Microvasculatura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Microsvasos (Vasa nervorum) de diferentes diámetros en un nervio. Los vasos gruesos son las arteriolas de 100 µm (derecha arriba). Los vasos más finos son los capilares sanguíneos de 8 a 12 µm (a la izquierda). Las células del endotelio (en color verde) están teñidas específicamente mediante anticuerpos. Microscopio confocal.

La microvasculatura o microvasos son aquellos vasos sanguíneos con un diámetro igual o menor a 100 micrómetros (µm) y sus estructuras asociadas. La red microvascular se extiende dentro de los tejidos permitiendo que la sangre sea distribuida homogéneamente para realizar eficazmente su función. Este flujo sanguíneo se denomina microcirculación.

Estos vasos sanguíneos comprenden células endoteliales, células murales (pericitos y/o células de músculo liso vascular) y membrana basal.[1]

Anatomía[editar]

Microvasos: arteriolas, capilares y vénulas

Las estructuras que conforman la microvasculatura son las arteriolas, los capilares y las vénulas.

La arteriola posee en su pared una capa muscular, que al contraerse aumenta la resistencia vascular y disminuye el flujo de sangre.

Estructura peri-endotelial. Arteriola (izquierda) mostrando su músculo liso en azul. Plexo capilar (derecha). Lámina basal (en rojo). Pericitos (en verde).
  • Un capilar sanguíneo es un vaso de diámetro entre 8 y 12 µm. Su pared está formada por una sola capa de células endoteliales y recibe pasivamente el flujo vascular que le llega.
  • Una vénula es un vaso con un diámetro entre 15 y 100 µm. Su pared no tiene firas elásticas ni células de músculo liso y se dilatan fácilmente.

Fisiología[editar]

La microvasculatura transporta sangre a todos los tejidos irrigando hasta las células más lejanas de la periferia y tiene una gran importancia en el proceso de inflamación.
Existe un preciso mecanismo nervioso, así como factores humorales y locales, que regulan el flujo microvascular en función de las necesidades de los diferentes órganos.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Evensen L, Micklem DR, Blois A, Berge SV, Aarsæther N, Littlewood-Evans A, Wood J, Lorens JB (2009). «Mural Cell Associated VEGF Is Required for Organotypic Vessel Formation». PLoS One 4 (6): e5798. doi:10.1371/journal.pone.0005798. 
  2. Hamilton NB, Attwell D, Hall CN (2010). «Pericyte-Mediated Regulation of Capillary Diameter: A Component of Neurovascular Coupling in Health and Disease». Front Neuroenergetics 2 (5).