Moneda hispano-púnica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Moneda hispano-púnica de plata.

Se define como moneda hispano-púnica a las acuñaciones efectuadas en la Península Ibérica con escritura en alfabeto fenicio en cualquiera de sus modalidades. Emporion fue la primera localidad que acuñó moneda en la península ibérica en el siglo V a.C. Unos ciento cincuenta años después Gadir se incorporó a las emisiones, y, al poco, Ibiza; ambas ciudades inauguran el capítulo de la moneda hispano-púnica peninsular.

Ubicaciones[editar]

El área afectada por estas amonedaciones corresponde al Mediodía, las antiguas fundaciones costeras fenicias, así como algunas localidades, del interior en los accesos del valle del Guadalquivir que tendrían poblamiento púnico (como Tagilis o Urso) localidades dentro del entorno de Gadir y por último, otro grupo que parece relacionado con las explotaciones mineras de la sierra de Huelva.

Moneda hispano-púnica de oro.

Fases[editar]

Habitualmente se distinguen tres fases en las acuñaciones hispano-púnicas.

  • la primera corresponde al periodo que discurre entre las primeras monedas púnicas de Hispania (330 a.c) y la llegada de Amilcar Barca (237 a.c)
  • la segunda coincide con la etapa bárquida (237-206 a.C)
  • la tercera corresponde a las acuñaciones púnicas bajo dominio romano (200 a.C a 54 d.C)

Historia[editar]

Las monedas más antiguas, exclusivamente en cobre siguen un patrón púnico de Sicilia, pero en el siglo II a.C. no se distingue bien si el sistema metrológico es cartaginés o romano; es probable la coexistencia de ambos patrones evolucionados para facilitar los intercambios a lo largo del siglo I a.C. Se detectan reducciones de peso en todas las cecas y la hegemonía del sistema ponderal romano, aunque con numerosas variantes.

El oro y la plata sólo se acuñan durante la segunda fase. El sistema metrológico es el fenicio aunque la plata sigue un peso ligeramente inferior. A la emisiones oficiales en plata se unieron algunas ciudades como Gadir e Ibiza con sus propios pesos. Este conjunto es de extraordinaria calidad artística con representaciones de divinidades según el estilo helenístico y, en los reversos las pautas del poder bárquida: la proa y el elefante.

A partir de esta fase la amonedación se hace más heterogénea como consecuencia de acuñar más rápidamente para satisfacer las soldadas, lo que explica la incorporación de nuevas ciudades al conjunta de emisoras.

Moneda hispano-púnica de bronce.

Referencias[editar]

  • Nueva historia de España. La historia en su lugar. (Ed. Planeta)