Misioneros de África (Padres Blancos)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Misioneros de África
(Padres Blancos)
Cardinal Lavigerie.jpg
Cardenal Charles Martial Lavigerie, fundador de la sociedad de vida apostólica conocida como Padres Blancos.
Nombre latino Missionarii Africae
Siglas M. Afr., m.Afr., o Mafr (ver referencias en el resumen del artículo)
Nombre común Padres Blancos
(en latín, Patres albi)
Tipo Sociedad de vida apostólica
Hábito de color blanco
Fundador Charles Martial Lavigerie
Fundación 1868
Lugar de fundación Maison-Carrée (en el presente, El Harrach, Argelia)
Aprobación 15 de febrero de 1908
Superior General Richard Baawobr
Religiosos 1656
Sacerdotes 1314
Curia Via Aurelia, 269.
Bandera de Italia 00165 Roma, Italia
Presencia 37 países.
Actividades Atentos a los retos de África, los Padres Blancos realizan actividades tendientes a combatir la pobreza, las enfermedades, las divisiones y las guerras. Fomentan la reconciliación, la justicia y el entendimiento de todos, promueven la enseñanza, la salud y el desarrollo económico en África.
Personas destacadas Charles Martial Lavigerie
Joseph-Marie Birraux
Alain Dieulangard (mártir)
Charles Deckers (mártir)
Jean Chevillard (mártir)
Christian Chessel (mártir)[1]
Sitio web [1]
[editar datos en Wikidata]

La Sociedad de los Misioneros de África (en latín, Missionarii Africae), más conocida como Sociedad misionera de los Padres Blancos (Pères Blancs en francés; Patres Albi en latín) en razón del color del hábito que visten, es una sociedad de vida apostólica católica fundada en 1868 en Maison Carrée (Argelia), antiguo nombre de un suburbio de Argel llamado en el presente El Harrach. Su fundador fue Charles Martial Lavigerie, primer arzobispo de Argel creado cardenal en 1882, figura señera de la lucha contra la esclavitud en África. La sociedad fue aprobada por la Santa Sede el 15 de febrero de 1908,[2] y con su historia se inició la historia de la evangelización de muchos países africanos.[3] [4]

A los tres votos religiosos tradicionales de pobreza, castidad y obediencia derivados de los consejos evangélicos, los Padres Blancos añaden otro juramento: trabajar por la evangelización de África, de acuerdo con las constituciones y leyes de la sociedad. Los Padres Blancos no son una orden religiosa en el sentido estricto, sino un instituto misionero de derecho pontificio. Los miembros de la sociedad utilizan un acrónimo postnominal, M. Afr.,[5] m. Afr.,[6] o Mafr.[7]

En 1869, Lavigerie fundó una rama femenina con similar carisma, las Misioneras de Nuestra Señora de África, llamadas popularmente Hermanas Blancas.[8]

Además de su trabajo misionero y pastoral, los Padres Blancos se distinguieron por sus contribuciones científicas relativas a etnografía y geografía de África.[9] [10]

En la actualidad, el superior general de la Sociedad de los Misioneros de África es Richard Baawobr.[11] En 2012, la Sociedad contaba con 1656 religiosos —1314 sacerdotes— y 224 parroquias.[2]

Inicios[editar]

Otras órdenes religiosas, entre ellas los franciscanos, habían trabajado en el norte de África con anterioridad al siglo XIX en la asistencia de esclavos y cristianos cautivos.[12] La asistencia religiosa limitada a colonos europeos comenzó de forma más fluida desde la ocupación francesa en 1830. Pero fue el nombramiento de Charles Lavigerie como arzobispo de Argel en 1867 lo que daría origen a la actividad misionera propiamente dicha.[13] La hambruna campesina de 1867-1868, que provocó más de medio millón de víctimas, dejó un gran número de árabes huérfanos, y la educación y la instrucción cristiana de estos niños fue uno de los motivos inmediatos de la fundación de la sociedad. Lavigerie llegó a África el 11 de mayo de 1868, y comenzó a recoger a los huérfanos de las aldeas. Esta acción, sin embargo, no contó con la aprobación del mariscal Patrice de Mac Mahon, gobernador de Argelia que había aplastado la resistencia de los bereberes, y que temía que los árabes interpretaran estas acciones como una intromisión en sus creencias religiosas. Mac Mahon consideraba que la fe musulmana debía ser protegida del proselitismo religioso, por lo que le dio a entender al prelado que su único deber era servir a los colonos. Lavigerie, sin embargo, continuó su tarea. El historiador Jean Monneret consideró que la acción de Lavigerie en favor de las víctimas del hambre de 1867 y su obra de asistencia a los huérfanos árabes fueron algunas de las grandes obras que honraron el cristianismo de Argelia.[14]

Misión de los Padres Blancos en Tanganica.

A partir de la creación de la sociedad, el fundador tenía en mente la conversión de los árabes y de los pueblos de África central. La sociedad iniciada en Argel se extendió a los países subsaharianos. En 1879 llegaron al reino de Buganda en África ecuatorial (en la actualidad, Uganda). En 1876 y en 1881 dos caravanas enviadas al sur de Argelia y R'dames con la intención de abrir misiones en Sudán fueron masacradas. En 1878 diez misioneros partieron de Argel para establecer puestos en la región de los Grandes Lagos de África (lagos Victoria, Nyanza y Tanganica, que conforman las actuales arquidiócesis de Kampala, Gitega, Tabora, y las diócesis de Kigoma, Lilongwe, y Kalemie-Kirungu). En 1882 se inició una persecución contra los cristianos que recrudeció entre 1885 y 1887, en la que muchos cristianos católicos y anglicanos fueron martirizados.[3] [Nota 1] En 1894 se fundó la misión del Sudán francés, en la actual arquidiócesis de Bamako (Malí).

En los últimos años de su vida, Lavigerie se dedicó a la lucha contra la esclavitud y en 1888 llevó a cabo una campaña en varias capitales europeas para denunciar esa práctica. Un libro de la época escrito por Richard F. Clarke, editado un año después de la visita de Lavigerie a Londres, ya enfatizaba su mensaje contra la esclavitud, refiriéndose a Lavigerie en el prólogo como «el apóstol de los esclavos de toda África».[15] Se considera a Charles Lavigerie el fundador del movimiento antiesclavista católico moderno.[16]

Charles Lavigerie murió el 26 de noviembre de 1892 y su cargo de superior general fue ocupado por Léon Livinhac, último vicario general de Lavigerie, a partir de 1894.[17] Durante el mandato de Livinhac, las potencias coloniales europeas establecieron su control en toda África, y la Sociedad de los Padres Blancos tuvo que lidiar con las tensiones entre la Iglesia católica y las autoridades coloniales. Entre 1892 y 1922, la sociedad tuvo un desarrollo notable: creció de 3 obispos a 16, y de 185 padres y 64 hermanos a 674 padres y 180 hermanos.[17] Livinhac definió una constitución para la sociedad, escribió muchas circulares que dieron sentido a los misioneros, y patrocinó la publicación de varias revistas.

Superiores generales y prelados[editar]

A Charles Lavigerie lo sucedieron en el cargo de superior general las siguientes personalidades:[18]

  • Arzobispo Léon Livinhac (1894-1922)
  • Fr. Paul Voillard (1922-1936)
  • Mons. Joseph-Marie Birraux (1936-1947)
  • Mons. Louis-Marie-Joseph Durrieu (1947-1957)
  • Fr. Léon Volker (1957-1967)
  • Fr. Théoz Van Asten (1967-1974)
  • Fr. Jean-Marie Vasseur (1974-1980)
  • Fr. Robert Marie Gay (más tarde obispo) (1980-1986)
  • Fr. Etienne Renaud (1986-1992)
  • Fr. Gothard Rosner (1992-1998)
  • Fr. François Richard (1998-2004)
  • Fr. Gérard Chabanon (2004-2010)
  • Fr. Richard Baawobr (2010-presente).

Además de su fundador, los Misioneros de África dieron a la Iglesia católica hasta el año 2014:[18]

  • 1 cardenal (Paul Zoungrana)
  • 16 arzobispos
  • 78 obispos.

Aportes científicos[editar]

Los Padres Blancos se distinguieron por sus trabajos sobre etnografía y geografía de África, y constituyeron a menudo la vanguardia de la exploración científica del continente africano. Entre los primeros Padres Blancos etnógrafos se cuentan Achte Auguste (1861-1905) y Jacques 'Yacouba' Dupuis (1865-1945).[9] Uno de los ejemplos más salientes fue el padre blanco holandés Jan Martin-Michel van der Burgt (1863-1923), el primero en publicar informes etnográficos de importancia sobre Burundi. Trabajó en estrecha colaboración con antropólogos, etnógrafos o arqueólogos famosos de su tiempo, como Felix von Luschan (1854–1924) y Karl Weule (1864-1926), y llegó a redactar un capítulo del libro del geógrafo Hans Meyer, Die Barundi (1916).[10] Aunque los aportes etnográficos realizados por los misioneros en África no siempre fueron reconocidos, un número creciente de estudios señalan el papel importante que desempeñaron los misioneros, particularmente en los procesos de cambio ocurridos en los países africanos antes de su independencia.[19]

Notas[editar]

  1. Veintidós de esos mártires católicos entre los que se cuenta Carlos Lwanga, conocidos como «los mártires de Uganda», fueron canonizados por Pablo VI en 1964. Su historia se narra en el libro: Faupel, John F. (2007). African Holocaust. The Story of the Uganda Martyrs. Londres: Paulines Publications Africa. ISBN 978-9966-21-629-8. 

Referencias[editar]

  1. Birraux, Dieulangard, Deckers y Chessel son cuatro de los llamados mártires de Árgelia. Bigotto, Giovanni (abril de 2006). «Le sang de l'amour. Les Martyrs d'Algérie (1994-1996)» (en francés). Consultado el 30 de agosto de 2014. 
  2. a b Cheney, David M. (8 de julio de 2014). «Missionaries of Africa (White Fathers)». Catholic-Hierarchy (en francés). Consultado el agosto de 2014. 
  3. a b González-Fernández (1996). Historia contemporánea de la Iglesia en África, p. 210.
  4. Wellens, P. B. (enero de 1952). La Societe des Missionnaires d'Afrique (Pères blancs). Ses Origines et le Developpement de son Organisation jusqu'à la Promulgation du Code de Droit Canonique (en francés). Publications Universitaires de Louvain. 
  5. Nkem Hyginus M. V. Chigere (2000). Foreign Missionary Background and Indigenous Evangelization in Igboland. Münster: Lit Verlag. p. 151. Consultado el 1 de septiembre. 
  6. Misioneros de África. «Mini-proyectos - Misioneros de África (Padres Blancos)». 
  7. Schwaiger, Georg (1998). La vida religiosa de la A a la Z. Madrid: San Pablo. p. 533. ISBN 84-285-2033-X. 
  8. Melton, J. Gordon (2010). «Missionary Sisters of Our Lady of Africa». En Melton, J. Gordon; Baumann, Martin. Religions of the World: A Comprehensive Encyclopedia of Beliefs and Practices (en inglés) (2ª edición). Santa Bárbara, California: ABC-CLIO, LLC. pp. 1917-1918. ISBN 978-1-59884-203-6. 
  9. a b Shorter, Aylward (2005). «Les Pères Blancs ethnographes: 1892-1914». Petit Echo (en francés) (960). 
  10. a b Trouwborst, A. (1979). «De beoefening van de etnografie van Burundi tijdens de Duitse bezetting (1890-1916)». Africa-Tervuren (en alemán) XXV (1): 1-15.  También en XXV (2): pp. 45-56.
  11. The Missionaries of Africa (White Fathers). «After The "Chapter 2010": The General Council - Richard Baawobr Superior Général» (en inglés). Consultado el agosto de 2014. 
  12. González-Fernández (1996). Historia contemporánea de la Iglesia en África, p. 209.
  13. Burridge, William (1966). Destiny Africa. Cardinal Lavigerie and the Making of the White Fathers (en inglés). 195 páginas (1ª edición). Londres: Geoffrey Chapman. 
  14. Monneret, Jean (2008). La guerre d'Algérie en trente-cinq questions (en francés). París: L'Harmattan. p. 26. ISBN 978-2-296-05414-1. 
  15. Clarke, Richard F. (2010). Cardinal Lavigerie and the African Slave Trade. Cambridge Library Collection (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-1-108-00833-4. 
  16. Kein, Martin A. (2007). «Lavigerie, Charles (1825-1892)». En Hinks, Peter P.; McKivigan, John R.; Williams, R. Owen. Encyclopedia of Antislavery and Abolition, Volumen 2 (en inglés). Westport, Connecticut: Greenwood Press. pp. 418-419. ISBN 978-0-313-33142-8. Consultado el 30 de agosto de 2014. 
  17. a b Minnaert, Stefaan (20 de marzo de 2007). «Archbishop Livinhac (1846-1922)» (en inglés). Roma: The Missionaries of Africa (White Fathers). 
  18. a b GCcatholic.org (2014). «Missionaries of Africa (M. Afr.) - White Fathers» (en inglés). Consultado el agosto de 2014. 
  19. van der Geest, S.; Kirby, J. P. (1992). «The absence of the missionary in African ethnography, 1930-65». African Studies Review (en inglés) 35 (3): 59-103. 

Bibliografía[editar]

  • Salaberria Lizarazu, Ramón (1993). «Centro de Información y Documentación Africanas (CIDAF): La biblioteca de África en Madrid». Educación y biblioteca 5 (39): 6-8. ISSN 0214-7491. </ref> En 1979, por iniciativa de los Misioneros de África se crea en Madrid una biblioteca africanista: el Centro de Información y Documentación Africanas (CIDAF). Se trata de un centro de información y documentación abierto a todo el público. Ya en 1993, la biblioteca contaba con un fondo bibliográfico de 9.800 monografías sobre temas exclusivamente africanos, la suscripción a unas 40 publicaciones periódicas internacionales, una fonoteca con 700 documentos y unos 300 vídeos.