Calvario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Monte Calvario»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 31°46′43″N 35°13′46″E / 31.77861, 35.22944

Lugar tradicional del Gólgota, en el interior de la Iglesia del Santo Sepulcro.

El Calvario, también conocido como el Gólgota, fue un sitio que se encontraba cerca del exterior de las murallas de Jerusalén. En él Jesús fue crucificado.[1] Gólgota o Gólgotha proviene del griego Γολγοθᾶ; posteriormente escrito como Γολγοθᾶς. La palabra surge de la traducción al griego en el Nuevo Testamento de un término arameo que se cree que pudiera ser Gûlgaltâ. La Biblia traduce el término como "Lugar de [la] Calavera", frase que figura en griego como Κρανίου Τόπος (Kraníou Tópos), y en latín como Calvariæ Locus, de donde deriva la palabra española Calvario.

Referencias bíblicas y etimología[editar]

El altar en el lugar tradicional del Gólgota.
Altar en el lugar tradicional del Gólgota.

En los primeros escritos sobre este lugar, se lo describe como una colina con una forma similar a la parte superior de un cráneo, que se encontraba muy cerca de una puerta de Jerusalén: "Hay un punto ahí denonimado Gólgota, la lengua de los padres ancestrales nos da su nombre, 'la parte de cráneo de la cabeza'".[2]

A partir del 333 se asoció con una pequeña colina[3] y a partir del siglo XVI se asoció con una montaña.[3] En en el Evangelio de Juan se lo describe como un lugar cercano a la ciudad, para que los que entrasen leyesen la inscripción "Jesús de Nazaret. Rey de los judíos" (Juan 19:20).

El Calvario es mencionado en los cuatro evangelios canónicos:

  • Evangelio de Mateo: "Llegaron al sitio llamado Gólgota, que quiere decir lugar de la calavera" (Mateo 27:33)
  • Evangelio de Marcos: "Le llevaron al lugar del Gólgota, que quiere decir lugar de la calavera" (Marcos 15:22)
  • Evangelio de Lucas: "Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, le crucificaron allí" (Lucas 22:33)
  • Evangelio de Juan: "Tomaron, pues, a Jesús, que, llevando su cruz, salió al sitio llamado Calvario, que en hebreo se dice Gólgota" (Juan 19:16-17)

El apelativo "lugar de la calavera" en arameo es gagûltâ ܓܓܘܠܬܐ. La etimología está basada en la raíz hebrea גלל g-l-l, de la que se deriva la palabra hebrea calavera, גֻּלְגֹּלֶת (gulgōleṯ).[4] Se han dado algunas explicaciones alternativas. Se ha sugerido que el nombre arameo es gol go a tha, que significa "monte de ejecución", y que su localización es la misma que el Goatha mencionado en el pasaje del Libro de Jeremías (Jeremías 31:39) que describe la geografía de Jerusalén.[3] Una explicación alternativa es que el lugar fuese un sitio para ejecuciones públicas, y que el nombre hiciera referencia a los cráneos abandonados que podían encontrarse ahí,[3] o que estuviera situado cerco de un cementerio y que nombre hiciera referencia a los huesos que estaban enterrados ahí.[3]

En algunas tradiciones cristianas y judías, el Gólgota es el lugar donde se encuentra el cráneo de Adán.[3] Una versión habitual de esta tradición dice que Sem y Melquisedec viajaron al lugar donde se encontraba el Arca de Noé, recuperaron el cráneo de Adán y fueron guiados por ángeles hasta el Gólgota, que es descrito como una colina con forma calavera en el centro del Mundo, donde también estaba la cabeza de la serpiente del Edén. Esta tradición aparece en muchas fuentes antiguas, incluyendo la Kitab al-Magall, el Libro de Adán y Eva, la Cueva de los Tesoros y los escritos del patriarca Eutychius de Alejandría. También se sugiere que la orografía del lugar tenía la forma de una calavera y que recibió ese nombre por esa razón.[3]

Localización tradicional[editar]

El Santo Sepulcro (1) en el barrio cristiano de Jerusalén.

La ubicación tradicional del Gólgota deriva de identificación por Helena, la madre de Constantino I, en el 325. A unos pocos metros Helena identificó la localización de la tumba de Jesús y dijo haber descubierto la verdadera cruz. Su hijo, Constantino, construyó la Iglesia del Santo Sepulcro en ese entorno. En el 333 un autor con el seudónimo de Peregrino de Burdeos escribió en la obra Itinerarium Burdigalense:[5]

A la izquierda está la pequeña colina del Gólgotha, donde el Señor fue crucificado. A un tiro de piedra de ahí hay una bóbeda [cripta] donde yació su cuerpo, y donde se levantó al tercer día. Ahí, en la actualidad, por mandato del emperador Constantino, se ha construido una basílica; es decir, una iglesia de maravillosa belleza.

En la tesis doctoral de Nazénie Garibian de Vartavan, publicada con el título La Jérusalem Nouvelle et les premiers sanctuaires chrétiens de l’Arménie. Méthode pour l’étude de l’église comme temple de Dieu dice que el Gólgota se encontraba en la pared vertical del altar de la basílica de Constantino y lejos de la tradicional roca del monte.[6] Los planos publicados en el libro indican la situación del Gólgota con un margen de error de menos de dos metros, por debajo del pasaje circular situado a un metro de donde se dice que se recuperó la ropa ensangrentada de Jesús y justo antes de las escaleras que llevan a la capilla de Santa Helena (dedicada a la madre de Constantino), que también es conocida como capilla de San Vartán.

Templo de Afrodita[editar]

Antes de la identificación de Elena, en el lugar había un templo a Afrodita. La construcción de Constantino abarcó casi todo el antiguo recinto del templo. La "Rotonda" y el claustro (que fue reemplazado en el siglo XII por el actual Catolicón y la Capilla del Calvario) están prácticamente solapados con el antiguo templo. La basílica que Constantino construyó sobre el resto del recinto fue destruida en el siglo XI y no ha sido reemplazada. La tradición cristiana dice que ese lugar fue originalmente un sitio de veneración cristiana, pero que Adriano enterró apropósito los lugares cristianos y construyó ese templo encima, dando cuenta de su desprecio hacia el cristianismo.[7]

Hay evidencias de que en torno al 160, unos 30 años después de que se construyese el templo de Adriano, los cristianos lo asociaban con el lugar del Gólgota; Melitón de Sardes, un obispo del siglo II influyente en la región, describió su localización "en mitad de la calle, en mitad de la ciudad",[8] lo que marca la posición del templo de Adriano a mediados del siglo II. Se construyó una típica ciudad romana de acuerdo con un plan hipodámico: una vía de norte a sur, la Cardo (que hoy es la the Suq Khan-ez-Zeit), y una avenida de este a oeste, el Decumano (que hoy es la Vía Dolorosa).[9] El foro solía situarse en la intersección de estas dos vías, con los principales templos adyacentes.[9] Sin embargo, debido a la obstáculo que suponía el Monte del Templo, y por el campamento de la Décima Legión de la Colina Occidental, la ciudad de Adriano tenía dos cardos, dos decumanos, dos foros[9] y varios templos. El Foro Occidental (hoy Muristán) se encuentra en la encrucijada entre el cardo oeste y lo que hoy es la calle El-Bazar/David, con el Templo de Afrodita adyacente, en la intersección entre el Cardo Occidental y la Vía Dolorosa. El Foro Norte estaba al norte del Monte del Templo, en la unión entre la Vía Dolorosa y el Cardo Oriental, cerca del templo de Júpiter Capitolino construido intencionadamente sobre el Monte del Templo.[10] Otro conocido sitio sagrado que Adriano convirtió en un templo pagano fue la Piscina de Bethesda, a la que seguramente se refería el capítulo cinco del Evangelio de Juan (Juan 5:1-18)[11] donde se construyeron los templos de Asclepio y Serapis.

Aunque posicionamiento del Templo de Afrodita podría no haber sido intencionado, sino un resultado del diseño de la Colonia romana, Adriano es conocido por haber construido templos paganos encima de lugares sagrados en Jerusalén y en otros lugares como parte de la política de romanización.[12] [13] [14] [15] [16]

Excavaciones arqueológicas bajo la Iglesia del Santo Sepulcro han revelado grafitis de peregrinos de tiempos en los que todavía estaba el Templo de Afrodita, de un barco, un símbolo paleocristiano muy común,[17] [18] [19] y la frase "Dominus Ivimus", que significa, "Señor, nosotros vinimos",[20] [21] lo que apoya la afirmación de Melitón de Sardes de que los primeros cristianos decían que el Gólgota estaba en medio de la ciudad de Adriano en lugar de fuera.

Localización en relación con las murallas de la ciudad[editar]

El Nuevo Testamento describe el lugar de la crucifixión, el Gólgota, como "cercano a la ciudad" (Juan 19:20), y "fuera de las murallas de la ciudad" (Hebreos 13:12). La localización tradicional está en el centro de la ciudad de Adriano, así como en el interior del perímetro de las antiguas murallas de Jerusalén; por lo tanto hay alguna incertidumbre sobre la legimitidad de la identificación tradicional de ese terreno. Algunos defensores de esta tradición, han respondido que el perímetro de las murallas era mucho más pequeño en los tiempos de Jesús y que el Calvario estaba fuera de esas murallas; pero que consta que Herodes Agripa (41-44) extendió la muralla de la ciudad hacia el norte, y también se cree que se expandieron las murallas hacia el oeste. En 2003, el profesor sir Henry Chadwick (que fue decano de Iglesia Cristiana en Oxford) argumentó que cuando los constructures de Adriano hicieron el replanteo en la antigua ciudad, ellos "de paso confirmaron al Gólgota dentro de los nuevos muros".[22]

Algunos protestantes lo sitúan en otro lugar ya que una muralla implicaría la existencia de un foso dedensivo fuera de ella, por lo que la muralla primitiva no podría haber estado adyacente al Calvario, y además la presencia del Monte del Templo habría dejado poco espacio dentro de los muros para el resto de la ciudad, especialmente si se tiene en cuenta que el Calvario estaría fuera de los muros. Básicamente, si el emplazamiento tradicional hubiera estado detrás de la muralla, la ciudad habría estado limitada en la parte baja del Valle de Tyropoeon, en vez de incluir la ventaja defensiva de la Colina Occidental. Como estas consideraciones geográficas implican que no incluir la Colina Occidental dentro de las murallas haría a la ciudad más propensa a ataques, algunos académicos, entre los que están los supervivientas de la Fundación para la Exploración de Palestina de finales del siglo XIX, consideraron improbable que se hubiera construido una muralla en el valle que dejara fuera la Colina Occidental.[23] No obstante, en 2007 Dan Bahat, el antiguo Arqueólogo de la Ciudad de Jerusalén y profesor de Estudios de la Tierra de Israel en la Universidad de Bar-Ilan, dijo que se había encontrado seis tumbas del siglo I en el área de la Iglesia de Santo Sepulcro. Esto significa que el lugar estaba fuera de la ciudad, sin ninguna duda",[24] poniendo en duda las hipótesis de la "debilidad estratégica" y del "foso defensivo".

Superficie rocosa[editar]

Piedra natural del Calvario en la parte baja de la Capilla de Adán.

Durante los trabajos de restauración y las excavaciones de 1973 a 1978 en la Iglesia del Santo Sepulcro y bajo el cercano Muristán, que el área fue originalmente una cantera, de donde se sacaba una piedra caliza blanca llamada meleke;[25] y subsisten partes de la cantera al noreste de la capilla de Santa Helena que son accesibles desde el interior de la capilla (obteniendo permiso). Dentro de la Iglesia hay una roca, de unos 7 metros de largo por 3 metros de ancho por 4,8 metros de alto,[25] que tradicionalmente se ha creído que son los únicos restos visibles del Gólgota; el diseño de la Iglesia contiene la parte superior de la roca, mientras que lo que hay debajo es conocido como la tumba de Adán. Virgilio Canio Corbo, un arqueólogo y sacerdote franciscano, presente en las excavaciones, surigirió que la pequeña colina (que continúa existiendo) podría haber parecido un cráneo.[26]

Durante una reparación del suelo de la Capilla del Calvario realizada por el historiador del arte George Lavas y el arquitecto Theo Mitropoulos, se descubrió en la roca una muesca redondeada parcialmente abierta por un lado (Lavas atribuye el lado abierto a un daño accidental durante la reparación);[27] aunque la ficha de la muesca es incierta y podría datar de la época del templo de Afrodita de Adriano, Lavas sugiere que podría ser el lugar de la crucifixión, y que podría ser lo suficientemente resistente para sostener en ese sitio un tronco de madera de 2,5 metros (entre otras cosas).[28] [29] El mismo trabajo de restauración también reveló una grieta en la roca, que continúa hacia abajo hacia la Capilla de Adán;[27] los arqueólogos creen que la grieta fue el resultado de los trabajadores de la cantera.[30]

Hay varias reconstrucciones del perfil de la pared rocosa basadas en las excavaciones de finales del siglo XX. Estas a menudo intentan mostrar el lugar tal y como debió ser en tiempos de Constantino. No obstante, como el nivel del suelo en los tiempos romanos estaba en torno a los 1,2-1,5 metros por debajo de la superficie, buena parte de la roca de la roca de la ladera fue retirada antes de que Constantino construyera la basílica en ese lugar. La parte rocosa del del Gólgota finalizaba a más altura que la base del templo, por lo que habría sido claramente visible. La razón por la que no se derribó la parte rocosa saliente en los tiempos de Adriano es incierta, pero Virgilio Corbo sugiere que hubo una estatua colocada ahí,[31] probablemente de Afrodita. Esta hipótesis también fue realizada por Jerome. Algunos arqueólogos han sugerido que antes del templo de tiempos de Adriano la elevación rocosa había sido un nefesh, que es como se llama a un monumento funerario judío similar a una lápida.[32]

Peregrinage a la Iglesia de Constantino[editar]

La obra Itinerarium Burdigalense habló del Gólgota en el 333: "A mano izquierda se encuentra la pequeña colina del Gólgota donde el Señor fue crucificado. A un tiro de piedra de allí hay una bóveda (cripta) en donde se puso su cuerpo, y donde resucitó al tercer día. Allí, en la actualidad, por mandato del emperador Constantino, se ha construido una basílica, es decir, una iglesia de maravillosa belleza".[33] Cirilo de Jerusalén, un reputado teólogo de la Iglesia primitiva, fue un testigo presencial de los primeros tiempos del edificio de Constantino, habló del Gólgota en ocho capítulos, ya que se encontraba en el entorno donde él y sus oyentes se reunían:[34] "El Gógota, la colina sagrada que se encuentra sobre nosotros aquí, nos aporta un testimonio con verla, así como la piedra que descansa aquí desde ese día".[35] El peregrino Egeria habló del Gólgota en el 383: "[...] la iglesia, construida por Constantino, se encuentra situada en el Gólgota [...]".[36] También el obispo Euquerio de Lyon escribió al presbítero Faustus en el 440: "El Gólgota está situado a mitad de camino entre el Anastasis y el Martyrium, el lugar de la Pasión de Cristo, en donde aún se aprecia la roca que una vez sostuvo la cruz en la que estuvo el Señor".[37] Breviarius de Hierosolyma escribió en el 530: "Desde aquí (en medio de la basílica), se entra en el Gólgota donde hay un gran patio donde el Señor fue crucificado. La colina está totalmente cubierta de láminas de plata."[38] También pueden encontrarse referencias sobre el templo de Constantino en la obra de Eusebio de Cesarea del 338.[39]

Localizaciones alternativas[editar]

Ladera rocosa parecida a una calavera, al noroeste de la Iglesia de Santo Sepulcro y cerca de la Tumba del Jardín, en Jerusalén.

La localización tradicional del Calvario no ha sido totalmente aceptada por todos. En 1842 un teólogo y académico de temas bíblicos de Dresde llamado Otto Thenius, se basó en las investigaciones de de Edward Robinson para publicar una hipótesis que indicaba que la loma rocosa que hay a las afueras de la Puerta de Damasco era el Gólgota bíblico.[40] [41] Entre 1882-1883, el general mayor Charles George Gordon suscribió esta teoría, por lo que este lugar ha sido llamado también el Calvario de Gordon. La localización, llamada normalmente en la actualidad Skull Hill (Colina de la Calavera en inglés) tiene en su parte inferior un acantilado con dos grandes agujeros, que Gordon consideró que se parecían a los ojos de un cráneo. Él, y otros antes que él, han considerado que esa es la razón por la cual fue conocido como Gólgota (que significa calavera).[42]

Cerca del Calvario de Gordon hay una antigua tumba escavada en la roca conocida hoy como la Tumba del Jardín. Gordon propuso que esa era la tumba de Jesús. La Tumba del Jardín contiene varios lugares de sepultura. El arqueólogo Gabriel Barkay cree que la tumba data del siglo VII a.C. y que estuvo abandonada en el siglo I.[43] Eusebio de Cesarea dijo que el Gólgota se encontraba en sus tiempos (el siglo IV d.C.) "al norte del Monte Sion".[44] Aunque el término Monte Sion había sido usado previamente para referirse al Monte del Templo, el historiador judío del siglo I Flavio Josefo, que conoció Jerusalén antes de la destrucción de los romanos del año 70, dijo que se consideraba entonces que el Monte Sion era la Colina Occidental (lo que actualmente se considera también el Monte Sion)[45] [46] lo que lo sitúa al sur tanto de la Tumba del Jardín como de la Iglesia del Santo Sepulcro.

Rodger Dusatko, un misinero en Alemania, propuso otra localización. Él opina que el Gólgota está frente a la Puerta del León.[47] Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas dan testimonio de que cuando Jesús murió el velo del templo se rajó. Los primeros evangelios en arameo,[48] el Diatessaron de Taciano[49] y los Padres de la Iglesia[50] atestiguan que el velo de la entrada del templo se rajó, pero no el velo que había en el interior en el Sanctasanctórum. Como el templo estaba orientado al este,[51] el velo o cortina habría estado a la vista de aquellos que se encontrasen en ese monte, que está situado en la esquina noreste del Monte del Templo, justo a las afueras de la muralla de la ciudad. Y para dar testimonio de que la cortina se rajó en el momento en que Jesús murió,[52] tendrían que haber sido testigos visuales. El Evangelio de Juan se refiere al Gólgota como un lugar muy cercano a la ciudad, para que todos los que pasasen pudieran leer la inscripción en la cruz del condenado (Juan 19:20). Si se tiene en cuenta la profecía de Salmos 69:12, el lugar de la crucifixión podría haber estado tan cerca de una puerta de la ciudad que Jesús podría haber oído a la gente hablando de él. Y Eusebio comenta sobre el Gólgota en su Onomasticon que el Gólgota estaba justo al salir de Jerusalén, al norte del antiguo Monte Sion, por lo que esa colina encaja en la descripción.

La colina que se encuentra 200 metros al noreste de donde estaba la entrada del Templo.

Referencias[editar]

  1. Chisholm, Hugh, ed. (1911). "Calvary". Encyclopædia Britannica (Onceava ed.). Cambridge University Press.
  2. Padres antenicenos. Volumen 4. Cinco libros en respuesta al libro 2 de Marción.
  3. a b c d e f g «Mount Calvary». Catholic Encyclopedia III (Nueva York: Robert Appleton Company). 1908. 
  4. George M. Lande (2001) [1961]. «Building Your Biblical Hebrew Vocabulary Learning Words by Frequency and Cognate». Resources for Biblical Study 41 (Atlanta: Society of Biblical Literature). p. 115. ISBN 1-58983-003-2. 
  5. Itinerarium Burdigalense, páginas 593-594
  6. N. Garibian de Vartavan, N. (2008). La Jérusalem Nouvelle et les premiers sanctuaires chrétiens de l’Arménie. Méthode pour l’étude de l’église comme temple de Dieu. Londres: Isis Pharia. ISBN 0-9527827-7-4. 
  7. Eusebio, Vida de Constantino, 3:26
  8. Melitón de Sardes, En el Este
  9. a b c Warwick Ball. Rome in the East: The Transformation of an Empire. p. 294. 
  10. Charles Clermont-Ganneau. Archaeological researches in Palestine during the years 1873-1874. 
  11. Jerome Murphy-O'Connor, The Holy Land, (2008), página 29
  12. Peter Schäfer (2003). The Bar Kokhba war reconsidered: new perspectives on the second Jewish revolt against Rome. Mohr Siebeck. p. 36. ISBN 978-3-16-148076-8. 
  13. Clayton Miles Lehmann (22 de febrero de 2007). «Palestine: History». The On-line Encyclopedia of the Roman Provinces. The University of South Dakota. Archivado desde el original el 10 de marzo de 2008. Consultado el 18 de abril de 2007. 
  14. Shaye J. D. Cohen (1996). «Judaism to Mishnah: 135–220 C.E». En Hershel Shanks. Christianity and Rabbinic Judaism: A Parallel History of their Origins and Early Development. Washington DC: Biblical Archaeology Society. p. 196. 
  15. Emily Jane Hunt (2003). Christianity in the second century: the case of Tatian. Psychology Press. p. 7. 
  16. E. Mary Smallwood (1981). The Jews under Roman rule: from Pompey to Diocletian : a study in political relations. BRILL. p. 460. 
  17. Nave New Advent encyclopedia, consultado el 25 de marzo de 2014
  18. Ship as a Symbol of the Church (Bark of St. Peter) Jesus Walk, consultado el 11 de febrero de 2015
  19. «Ship hangs in balance at Pella Evangelical Lutheran Church». Sidney (Montana) Herald. 10 de junio 2008. Consultado el 3 de enero de 2016. 
  20. Charles Clermont-Ganneau. Archaeological researches in Palestine during the years 1873-1874. p. 103. 
  21. Exploring Aelia Capitolina Hadrians Jersalem Followin Hadrian. 5 de noviembre de 2014
  22. H. Chadwick (2003). The Church in Ancient Society: From Galilee to Gregory the Great. Oxford: Oxford University Press. p. 21. ISBN 0-19-926577-1. 
  23. Coronel Claude R. Conder, The City of Jerusalem (1909), (reeditado en 2004)
  24. Dan Bahat en la televisión alemana ZDF 11 de abril de 2007
  25. a b Michael Hesemann (1999). Die Jesus-Tafel. Freiburg. p. 170. ISBN 3-451-27092-7. 
  26. Hesemann 1999, p.170: "Von der Stadt aus muß er tatsächlich wie eine Schädelkuppe ausgesehen haben," y página 190: un párrafo; y página 172: a sketch of the geological findings by C. Katsimbinis, 1976: "der Felsblock ist zu 1/8 unterhalb des Kirchenbodens, verbreitert sich dort auf etwa 6,40 Meter und verläuft weiter in die Tiefe"; y la página 192, un párrafo de Corbo, 1980: Gólgota dista 10 metros de la esquina exterior suroeste de la basílica Martyrion.
  27. a b George Lavas, The Rock of Calvary, published (1996) in The Real and Ideal Jerusalem in Jewish, Christian and Islamic Art (procedentes del Quinto Seminario Internacional de Arte Judío), páginas 147-150
  28. Hesemann 1999, pp. 171-172:"[...] Georg Lavas y [...] Theo Mitropoulos, limpiada una gruesa capa de escombros y material de construcción de 45 cm de espesor que cubría la piedra caliza original. Los expertos todavía discuten si fue obra de los arquitectos de Adriano, que querían adaptar mejor la roca a la planta del templo, o si se trata de la limpieza del siglo VII [...] Cuando los restauradores avanzaron en la capa de cal y en la roca original [...] se encontraron conque habían quitado una muesca circular de 11,5 centímetros de diámetro".
  29. Vatican-magazin.com, Vatican 3/2007, página 12/13; Vatican 3/2007, página 11, aquí página 3 foto nº 4, a la derecha, foto por Paul Badde: der steinere Ring auf dem Golgothafelsen.
  30. «Chuch of the Holy Sepulchre». Holyplacesinisrael.com. 18 de marzo de. 
  31. Virgilio Corbo, The Holy Sepulchre of Jerusalem (1981)
  32. Dan Bahat, Does the Holy Sepulchre Church Mark the Burial of Jesus?, Biblical Archaeology Review Mayo/Junio 1986
  33. THE ANONYMOUS PILGRIM OF BORDEAUX pages 593 and 594
  34. St. Cyril of Jerusalem, page 51, note 313
  35. Cyril, Catechetical Lectures, year 347, lecture X, page 160, note 1221
  36. Iteneraria Egeriae
  37. Letter To The Presbyter Faustus, por Euquerio. "What is reported, about the site of the city Jerusalem and also of Judaea"; Epistola Ad Faustum Presbyterum. "Eucherii, Quae fertur, de situ Hierusolimitanae urbis atque ipsius Iudaeae." Corpus Scriptorum Eccles. Latinorum XXXIX Itinera Hierosolymitana, Saeculi IIII–VIII, P. Geyer, 1898
  38. Whalen, Brett Edward, Pilgrimage in the Middle Ages, página 40, University of Toronto Press, Septiembre de 2011, ISBN 978-1-4426-0199-4; Iteneraria et alia geographica, Corpus Christianorum Series Latina, vol. 175 (Turnhout, Brepols 1965), pages 109-112
  39. Vita Constantini III, 35, Descripción del Atrium y de los pórticos
  40. Charles W. Wilson, Golgotha and The Holy Sepulchre (1906, The Committee of the Palestine Exploration Fund), pp. 103-120
  41. Otto Thenius, "Golgatha et Sanctum Sepulchrum" in Zeitschrift fir die historische Theologie (1842)
  42. Bill White, A Special Place: The Story of the Garden Tomb (1989).
  43. Gabriel Barkay, The Garden Tomb, published in Biblical Archaeology Review Marzo/Abril 1986
  44. Eusebio, Onomasticon, 365
  45. Zion, Encyclopaedia Britannica
  46. [1]
  47. The mount shaped like a cranium on the northeast side of the Temple Mount
  48. Y entonces la cortina de entrada del Templo se rajó en dos de arriba a abajo.Mateo 27:15 Peshitta siríaca
  49. E inmediatamente la cara de la puerta del templo se rasgó en dos de arriba a abajo [...] Y todas las multitudes que se habían reunido a la vista, al ver suceder esto, regresaron y golpeaban su pecho". Diatessaron 52,2
  50. [...] y el velo que había en la entrada del templo se rasgó y todo el templo lanzó un gemido". Tratado cipriano de la Gloria del Martirio, 29.
  51. Jerusalem Temple Orientation Bible.ca
  52. "Pero Yashua gritó de nuevo en voz alta y su Espíritu partió. Entonces la cortina de la entrada del Templo se rajó en dos de arriba a abajo" Mateo 27:50-51 Peshitta

Enlaces externos[editar]