Misoginia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Misóginas»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La misoginia (del griego μισογυνία; ‘odio a la mujer’) se define como el odio o la aversión hacia las mujeres o niñas. De acuerdo a la teoría feminista, la misoginia puede manifestarse de diversas maneras, que incluyen denigración, discriminación, violencia contra la mujer, y cosificación sexual de la mujer.[1] [2] Se puede decir que existe misoginia en muchas de las mitologías del mundo antiguo, así como en algunas de las religiones. Además, muchos de los pensadores más influyentes de la filosofía occidental han sido catalogados de misóginos.[1] [3]

Definición[editar]

De acuerdo con el sociólogo Allan G. Johnson "la misoginia es la actitud cultural de odio hacia las mujeres por el hecho de que son mujeres". Johnson dice:

La misoginia [...] es la parte central de los prejuicios e ideologías sexistas y, como tal, es una de las bases para la opresión de las mujeres en las sociedades dominadas por hombres. La misoginia se manifiesta de diferentes maneras, desde bromas a pornografía, violencia y el sentimiento de odio hacia su propio cuerpo al que las mujeres son instruidas a sentir.[4]

El sociólogo Michael Flood, de la Universidad de Wollongong, define la misoginia como el odio hacia la mujer y señala:

Aunque más común en hombres, la misoginia también es practicada por las mujeres contra otras mujeres o incluso hacia sí mismas. La misoginia funciona como un sistema de ideologías o creencias que han acompañado a las sociedades patriarcales o dominadas por hombres por miles de años y continúa colocando a la mujer en posiciones subalternas con poca posibilidad de poder o de toma de decisiones. [...] Aristóteles sostenía que la mujer existe como una deformidad de la naturaleza o como hombres imperfectos [...]. Así, las mujeres de occidente han interiorizado su papel como los chivos expiatorios de la sociedad, influenciado en el siglo veintiuno por la objetivación de la mujer en los medios, a través del culturalmente odiado autodesprecio y fijación a la cirugía plástica, la anorexia y la bulimia.[5]

Los diccionarios definen la misoginia como el "odio a la mujer"[6] [7] [8] u "odio, aversion o desconfianza a la mujer".[9] En 2012, respondiendo a los eventos ocurridos en el Parlamento de Australia, el Macquarie Dictionary (que documenta el Inglés Australiano y el Inglés neozelandés) expande la definición para incluir no sólo el odio a la mujer si no que agregó "prejuicios arraigados contra la mujer".[10] Lo opuesto a la misoginia es la misandria, el odio o aversion a los hombres; el antónimo de misoginia es filoginia, el amor o agrado hacia las mujeres.

Grecia clásica[editar]

En su libro La ciudad de Sócrates: Una introducción a la Atenas clásica, J.W. Roberts argumenta que la misoginia es incluso más antigua que la tragedia y la comedia en la literatura griega, y que ésta se remonta al menos hasta Hesíodo.[11]

La palabra misoginia proviene del vocablo griego misogunia (μισογυνία), que se encuentra en dos pasajes.[12]

El más antiguo y completo se encuentra en el tracto moral Sobre el matrimonio (c. 150 BC) escrito por el filósofo estoico Antípatro de Tarso.[13] [14] Antípatro argumenta que el matrimonio es la base del Estado, y considera que se sustenta en un decreto (politeísta) divino. Antípatro usa la palabra misogunia para describir los escritos de Eurípidestēn misogunian en tō graphein (τὴν μισογυνίαν ἐν τῷ γράφειν "la misogínia en la escritura").[14] Sin embargo, Antípatro no menciona dónde encuentra misoginia en la escritura de Eurípides, simplemente expone su creencia de que incluso un hombre que odia a las mujeres (Eurípides) elogia a las esposas, y concluye su argumento con la importancia del matrimonio: "Es realmente heroico."[14]

La imagen misógina de Eurípides también se puede encontrar en el Banquete de los eruditos, donde Ateneo incluye a uno de los comensales citando a Jerónimo de Cardia, quien confirma que su reputación era del conocimiento general, mientras ofrecía comentarios a Sófocles sobre el asunto en cuestión:

El poeta Eurípides, también, era adicto a las mujeres: en todos los eventos "Hieronymus", en sus "Comentarios Históricos", dice lo siguiente:—"Cuando alguien le decía a Sófocles que Eurípides era un odia mujeres. 'Tal vez lo sea,' decía, 'en sus tragedias, pero en la cama estaba muy encariñado con las mujeres.'[15]

Aun con la fama de Eurípides, Antípatro no es el único escritor que manifiesta aprecio por la mujer en sus escritos. Katherine Henderson y Barbara McManus afirman que "muestra más empatía a las mujeres que cualquier otro escritor antiguo", citando las "críticas relativamente modernas" para apoyar su afirmación.[16]

Otro ejemplo del uso de la palabra griega es dado por Crisipo de Solos en un fragmento de En afecciones citado por Galeno en Hipócrates Affecciones.[17] Aquí, misoginia es la primera de una pequeña lista de los tres "desafectos"—mujeres (misogunian), vino (misoinian, μισοινίαν) y humanidad (misanthrōpian, μισανθρωπίαν). El punto de Crisipo es más abstracto que el de Antípatro. Galeno cita el pasaje como ejemplo de una opinión contraria a la suya; lo que sí es claro es que agrupa el odio a las mujeres junto al odio a la humanidad en general, e incluso con el odio al vino: "Era una opinión imperativa en sus días de que el vino fortalece el cuerpo y el alma por igual."[18] Entonces Crisipo, como su compañero estoico Antípatro, ve la misoginia como algo negativo, una enfermedad, una aversión a algo bueno. Este es el conflicto o cambio de visiones filosóficamente polémicas para los escritores antiguos. Ricardo Salles sugiere que el punto de vista del estoicismo, en general, era que "[un] hombre no sólo puede alternar entre el amor y el odio hacia la mujer, entre la filantropía y la misantropía, sino que puede ser incitado hacia una u otra."[19]

Aristóteles también ha sido acusado de misógino por haber escrito que las mujeres son inferiores a los hombres. De acuerdo a Cynthia Freeland (1994):

Aristóteles dice que el valor de los hombres se encuentra en el mando, el de la mujer reside en obedecer; que 'la materia anhela por la forma, como la mujer por el hombre y lo feo por lo hermoso'; que la mujer tiene menos dientes que el hombre; que la mujer es un hombre incompleto o 'por decirlo así, una deformidad': que contribuye sólo como materia y no como forma a la siguiente generación; que en general 'una mujer es quizá un ser inferior'; que personajes femeninos serían inapropiados en una tragedia si éstas fueran muy valientes o muy listas [...][20]

En La guía filosófica de Routledge de Platón y La República, Nickolas Pappas describe el "problema de la misogínia" y afirma:

En la Disculpa, Sócrates llama a aquellos que ruegan por su vida en la corte "no mejores que las mujeres" (35b) [...]. El Timaeus advierte a los hombres que si viven inmoralmente reencarnarán como mujeres (42b-c; cf. 75d-e). La República contiene varios comentarios del mismo estilo (387e, 395d-e, 398e, 431b-c, 469d), evidencia del desprecio hacia las mujeres. Incluso las palabras de Sócrates, en su audaz propuesta sobre el matrimonio [...] sugieren que la mujer esta hecha para "pertenecer" a los hombres. Nunca dice que el hombre pueda pertenecer a las mujeres [...]. También hay que tener en cuenta la insistencia de Sócrates de que el hombre supera a la mujer en cualquier tarea que ambos sexos intenten (455c, 456a), y su observación en el Libro VIII de que un signo de una falla moral de la democracia es la igualdad sexual que promueve (563b).[21]

Otra acepción del término Misógino se encuentra en el Griego—misogunēs (μισογύνης)—en Deipnosophistae (arriba) y en las Vidas Paralelas de Plutarco; también es utilizado como título para el Heracles en la historia de Foción. Era el título de una obra escrita por Menandro, de la que tenemos conocimiento por el libro VII (sobre Alexandria) de los 17 volúmenes de la Geografía de Estrabon,[12] [22] y citas de Menandro en Clemente de Alejandría y Estobeo que tratan sobre el matrimonio.[23] Menandro también escribió una obra llamada Misoumenos (Μισούμενος) o El Hombre (Ella) Odiado. Otra obra griega con un nombre similar, Misoginos (Μισόγυνος) u Odia Mujeres es mencionada por Marcus Tullius Cicero (en latín) y atribuido al poeta Marcus Atilius.[24]

Cicero establece que los filósofos griegos consideraban que la misoginia se padecía a causa de la ginofobia, miedo hacia la mujer.[25]

Es igual que con otras enfermedades; como el deseo de gloria, una pasión por la mujer, que los griegos llamaban "Filoginia: y por lo tanto todas los males y enfermedades son creados. Pero aquellos sentimientos son lo contrario a éstos, deben ser temidos por su fundación, como el odio a la mujer; esto es representado en "Odia mujeres" de Atilio. O el odio de toda la especie humana, como lo que se dice que ha hecho Timón, a quien llaman el Misántropo; del mismo tipo de inhospitalidad. Y cómo todas estas enfermedades proceden de un miedo de las cosas que temen y evitan.[25]

Cicero Disputaciones tusculanas, Siglo I, DC.

La forma más común de esta palabra es misogunaios (μισογύναιος).[12]

  • También hay algunas personas fácilmente saciados con su conexión con la misma mujer, siendo al mismo tiempo locos por las mujeres y odia mujeres. — Filon, De leyes especiales, Siglo I.[26]
  • Aliado con Venus en posiciones honorables Saturno hace a sus súbditos odiadores de mujeres, amantes de lo antiguo, solitarios, no gratos de conocer, sin ambiciones, odiadores de lo hermoso,... — Ptolomeo, "Calidad del alma", Tetrabiblos, Siglo II.[27] [28]
  • Te probaré que este maravilloso maestro, este odia mujeres, no se satisface con placeres ordinarios dutante la noche. — Alcifrón, "Thais to Euthydemus", siglo II.[29]

La palabra también se encuentra en la Antologia Vettius Valens' y los Principios de Damasceno.[30] [31]

En resumen, la literatura griega considera a la misoginia como una enfermedad—un comportamiento antisocial— en el sentido que era contrario a sus percepciones del valor de las mujeres como esposas y de la familia como base de la sociedad. Esto es ampliamente conocido en la literatura secundaria.[14]

Religión[editar]

Grecia Antigua[editar]

En Misoginia: El prejuicio más antiguo del mundo, Jack Holland afirma que hay evidencia de misoginia en la mitología del mundo antiguo. En la mitología griega de acuerdo a Hesíodo, la raza humana ha experimentado una existencia pacifica, autónoma como un compañero de los dioses antes de la llegada de las mujeres. Cuando Prometeo decide robar a los dioses el secreto del fuego, Zeus enfurecido decide castigar a la humanidad con un "mal para su deleite". Este "mal" fue Pandora, la primera mujer, quien cargaba un recipiente (erróneamente descrito como una caja) que se le prohibió abrir. Epimeteo (hermano de Prometeo) abrumado por su belleza, ignora las advertencias de Prometeo sobre ella, y se casa con Pandora. Pandora al no resistir la curiosidad de abrir el recipiente desata al mundo todos los males; parto, enfermedad, Vejez, y Muerte.[32]

Budismo[editar]

En su libro El poder de la negación: el budismo, la pureza, y el género, el profesor Bernard Faure, de la Columbia University argumenta que "el budismo es, paradójicamente, ni tan sexista, ni tan igualitario como se suele pensar." Agrega: "Muchos estudiosos feministas han subrayado el carácter misógino del budismo". Hace hincapié en que el budismo exalta moralmente a sus monjes varones, mientras que las madres y esposas de los monjes también tienen un papel importante:

Mientras que algunos estudiosos ven el budismo como parte de un movimiento de emancipación, otros lo ven como una fuente de opresión. Tal vez esto es sólo una distinción entre optimistas y pesimistas, o entre idealistas y realistas [...]. A medida que comenzamos a darnos cuenta, el término "budismo" no designa una entidad monolítica, sino que abarca una serie de doctrinas, ideologías y prácticas, algunas de las cuales parecen invitar, tolerar, e incluso cultivar lo "otro" en sus márgenes.[33]

Cristianismo[editar]

Eva monta a horcajadas sobre la Serpiente en una capital en Laach Abbey church, siglo 13th

Las diferencias en las tradiciones e interpretaciones de las escrituras han causado segmentación en las diferentes concepciones del cristianismo que difieren en sus creencias con respecto al trato hacia las mujeres.

En El problemático ayudante Katharine M. Rogers dice que el cristianismo es misógino y enlista lo que afirma son ejemplos de misoginia en las Epístolas paulinas. Ella afirma:

Las bases de la misoginia cristiana —su culpa por el sexo, su insistencia en el sometimiento femenino, su temor a la seducción femenina - están todas en las epístolas de San Pablo.[34]

En los Estudios de literatura feminista: Una Introducción, Ruthven hace referencia al libro de Rogers y argumenta que el "legado de la misoginia cristiana fue consolidado por los 'Padres' de la Iglesia, como Tertuliano, que pensaba que una mujer no sólo era 'la entrada del diablo' si no también 'un templo construido sobre una alcantarilla'."[35]

Sin embargo, otros estudiosos han argumentado que el cristianismo no incluye principios misóginos, o al menos que una interpretación correcta del cristianismo no incluirían principios misóginos. David M. Scholer, erudito bíblico del Seminario Teológico de Fuller, establece que el verso Gálatas 3:28 ("No hay ni judío ni griego, no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús") es "la base teológica pauliana fundamental para la inclusión de las mujeres y los hombres en condiciones de igualdad y mutuo respeto en todos los ministerios de la Iglesia."[36] [37] En su libro ¿Equidad en Cristo? Gálatas 3.28 y la disputa de género, Richard Hove argumenta que -mientras Gálatas 3:28 dice que el sexo de uno no afecta la salvación - "sigue habiendo un patrón en el que la mujer debe emular la sumisión de la Iglesia a Cristo y al esposo es a emular el amor de Cristo por la Iglesia."[38]

En Hombres cristianos que odian a las mujeres, la psicóloga clínica Margaret J. Rinck escribe que la cultura social cristiana a menudo permite a un misógino el "mal uso de la sumisión ideal bíblica". Sin embargo, argumenta que esta es una distorsión a la "sana relación de sumisión mutua" que en realidad se especifica en la doctrina cristiana, donde "el amor se basa en un profundo respeto mutuo como principio rector de todas las decisiones, acciones y planes".[39] Igualmente, el erudito católico Christopher West argumenta que "la dominación masculina viola el plan de Dios y es el resultado del pecado".[40]

Islam[editar]

El cuarto capítulo del Corán (o sura) se llama "Mujeres" (An-Nisa). El verso 34 es un texto clave en la crítica feminista contra el Islam.[41] El versículo dice: "Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres porque Alá ha hecho [a] algunos de ellos que superen a otros, ya que pasan fuera de su propiedad; las buenas mujeres son por lo tanto obedientes, guardando lo oculto como Alá ha guardado, y [para] aquellos en cuya parte temes la deserción, amonestarlos, y déjalos solos en los lugares de dormir y los golpéas, y luego si os obedecen, no busques una manera contra ellos; Alá es grande, es maravilloso".

En su libro Caso de estudio: El Islam popular y la misoginia de Bangladés, Taj Hashmi dicute sobre la misoginia en relación a la cultura musulmana (en particular en Bangladés), escribe:

Gracias a las interpretaciones subjetivas del Corán (casi exclusivamente por los hombres), la preponderancia de los mullahs misóginos y la ley Sharia retrógrada en la mayoría de los países "Musulmanes", el Islam es conocido como promotor de la misoginia en su peor forma. Aunque no hay manera de defender las llamadas "grandes" tradiciones del Islam como libertario e igualitario con respecto a las mujeres, podemos trazar una línea entre los textos del Corán, el corpus de la escritura y las palabras abiertamente misóginas pronunciadas por el mullah que tiene muy poca o ninguna relevancia para el Corán.[42]

En su libro No dios pero Dios, el profesor de la Universidad del Sur de California Reza Aslan escribe que la "interpretación misógina" ha sido persistentemente unida a An-Nisa, 4:34 porque los comentarios sobre el Corán "han sido el dominio exclusivo de los hombres musulmanes".[43]

Sijismo[editar]

Guru Nanak en el centro, junto a otras figuras Sikh.

Los eruditos William M. Reynolds y Julie A. Webber han escrito que el Guru Nanak, fundador de la fe Sijista, era un "luchador por los derechos de las mujeres"; no era "de ninguna manera misogina" en contraste con algunos de sus contemporáneos.[44]

Cienciología[editar]

En su libro Cienciología: una nueva inclinación en la vida, L. Ron Hubbard escribe el siguiente pasaje:

Una sociedad en la que a las mujeres no se les enseña otra cosa que la gestión de una familia, la atención de los hombres, y la creación de la futura generación es una sociedad que está en su salida.

En el mismo libro también escribe:

Los historiadores pueden vincular el punto en que una sociedad comienza su descenso más pronunciado en el instante en que las mujeres comienzan a participar, en igualdad de condiciones con los hombres, en los asuntos políticos y de negocios, ya que esto significa que los hombres son decadentes y las mujeres ya no son mujeres. Esto no es un sermón sobre el papel o la posición de la mujer; se trata de una declaración de un hecho simple y básico.

Estos pasajes junto con otros similares de Hubbard, han sido criticados por Alan Scherstuhl de The Village Voice como expresiones de odio contra la mujer.[45] Sin embargo,el profesor de la Universidad de Baylor J. Gordon Melton escribe que Hubbard más tarde desechó y derogó la mayor parte de sus opiniones sobre las mujeres, Melton afirma que los puntos de Hubbard son simplemente eco de los prejuicios comunes de ese tiempo. Melton también ha declarado que la Iglesia de la Cienciología da la bienvenida a ambos géneros por igual a todos los niveles —desde posiciones de liderazgo a auditorías etcétera—ya que los cienciólogos ven a las personas como seres espirituales.[46]

Filósofos (siglo 17a a 20a )[editar]

Muchos filósofos occidentales han sido acusados de ser misóginos, incluyendo a René Descartes, Thomas Hobbes, John Locke, David Hume, Jean-Jacques Rousseau, G. W. F. Hegel, Arthur Schopenhauer, Friedrich Nietzsche, Sigmund Freud, Otto Weininger, Oswald Spengler, y John Lucas.[3]

Schopenhauer[editar]

Arthur Schopenhauer ha sido acusado de ser misógino por su ensayo "Sobre la mujer" (Über die Weiber), en el cual expresa su oposición a lo que el llama "estupidez Teutónico-Cristiana" en asuntos femeninos. Discute que las mujeres son "por naturaleza deben de obedecer" ya que son "infantiles, frívolas y de poca visión".[3] Aclama que ninguna mujer jamás ha producido ninguna gran arte o "ningún trabajo de valor trascendente".[3] También discute que las mujeres no poseían ninguna belleza real:[47]

Es sólo un hombre cuyo intelecto está nublado por su impulso sexual que podría dar el nombre al sexo débil a aquellas de talla menor, raza de hombros estrechos, caderas anchas, y de piernas cortas; toda la belleza del sexo está ligada a este impulso. En lugar de llamarlas hermosas sería más justo describir a las mujeres como el sexo antiestético.

Nietzsche[editar]

En Beyond Good and Evil, Friedrich Nietzsche señala que el control sobre las mujeres era una condición de "cada cultura avanzada".[48] En Así Habló Zarathustra, hay un personaje femenino que dice "¿Usted va a las mujeres? No olvide el látigo!"[49] En El ocaso de los idolos, Nietzsche escribe "Las mujeres son consideradas profundas. ¿Por qué? Porque nunca consideramos sus profundidades. Pero las mujeres ni siquiera son superficiales."[50] Existe la controversia sobre estas preguntas, y si existe o no misoginia en ellas, si su polémica contra la mujer está destinada a ser tomada literalmente, y la naturaleza exacta de sus opiniones acerca de las mujeres.[51]

Hegel[editar]

La perspectiva de Hegel sobre las mujeres se ha dicho que es misogina.[52] Algunos pasajes de Elements of the Philosophy of Right se utilizan con frecuencia para ilustrar la supuesta misoginia de Hegel:[53]

Las mujeres son capaces de la educación, pero no se hacen para actividades que exigen una facultad universal como las ciencias más avanzadas, la filosofía y ciertas formas de producción artística ... Las mujeres regulan sus acciones no por las exigencias de universalidad, sino por inclinaciones arbitrarias y opiniones.

Teoría Feminista[editar]

Los adeptos a esta corriente claman que parte de la misoginia resulta del complejo Madona-puta, la incapacidad de ver a las mujeres como algo más que "madres" o "putas"; las personas con este complejo colocan a cada mujer en una de estas categorías. Otra variante del modelo es que una de las causas de la misoginia es que algunos hombres tienden a pensar en términos de una dicotomía virgen/puta, que se traduce en que lo hombres consideran "putas" a cualquier mujer que no se adhiere a un estándar Abrahámico de pureza moral.[54]

La teórica feminista Marilyn Frye afirma que la misoginia es, en su raíz, falogocéntrico y homoerótico. En The Politics of Reality, Frye dice que existe un personaje misógino en la ficción de C. S. Lewis de la "Apologética cristiana"; argumenta que tal misoginia privilegia al hombre como sujeto de atención erótica. Compara los ideales de Lewis en las relaciones de género a corros de prostitución masculina, sosteniendo que comparten la calidad de hombres que buscan dominar temas vistos como menos propensos a asumir roles de sumisión por una sociedad patriarcal, pero lo hacen como una burla teatral hacia las mujeres.[55] [Aclaración requerida]

A finales del siglo veinte, los teóricos de la segunda ola del feminismo afirmaban que la misoginia es al mismo tiempo la causa y el resultado de una estructura social patrialcal.[56]

El sociólogo Michael Flood argumenta que la "misandria carece de la sistémica, transhistórica, institucionalizada, y legislada antipatía de la misoginia."[57]

Críticas al concepto[editar]

Camille Paglia, una auto proclamada "feminista disidente "que ha estado a menudo en desacuerdo con otras feministas académicas, sostiene que existen graves fallas en la interpretación de la misoginia inspirada en el Marxismo, utilizado de forma frecuente por la segunda ola del feminismo. Al contrario, Paglia sostiene que una lectura atenta de los textos históricos revela que los hombres no odian a las mujeres, sino que les temen.[58]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. a b Code, Lorraine (2000). Encyclopedia of Feminist Theories (1st edición). London: Routledge. p. 346. ISBN 0-415-13274-6. 
  2. Kramarae, Cheris (2000). Routledge International Encyclopedia of Women. New York: Routledge. pp. 1374–1377. ISBN 0-415-92088-4. 
  3. a b c d Clack, Beverley (1999). Misogyny in the Western Philosophical Tradition: A Reader. New York: Routledge. pp. 95–241. ISBN 0415921821. 
  4. Johnson, Allan G (2000). The Blackwell dictionary of sociology: A user's guide to sociological language. ISBN 978-0-631-21681-0. Consultado el 21 de noviembre de 2011. , ("ideology" in all small capitals in original).
  5. Flood, Michael (18 de julio de 2007). International encyclopedia of men and masculinities. ISBN 978-0-415-33343-6. 
  6. The New Shorter Oxford English Dictionary on Historical Principles (Oxford: Clarendon Press (Oxford Univ. Press), [4th] ed. 1993 (ISBN 0-19-861271-0)) (SOED) ("[h]atred of women").
  7. The American Heritage Dictionary of the English Language (Boston, Mass.: Houghton Mifflin, 1992 (ISBN 0-395-44895-6)) ("[h]atred of women").
  8. Webster's Third New International Dictionary of the English Language Unabridged (G. & C. Merriam, 1966) ("a hatred of women").
  9. Random House Webster's Unabridged Dictionary (N.Y.: Random House, 2d ed. 2001 (ISBN 0-375-42566-7)).
  10. Daley, Gemma (17 de octubre de 2012). «Macquarie Dictionary has last word on misogyny». Consultado el 21 de octubre de 2012. 
  11. Roberts, J.W (1 de junio de 2002). City of Sokrates: An Introduction to Classical Athens. ISBN 978-0-203-19479-9. 
  12. a b c Henry George Liddell y Robert Scott, A Greek–English Lexicon (LSJ), revisados y destacado por Henry Stuart Jones y Roderick McKenzie, (Oxford: Clarendon Press, 1940). ISBN 0-19-864226-1
  13. The editio princeps is on page 255 of volume three of Stoicorum Veterum Fragmenta (SVF, Old Stoic Fragments), see External links.
  14. a b c d ; se puede encontrar un texto crítico con traducción en Appendix A to Will Deming, Paul on Marriage and Celibacy: The Hellenistic Background of 1 Corinthians 7, pp. 221–226. También Misogunia aparece en el Caso acusativo en la página 224 of Deming, como la quinta palabra en la línea 33 del texto griego. It is split over lines 25–26 in Von Arnim.
  15. Athenaeus, The Deipnosophists, Book 13 Book 13
  16. "Although Euripides showed more empathy for women than any other ancient writer, many of his lines out of context sound misogynistic; only relatively modern critics have been able to rescue him from his centuries-old reputation as a woman-hater." Katherine Usher Henderson and Barbara F. McManus, Half Humankind: Contexts and Texts of the Controversy about Women in England, 1540-1640, (University of Illinois Press, 1985), p. 6. ISBN 978-0-252-01174-0
  17. SVF 3:103. Mysogyny is the first word on the page.
  18. Teun L. Tieleman, Chrysippus' on Affections: Reconstruction and Interpretations, (Leiden: Brill Publishers, 2003), p. 162. ISBN 90-04-12998-7
  19. Ricardo Salles, Metaphysics, Soul, and Ethics in Ancient Thought: Themes from the Work of Richard Sorabji, (Oxford: Clarendon Press, 2005), 485.
  20. «Feminist History of Philosophy (Stanford Encyclopedia of Philosophy)». Plato.stanford.edu. Consultado el 1 de octubre de 2013. 
  21. Pappas, Nickolas (9 de septiembre de 2003). Routledge philosophy guidebook to Plato and the Republic. ISBN 978-0-415-29996-1. 
  22. Strabo,Geography, Book 7 [Alexandria] Chapter 3.
  23. Menander, The Plays and Fragments, translated by Maurice Balme, contributor Peter BrownPlantilla:Disambiguation needed, Oxford University Press, 2002. ISBN 0-19-283983-7
  24. He is supported (or followed) by Theognostus the Grammarian's 9th century Canones, edited by John Antony Cramer, Anecdota Graeca e codd. manuscriptis bibliothecarum Oxoniensium, vol. 2, (Oxford University Press, 1835), p. 88.
  25. a b Marcus Tullius Cicero, Tusculanae Quaestiones, Book 4, Chapter 11.
  26. γυναικομανεῖς ἐν ταὐτῷ καὶ μισογῦναιοι. Editio critica: Philo, De Specialibus Legibus, (en griego) edited by Leopold Cohn, Johann Theodor Wendland and S. Reiter, Philonis Alexandrini opera quæ supersunt, 6 vols, (Berlín, 1896–1915): (vol. 5) book 3, chapter 14 § 79. [Misprint in LSJ has 2:312]. Translated by Charles Duke Yonge (London, 1854–1855).
  27. Ptolemy, 'Of the Quality of the Soul', in Four Books, edited by Joachim Camerarius (Nuremberg, 1535), Latin translation by Philipp Melanchthon, reprinted (Basel, 1553): p. 159. Book 3 § 13. English translation.
  28. «Quality of the Soul». AstrologyWeekly. Consultado el 20 de enero de 2014. 
  29. τὸν διδάσκαλον τουτονὶ τὸν μισογύναιον. Alciphron, 'Thais to Euthyedmus', in Letters, (en griego) edited by MA Schepers, (Leipzig, 1905): as book 4, letter 7, page 115, line 15. ISBN 3-598-71023-2.Translated by the Athenian Society (1896): as book 1, letter 34.
  30. Vettius Valens, Anthology, edited by Wilhelm Kroll (1908): p. 17, line 11.
  31. Damascius, Principles, edited by CA Ruelle (Paris, 1889): p. 388.
  32. Holland, J: Misogyny: The World's Oldest Prejudice, pp. 12-13. Avalon Publishing Group, 2006.
  33. «Sample Chapter for Faure, B.: The Power of Denial: Buddhism, Purity, and Gender». Press.princeton.edu. Consultado el 1 de octubre de 2013. 
  34. Rogers, Katharine M. The Troublesome Helpmate: A History of Misogyny in Literature, 1966.
  35. Ruthven, K. K (1990). "Feminist literary studies: An introduction". ISBN 978-0-521-39852-7. 
  36. «Galatians 3:28 – prooftext or context?». The council on biblical manhood and womanhood. Consultado el 6 de enero de 2015. 
  37. Hove, Richard. Equality in Christ? Galatians 3:28 and the Gender Dispute. (Wheaton: Crossway, 1999) Page 17.
  38. Campbell, Ken M (1 de octubre de 2003). "Marriage and family in the biblical world". ISBN 978-0-8308-2737-4. 
  39. Rinck, Margaret J. (1990). Christian "Men Who Hate Women: Healing Hurting Relationships. Zondervan. pp. 81–85. ISBN 978-0-310-51751-1. 
  40. Weigel, Christopher West ; with a foreword by George (2003). Theology of the body explained : a commentary on John Paul II's "Gospel of the body". Leominster, Herefordshire: Gracewing. ISBN 0852446004. 
  41. "Verse 34 of Chapter 4 is an oft-cited Verse in the Qur'an used to demonstrate that Islam is structurally patriarchal, and thus Islam internalizes male dominance." Dahlia Eissa, "Constructing the Notion of Male Superiority over Women in Islam: The influence of sex and gender stereotyping in the interpretation of the Qur'an and the implications for a modernist exegesis of rights", Occasional Paper 11 in Occasional Papers (Empowerment International, 1999).
  42. Hashmi, Taj. Popular Islam and Misogyny: A Case Study of Bangladesh. Retrieved August 11, 2008.
  43. Nomani, Asra Q. (22 de octubre de 2006). «Clothes Aren't the Issue». Washington Post. 
  44. Julie A. Webber (2004). Expanding curriculum theory: dis/positions and lines of flight. Psychology Press. p. 87. ISBN 978-0-8058-4665-2. 
  45. Scherstuhl, Alan (21 de junio de 2010). «The Church of Scientology does not want you to see L. Ron Hubbard's woman-hatin' book chapter». The Village Voice. 
  46. «Gender and Sexuality». Patheos.com. 26 de julio de 2012. Consultado el 1 de octubre de 2013. 
  47. Durant, Will (1983). The Story of Philosophy. New York, N.Y.: Simon and Schuster. p. 257. ISBN 067120159X. 
  48. Nietzsche, Friedrich (1886). Beyond Good and Evil. Germany. Consultado el 23 de enero de 2014. 
  49. Burgard, Peter J. (mayo de 1994). Nietzsche and the Feminine. Charlottesville, VA: University of Virginia Press. p. 11. ISBN 0-8139-1495-7. 
  50. Nietzsche, Friedrich (1889). Twilight of the Idols. Germany. ISBN 978-0140445145. Consultado el 23 de enero de 2014. 
  51. Robert C. Holub, Nietzsche and The Women's Question. Coursework for Berkley University
  52. Gallagher, Shaun (1997). Hegel, history, and interpretation. SUNY Press. p. 235. ISBN 978-0-7914-3381-2. 
  53. Alanen, Lilli; Witt, Charlotte (2004). Feminist Reflections on the History of Philosophy. ISBN 978-1-4020-2488-7. 
  54. Wyman, Leah M.; Dionisopolous, George N. (2000). «Transcending The Virgin/Whore Dichotomy: Telling Mina's Story in Bram Stoker's Dracula». Women's Studies in Communication (Taylor & Francis) 23 (2): 209–237. doi:10.1080/07491409.2000.10162569. Consultado el 13 de julio de 2014. 
  55. Frye, Marilyn. The Politics of Reality: Essays in Feminist Theory. Trumansburg, NY: Crossing, 1983.
  56. E.g., Kate Millet's Sexual Politics, adapted from her doctoral dissertation is normally cited as the originator of this viewpoint; though Katharine M Rogers had also published similar ideas previously.
  57. Flood, Michael (18 de julio de 2007). International encyclopedia of men and masculinities. ISBN 978-0-415-33343-6. 
  58. Paglia, Camille (1991). Sexual Personae, NY:Vintage, Chapter 1 and passim.

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Alemán[editar]

Griego[editar]