9 de junio de 2011 con los representantes de los grupos étnicos y religiosos que sufrieron bajo los regímenes comunistas.[13]

Reacciones críticas[editar]

El Chicago Tribune informó de que el monumento fue criticado por la embajada China debido a que en él se evocan las protestas de la Plaza de Tiananmen. La embajada dijo que su construcción era un "intento de difamar a China". El presidente de la Fundación Victims of Communism Memorial, Lee Edwards, dijo que no tenía conocimiento de ninguna queja oficial. [14]

En respuesta a las críticas a régimen chino en la ceremonia de inauguración, un portavoz de la cancillería china acusó a los EE. UU. de impulsar una política de "guerra fría" y entrometerse en los asuntos internos de China y emitió una protesta formal. [15]

El profesor Andrei P. Tsygankov, de la Universidad Estatal de San Francisco, califica la construcción de la estatua como una expresión del lobby anti-Rusia de Washington. La identifica como un símbolo del renacimiento de la Guerra Fría. [16]

Según el profesor Shi Yinhong, del Centro de Estudios Americanos de la Universidad Popular de China, el monumento es inadecuado: "En la historia de los países socialistas, como China y la Unión Soviética, hubo muchos acontecimientos dramáticos En los países capitalistas, también han ocurrido muchas cosas malas, pero no erigimos monumentos a las víctimas del capitalismo. "[17]

Una semana después de la inauguración del monumento y los discursos durante el evento el presidente ruso, Vladimir Putin, respondió: "No hemos utilizado armas nucleares contra una población civil. No hemos rociado miles de kilómetros con productos químicos ni hemos arrojado sobre un pequeño país siete veces más bombas que en toda la Gran Guerra Patria." [17]

En China, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China presentó una severa reclamación a los Estados Unidos en respuesta a la inauguración del monumento. Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que "hay fuerzas políticas en Estados Unidos que todavía piensan en términos 'guerra fría' y tratan de provocar conflictos entre diferentes ideologías y sistemas sociales." Añadió que los EE. UU. no deben plantearse como objetivo "interferir en los asuntos internos de otros países y tendrían que hacer más cosas para promover el diálogo y la cooperación. "[18]​ El político ruso y parlamentario Gennady Ziuganov, líder del Partido Comunista de la Federación Rusa, dijo que presencia del presidente estadounidense George W. Bush en la inauguración del monumento era un "intento de torpe propaganda para desviar la atención de la opinión pública mundial de los verdaderos crímenes sangrientos del imperialismo estadounidense en general y de la actual administración en la Casa Blanca en particular." Ziugánov añadió que el monumento era inadecuado: "¿Cómo puede un presidente estadounidense inaugurarlo dada la sangre de civiles en Irak, Afganistán, Somalia, de los serbios de Kosovo, de la Bahía de Guantánamo? Las prisiones de la CIA en Europa del Este son parte de una lista negra de delitos globales."[19]

En Ucrania hubo una reacción en el sentido de crear un museo sobre el imperialismo estadounidense en Simferopol. El líder del Partido Comunista, Leonid Grach, declaró: "Es nuestra respuesta a George Bush, que inauguró el monumento a las Víctimas del Comunismo en Washington, y al pro-occidental presidente ucraniano Viktor Yushchenko, que inició la construcción del Museo de la Ocupación Soviética en Kiev." El museo de Simferopol se centró en la represión de los nativos americanos, la esclavitud y el racismo y también destaca las intervenciones en países extranjeros. [20]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. "Victims of Communism Memorial in Washington, D.C.". dcMemorials.com. 24 July 2011.
  2. "About the Foundation" Archivado el 28 de julio de 2011 en la Wayback Machine..
  3. a b "President Bush Attends Dedication of Victims of Communism Memorial" (Press release).
  4. a b Richard P. Poremski (3 July 2007).
  5. "Victims of Communism Memorial, (sculpture)".
  6. John Quinlan (15 June 2007).
  7. John J. Miller (12 June 2007).
  8. "Victims of Communism Memorial" Archivado el 9 de octubre de 2011 en la Wayback Machine..
  9. Monika Bončkutė (14 June 2007).
  10. Heather Maher (13 June 2007).
  11. Fekeiki, Omar (June 13, 2007).
  12. "The First Anniversary of the Victims of Communism Memorial".
  13. Neil W. McCabe (7 June 2011).
  14. Falk, Leora (June 12, 2007).
  15. "China blasts Bush tribute to victims of communism".
  16. Andrei P. Tsygankov.
  17. a b "Вести Недели : США диктуют условия" Archivado el 17 de abril de 2015 en la Wayback Machine.. vesti7.ru.
  18. "Xinhua - English" Archivado el 19 de abril de 2015 en la Wayback Machine.. xinhuanet.com.
  19. "Новости NEWSru.com :: Зюганов назвал Буша символом государственного терроризма". newsru.com.
  20. Sputnik (21 August 2007).