Miopía de marketing

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Theodore Levitt explica que muchas compañías se enfocan meramente en mejorar su producto y no en atender directamente las necesidades del cliente y en muchas de sus obras se explican casos de éxito y el cómo llegar a satisfacer las necesidades de los clientes entre otros aspectos importantes.[1] [2]  

La miopía de marketing no es necesariamente un concepto común en el mundo de los negocios. Mucha gente basa sus decisiones de empresa en las circunstancias que ocurren en el momento, no piensan lo que probablemente le ocurrirá a su industria en el futuro. Esta visión a corto plazo es tan común, que la gente suele afirmar que no pueden predecir el futuro con garantías. Y tienen razón, por supuesto, pero precisamente el no poder predecirlo claramente, no evita que podamos utilizar todo el amplio abanico de técnicas de predicción disponibles para estimar las circunstancias futuras tan bien como podamos.[3] [2]

La miopía de marketing está relacionada con el hecho de definir el mercado de referencia en términos del producto y no de la necesidad que satisface. Si se mira solamente a los competidores que producen el mismo bien y no se presta atención a otras empresas, de otras industrias y para esto nos mejora la producción en el producto final y así el consumidor estará feliz y será confiable lo que no ve en la miopía del que producen bienes destinados a satisfacer la misma necesidad, se incurre en un error de miopía de marketing. Los productos no se venden por el bien en sí mismo sino por la función que cumplen y la necesidad que satisfacen.[1] [4]

El término fue acuñado por Theodore Levitt[1] en los años 1960.[3] [2]

La gente orientada a la estrategia de marketing, las variadas técnicas de previsión y el valor del ciclo de vida del cliente pueden escapar de la miopía de marketing. Ello puede facilitar el uso de objetivos a largo plazo (algunas veces, a coste de sacrificar los objetivos a corto plazo).[4]

Capacitación constante para no caer en la miopía de marketing[editar]

Necesariamente las empresas deben capacitar continuamente a sus empleados para que ellos aprendan a satisfacer las necesidades del cliente, así como también aprender a captar su atención para desarrollar relaciones a largo plazo con los mismos y obtener su lealtad a cambio de darles un valor real, es decir, además de ofrecerles un producto que satisfaga sus necesidades también poder ofrecerles calidad tanto en el producto como en el servicio prestado al momento de la compra del mismo.[2]

También es necesario el diseño de una estrategia de marketing para adicionarle el valor real para el producto que se ofrecerá a los clientes, al realizar adecuadamente la estrategia, se puede generar una relación completamente benéfica para ambas partes en donde el cliente otorga su confianza al prestador de servicios o de productos a cambio de obtener un servicio y/o producto que cumpla e incluso supere las expectativas que el cliente tenga. Anteriormente se mencionó el término “expectativas” el cual es un término delicado ya que se deben fijar expectativas alcanzables y superables para que si hay algún contratiempo y solo se pueden alcanzar, el cliente no pierda su confianza en las compañías prestadoras de servicios y/o productos y si se superan, deleitar a los clientes para que sigan otorgando su lealtad y recomendando con más personas.[3] [4]

Actualidad[editar]

Hoy en día existen miles y miles de empresas y microempresas, no hay que fiarse de una solo por tener mayor tiempo en el mercado o solo porque tiene renombre la marca, actualmente muchas empresas están ampliando sus fronteras para evitar caer en “la miopía del marketing y aprendiendo a satisfacer las necesidades del cliente, por lo cual si una empresa naciente prepara su estrategia de mercadotecnia de una manera adecuada, atraerá más clientes de los que las empresas con mayor tiempo han atraído en un periodo de tiempo definido.[2] Muchas empresas disputan día con día, la lealtad de sus clientes y su permanencia en el Mercado, siendo así, que los clientes dejan de comprar sus productos y se vuelven a otras marcas que en ocasiones, ni ellos sabían que existían. Es importante cumplir con los lineamientos planteados por el gobierno, esto con el fin de poder saber cien por ciento seguro quien vota, votará o no va a votar a la empresa en la que trabaja.[5]

Ejemplos actuales[editar]

Un ejemplo de una compañía que ha caído en la miopía del marketing es Apple CO.”, esta empresa ha caído en la vanidad total así como las personas que adquieren productos de la misma, Apple se ha concentrado tanto en mejorar sus productos que al final solo cambian la apariencia pero por dentro sigue siendo lo mismo. Principalmente nos enfocaremos en las computadoras, Apple ofrece una amplia gama de productos computacionales como pueden ser; iMac, Macbook Air, Macbook Pro, entre otros… Pero a lo largo del tiempo han ido cayendo en vanidad de diseño y de que “solo las personas importantes” tienen un producto de Apple, pero la realidad es que sus precios son excesivos al grado de caer en abusivos. Nosotros como consumidores podemos adquirir un equipo de cómputo que tenga 10 veces mejores características que la versión más cara de las Mac y a un precio realmente accesible. Tal es el ejemplo de la marca Premium de Dell, Alienware estas computadoras tienen precios que van desde los $800 USD hasta $10,000 USD, en donde la computadora más equipada de Apple tiene un precio cerca de $3200 USD y una Alienware con las mismas características tiene un precio aproximado de $2000 USD que ya es una reducción de presupuesto muy notoria, además de que Apple busca satisfacer sus necesidades propias y no la de los clientes, ofrecen muchas soluciones para diversos campos (arquitectura, música, video, etc…) pero todas ellas tienen un costo adicional y eso frustra la mayoría de las veces a los clientes que no estaban informados y pensaron que el simple hecho de adquirir una Mac les iba a facilitar la vida. Marcas como “Alienware” o “Gateway” buscan la satisfacción del cliente tanto en la calidad, el precio y la durabilidad de sus productos así como en el servicio, en el caso de Alienware esta marca ofrece una garantía que atiende al cliente las 24 hrs del día los 365 días del año con la opción a que si se descompone alguna parte del hardware o software un técnico especializado acude al siguiente día a nuestro domicilio de manera gratuita para diagnosticar y reparar el equipo así como también se incluye la parte o programa a reemplazar dentro de la misma garantía.[6] [7] [8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «Theodore Levitt». The Economist. ISSN 0013-0613. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  2. a b c d e «EDUARDO ZABALAGA ESCOBAR: RESUMEN "MIOPÍA DEL MARKETING" de THEODORE LEVITT». eduardozabalagaescobar.blogspot.mx. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  3. a b c La miopía en el marketing - Theodore Levitt, Harvard Business Review. 6 de abril de 2015. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  4. a b c «Marketing Myopia». Harvard Business Review. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  5. «¿Qué es la miopía de marketing de Levitt? • GestioPolis». GestioPolis - Conocimiento en Negocios (en es-LA). https://plus.google.com/+gestiopolis/. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  6. «Apple México». Apple. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  7. «Dell Official Site - The Power To Do More | Dell». www.dell.com. https://plus.google.com/+Dell. Consultado el 24 de octubre de 2015. 
  8. «Alienware - Custom Gaming Computers - PC Gaming At Its Best». www.alienware.com. Consultado el 24 de octubre de 2015.