Moho

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El moho que ataca al pan (harinas) es extremadamente común, y puede llegar a cubrir una torta en pocos días.
Nectarinas atacadas por dos mohos diferentes.

El moho es un hongo que se encuentra tanto al aire libre como en lugares húmedos y con baja luminosidad.[1] Existen muchas especies de mohos que son especies microscópicas del reino fungi, que crecen en formas de filamentos pluricelulares o unicelulares. El moho crece mejor en condiciones cálidas y húmedas;[2] se reproducen y propagan mediante esporas.[3] Las esporas del moho pueden sobrevivir en variadas condiciones ambientales, incluso en extrema sequedad, si bien ésta no favorece su crecimiento normal.[4]

Los tipos de mohos más comunes son[5] :

La penicilina (cuyo nombre deriva del hongo Penicillium) es un antibiótico. Fue descubierto por Alexander Fleming.[6]

Algunos mohos también están presentes en diversos tipos de queso, casos del Camembet, Brie, Roquefort, Stilton, etc.[7]

Mohos en el ambiente[editar]

Los mohos se encuentran prácticamente en cada ambiente y pueden ser detectados, tanto en interiores como al aire libre, durante todo el año. Las condiciones húmedas y cálidas favorecen el crecimiento del moho.[8] Al aire libre pueden encontrarse en áreas o lugares húmedos sombreados donde hay descomposición de hojas o de otro tipo de vegetación. En los interiores pueden encontrarse en lugares donde los niveles de humedad son altos como los alrededores de lavabos, sanitarios, lavavajillas.

Mohos como causantes de infecciones[editar]

Algunas personas son sensibles a los mohos. La exposición a los mohos en estas personas puede causarles síntomas como congestión nasal, irritación de los ojos o resuello. Otras personas que tienen graves alergias a los mohos pueden experimentar reacciones más severas. Las reacciones severas pueden ocurrir entre trabajadores expuestos a grandes cantidades de mohos en los lugares de trabajo, como en el caso de los granjeros que trabajan todo el día alrededor del heno mohoso. Algunas reacciones severas pueden incluir fiebre y dificultad para respirar. Las personas con enfermedades crónicas, como enfermedad obstructiva de los pulmones, pueden presentar infecciones de moho en los pulmones. Algunos mohos son tóxicos porque producen micotoxinas que pueden afectar gravemente a humanos y animales.[1]

Las personas sensibles deben evitar áreas que tienen más probabilidad de tener moho como los lugares donde se apila el abono, el prado cortado y las zonas boscosas.[9] Al interior de las casas, el crecimiento del moho puede disminuirse manteniendo los niveles de humedad por debajo del 50 % y ventilando duchas y lugares donde se cocina. Los crecimientos de moho pueden eliminarse de las superficies duras con productos comerciales, agua y jabón, o con una solución de blanqueador preparada con una mezcla de no más de una taza de cloro y cuatro litros de agua. Las personas sensibles deben ponerse una máscara ajustada en la cara en los casos en que no pueda evitarse la exposición de si mismo al moho.[10]

Referencias[editar]

  1. a b Moore D; Robson GD; Trinci APJ (editors). (2011). 21st Century Guidebook to Fungi (1ª edición). Cambridge University Press. ISBN 978-0521186957. 
  2. Pitt JI, Hocking AD (2009). Fungi and Food Spoilage. Londres: Springer. doi:10.1007/978-0-387-92207-2_9. 
  3. Madigan M; Martinko J (editors). (2005). Brock Biology of Microorganisms (11ª edición). Prentice Hall. ISBN 0-13-144329-1. OCLC 57001814. 
  4. Morgan, Mike. «Moulds». Microscopy UK. Consultado el 26 de junio 2012. 
  5. Hibbett DS, Binder M, Bischoff JF, Blackwell M, Cannon PF, Eriksson OE, etal (2007). «A higher level phylogenetic classification of the Fungi» (PDF). Mycological Research 111 (5): 509-547. doi:10.1016/j.mycres.2007.03.004. PMID 17572334. 
  6. «The Nobel Prize website». Consultado el 27 de junio 2012. 
  7. L. H. Stahnke, L. O. Sunesen; Stahnke, L.H (noviembre 2003). «Mould starter cultures for dry sausages—selection, application and effects». Meat Science 65 (3): 935-948. doi:10.1016/S0309-1740(02)00281-4. PMID 22063673. Consultado el 6 de junio 2008. 
  8. Chiba University, Japan. «Fungus and Actinomycetes Gallery». Chiba University Medical Mycology Research Center. Consultado el 26 de junio 2012. 
  9. Ryan KJ; Ray CG (editors) (2004). Sherris Medical Microbiology (4ª edición). McGraw Hill. pp. 633-8. ISBN 0-8385-8529-9. 
  10. Wareing, Peter. «The Fungal Infection of Agricultural Produce and the Production of Mycotoxins». European Mycotoxins Awareness Network. Consultado el 3 de agosto 2013. 

Enlaces externos[editar]